Vox ha perdido miles de euros por condenas en costas y tiene inmovilizado en fianzas judiciales más de un cuarto de millón de euros… Estos despilfarradores son los que, dicen, pretenden gobernar y regenerar España.

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN

Siempre recordaré aquellos tiempos lejanos en los que, VOX era una organización política desconocida para la mayoría de los españoles, aquellos tiempos en los que todavía se respetaba el «manifiesto fundacional», redactado cuando Alejo Vidal Cuadras e Ignacio Camuñas pusieron en marcha VOX (aunque muchos lo ignoren, no fueron Santiago Abascal y sus secuaces los fundadores de VOX), sí, aquellos tiempos en los que, todavía permanecían en VOX gente como Ramón Calvo, Manolo López Linares, Carlos Corrales, Félix Haro, Paloma González Loché, Francisco de Asís de Ribera y Antonio de la Torre y muchos más buenos españoles, españoles decentes, no demasiado conocidos de la gente, debido a que no son asiduos de los medios de información. Me refiero a cuando, todavía, Abascal y sus oligarcas y caciques no habían dado su «golpe de mano» y no habían logrado hacerse con las riendas de un proyecto que ilusionó a muchos, muchos y acabó frustrando y algo más a miles de personas que, entusiasmadas, se sumaron al proyecto y que, por ser honestos, acabaron estorbando a Abascal, Ortega Smith, Espinosa de los Monteros, etc. y fueron invitados a marcharse, generalmente de malas maneras, siendo muchos víctimas de acoso, de calumnias, de insultos, de difamación, y un largo etc.

Sí, fuimos muchos los que pensamos que aquello iba a ser otra cosa… Nunca olvidaré, entre otras muchas situaciones vividas, cuando los medios de información, creadores de opinión y manipulación de masas, ignoraban cuanto tenía que ver con VOX y cómo muchos intentábamos ser noticia, emprendiendo acciones para divulgar su existencia, y un largo etc. Aquello hizo que, fueran muchos españoles que, ingenuos ellos, se acercaron a VOX, como fue el caso de Badajoz, para (tras haber tocado a demasiadas puertas) intentar que se denunciaran, se dieran a conocer determinados casos de corrupción, malversación, prevaricación administrativa, etc.

Es difícil olvidar que Abascal, Ortega Smith, y compañía trataran de impedir, por todos los medios a su alcance que, VOX-Badajoz, que de facto yo presidía, denunciara una enorme trama de corrupción que venía funcionando desde hacía varias décadas en el Ayuntamiento de Badajoz, organizada por el Partido Popular… En la trama estaban implicados desde el presidente regional hasta alcaldes y concejales de la ciudad y de otros lugares de Extremadura, aparte de empresarios locales, policías municipales, empleados del Ayuntamiento, de empresas concesionarias, y, hasta personas de los servicios jurídicos municipales…

Sí, Abascal y compañía trataron de impedir que yo lo divulgara, me amenazaron con abrirme expediente disciplinario, trataron de amedrentarme, hablaron de expulsarme… Por supuesto, yo no me rendí y, cuando se convocaron elecciones para el comité provincial, presenté una lista (que yo encabezaba) y, como era de esperar, dieron un burdo pucherazo… No les extrañará si les digo que, acabé marchándome, dando un portazo.

También resultó «llamativo» que, yo les hiciera una propuesta para que se presentara en los Ayuntamientos de toda España, en las Diputaciones y Cabildos Insulares, en los parlamentos regionales, en el Congreso de los Diputados y en el Senado, para instar al Gobierno de la Nación (entonces presidido por Mariano Rajoy Brey) para que actuara, aplicara los artículos 155 y 116 de la Constitución Española de 1978, e hiciera lo necesario para frenar las acciones secesionistas que, estaban promoviendo los separatistas catalanes.

Para los que aún no se hayan enterado, el artículo 155 de la Constitución guarda relación con las situaciones en las que, una Comunidad Autónoma no cumple las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actúa de forma que atente gravemente al interés general de España,… el Gobierno, previo requerimiento al Presidente de la Comunidad Autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquélla al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

También, para los que no lo sepan, el artículo 116 de la Constitución hace referencia a las situaciones en las que, es posible decretar el estado de alarma, de excepción y de sitio, que luego fue desarrollado en una ley de 1981, tras «el golpe del 23 de febrero»…

Pues, asómbrense: Abascal y compañía no me hicieron el más mínimo caso, e insistí, e insistí, hasta el hartazgo… y cuando, finalmente, después de muchos meses de silencio, cuando finalmente nos acercábamos al fatídico octubre de 2017, en el que, «El Parlament de Catalunya» declaró la independencia, hicieron como que me eran receptivos a mi propuesta, e hicieron como que la llevaban a cabo,… por supuesto (tampoco les extrañará) apenas prestaron apoyo y… entusiasmo ninguno. Lo que podía haber sido un instrumento para alertar a los españoles en general, y un empujón a Rajoy para que hiciera cumplir la Constitución y las leyes, se quedó en nada… Llegaron a tal extremo que, censuraron el texto que les hice llegar, para que fuera lo más suavecito, ligh, posible…

Luego, sucedió lo que todos saben, tras el intento de golpe de estado en Cataluña, VOX hizo como que ejercía la «acusación popular» en el Tribunal Supremo, siendo su presencia absolutamente intrascendente, mejor dicho: Ortega Smith y Pedro Fernández fueron convidados de piedra…

Y, así sucede con todo o casi todo lo que emprenden, tal es así que, los servicios jurídicos de VOX pierden la mayoría de las acciones legales que emprenden, por ejemplo, en el Tribunal Constitucional Español han perdido siete de cada diez recursos de los que han presentado (los ganados no han servido para nada pues, todos han quedado en papel mojado…)… todo ello ha ocasionado que, VOX haya perdido miles de euros por condenas en costas y ha conseguido que tenga inmovilizado en fianzas judiciales más de un cuarto de millón de euros…

Pues, sí, estos despilfarradores, manirrotos, son los que, dicen, pretenden gobernar España, claro que, nunca dicen cómo, con qué recursos (humanos y materiales), ni qué objetivos pretenden alcanzar a corto, medio y largo plazo… Y ¿Saben por qué?, pues, sencillamente porque no poseen programa de gobierno…

¿Alguien se acuerda ya de que, VOX iba a presentar propuestas, mociones, etc. para que se devolvieran al gobierno central las competencias de enseñanza, sanidad, justicia, etc. actualmente en poder de los diversos gobiernos regionales? ¿Alguien se acuerda ya de que, VOX iba a hacer propuestas legislativas para que se implante la mediación familiar en los procesos de divorcio, y que se generalice la custodia compartida de los menores? ¿Alguien se acuerda ya de que, VOX iba a llevar a cabo iniciativas para la defensa de la vida, contra el aborto, en defensa de la institución familiar, y un largo etc. contra las denominadas «leyes de género»?

VOX ha tenido en múltiples ocasiones la llave que abría la puerta al gobierno de algunas regiones y ayuntamientos ¿En qué se ha notado su presencia? Ha apoyado que gobierne el PP en Andalucía, en Madrid… en múltiples ayuntamientos ¿A cambio de qué? A cambio de nada.

Y, para recochineo ha acabado apoyando a Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados, para que gaste a su antojo el dinero de los fondos europeos «para la recuperación», sin control, sin inspección ni supervisión de clase alguna… A esto se dedican quienes afirman ser «el partido de los valores que, pretende regenerar España»… Al mismo tiempo que han acabado con toda clase de contestación y disidencia internas, reformando sus estatutos, para implantar un régimen autoritario, antidemocrático en el partido. Aunque sus seguidores no lo sepan, en VOX no existe participación de sus afiliados-cotizantes en las tomas de decisiones, sea para lo que sea, y menos para elaborar las listas de candidatos en los comicios a los que VOX se presenta, y, ¡faltaría más! sus cuentas, su forma de financiación no puede ser más opaca… Pues sí, han acabo implantando una especie de «centralismo democrático», como decían los comunistas.

Ya digo, «el partido de los valores que, pretende regenerar España».

Y luego hay quienes se extrañan de que haya tocado techo y tras el fracaso de las elecciones de Andalucía haya emprendido el camino del declive.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: