Los próximos 100 Años. Pronósticos para el Siglo XXI. George Friedman

Pero Grullo de Absurdistán.

Un libro indispensable para entender el presente y prepararnos para el futuro. ¿Es posible pronosticar los eventos que ocurrirán a lo largo del siglo XXI? ¿Alguien puede predecir el rumbo que tomará la política y la economía en los años que vendrán? El autor de este libro no posee poderes adivinatorios. Su especialidad es el análisis riguroso de los acontecimientos, las tendencias y los eventos que conforman nuestro presente para realizar proyecciones de lo que podemos esperar para los próximos años. Sucesos aparentemente sin conexión entre sí (el fortalecimiento de los cárteles de la droga en México, la rivalidad entre India y Pakistán, el desarrollo de energías alternativas, etcétera) le sirven a Friedman para elaborar un mapa que nos ayude a pensar en el porvenir y, en buena, medida prepararnos para enfrentar los riesgos y retos que se perfilan en el horizonte.

Los “Think Tanks” son instituciones oficiales o privadas de vital importancia en las políticas internacionales de los de quienes gobiernan en el mundo, de los que cortan el bacalao… Miles de instituciones, desde el Instituto Hoover hasta la Institución Smithsonian, desde la Fundación Nacional para la Democracia hasta el Departamento de Relaciones Internacionales de cualquier universidad, crean ideas para contribuir a la política de estado de los países imperialistas. Quizás la más ruidosa de estas instituciones en los últimos años es el Instituto Stratfor, también conocido como la «CIA en la sombra».

George Friedman, fundador y presidente de Stratfor, es uno de los politólogos estadounidenses más importantes de Estados Unidos. Sus pensamientos son muy valorados en los círculos políticos internacionales. Friedman desempeña el papel de un secretario de estado en la sombra con sus predicciones y propuestas para el futuro.

Durante los últimos 10 años, Friedman ha creado controversia entre los científicos políticos con sus dos libros sobre el futuro del mundo. Sus títulos son «los próximos 10 años» y «los próximos 100 años». Hoy, citando su libro «Los próximos 100 años», analizaremos las intenciones potenciales de Estados Unidos para los próximos 100 años del mundo.

Aunque Friedman declaró al comienzo de su libro que no era un adivino, dice que ha estudiado los períodos económicos y políticos de los Estados Unidos durante los últimos 200 años y ha hecho predicciones para los próximos 100 años. Sin embargo, también sugiere con bastante ambición que sus predicciones se harían realidad más o menos como él las describió.

En el prefacio del libro, Friedman indica que es filosóficamente maquiavélico y se refiere a Maquiavelo en casi todos los párrafos. En consecuencia, elogia el maquiavelismo de los ex presidentes estadounidenses Abraham Lincoln, Franklin Roosevelt y Ronald Reagan. Por ejemplo, la declaración de Roosevelt de que «las reglas no son sagradas, pero los principios sí lo son» y la declaración de Ronald Reagan de que «no podemos jugar a ser inocentes en un mundo que no es inocente» se destacan como definiciones para su libro.

¿Tan oscuro es el futuro económico y político de Estados Unidos?

Primero, Friedman señala que la recesión y la crisis económica que han ocurrido en los Estados Unidos durante los últimos 5-6 años no es tan profunda como todos piensan, y es una de las crisis periódicas que se repiten cada 50 años. Dice que en comparación con la crisis de 1929, la crisis actual es bastante soportable. Incluso sugiere que Estados Unidos saldrá mucho más fuerte de esta crisis y que, debido al colapso de Europa, seguirá existiendo como el país más poderoso del mundo.

Friedman aconseja a los presidentes de Estados Unidos actuar de manera maquiavélica y utilizar los poderes regionales en lugar de asumir un papel directo en las crisis regionales. En cierto sentido, apoya incondicionalmente las políticas que aplicó Obama al utilizar a Turquía como subcontratista estadounidense como medio de presión sobre todos los estados del Medio Oriente, especialmente Siria. Como regla general de política, “el objetivo estratégico de Estados Unidos debería ser prevenir el surgimiento de cualquier poder que pueda desafiar el poder de Estados Unidos en cualquier rincón del mundo”.

Según Friedman, los futuros presidentes de Estados Unidos deben identificar a los enemigos más peligrosos y crear las coaliciones necesarias para responder a ellos como un requisito de la política exterior. Según Friedman, “como una cuestión de política realista, Estados Unidos debería revisar todas las relaciones institucionales requeridas por los días de la Guerra Fría, pero que ahora comienzan a obstaculizar, e incluso deshacerse de organizaciones como la OTAN, la FMI y ONU. Porque estas instituciones son inflexibles e incompatibles con las realidades políticas que exige el día «.

Según Friedman, las 3 cosas más importantes para hacer en la política mundial son:

“1. Asegurar que las energías regionales se consuman en sus regiones para mantener las amenazas en todo el mundo lejos de los Estados Unidos.

2. Al crear alianzas con potencias regionales, Estados Unidos debería asegurarse de que estos aliados soporten la mayor parte de la carga en los conflictos regionales. Estados Unidos debe apoyar a estos aliados con promesas de tecnología económica, militar y, cuando sea necesario, «intervención» militar.

3. Estados Unidos debe llevar a cabo intervenciones militares en situaciones en las que solo los aliados regionales ya no pueden hacer frente a estos problemas regionales.

Looking Past 2020: A Global Forecasting Session with Dr. George Friedman -  Texas CEO Magazine
George Friedman 

El fin de la guerra yihadista contra EE. UU.

En este libro, Friedman hace las siguientes observaciones y las predicciones sobre la preocupación de nuestro mundo acerca de la guerra yihadista con Estados Unidos en los primeros 20 años del siglo XXI:

A medida que la guerra entre Estados Unidos y los yihadistas, desde el 11 de septiembre de 2001, se acerca a su fin, la primera línea de defensa contra los radicales islámicos son los propios países musulmanes. Debido a esto, estos países musulmanes están tratando de aplastar a Al Qaeda con todas sus fuerzas militares y de inteligencia.

¡Mientras Al Qaeda pierda, Estados Unidos gana! Un mundo islámico en caos, un mundo islámico incapaz de unificación, es una situación en la que Estados Unidos ha logrado su objetivo estratégico. Desde 2001, Estados Unidos ha hecho todo lo posible para crear el caos en el mundo islámico, y lo ha logrado. Por supuesto, en este proceso, generó hostilidad hacia Estados Unidos en estos países. ¡Pero estos terremotos regionales no hicieron surgir superpotencias regionales! De hecho, esta región está mucho más dividida que nunca, y así parece estar terminando esta era. Mientras los musulmanes luchen entre sí, se considera que Estados Unidos ha ganado esta guerra.

Por supuesto, esto no significa que un estado-nación en la región no se convierta en una superpotencia regional y amenace los intereses de Estados Unidos. Turquía es el estado más poderoso en el pasado de esta región y está aumentando de nuevo «.

China en la década de 2020: tres posibilidades y un resultado

Considerando el curso actual de China, George Friedman señala que ve 3 futuros posibles y dice:

“En la primera posibilidad, China seguirá creciendo para siempre al ritmo astronómico actual. Ningún país del mundo ha podido hacer esto antes, y China no será una excepción. La segunda posibilidad podría ser la descentralización de China. Dada la situación actual, la descentralización de un gobierno central, incluidos aquellos que tienen intereses en la descentralización, puede ser problemática. El tercer y más probable escenario es que China se rompa a lo largo de las fronteras regionales tradicionales como resultado de una crisis económica, o los gobiernos regionales ganarán peso. Esto colocará a China en una posición anterior a Mao. Pero a pesar de todo esto, China no creará una línea geopolítica de terremotos en los próximos 20 años”.

2020’s: Rusia pierde y se desintegra en la Segunda Guerra Fría

Friedman es bastante pesimista sobre el futuro de Rusia. Dice sobre los próximos veinte años:

“A mediados de la década de 2010, Estados Unidos volverá a estar obsesionado con Rusia. E intentará atar las manos de Rusia sin entrar en guerra por este tema. En cualquier caso, el poderío militar de Rusia se derretirá significativamente contra Estados Unidos. Polonia, Rumania, Hungría y la República Checa harán todo lo posible para evitar el avance ruso. Debido a esto, el poder militar de Rusia será destruido inmediatamente después de 2020″.

2030 y más allá

“Debido al envejecimiento y la disminución de la población, la economía estadounidense enfrentará una gran crisis en la década de 2030, y las políticas de inmigración tendrán que reorganizarse y se aceptará un número significativo de inmigrantes en los Estados Unidos. Debido a esto, la década de 2040 será el escenario de un gran avance económico. Esta tendencia perdurará hasta la gran crisis de la década de 2080.

La desintegración de Rusia a principios de la década de 2020 hará de Eurasia un «paraíso de los cazadores», y los países de Europa del Este liderados por Polonia desde el oeste cazarán en el oeste de Rusia; Turquía desde el sur e incluso más al norte, y Japón desde el este en Siberia. En este movimiento en la década de 2020, Turquía, Europa del Este y Japón se convertirán en aliados de Estados Unidos. La OTAN desaparecerá debido a la renuencia de Alemania y Francia a proteger a los estados bálticos contra Rusia”.

Aumento del poder oriental: Japón

Según Friedman, una vez que la integridad de China y Rusia se vea comprometida e incluso eliminada, nuevas potencias las reemplazarán. Estos serán Polonia, Turquía y Japón. En el este, Japón establecerá actividad en una importante región de China debido a la necesidad de tierra, la necesidad de materias primas y, lo que es más importante, la escasez de mano de obra proporcionada por el envejecimiento de la población. Esto se hará en forma de inversiones y transferencia de tecnología. Además, Rusia también querrá establecer el control sobre la región del Océano Pacífico.

Nuevas alianzas para un mundo nuevo

“Corea, que estará unida mucho antes de la década de 2030, estará en el top 10 de la economía mundial y se acercará a Estados Unidos ante el ascenso de los japoneses. Con este enfoque, la coalición antijaponesa comenzará a tomar forma. Los esfuerzos de Pekín para reunir a China garantizarán el apoyo de Estados Unidos a China contra los japoneses en ascenso”.

El nuevo jugador de Eurasia: Turquía en la década de 2020

Según Friedman, contra el avance ruso en el Cáucaso, en la década de 2020, Turquía entrará en la parte más septentrional del Cáucaso para asegurar su norte y asegurar esta región. Mientras tanto, el mundo árabe está dividido en todos los temas imaginables. Dado que el ataque de Turquía contra Rusia será muy útil para Estados Unidos, Estados Unidos apoyará a Turquía en su progreso en el Cáucaso y lo ayudará a ser eficaz en las regiones musulmanas de los Balcanes y los países árabes del Sur. En particular, el desarrollo de las fuerzas navales de Turquía apoyará la creación de una fuerza contra los rusos en el Mediterráneo y el Mar Negro.

Esta amistad entre Estados Unidos y Turquía desarrollada contra Rusia se revertirá al final de 2020. Porque aunque Estados Unidos apoya a las potencias regionales en los problemas regionales, como política estratégica, quiere evitar aquí el surgimiento de grandes potencias regionales. Turquía, por otro lado, llegará a una agenda política más islamista y radical contra esta estrategia cambiante de Estados Unidos.

Nuevo jugador en la puerta oeste de Eurasia: Polonia

Según el análisis de Friedman, en la década de 2030, el país que más se beneficiará de esta situación durante la desintegración de Rusia será Polonia. Querrá utilizar a Bielorrusia y Ucrania, que inmediatamente se abre hacia el Este, como un «colchón» contra los rusos. Junto con Polonia, Hungría, los países bálticos, Rumanía y Eslovaquia formarán una alianza y se expandirán hacia el Este, sin ninguna resistencia. Para la década de 2040, el equilibrio de poder en Europa se trasladará a Europa del Este. La razón de esto es que el dinamismo económico se ha detenido en Europa Occidental y la disminución de la población ha provocado una crisis aquí. Europa del Este será más ventajosa de estas dos formas. Francia y Alemania, que nunca han hecho las paces con Estados Unidos, lucharán por sobrevivir en la década de 2040.

Mapa del mundo en la década de 2030

Con el fortalecimiento de los gobiernos locales de China en la década de 2010, China se dirigirá hacia la desintegración. Además de esto, la desintegración de Rusia en la década de 2020 creará un vacío desde el Pacífico hasta los Cárpatos. En esta brecha, Finlandia tomará Keralia, Rumanía tomará Moldavia, mientras que India asegurará la independencia del Tíbet. Incluso Taiwán aumentará su influencia en China continental con la ayuda de los occidentales. A mediados de la década de 2030, tres países estarán en la cima de su poder y comenzarán a preocupar a Estados Unidos: Turquía, Japón y Polonia. De estos, Turquía y Japón seguirán una política de hostilidad directa con Estados Unidos en la década de 2040.

Foto
George J. Friedman, muerto el 31 de mayo de 2020, a la edad de 92 años…

Aparecen los signos de la Tercera Guerra Mundial

La década posterior a las decisiones radicales tomadas en Estados Unidos sobre inmigración y tecnología, la década de 2030 creará una era dorada para Estados Unidos, tanto es así que Estados Unidos (especialmente debido a la disolución de Rusia y la división de China en gobiernos regionales) tendrán el poder de hacer casi cualquier cosa que quieran en el mundo.

En estos años, el tema más importante del mundo será el manejo de la cuenca del Océano Pacífico. Debido a las fuerzas navales y los sistemas de combate espaciales de Japón, su presencia en el Océano Pacífico aumentará de manera alarmante. Debido a que Japón todavía importa su petróleo del Medio Oriente, utilizará sus fuerzas navales para mantener el control del Mar de China Meridional y el Estrecho de Malaca, que son rutas de tránsito. Japón tendrá que compartir el Océano Pacífico con la VII flota estadounidense. También tendrá que compartir espacio con el Comando Espacial de EE. UU.

Los japoneses también intentarán sacar a la Armada de los Estados Unidos del Pacífico Occidental con un barco hipersónico y cohetes submarinos. Sin embargo, desde el punto de vista de Estados Unidos, la actividad más inquietante de Japón será su trabajo militar y comercial en el espacio. Con todos estos desarrollos, China comenzará a trabajar con Estados Unidos debido a su miedo a Japón en la década de 2040.

Turquía en la década de 2040

Debido al deshielo gradual de Rusia, Turquía se extenderá lentamente hacia el Cáucaso. Esto puede tomar la forma de ocupación militar directa y alianzas políticas. El avance de Turquía en el Cáucaso se extenderá a Rusia y Ucrania, así como a las repúblicas turcas en Asia Central. El Mar Negro se convertirá en un lago turco y habrá una relación comercial muy activa con Turquía desde los puertos de Odessa y Crimea. Una cantidad muy significativa de inversión turca ocurrirá en esta región.

Turquía, mientras tanto, se expandirá a Siria e Irak debido a problemas en el Sur. No querrá que Estados Unidos vuelva a entrar en esta región como lo hizo en la década de 2000. Los países balcánicos también tendrán su parte de tierra de la desintegración de Rusia. Los países tradicionales de tendencia rusa en los Balcanes (Bulgaria, Grecia, Serbia) estarán en una gran conmoción. Turquía también intentará garantizar la presencia turca en los Balcanes basándose en los países musulmanes de esta región. Por lo tanto, el objetivo de Turquía de convertirse en una gran potencia regional se completará en la década de 2040. Mientras tanto, aprovechando la agitación interna en Egipto, Turquía invade y controla el Canal de Suez. Esto demostrará que es una gran potencia desde los Balcanes hasta Arabia Saudita, desde el Cáucaso hasta el Golfo Pérsico.

Japón buscará una alianza con Turquía porque los turcos controlan los centros petroleros en el Medio Oriente. India, mientras tanto, se alarmará por el hecho de que los turcos están atracando en el Océano Índico debido a la población musulmana que hay en él. Turquía utiliza la ideología islamista tanto como su economía en sus esfuerzos de expansión. Debido a esto, India formará alianzas con Estados Unidos. Mientras todo esto sucede, las fuerzas de Turquía y Japón asustarán a todos los países, incluido Estados Unidos, ya que serán bastante importantes en los dos extremos más importantes del mundo.

Polonia y la década de 2040

Polonia ha sido históricamente ocupada y utilizada repetidamente por Rusia o Alemania. Por eso, Polonia, que conoce la oportunidad de debilitar a Alemania y Rusia, querrá expandirse tanto dentro de Rusia como en el sur de los Balcanes, y cuando llegue este proceso, ya ha convertido a Polonia en un aliado de Estados Unidos. Polonia estará muy desarrollada tanto desde el punto de vista financiero como tecnológico. Debido a que los planes de Turquía incluyen tanto a Rusia como a los Balcanes, entrarán en conflicto con los planes de desarrollo de Polonia.

Para 2045, Polonia había ocupado Eslovenia y Croacia, agregándola a las fronteras de la Gran Polonia y poseyendo puertos en el Adriático. Debido a estos desarrollos, Turquía se dará cuenta de que se enfrenta tanto a Polonia como a Estados Unidos, que es su partidario. Estados Unidos preparará tanto a Polonia como a India contra los turcos. Estados Unidos hará todo lo posible para destruir o evitar que Turquía y Japón los combatan directamente.

Para romper la resistencia de las partes y destruir sus recursos en tales guerras regionales, Estados Unidos seguirá una estrategia como la de extender la lucha durante mucho tiempo y asegurar que las potencias regionales luchen entre sí. Para ello, planteará cuestiones como el derecho a la autodeterminación en Turquía y Japón, o los derechos humanos y la democratización, y tratará de debilitar a estos dos países. Además, Estados Unidos apoyará los movimientos nacionalistas en China, Corea e India, así como en Rusia y Ucrania, que están bajo la influencia de Turquía, y garantizará que tanto Turquía como Japón afronten estos problemas y se cansen.

Estados Unidos organizará insurgentes serbios en los Balcanes contra Turquía y extenderá esta guerra de guerrillas a Macedonia. Tan pronto como los Balcanes se conviertan en un campo de batalla, Turquía será encerrada en la región. El principal objetivo de los turcos será no perder el control del Estrecho. Mientras tanto, Estados Unidos también apoyará el nacionalismo árabe en los países árabes bajo influencia turca en el sur y tratará de asegurar el control de los turcos.

El estado de las guerras espaciales: la década de 2040

Estados Unidos y Japón ya habrán desarrollado sus bases en el espacio durante la década de 2030 bajo la imagen de uso tanto militar como comercial. Lo harán especialmente en relación con la producción de energía bajo el nombre de comercialización espacial. Durante este período, Estados Unidos tiene como objetivo desarrollar estaciones de combate en el espacio y poder golpear cualquier punto del mundo desde el espacio, así como golpear cualquier objetivo deseado con cohetes hipersónicos en la Tierra al controlarlo desde el espacio. Una de estas estaciones espaciales estará ubicada en el sur de Turquía y otra en el sur de Japón. Dado que estos sistemas ya se están desarrollando incluso hoy, por ejemplo, en 2047, dicho sistema se probará a fondo y estará listo para su uso.

Parece que para 2045, el poder naval de Japón podrá atrapar tanto el Pacífico occidental como el Mar de China Meridional y llegar al Océano Índico. Los turcos, por otro lado, comenzarán desde los Balcanes y el Cáucaso y afectarán a Asia Central e incluso a las regiones musulmanas de China occidental. Japón y Turquía están formando una alianza para el futuro. La inteligencia estadounidense está al tanto de las comunicaciones entre Tokio y Estambul sobre este tema. (Estambul ya es la capital de Turquía). El mayor temor de Estados Unidos es una alianza pan-euroasiática.

Estados Unidos se mueve contra la Alianza Euroasiática

Alarmado por todas estas actividades, Estados Unidos organizará un boicot a los productos tanto japoneses como turcos en todo el mundo. También limitaría la transferencia de tecnología a los dos países. Habrá un enorme aumento de la ayuda militar estadounidense a China, Polonia e India. El objetivo aquí es crear tantos problemas como sea posible para evitar que Turquía y Japón se unan y formen una alianza contra ellos. Todas estas contraactividades de Estados Unidos serán percibidas en Turquía y Japón como dirigidas a destruir estos países. La retórica islámica de Turquía también encontrará una voz en el sudeste asiático, y Japón podrá utilizar los puertos indonesios. De esta manera, la presencia de las fuerzas navales estadounidenses tanto en el Mar de China Meridional como en el Océano Índico también se verá comprometida.

Todo esto se percibirá como una nueva Guerra Fría en Estados Unidos, porque nadie creerá en la posibilidad de una guerra real hasta este momento.

Filosofía de la Nueva Guerra Mundial

En esta nueva guerra, nadie pretende borrar al otro de la Tierra. Solo hará tanto daño al otro lado que el enemigo aceptará que ambos lados vivan en paz dentro de su esfera de influencia. Por esto, la idea de que quien dé el primer golpe será el ganador de la batalla también es válida aquí.

Dado que esta nueva batalla se llevará a cabo con estaciones espaciales, Japón también está monitoreando los planes de Estados Unidos y el trabajo en la guerra espacial a partir de la década de 2030. Japón habrá construido en secreto una base espacial en el lado oscuro de la luna. Dado que el espacio ya está comercializado y todos los países están haciendo algo allí, estos estudios japoneses no han llamado la atención. El objetivo de Japón en esta nueva guerra es poder golpear a Estados Unidos sin alarmarlo, antes de que tome precauciones.

Al igual que antes de la guerra, Turquía y Japón no darán ninguna impresión de movilidad. Para distraer la atención de Estados Unidos, Turquía provocará algunas fricciones con las fuerzas militares polacas en los Balcanes y en el territorio de Croacia y Bosnia. Después de este conflicto local, Polonia bombardeará una base aérea turca en los Balcanes, provocando un conflicto regional. En este punto, Estados Unidos intervendrá y garantizará la paz, pero mientras tanto, su atención se centrará en los acontecimientos en los Balcanes. Para el control de los Balcanes, también dedicará la Estación Espacial, ubicada directamente sobre Uganda, para controlar los Balcanes. De esta manera, se creó la situación que quería Japón.

Tercera Guerra Mundial: 24 de noviembre de 2050; 17:00

La guerra estallará en la fiesta familiar más importante de los Estados Unidos: Acción de Gracias, cuando todos los soldados y civiles están ocupados con la fiesta. En este momento, los japoneses lanzarán decenas de cohetes simultáneamente desde estaciones espaciales en el lado oscuro de la luna contra las estaciones espaciales estadounidenses. Estos cohetes, que se cree que son «meteoritos», destruirán las 3 estaciones espaciales desplegadas en 3 ubicaciones diferentes en el espacio para espiar el mundo. Cientos de tropas estadounidenses también serán destruidas en este ataque. Al mismo tiempo, los cohetes hipersónicos japoneses alcanzarán objetivos en los Estados Unidos uno tras otro. Turquía, por otro lado, bombardeará objetivos en el bloque polaco y la India en coordinación con Japón. El objetivo es dejar indefensos a Estados Unidos y sus aliados. A las 19 en punto, todas las estaciones espaciales de EE. UU. la mayoría de sus cohetes y aviones hipersónicos serán destruidos antes de que despeguen. Además, todos los barcos de la Armada estadounidense serán hundidos. Los aliados europeos de Estados Unidos y la India también perderán su poder en este caso.

La contraofensiva de Estados Unidos

La filosofía, que es la base de este ataque de Turquía y Japón, será «ahora Estados Unidos entiende que no es la única superpotencia en el mundo y acepta compartir el mundo con nosotros».

Pero a cambio, Estados Unidos percibirá estos ataques como un acto contra su existencia. La posibilidad de que Japón y Turquía puedan crear una Eurasia unida es la alternativa que más teme Estados Unidos. Por tanto, rechazará el acuerdo de paz propuesto por la alianza japonés-turca y la propuesta de “compartir el mundo” y contraatacará. Primero, intentará destruir las estaciones espaciales de Japón.

Solo 72 horas después del ataque aliado, Estados Unidos habrá destruido todos sus mecanismos de vigilancia. Inmediatamente después de eso, los aviones hipersónicos estadounidenses llevarán a cabo un ataque total contra las instalaciones militares japonesas y turcas. Los estadounidenses también destruirán todas las bases de Japón en la superficie lunar. De esa manera, los aliados perderán tanto su capacidad de observación como sus medios de ataque.

Mientras tanto, Japón ocupará partes de China y algunos territorios de Asia. Turquía también dirigirá todo su poder hacia los Balcanes y los territorios en poder de Polonia. En poco tiempo, el sudeste de Europa caerá en manos de Turquía, hasta las fronteras con Polonia y Ucrania. En febrero de 2051, Estados Unidos lanzará un ataque de múltiples frentes contra las fuerzas turcas en los Balcanes. Y en este ataque, Turquía perderá mucha gente y verá que ya no es probable que gane la guerra. Mientras tanto, la población árabe en Egipto y el norte de África se levantará contra los turcos. Alemania atacará a Polonia desde Occidente y acudirá en ayuda de Turquía. A su vez, los alemanes tomarán Polonia, mientras que los turcos solo tendrán los Balcanes. Para implementar esto, los alemanes habrían rodeado a los polacos desde el oeste y atacaron en la primavera de 2051.

El fin de la guerra: los meses de verano de 2052

A mediados del verano de 2052, el curso de la guerra parece estar en tablas, mientras que las bases espaciales y la inteligencia estadounidenses se recuperan y asestan golpes mortales a las fuerzas turcas, alemanas y japonesas. Estados Unidos tiene como objetivo garantizar que estos países no sean eliminados por completo, sino que haya un equilibrio con otras potencias en crecimiento en su región.

Por lo tanto, en las conversaciones de paz de la posguerra, Turquía y Japón no son completamente destruidos. Turquía se retirará al sur de los Balcanes y le dará a China todas las áreas que controla en Asia Central. Los japoneses retirarán todas sus fuerzas del territorio chino. Al observar las pérdidas humanas de esta guerra, se verá que solo murieron 50 mil personas. La mayoría de estas muertes se deben a las actividades de las fuerzas turcas y alemanas en Europa del Este y a los combates japoneses en China.

George Friedman: China y Rusia se dividirán

La década de 2060: la edad de oro de Estados Unidos

El mayor resultado de las conversaciones de paz al final de la guerra será que Estados Unidos tiene el monopolio de la militarización del espacio. No se permitirá a ninguna otra fuerza en el mundo realizar trabajo militar en el espacio. Turquía seguirá siendo el líder del mundo islámico, pero tendrá un futuro turbulento debido a las minorías que viven en su territorio.

Alemania se encogería y debilitaría mientras Polonia fuera restaurada a territorio imperial en el tamaño del siglo XVII. La derrota de Alemania y Francia por Polonia conducirá a un lento declive en la importancia de Europa Occidental y un aumento en la importancia de Europa del Este.

Turquía entablará estrechas relaciones con Estados Unidos debido a la potencia emergente de Polonia. El desarrollo económico de Estados Unidos en la década de 2040 no disminuirá debido a esta guerra, sino por el contrario, aumentará. Porque históricamente, Estados Unidos es un país que ha salido ganador de todas las guerras importantes.

Este también será el caso esta vez, y experimentará un crecimiento económico y una transformación social para la década de 2070. Quince años después de la Tercera Guerra Mundial en 2050, como han demostrado las guerras mundiales anteriores, comenzará la “Edad de Oro” económica y tecnológica de los Estados Unidos. Esto ocurrirá tanto a través de la militarización del espacio como a través de proyectos de energía centrados en el espacio. Los esfuerzos para transportar energía solar en el espacio a la Tierra ganarán impulso y se encontrarán infinitas fuentes de energía.

Al final del libro, George Friedman no puede transmitir las siguientes proposiciones positivas sobre el poder futuro de los Estados Unidos: “Considerando que Arpanet, el antepasado de Internet, fue desarrollado para el ejército estadounidense, era imposible prever su uso en 30 años. Pero finalmente se ha convertido en parte de nuestras vidas. La generación de electricidad centrada en el espacio será un proceso similar. De esta manera, Estados Unidos se convertirá en el mayor productor de energía del mundo y en el proveedor de energía del mundo, incluidos Japón y China. De esta manera, el monopolio de la energía espacial de EE. UU. tendrá mucha más importancia que el petróleo lo ha tenido para la actual Arabia Saudita».

2080 y fin de siglo

Después de la guerra, México, el vecino al sur de Estados Unidos, será extraordinariamente importante para Estados Unidos. Los acontecimientos históricos jugarán un papel en esto. Hasta 1848, muchos de los estados del sur de Estados Unidos eran territorio mexicano y fueron ocupados por Estados Unidos. Pero la población nacida en México aquí no se mudó a México. Se convirtieron en ciudadanos estadounidenses y vivieron como mexicoamericanos durante 200 años.

Millones de trabajadores que emigran de México también jugarán un papel importante en el desarrollo económico de los Estados Unidos en la década de 2040. La diferencia entre los mexicanos y otros trabajadores migrantes en Estados Unidos es que Estados Unidos es de facto una extensión del territorio mexicano. Por ello, a partir de la década de 2080 comenzarán los roces con Estados Unidos, tanto por los movimientos de población como por el desarrollo de la economía mexicana. En todos los estados del sur de los Estados Unidos, habrá un movimiento hacia la conexión con México, y el siglo XXI terminará en tal agitación.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: