TE ENSEÑO A SER PROGRE, DE FORMA GRATUITA.

Jorge González Guadalix

Parece mentira que tenga que ser uno quien dé las ideas, pero es que esta mañana me he levantado generoso. Gratis total. Con dispensa de ave maría, que para un progre la cosa mariana siempre rechina. Son apenas ideas tomadas al vuelo pero más que suficientes para ser un progre medianamente pasable e incluso de una cierta categoría. 

Vamos a ello.

Para empezar, y fundamental, si quiere ser progre no estudie, por favor. Usted no lo necesita. Por el hecho de ser progre es usted un ser infinitamente superior con suficientes ideas propias para hablar constantemente ex cathedra. Los estudios quedan para esos pobres sin ideas propias, rancios, limitados y carcas que, a falta de criterio propio, tienen que acudir a los libros. Seres despreciables. Usted, aspirante a progre, o progre consolidado, ya ha estudiado bastante en la universidad de la vida. La Gregoriana para los carcas. Usted, como mucho, acuda a Higinio Fernández y los artículos de Aradillas.

Hágase un vocabulario adaptado a la actualidad. Si se trata de proponer: Jesús de Nazaret, sinodalidad, libertad personal, ecología integral, opción por los pobres. Jamás, pero en jamás de los jamases, pecado, conversión, Jesucristo o gracia, aunque sería aceptable en exprersiones como “tiene gracia lo que me dicen», pero nunca en otro sentido.

No se moleste en rebatir. No merece la pena. Si alguien no comulga con sus postulados basta con que responda refiriéndose a él como carca, conservador, troglodita y, sobre todo y por encima de todo, fascista, que es palabra que aunque no se sepa muy bien qué quiere decir, suena a contundente. 

Todo lo que sea anterior al Vaticano II simplemente no existe. Da igual san Agustín, santo Tomás, el concilio de Trento, el Vaticano I, los padres de la Iglesia. 

Anote unos cuantos nombres para situarse en la actualidad eclesial progresista. Son buenos: Juan XXIII, Francisco, Casaldáliga. Malo San Juan Pablo II. Malísimo, Rouco. Pero que muy malísimo. 

No necesita más. Dejo un ejemplo para que pueda comprobarlo.

La misa dominical.

Rutina y nada más que rutina. Lo vemos y constatamos cada domingo. Lo que debería ser una cena recibida desde Jesús de Nazaret la Iglesia la convirtió en una aberrante obligación. Así lo explica Higinio Fernández en su artículo “Menos misa y más mesas para los pobres” y lo expone maravillosamente Aradillas destacando el machismo de las celebraciones y su alejamiento del pueblo.

San Juan Pablo II no quiso apearse de la idea tradicional de obligación bajo pecado mortal. En España Rouco apoyó esa idea trasnochada e inaceptable para el hombre de hoy apoyándose en esos obispos que todos sabemos de su cuerda. No faltaron curas y laicos carcas, talibanes y fascistas empeñados en apartar la mesa fraterna de los fieles para convertirla en ceremonia clerical. 

Qué distinto de las celebraciones fraternas de Casaldáliga y de la voluntad de Francisco, que si no hace más por renovar la Iglesia es por los manejos de Rouco y de Burke.

Algún día superaremos esta situación y la mesa fraterna de Jesús ocupará el centro de una nueva iglesia en la que los pobres serán los primeros en la mesa de todos. 

Y ahora, tras el ejemplo, sigo con el post.

Como pueden ver mis queridos lectores, basta combinar nombres y cuatro palabras para ser teólogo progre. Los que no valen para progres, los cerrados de mente, los incapaces de pensar por sí mismos, para llamarse teólogos estudian y estudian, presentan tesina o incluso tesis. Pobres fascistas. Ellos se lo pierden.

Usted que quiere ser progre, no caiga en esa vulgaridad. Hágame caso: Higinio, Aradillas, Castillo en caso de que aspire a tesis doctoral y unos ratitos en medios digitales afines. Le sobra y le basta. Con eso ya puede llamar carcas al resto. 

De nada. Ha sido un placer.

Jorge González Guadalix
Jorge González Guadalix Sacerdote diocesano de Madrid. Se presenta y se define como cura. Licenciado en teología pastoral, lleva más de treinta años ejerciendo su ministerio en parroquias de la diócesis, algunos de ellos como párroco rural. Arcipreste varias veces, ha pertenecido por dos legislaturas al consejo presbiteral de Madrid y al consejo diocesano de pastoral. Como añadido a su labor de párroco ha hecho un poco de todo: coordinador de pastoral de un colegio de más de dos mil alumnos, director espiritual de un gran colegio mayor, profesor de religión, profesor de teología pastoral… internauta y bloguero por libre y desde ahora en Infocatólica .

Si quieren ponerse en contacto con él: parroquialaserna@archimadrid.es

FUENTE: https://www.infocatolica.com/blog/cura.php/2108260927-aprenda-a-ser-progre-no-cobro

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: