Yugoslavia sólo fue buena mientras duró, mientras el corazón de sus habitantes era bueno.

FUENTE: https://quillette.com/2021/12/13/a-late-obituary-for-a-country-yugoslavia-1918-1991/

Obituario tardío de un país: Yugoslavia (1918-1991)

Nació como una monarquía, murió como un estado socialista fallido. Sucumbió después de una enfermedad de por vida a la edad de 73 años. Le sobreviven siete hijos pródigos e ingratos, estados-nación. Precedido en muerte por otros países compañeros socialistas de Europa. Donaciones (aún) bienvenidas a los pueblos yugonostálgicos empobrecidos y huérfanos de la región.

I: El zar fue arrojado a un muro ( Doteralo cara do duvara )

Este año, 2021, se han cumplido 30 años desde que comenzó la sangrienta descomposición de Yugoslavia. Se prolongó durante casi una década, y cuando finalmente terminó, trajo una nueva era «de transición» en la región que hizo poco más que perpetuar obstinadamente la liminalidad como modus operandi de la región .

Lo que la élite anterior del régimen de Milošević hizo con una fuerza extralegal brutal, la «nueva» élite posterior a Milošević lo hace dentro de los límites de la ley (en su mayoría), modificando la legislación en su propio interés cada vez mayor. A finales de noviembre de 2021, se propuso una modificación a la Ley de expropiación en el Parlamento serbio ( Skupština). Utilizando su mayoría parlamentaria, así como las restricciones relacionadas con Covid, el régimen liderado por Vučić en Serbia está intentando impulsar leyes que permitirán al actual partido gobernante (el Partido Progresista Serbio) permanecer en el poder indefinidamente. Esta enmienda a la Ley de Expropiación (de 1995) se introdujo casi dos semanas después de que la Ley de Referéndums (de 1994) fuera enmendada para abolir la necesidad de una participación del 50 por ciento de los votantes para tener un referéndum. Juntas, estas enmiendas crean una Serbia donde, de ahora en adelante, una camarilla leal puede, con toda la fuerza de la ley de su lado, esencialmente hacer lo que quiera. Además, es notable (aunque no sorprendente) que esta enmienda se introdujo discretamente y fuera cubierta por una sola organización de medios serbia.

Si se aprueba, la Ley de Expropiación enmendada permitiría al gobierno expropiar cualquier propiedad privada para uso del estado serbio, siempre que sea para el «bien público». Evidentemente, una pequeña camarilla de élites decide qué constituye el «bien público». Naturalmente, la gente estaba descontenta con esto y miles han salido a las calles a protestar. Prensa extranjera se ha apresurado a pintar estas manifestaciones masivas que tienen lugar en las principales ciudades serbias como un levantamiento ecológico contra la apertura de una mina de litio por parte de la empresa minera anglo-australiana Rio Tinto. Sin embargo, hay más protestas. Por un lado, las leyes enmendadas beneficiarán a inversores como Rio Tinto porque permiten al régimen de Vučić reutilizar cualquier propiedad que desee para actos autodefinidos de «bien público», como la minería o alguna parte de la cadena de suministro minera. La producción aumentará, lo que significa que Rio Tinto generará ingresos y, a su vez, también lo hará el régimen de Vučić. La ley es especialmente despreciable porque compensa a los propietarios por los materiales de construcción de su propiedad, no por su valor de mercado, lo que significa que los pagos a menudo ascienden a un escaso 20 a 50 por ciento de su valor real.

Cuando se propuso la enmienda a la Ley de Referéndums y el parlamento de Serbia la aceptó rápidamente, no hubo manifestaciones masivas. A la gente le «divirtió» la información de los medios sobre cómo la izquierda y la derecha serbias discutían sobre «el color del papel tapiz», una forma bastante dócil de describir la controversia real sobre los retratos que habían aparecido en las principales calles de Belgrado y Novi Sad que representaban El general Ratko Mladić, un serbio de Bosnia, criminal de guerra convicto y coronel general que dirigió el ejército de la República Srpska (VRS) durante la guerra en Bosnia. Para la izquierda, es un recordatorio vivo de lo que salió mal durante la descomposición de Yugoslavia. y lo que impide a Serbia adherirse a lo que su izquierda considera «valores europeos», de ahí la controversia en torno a sus retratos. Si bien la Ley de Referéndums fue aprobada con éxito, la reforma a la Ley de Expropiación tuvo otro destino. El mismo concepto de «expropiación» unió a la izquierda y la derecha serbias, el movimiento ecologista, los ciudadanos apolíticos y, por lo demás, apáticos, vaxers, antivaxers e incluso parte del Colegio de Abogados. Fue un momento bien descrito en un viejo dicho serbio.doteralo cara do duvara (el zar fue arrojado a un muro): la gente se sentía acorralada. Hasta el presente, el régimen de Vučić era bastante inteligente en las calles. Es posible que retrocedan. De cualquier manera, las manifestaciones ponen de relieve un caso poco común de personas que se levantan, en voz alta y juntas, para protestar contra la formulación de políticas egoístas de la élite de Serbia.

Como nota final, vale la pena mencionar que la Ley de Expropiación es especialmente objetable debido a su precedente histórico. En 1945, fueron leyes como estas las que permitieron al régimen socialista yugoslavo «expropiar» a individuos declarados «enemigos del Estado». Casi 50 años después, fueron utilizados nuevamente para «expropiar» propiedades de personas en como Petrovaradin, en Zemun y (especialmente) en Hrtkovci. ¿El crimen de esta gente? Nacer en los grupos étnicos «equivocados».

En 2021, Serbia cerró el círculo con Yugoslavia en 1945. Con este fin, debemos preguntarnos: ¿hay alguna diferencia entre la izquierda yugoslava de la década de 1940 y la derecha serbia de la actualidad, o son caras diferentes del mismo cleptocrático? ¿moneda?

El multilingüismo en la antigua Yugoslavia

II: No hables mal de los muertos ( O mrtvima sve najbolje )

Uno de los dioses más importantes de los antiguos eslavos del sur era el dios del inframundo, Dabog (alternativamente, Dašbog o Dažbog en serbio), comúnmente conocido por su apodo, Limping Daba ( Hromi Daba ). Para los serbios, su nombre es tanto una bendición como una maldición, y a menudo se usa para desear buena o mala suerte a alguien.

Veselin Čajkanović (1881-1946), un erudito clásico, filólogo, etnólogo y experto en historia religiosa serbio, escribió mucho sobre la mitología eslava y sobre cómo estos dioses precristianos fueron posteriormente canonizados como santos. La importancia de los antepasados ​​es uno de los leitmotivs frecuentes en el análisis de Čajkanović. El culto a los antepasados ​​fue y, en cierto sentido, sigue siendo el punto fundamental de la vida religiosa serbia. Es en la muerte, señaló Čajkanović, que los hombres comunes están más cerca de Dios.

El folclore, como sostienen las obras etnológicas de los autores Žanić y Čolović , está en el centro de la vida política de los eslavos del sur (croatas, serbios u otros). Con ese espíritu, la veneración de los difuntos está siempre presente en la vida cotidiana de los serbios. Un político puede ser despreciado, vilipendiado y calumniado de la manera más cruel durante su existencia terrenal, pero tan pronto como muere, o “tira la cuchara” ( baci kašiku ) como dice el refrán, instantáneamente se vuelve venerado. Sus errores pasados, errores y fallas se olvidan y, a menudo, se embellecen más allá de lo creíble.

Tomemos, por ejemplo, el caso del primer ministro asesinado Zoran Ðinđić (1952-2003). Dos décadas después de su asesinato, quienes alguna vez se opusieron fervientemente a él como enemigo jurado se han convertido en sus apologistas más nostálgicos. Si bien aún se desconocen las circunstancias políticas y los verdaderos ordenadores, estos políticos saben intuitivamente que es imprudente tomar a Daba a la ligera, por lo que los elogios hipócritas de los fallecidos continúan cada año en marzo, en el aniversario del asesinato.

Lo mismo ocurre con Željko Ražnatović (alias Arkan ), un notorio líder paramilitar de las guerras yugoslavas, que fue un criminal de carrera en tiempos de paz antes del estallido de la guerra. Su viuda, que pasó algún tiempo en la cárcel por ayudar a los conspiradores en el asesinato de Ðinđić, está casi «santificada» en la cultura popular serbia sin siquiera haber tenido que morir. En los medios de comunicación serbios a menudo se la llama la «madre serbia». El resplandor mortal de su difunto esposo la ilumina desde el más allá.

A medida que pasa el tiempo, los difuntos se vuelven santos y sin culpa, al menos en la narrativa y la memoria colectivas. Con ese espíritu, Yugoslavia también, que descanse en paz, es recordada y lamentada por muchos. “Nos hicimos a vivir mejor a continuación,” dicen los que defienden el concepto de Yugoslavia, imaginado como un país en el que todos los eslavos del Sur podría vivir en paz. Nadie se molestó en preguntar a las minorías étnicas qué pensaban de esa idea.

La República Federativa Socialista de Yugoslavia no tenía oficialmente personas sin hogar, hambrientas o desempleadas. No hubo delitos menores en las calles seguras del país. La gente estaba particularmente orgullosa de sus pasaportes. Aquellos que tenían los medios podían moverse libremente entre Yugoslavia, el bloque de Varsovia y las naciones capitalistas de Europa Occidental. Cada «mañana» era prometedor y se veía mucho mejor que «hoy».

Han pasado tres décadas desde el estallido de la guerra en Yugoslavia, mejor conocido como el ciclo de la guerra yugoslava, porque hubo varias guerras yugoslavas superpuestas. Solo Montenegro y Macedonia se separaron pacíficamente. La guerra entre Serbia (que todavía no era independiente) y las otras «repúblicas» (que todavía no eran técnicamente repúblicas) duró una década. Primero vino la guerra de Eslovenia (1991), luego la de Croacia (1991-1995), luego la de Bosnia (1992-1995) y finalmente la de Kosovo (1998-1999). Los ataques aéreos de la OTAN en la primavera de 1999 precipitaron el fin de este ciclo sangriento. Era hora de que Yugoslavia muriera. Y con el amanecer de un nuevo siglo, lo hizo oficialmente en 2003.

Para quienes no estén familiarizados con el conflicto, las guerras yugoslavas pueden parecer una conmoción entre facciones. En muchos sentidos, lo fueron. Tanto es así, que la mayoría de las personas que vivieron y siguen viviendo allí han olvidado las realidades cotidianas del conflicto y recuerdan solo los grandes acontecimientos como el asedio de Sarajevo (1992-1995) o el genocidio de Srebrenica (1995). Pero para muchos serbios, sus recuerdos más potentes giran en torno a los ataques aéreos de 1999 de la OTAN. Este fue el golpe final, el final de un ciclo que parecía interminable. Como dicen los de las otras repúblicas, “el oso vino a bailar frente a la puerta [también de los serbios]” ( zaigrala mečka i pred njihovom kapijom ). Nadie se escapa de los problemas.

El ciclo de la guerra yugoslava produjo innumerables víctimas y refugiados, un nuevo orden económico, una nueva élite y algunas expresiones y modismos que ahora proliferan en el mundo de habla inglesa. El término «balcanización», por ejemplo, se refiere a una división o fragmentación muchas veces (desagradable) de una región, estado o grupo. De manera más coloquial, se refiere a momentos «cuando la mierda golpea al fan», típicamente en sociedades multiculturales. «Yugosphere» es otro ejemplo. Acuñado por Tim Judah, el término hace referencia al área geográfica y cultural de la ex Yugoslavia, un encierro imaginario de la región y la renovación de lazos rotos entre las mismas manos que se estrangularon en los 90. O “yugonostalgic” (alternativamente “Yugonostalgia”), hoy ejemplificado en costosos comerciales orientados a consumidores globalizados, como este anuncio dedicado a Jugoplastika, una fábrica de éxito de la era yugoslava. Así es como algunos recuerdan Yugoslavia: grandes fábricas y grandes hombres que saben lanzar una pelota (¡“ homo balcanicus colosseus”! ). En la “yugosfera”, todavía hay gente que llora la caída del “país más hermoso del mundo” como se le llamó durante todas esas décadas de socialismo. Era hermoso, se enseñaba a los niños en la escuela, porque el país lo tenía todo . Montañas, llanuras fructíferas, el majestuoso mar Adriático y numerosas y hermosas islas. Pero la belleza nunca es suficiente. Como diría mi madre, los platos decorativos en una pared son hermosos, pero nadie comió nunca de ellos.

III: [Hijo] de un padre malvado y una madre peor ( Od zlog oca i gore matere ).

La muerte del «país más hermoso» dio lugar a burlas enanas de los estados nacionales modernos. Las naciones “ tramposas ”, para usar el término de Szakolczay , que imitan, en lugar de producir algo nuevo. Varios de estos hijos pródigos continúan disputando fronteras: Eslovenia y Croacia, Croacia y Serbia, y Serbia y Kosovo son los ejemplos más obvios. Algunos disputaron su nombre legítimo durante mucho tiempo (¡Македонија!). Es irónico y triste que los niños de la yugosfera moderna sueñen con una vida mejor en Europa occidental cuando sus padres participaron en conflictos grotescos y aparentemente interminables para asegurarse de tener un país propio . La dolorosa verdad es que estos estados enanos producen poco más que mano de obra barata para el resto del mundo: generaciones eternas deGastarbeiters .

Serbia hoy se ha convertido en un mercado para algunos de los trabajos manuales más baratos del planeta, en el que muchas personas trabajan largas horas con salarios bajos en condiciones de trabajo miserables, a veces incluso usando pañales para adultos durante las horas de trabajo porque tienen prohibido ir al baño durante ese período. hora. Las mujeres son despedidas de forma rutinaria tan pronto como se descubre que están embarazadas. Hombres y mujeres ordinarios se “alquilan” brevi manudel Estado a inversores extranjeros. Para asegurar fábricas funcionales bien ubicadas llenas de mano de obra barata, los inversores extranjeros a menudo sobornan a los cleptócratas de Serbia. Para atraer inversores extranjeros, los funcionarios serbios pagan subvenciones, que suelen ascender al salario mensual o anual de cada trabajador de la fábrica. El inversionista gana porque (esencialmente) obtiene tierra y mano de obra gratis de los funcionarios del gobierno que cubren los salarios de los trabajadores. Las élites ganan porque reciben sobornos y comisiones ilegales. Todos los que se encuentran en la órbita de la élite serbia reciben un corte. Los únicos verdaderos perdedores en todo esto son los ciudadanos: es a partir de los dólares de sus impuestos que estas subvenciones, que se otorgan solo una vez que las élites son suficientemente sobornadas, finalmente se pagan. Además, muchos de estos proyectos a menudo se abandonan cinco años después de su vida útil, sin dejar nada más que edificios vacíos y trabajadores de fábricas desempleados. En cierto modo, en realidad es solo un arreglo neofeudal disfrazado de capitalismo. Aquellos que tienen los medios para hacerlo, generalmente los altamente educados, a menudo abandonan el país tan pronto como terminan la universidad. Esto funciona bien para los señores feudales, que de todos modos no necesitan a los educados.

Para muchos, la vida durante esos 50 años de socialismo era mejor de lo que es hoy. La educación era gratuita, al igual que la atención médica. Y también fue una buena atención médica. Se respetaron los derechos de los trabajadores. La gente consiguió trabajo inmediatamente después de la escuela secundaria o después de servir en el JNA (Ejército Popular Yugoslavo), que era un excelente vector de movilidad social. Una vez que obtuvieran ese trabajo, podían estar seguros de que lo conservarían de por vida, si así lo deseaban. Los sueldos eran menores que en Europa occidental, pero más altos que en Europa del Este, que estaba bajo la bota soviética de una manera que Yugoslavia no. Siempre que tuvieran un trabajo, siempre se podía obtener un crédito del banco para comprar abrigos de invierno, automóviles y construir casas.

La nostalgia, sin embargo, es como estar enamorado. Resulta en una ceguera parcial dichosa. La gente tiende a olvidar el lado sombrío de Yugoslavia, como las leyes de culpa colectiva que se introdujeron después de la Segunda Guerra Mundial y no se abolieron en Serbia hasta 2011. Esas leyes crearon una mentalidad de «enemigos desde adentro» en la yugosfera, como lo han hecho en todos sistemas socialistas.

Casi toda la población de suevos del Danubio ( Donauschwaben ; Podunavske Švabe ) (según algunos datos, un millón de personas) “desapareció” de la demografía de la Yugoslavia socialista. Primero, fueron internados, luego fueron “repatriados” a Alemania. Sus casas y propiedades fueron confiscadas (“expropiadas”). Y una nueva población más «leal» (leal al partido comunista gobernante) de Lika, Herzegovina, Montenegro, etc. se trasladó a vivir aquí. Ellos “obtuvieron” las casas alemanas y recibieron algunas tierras gratis. Algunos alemanes ( Švabe ) “se convirtieron” en húngaros de la noche a la mañana, solo para sobrevivir y conservar lo que poseían. Los dialectos húngaros y serbios de Voivodnia mantienen viva su memoria en el lenguaje cotidiano (como kibicfenster , kitnikez, Etcétera). Muchas de sus casas aún permanecen, en numerosos casos decrépitas y sin pintar, 80 años después. Muchos murieron en campos de internamiento, con los cuerpos aún esparcidos por Vojvodina en pozos colectivos sin marcar .

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, las minorías étnicas tuvieron que demostrar su lealtad al Partido Comunista antes de que se les brindara cualquier oportunidad de movilidad social. Las empresas privadas que existían estaban gravadas con el 85 por ciento de sus ingresos cada año. Habían sido multados de forma rutinaria por las infracciones más minuciosas, como paredes pintadas incorrectamente. En la Yugoslavia posterior a la Segunda Guerra Mundial, los disidentes tenían la desafortunada costumbre de «desaparecer» o ser internados en la isla Goli (Goli Otok). Es posible que los trabajadores de las fábricas y plantas comunitarias hayan recibido vivienda gratuita, pero alguien tuvo que pagar por eso y todos los demás beneficios y obsequios del régimen. Y lo hicieron, con impuestos exorbitantes y multas infundadas, pero sobre todo con sangre. Recuerde, sin embargo, de mortius nil nissi bonum (o mrtvima sve najbolje) .

IV: «Jodido como una manta» (Z ajeban k’o kratko ćebe )

La historia de Yugoslavia es complicada. Desordenado o «jodido», como dice el refrán, «como una manta corta». Puede cubrir una parte de su cuerpo, pero otras partes se dejarán congelar. No se puede hacer mucho con una manta corta o con Yugoslavia, lo que nos devuelve a la pregunta inicial. ¿Hemos cerrado el círculo hasta 1945, unas siete décadas y media después, en 2021? ¿Fue mejor entonces o es mejor ahora? En definitiva, estas son preguntas incontestables.

Yugoslavia está muerta y no volverá. Si realmente hubiera sido un buen proyecto, podría haber durado, porque las cosas realmente buenas duran.

 ¿O quizás el destino de los países es ser como los humanos: nacer, vivir y prosperar y morir cuando llegue su momento? 

Yugoslavia solo era buena mientras el corazón de sus habitantes era bueno. Y eso fue, camaradas, damas y caballeros, realmente bueno. Hasta que dejó de serlo.

Maria Vivod

Maria vivod

Maria vivod

Maria Vivod PhD es una antropóloga social y cultural que ha publicado en Etnofoor, Curare y Traditiones. Da conferencias y escribe en húngaro, serbio, alemán, francés e inglés.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: