Robin Hood, el Dr. Christopher Syn y la verdadera lección económica de estos forajidos ingleses de ficción

Jeff Rhodes

Robin Hood puede ser el bandido más querido de toda la literatura. Según Wikipedia, hasta la fecha ha sido objeto de al menos 72 películas y producciones televisivas, por no hablar de las innumerables versiones impresas de su historia.

¿Y por qué no? Tiene el lema más populista del negocio.

El lema «Quitale a los ricos para darle a los pobres» ha resonado en el público durante cientos de años antes de que la leyenda se pusiera por escrito y no sólo por Karl Marx.

John Chandler, autor de «The Robin Hood Project» (Universidad de Rochester, 2006) data la primera mención del forajido en un texto en 1377, pero incluso eso era sólo una referencia a un personaje ya ampliamente conocido en la zona de Sherwood de Barnsdale. Algunos estudiosos lo han relacionado con una persona real llamada Robert Hode, que vivió en el siglo XI, pero la mayoría cree que, más allá de un parecido superficial en la ortografía, es muy poco probable que las hazañas de una persona real puedan rivalizar con la versión de ficción.

Curiosamente, las primeras descripciones de Robin Hood omitían la parte de «darle a los pobres», sin duda porque, en aquella época, los monarcas eran lo suficientemente impopulares como para que robarles fuese suficiente virtud.

Darle a los pobres habría sido la cereza del pastel.

El Dr. Christopher Syn fue creación del novelista Russell Thorndike, quien publicó su primer volumen en 1915.

Sin embargo, a medida que pasaban los años y un narrador se esforzaba por superar a todos los demás, el cuento se fue embelleciendo hasta el punto de que Robin empezó a compartir su botín con los pobres. En poco tiempo, se convirtió en la metáfora literaria de la redistribución de la renta y en el favorito durante siglos de los defensores del gran gobierno y de los impuestos necesarios para financiar el Estado de beneficios sociales que imaginaban.

El problema de ese cálculo, por supuesto, era que ignoraba lo que llevó a Robin a una vida de delincuencia en primer lugar: los altos impuestos y el exceso de regulación.

Pero aunque muchas cosas han cambiado desde la época de la Inglaterra medieval, las leyes fundamentales de la economía no lo han hecho. Y aunque ya no tenemos reyes ni castillos, no es ninguna coincidencia que, según las cifras del censo de EE.UU., ocho de los diez condados más ricos del país estén a poca distancia de Washington, D.C.

Y, sin embargo, seguimos teniendo pobreza.

Entonces, como ahora, hay gente rica y gente pobre. Pero el verdadero dinero está en hacer las reglas que determinan quién llega a ser qué.

Lo que hemos descubierto, muy a nuestro pesar, es que la Escuela de Economía de Robin Hood -por muy popular que sea en los libros- no funciona en la práctica, porque el simple hecho de darle a la gente las cosas de otros, no refuerza los buenos hábitos que uno necesita para ganar suficiente dinero para comprar sus propias cosas.

La lección tardó unos 400 años en ser asimilada, pero para cuando otro gran benefactor de la literatura inglesa llegó a la escena a finales del siglo XVIII, ya habíamos aprendido un par de cosas sobre el capitalismo.

El Dr. Christopher Syn fue la creación del novelista Russell Thorndike, que publicó su primer volumen en 1915. Y al igual que Robin Hood, aunque no haya existido realmente, fue inventado por una auténtica necesidad económica.

Los habitantes reales de los pantanos del sur de Inglaterra, al igual que sus descendientes en el bosque de Sherwood de Nottingham, sufrían los agobiantes impuestos de la corona británica para pagar una serie de guerras emprendidas en todos los rincones del mundo para adquirir y mantener su cacareado imperio.

Thorndike, que creció en los pantanos del sur de Inglaterra, conocía bien la leyenda de las bandas de forajidos errantes cuyo único delito era la afición a la libre empresa.

El ficticio Dr. Syn de Thorndike, vicario del pueblo de Dymchurch, en Kent, trataba de aliviar las cargas de sus feligreses. Pero en lugar de limitarse a robar lo que no le pertenecía y entregárselo a gente que no había trabajado para ello, el Dr. Syn organizó a los hombres de la región en una banda de contrabandistas.

Para proteger su identidad, se puso una máscara que parecía un terrorífico espantapájaros y, junto con sus compañeros de fechorías, descargó barriles de ron y otras mercancías altamente gravadas de barcos franceses y holandeses en plena noche.

La mercancía se vendía entonces a precios mucho más baratos porque su precio de venta no estaba inflado por los pesados derechos de importación. Esto beneficiaba a los vendedores, que tenían acceso -aunque ilícito- a un importante mercado extranjero que les había estado cerrado debido a las políticas gubernamentales proteccionistas.

Pero también fue un beneficio para los compradores, que pudieron adquirir los bienes a un precio determinado por las fuerzas del mercado y no por una regulación arbitraria.

En términos más generales, obligó a los fabricantes británicos a innovar y economizar para mantener los precios lo suficientemente bajos como para competir con los proveedores extranjeros. Mientras tanto, proporcionó empleo -de nuevo, aunque ilegal- a docenas de contrabandistas que, de otro modo, probablemente hubiesen drenado los recursos públicos.

Está claro que tanto la corona como los empresarios locales habrían salido mejor parados a largo plazo si el gobierno se hubiera desentendido.

Si se permitiera que este comercio floreciera legalmente, algún día podría haber dado lugar al desarrollo de una próspera industria portuaria a lo largo de la infrautilizada costa meridional británica y la creación de nueva riqueza -en lugar de ver cómo los mismos dólares son simplemente gastados por personas diferentes- haría crecer la economía de toda la nación.

En retrospectiva, está claro que tanto la corona como los empresarios locales habrían salido mejor parados a largo plazo si el gobierno no hubiera intervenido.

Thorndike, que creció en los pantanos del sur de Inglaterra, conocía bien la leyenda de las bandas de forajidos errantes cuyo único delito era su afición a la libre empresa.

Y si su líder en la vida real no era un clérigo de capa y espada disfrazado de duende, podría decirse que tenía algo mejor: un firme conocimiento de la economía.

Jeff Rhodes
Jeff Rhodes

Jeff Rhodes is the managing editor for the Freedom Foundation, a Pacific Northwest-based free-market think tank whose legal team has submitted two amicus briefs in support of the plaintiffs in Janus v. AFSCME.

FUENTE: https://fee.org.es/articulos/robin-hood-el-dr-christopher-syn-y-la-verdadera-lecci%C3%B3n-econ%C3%B3mica-de-estos-forajidos-ingleses-de-ficci%C3%B3n/

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: