RIESGOS Y AMENAZAS A LA GUERRA HÍBRIDA I Parte

David Odalric de Caixal i Mata: Historiador Militar, experto en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista. Director del Área de Seguridad y Defensa de INISEG (Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global). Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY). Asesor en Seguridad y Defensa en HERTA SECURITY. Membership research projects in support of Veterans of the Armed Forces of the United Kindom. Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army) Miembro asesor de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid). Membership in support of the Friends of the Israel Defense Forces. Miembro del Consejo Asesor del Likud-Serbia (Israel).  Miembro de Honor de la Academia Europea de las Ciencias, Artes y Humanidades. 

La UE ofrece hoy varias oportunidades que los adversarios externos pueden aprovechar. Hay tres factores principales que importan: el entorno geopolítico cambiante posterior a la guerra fría; vulnerabilidades tecnológicas y legales inherentes a la globalización y el mercado común; y un zeitgeist poshistórico que todavía prevalece en Europa y que no acepta que la subversión, y mucho menos la acción militar directa, es una amenaza para el estilo de vida europeo.

NATO Secretary General Jens Stoltenberg at the inauguration of the European Centre of Excellence (CoE) for Countering Hybrid Threats (Finland, 2 October 2017) Fuente: https://www.nato.int/cps/en/natohq/topics_156338.htm

En la década de 1990, Europa estaba rodeada en gran medida por Estados reformadores o democracias incipientes preocupadas por su propia transformación. Ahora, el continente vecino a potencias ambiciosas que buscan proyectar tanto el poder duro como el blando en Europa. Muchos de ellos también trabajan con fuerzas antisistema en Europa. Esta proyección de poder puede tener una variedad de objetivos, incluido el de difundir los instintos e ideologías represivas de los Estados a Europa, lo que puede implicar silenciar, reprimir o incluso eliminar a los disidentes que residen allí. Estos estados también pueden querer controlar la narrativa sobre sus desarrollos internos a través de operaciones de información dirigidas a las comunidades de emigrantes, pero también obteniendo el control de las organizaciones culturales y religiosas. En Europa, Rusia es el actor más conocido en estos aspectos, pero Turquía e Irán también están activos. Las operaciones de influencia de Arabia Saudita se concentran en Estados Unidos, pero algunas de ellas son visibles en Europa.

Otro desarrollo es el surgimiento de China y la creciente asertividad de su aparato estatal. Si bien las operaciones de influencia china son menos visibles que las rusas, el espionaje económico chino es muy activo; China ve a Europa como un objetivo más suave que Estados Unidos. Se concentra en lanzar ataques cibernéticos especializados contra industrias e instalaciones de investigación, pero su programa también abarca inversiones estratégicas en industrias de tecnología clave. A medida que se han producido estos cambios, la economía digitalizada de la UE y la sociedad cada vez más abierta e interconectada han proporcionado a los actores extranjeros hostiles una amplia gama de puntos de ataque. La infraestructura digital, desde la comunicación militar hasta los transmisores 5G y las máquinas de votación, permite a los actores hostiles acceder con éxito a una cantidad cada vez mayor de datos e inteligencia.  La mayor vulnerabilidad de Europa a los ataques híbridos no es un riesgo inherente al progreso tecnológico y la globalización: es una cuestión de elección. Europa se ha decidido por un enfoque de laissez-faire a estos temas. Tanto la élite pública como la política de Europa han desarrollado en gran medida una visión del mundo de Fukuyama[1], el fin de la historia, que no está a la altura de la dura realidad global y regional que enfrenta Europa. Las guerras en Ucrania[2] y Siria[3] han dejado pequeñas abolladuras en esta visión del mundo, pero la mayoría de los europeos permanecen fundamentalmente tranquilos por los peligros que los rodean. A pesar de los modestos aumentos de los últimos años, el gasto europeo en defensa general, solo ha vuelto a los niveles de 2008.

Todo esto se refleja en la cultura política de Europa, que sigue siendo una que busca una solución a través del diálogo en lugar de la confrontación. Como resultado, cuando se enfrentan al acoso geopolítico, como a través de amenazas híbridas o acciones de inteligencia hiper-agresivas, el primer instinto de los gobiernos europeos es que la participación del paciente resolverá los problemas. La opción de una respuesta contundente es profundamente incómoda para el público y los políticos en la mayor parte de la UE. Básicamente, la otra cara de la diversidad y apertura de Europa es que conserva un mosaico de enfoques a las amenazas híbridas. Existen enormes diferencias entre la urgencia, la importancia y los métodos con los que los países europeos combaten estas amenazas. Para algunos estados, e incluso partidos políticos, asumir estas amenazas es una actividad estatal de tiempo completo; para otros, «amenazas híbridas» es un término temporalmente de moda comercializado por los aterradores geopolíticos. Por tanto, los recursos, las competencias y las opciones políticas centradas en las amenazas híbridas varían enormemente en la UE.

La anexión ilegal de Crimea[4] por parte de Rusia en 2014 y su apoyo abierto a la separatistas en el sangriento conflicto que tiene lugar en el este de Ucrania desde 2015 junto con la guerra global contra ISIL / Daesh en Irak y Siria han traído un nuevo término de terminología de conflicto en el diccionario: el término de Guerra Híbrida. Este nuevo tema de la asignatura presenta el concepto de guerra híbrida y analiza las vulnerabilidades derivadas de la amenaza del uso potencial de Rusia de tal modo de guerra luchando contra el Reino Unido en su contexto legal. Además, los hallazgos de esta breve contribución también ayudará en amenazas similares planteadas por actores no estatales como ISIL / Daesh y con respecto a la evolución de nuevos escenarios de amenazas como la postura cada vez más amenazante de China en el Mar del Sur[5] con sus ramificaciones para Miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). La gran cantidad de oportunidades que ofrece la guerra híbrida es extensa y, bien, puede proporcionar a los estados los medios para hacer un daño enorme, militar y / o comercialmente, con poco riesgo de atribución, particularmente en el ámbito de la actividad cibernética, y con un costo mínimo en términos de mano de obra y equipo. El efecto puede ser devastador y puede socavar instituciones vitales del estado. Adicionalmente, tienen una buena posibilidad de salirse con la suya. El Secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ya ha señalado: La guerra híbrida explota las debilidades internas por medios no militares (como como intimidación y manipulación política, informativa y económica), pero está respaldado por la amenaza de los medios militares convencionales. Mientras que el concepto de guerra híbrida no es nuevo, su aplicación por Rusia y aun en menor medida por parte de Daesh, contra los intereses de los estados miembros de la OTAN.

Signing of the Treaty on the adoption of the Republic of Crimea and Sevastopol to Russia. Left to right: S. Aksyonov, V. Konstantinov, V. Putin and A. Chalyi Fuente: http://www.kremlin.ru/

Por estas razones, los estados deben estar preparados para enfrentar estos nuevos y variados amenazas para protegerse a sí mismos, a sus ciudadanos y a su infraestructura de ataque. Algunos de los principales tipos de amenazas híbridas se describen en la sección de formularios de la guerra híbrida. Solo reconociendo que estas amenazas existen y que son fácilmente implementado, ¿puede el Reino Unido continuar examinando cómo necesita identificar cualquier amenaza específica, evalúe su daño potencial si no se contrarresta, y luego determine las medidas que toma para neutralizarlo, o convertirlo en su propio beneficio, una vez que el problema de atribución se ha determinado. ¿Qué umbral debe alcanzar un ataque híbrido? antes de que se considere un ataque armado se considera a continuación, en la sección sobre desafíos al Reino Unido.

Mapa del Mar Meridional de China. Fuente: Voice of America Fuente: https://www.descifrandolaguerra.es/conflicto-en-el-mar-del-sur-de-china/

Cualquier ataque híbrido a un estado miembro de la OTAN, que alcanza el umbral de un ataque armado, entablaría la defensa mutua obligaciones en virtud del Tratado de la OTAN. Por tanto, hay mucho en juego. El pensamiento doctrinal ruso se ha visto profundamente influido por lo que ha venido conocida como «la Doctrina Gerasimov«, que apareció por primera vez en el Kurier MilitaryIndustrial, el 27 de febrero de 2013. El general Gerasimov escribió: En el siglo XXI hemos visto una tendencia a difuminar las líneas entre los estados de guerra y paz. Las guerras ya no se declaran y, habiendo comenzado, proceda de acuerdo con una plantilla desconocida. Las amenazas híbridas fuera del contexto de un conflicto militar convencional pueden influenciada por una variedad de factores, que son provocados deliberadamente por diferentes actores y pueden ser explotados. Las amenazas híbridas son el resultado de un nuevo enemigo (estado y actores no estatales) y un nuevo espectro de acción. Tales amenazas plantean nuevos desafíos a la política y el estado de derecho. Ya en 2010, las amenazas híbridas reconocidas por la OTAN eran un nuevo riesgo de seguridad y diseñó un nuevo Concepto Capstone del Comando Bi-Estratégico de la OTAN[6], que describe amenazas híbridas como amenazas que emanan de un adversario que combina ambas métodos militares convencionales y no convencionales para lograr sus objetivos. Las amenazas se refieren a “aquellas planteadas por adversarios, con la capacidad de Emplear medios convencionales y no convencionales de forma adaptativa en la búsqueda de su objetivos”. En los dos años siguientes, la OTAN elaboró ​​un catálogo de amenazas específico, que identifica riesgos específicos de seguridad más allá de las amenazas de guerra convencionales:

Proliferación nuclear, terrorismo, ciberdelito y guerra cibernética, crimen organizado y sus papel en drogas, tráfico de armas y personas, migración, conflictos étnicos y religiosos, conflictos de población debido a la escasez de recursos y la globalización.

La OTAN reconoció que tales amenazas pueden equivaler a una amenaza concreta para la alianza o que la OTAN podría ser autorizada por las Naciones Unidas, debido a su capacidad, para intervenir. Reconociendo esto, la OTAN trabajó en un enfoque (enfoque integral) para contrarrestar estos riesgos. Este enfoque prevé la participación de actores estatales y no estatales en una estrategia de defensa integral que combina políticas, diplomáticas, económicas, técnicas militares y científicas iniciativas. A pesar del intenso trabajo en este enfoque como parte de un “experimento hibrido para contrarrestar las amenazas en 2011, el trabajo del proyecto de la OTAN en 2012 tuvo que detenerse debido a una falta de apoyo de sus miembros” Dada la agresión rusa en Ucrania desde 2014, surge la pregunta si la cancelación de este proyecto no fue prematura. Desde 2014, la OTAN ha reanudó su trabajo en el proyecto de guerra híbrida con el objetivo de determinar si esta forma de guerra requiere una redefinición de la doctrina militar occidental (como una nueva categoría en operaciones de espectro completo).

A día de hoy, en pleno siglo XXI, nos encontramos en un mundo principalmente cambiante en cuanto a términos, definiciones de toda la vida se han actualizado o reinterpretado en sus mejores y peores versiones, Seguridad, Estrategias, Guerra, han pasado por los tamices de la evolución, información y de la globalización. Con respecto a las guerras, hemos de tenerlas muy en cuenta, no son algo voluntario sino pensadas y estudiadas y con una influencia en la historia decisiva, para algunos historiadores influyen incluso en las modas, los uniformes de los ganadores, como ocurrió con los del ejercito de Napoleón[7], años más tarde se copiaron los uniformes franceses, después los ingleses y hoy en día los rusos y americanos, luego son adaptados a otros ejércitos, es más se dice que han sido las guerras las que han moldeado la historia. Podríamos hacer la consideración de que la guerra no es un acto deseable, pero que es totalmente legitima y siempre tiene un objetivo político, que marcara incluso las modas de un Estado, los uniformes de los vencedores serán los próximos diseños que se impongan años más tarde. Vivimos en un mundo en el que estamos saturados de información, controversias, interpretaciones, etc. pero en el cual, siempre se busca y buscara lo mismo, vencer, ganar, derrotar al enemigo, incluso humillarlo si conseguimos que éste tarde más en reaccionar, en definitiva, conseguir algo a lo que ningún país puede renunciar, la Seguridad del Estado, tanto interna como externa.

FRANCIA.- Infantería (de izquierda a derecha).- Oficial del 22 º de infantería de línea, 1807-1808  Voltigueur del 18º de línea, 1813 – Granadero del 14º de línea, 1807-1809,-Carabinero del 3º ligero,1807. Sargento de voltigueurs del 31º ligero. Fuente: http://miniaturasmilitaresalfonscanovas.blogspot.com/2012/01/el-ejercito-napoleonco-laminas-de.html

Este concepto de la Seguridad Nacional nació en la Guerra Fría, donde los dos bloques queriendo ganar, necesitaban un equilibrio, mediante el cual no se llegase a una guerra nuclear donde la “destrucción mutua asegurada” estaba garantizada, (esta teoría militar en juegos también se denomina el Equilibrio de Nash) Shakespeare, decía que un peligro previsto está medio abolido, algo que es difícil razonar a día de hoy, pero lo cierto es que a cada peligro hay que darle una respuesta inmediata y si es posible contundente. Terrorismo, Crimen Organizado, conflictos armados, Amenazas cibernéticas, Crisis financieras y energéticas provocadas, espionaje, piratería, riesgos medioambientales, son ejemplos de estos riesgos, conocidos por todos en sus distintas etapas, pero como mencionábamos anteriormente hay un nuevo concepto bastante más moderno, innovador y ambiguo, denominado Amenazas Hibridas. En estas Amenazas hibridas podemos considerar desde ataques deliberados a las vulnerabilidades de unos Estados y sus instituciones a otros, a niveles políticos, sociales, militares, económicos, apoyándose en los límites jurídicos de la Guerra y la Paz, para conseguir influir en la toma de decisiones para favorecer o alcanzar los objetivos de los primeros, perjudicando como decíamos antes humillar, desestabilizar, desacreditar a los segundos, pasando por casos tan diversos como los actos violentos perpetrados por civiles militarizados filo rusos en Ucrania, campañas de fake news, desinformación, actuaciones de Carteles de la droga, disputas marítimas en el mar de China meridional, operaciones militares encubiertas como por ejemplo los Little Green Men en Crimea, apoyo a las elecciones de otros países, o algo que nos afectaría directamente a España, el tema de Cataluña, por ejemplo. Por centrar un poco cuales son los objetivos a priori que se pretenden con este tipo de amenazas, podríamos citar:

1. La generación de desconfianza y descredito de los ciudadanos en sus instituciones de sus Estados incluyendo igualmente la desconfianza en los regímenes democráticos

2. Amenazar la paz y la estabilidad de las democracias, así como la seguridad de los Estados y de los ciudadanos, y sus derechos y libertades fundamentales.

3. Influenciar procesos electorales de democracias, erosionando la confianza en sus instituciones

4. Utilizar la información y la comunicación para inculcar la radicalización, el proselitismo y la influencia hostil, favoreciendo con ello a grupos terroristas, organizaciones criminales y extremismos de diferentes signos políticos.

5. Utilización la desinformación, la propaganda y la decepción estratégica para los mismos fines, influenciar abierta o encubiertamente a los ciudadanos, para polarizar la opinión publica El tema de las Amenazas hibridas ha llegado a tener la suficiente dimensión e importancia, que se ha creado el Centro Europeo de Excelencia contra las Amenazas Hibridas[8], con el fin de ayudar a los Estados a comprender y defenderse de este tipo de amenazas, mediante la investigación y el intercambio de las mejores prácticas en la Unión Europea y la OTAN.

En el caso de España, y como prueba de esta importancia es que ya en la Estrategia Nacional de Seguridad de 2017 ya cita las Amenazas Hibridas como: “Una combinación de amenazas convencionales y no convencionales orientadas a la desestabilización de nuestra forma de vida, y cuya identificación y atribución resultan especialmente complicadas, Este tipo de acciones son aquellas perpetradas tanto por Estados como por actores no estatales que combinan el empleo de medios militares con ataques cibernéticos, elementos de presión económica o campañas de influencia por las redes sociales”

La Unión Europea tiene que afrontar graves amenazas, como la radicalización violenta, los ataques químicos, los ciberataques o las campañas de desinformación. Todas tienen como común denominador desestabilizar y poner en peligro a nuestra sociedad, pero también minar los valores fundamentales de la UE. Los ataques híbridos pueden adoptar diferentes formas. Los ciberataques a sistemas críticos de información mediante la interrupción de servicios críticos, la debilitación de la confianza en las instituciones gubernamentales y la profundización de las divisiones sociales son algunos ejemplos de ello. Las amenazas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares distribuidas por medios no convencionales se consideran dentro de una categoría propia como consecuencia del daño potencial que pueden causar. Ante esta situación, la UE tiene que mejorar la capacidad para detectar en una fase temprana las actividades maliciosas y tiene que aumentar la capacidad de resiliencia de las infraestructuras críticas, de las sociedades y de las instituciones. La lucha contra las amenazas híbridas requiere la acción firme de los estados miembros, así como la estrecha colaboración con los países socios y la OTAN. Todo ello resulta fundamental para mejorar la capacidad de resistencia y de recuperación ante los ataques.

El año 2015 se identificaron 22 áreas de actuación, que abarcan desde la sensibilización hasta el fomento de la resiliencia. Algunas de estas actuaciones fueron las siguientes:

1. Crear un organismo que recoja información e inteligencia de los estados miembros para informar a los responsables de la toma de decisiones.

2. Crear en Helsinki un Centro Europeo de Excelencia contra las amenazas híbridas para la investigación y el análisis que forme a los estados de la UE y a los aliados de la OTAN.

3. Realizar una comunicación estratégica y proactiva y hacer el seguimiento de los medios de comunicación para contrarrestar las noticias falsas.

4. Incrementar la resiliencia en el sector energético diversificando las fuentes y rutas energéticas y promover estándares de seguridad.

5. Preparar simulacros de protección civil para evaluar el grado de preparación en situaciones de crisis.

6. Llevar a cabo un abordaje de la desinformación online para una internet más segura, prevenir las interferencias en las elecciones y proporcionar una mejor información de la UE y de sus políticas.

Un soldado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Fuente: https://www.hispantv.com/noticias/europa/325033/finlandia-otan-rusia-establecer-centro-amenazas-hibridas

EL PAPEL DE LA UE

Algunas partes de la maquinaria de la UE se han mostrado muy activas en estos asuntos, pero aún carecen de un enfoque holístico. En los últimos años, han surgido nuevas comunicaciones, leyes, estrategias, grupos de trabajo, financiación y grupos de trabajo de los Estados miembros para reforzar la seguridad y la resiliencia de la UE. Por ejemplo, en 2017, la UE creó una caja de herramientas de ciberdiplomacia. La agencia de ciberseguridad de la UE[9], la Agencia de la Unión Europea para la Seguridad de las Redes y la Información (ENISA)[10], recibirá un mandato renovado y más sólido. En declaraciones a ECFR, un alto funcionario europeo que se ocupa de la ciberseguridad describió a ENISA como “francamente, un grupo de expertos”.  Incluso con la renovación, seguirá siendo una agencia pequeña según los estándares: el número de empleados que emplea aumentará de 84 a 125, y su presupuesto aumentará de 11 a 23 millones de euros en los próximos años.

Este proceso ha sido algo reactivo y todavía carece de un liderazgo político de alto nivel. Un diplomático de alto rango de un estado miembro ha comentado que: “La respuesta del Consejo de la UE y de los estados miembros a las amenazas híbridas en Bruselas ha sido impulsada principalmente por el asunto Skripa[11]l. La Comisión ha estado trabajando mucho sobre la cibernética y la unión de la seguridad. El [Servicio Europeo de Acción Exterior] ha hecho muchas cosas buenas a nivel de trabajo: buenos planes de acción, grupos de trabajo, trabajo conceptual. Pero Mogherini no quiere tocar el tema. Y hay poco sentido de trabajo coordinado y estratégico al respecto. Y muchos piensan que [es] simplemente otro irritante en la agenda de las relaciones UE-Rusia”   El adhocismo creciente acompaña a este progreso institucional incremental, que toma la forma de coaliciones de personas dispuestas improvisando caso por caso, más allá del ámbito de los órganos de la UE. Estos desarrollos apuntan a la falta de ambición por una respuesta más coordinada a nivel de la UE. Este es especialmente el caso de los ataques híbridos más amenazantes. Por ejemplo, las expulsiones diplomáticas por el asunto Skripal tuvieron lugar fuera del marco de la UE. Y también lo hicieron la atribución pública y las acusaciones contra los operativos rusos que intentaron piratear la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)[12]. Cuando ese incidente se hizo público, estados no miembros de la UE como Nueva Zelanda, Australia, Canadá y EE. UU. Emitieron declaraciones en apoyo de los Países Bajos que fueron más contundentes que los de media docena de estados miembros de la UE. Y esto a pesar de que la sede de la OPAQ se encuentra en territorio de la UE. Un alto funcionario de la UE relata reuniones atroces en las que algunos estados miembros obstaculizan a otros cuando intentan obtener apoyo para atribuir ataques a grupos de piratería respaldados por el estado, a pesar de la gran cantidad de pruebas forenses cibernéticas y evaluaciones de inteligencia. Algunos estados miembros de la UE que reconocen las amenazas híbridas como una prioridad importante han designado embajadores especiales o han creado unidades dedicadas dentro del gobierno o sus ministerios de asuntos exteriores, para coordinar las respuestas a estas amenazas. Entre ellos se encuentran Suecia, Finlandia, Polonia, Lituania y España. Esta lista sugiere una preocupación particular con Rusia. España es un caso atípico geográfico pero, como explica un diplomático europeo, el referéndum de independencia de Cataluña de 2017 obligó a España a priorizar rápidamente las amenazas híbridas.  Los países más grandes de la UE, Francia y Alemania, todavía no han internalizado realmente la noción de amenazas híbridas, pero ambos han estado buscando formas de responder a ellas. Estados como Austria, Hungría e Italia todavía no parecen estar muy preocupados por las amenazas híbridas. En general, a pesar del aumento de la actividad de la UE y los estados miembros sobre cuestiones cibernéticas, la falta de coordinación y liderazgo desde la cima significa que los atacantes híbridos continúan teniendo diversas oportunidades para realizar operaciones. Algunos de los competidores externos de la UE no temen sus esfuerzos. El representante especial de Vladimir Putin sobre seguridad de la información ha comparado a Rusia con un ciber elefante y a la UE con un pequeño e irrelevante perro ladrador. Por tanto, la pregunta para Europa se refiere a cómo puede desarrollar su capacidad para resistir ataques híbridos, adoptando al mismo tiempo una postura de política exterior que no sea simplemente defensiva, sino que contribuya realmente a una reducción gradual de las amenazas dirigidas a ella.

El CNI avisa: «Todos los ataques a infraestructuras críticas han venido de otros Estados, nunca de ciberterroristas» https://www.eldiario.es/tecnologia/cni-ataques-infraestructuras-criticas-ciberterroristas_1_1487140.html


[1] El fin de la Historia y el último hombre (The End of History and the Last Man) es un libro de Francis Fukuyama de 1992. Fukuyama expone una polémica tesis: la Historia, como lucha de ideologías, ha terminado, con un mundo final basado en una democracia liberal que se ha impuesto tras el fin de la Guerra Fría. Como parte de un ensayo anterior de 1989, «¿El fin de la Historia?» se publicó en la revista de asuntos internacionales The National Interest. Fukuyama explicaba el triunfo de las democracias liberales como efecto de la caída del comunismo. Así, el fin de la historia se interpreta como el fin de las guerras y las revoluciones sangrientas.

[2] La Guerra del Donbás, (denominada también Guerra en el este de Ucrania, es una serie de enfrentamientos armados sucedidos en las regiones del este de dicho país a partir del 12 de abril de 2014, como reacción contraria al Euromaidán​ y que se produjeron tras las protestas prorrusas en este país y la declaración de independencia de Donetsk y Lugansk

[3] La guerra civil siria es un conflicto armado que se inició en Siria tras las protestas antigubernamentales de 2011. Dichas protestas derivaron en enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas del país y la denominada oposición siria, la cual incluye varios grupos terroristas.​ Posteriormente, se transformó en un conflicto internacional entre varios países, incluidos las dos mayores potencias nucleares, así como otras regionales.

La denominada «oposición siria» está integrada por diversos grupos:

  • El Consejo Nacional Sirio (SNC), con base en Estambul, incluía en 2011 a los principales grupos de la oposición.
  • Las fuerzas kurdas, las cuales han creado su propia agrupación y su brazo armado llamado Unidad de Protección Popular (YPG en kurdo).
  • Varios grupos islamistas, como el ex-Frente Al Nusra y del Estado Islámico (EI), los cuales adquirieron un mayor protagonismo. Así, numerosos grupos y combatientes rebeldes se unieron al EI,​  lo que les permitió invadir vastas extensiones de Siria desde Irak.​ Ya en 2017, el Gobierno sirio emprendió una gran campaña contra el EI recuperando los territorios al oeste del Éufrates. El 6 de diciembre, tanto autoridades sirias como rusas, proclamaron el final de la operación contra el Estado Islámico.

[4] La anexión de Crimea y Sebastopol por Rusia es el proceso de incorporación de la República de Crimea —reclamada por Ucrania como la República Autónoma de Crimea— y de la ciudad de Sebastopol como sujetos federales de la Federación de Rusia Tiene su origen en el Euromaidán, la revolución ucraniana iniciada a finales de 2013, la cual culminó con la destitución de Víktor Yanukóvich en lo que unilateralmente para el gobierno ruso fue un golpe de Estado.​ Tras esto, surgió un conflicto en el sureste de Ucrania, de mayoría rusoparlante, entre algunos prorrusos y opuestos a los eventos ocurridos en Kiev, que reclamaban estrechar sus vínculos (o inclusive integrarse) con la Federación de Rusia, y los defensores del Euromaidán. De acuerdo con la Ley sobre Nuevos Territorios Federales de la legislación rusa que se aplicó en la península, esta puede considerarse parte de Rusia desde el momento de la firma del acuerdo interestatal del 18 de marzo de 2014. Además, el periodo transitorio se prolongará hasta el 1 de enero de 2015

[5] El Mar Sur de China, Mar Meridional, o el “mediterráneo asiático” como algunos expertos han tenido bien en denominarlo, está compuesto principalmente por los archipiélagos de las islas Paracel, las islas Spratly y las islas Pratas. Este área lleva décadas siendo una zona geoestratégica de gran relevancia y conflictividad entre los países colindantes. China, Vietnam, Filipinas, Taiwán, Singapur, Malasia y Brunei, buscan sacar el mayor beneficio posible de esta región, tradicionalmente pesquera, por la que transita hasta el 20% del comercio mundial y en la que se ubican reservas de crudo y gas natural nada desdeñables. En general desde hace años, el poderío militar y económico de estos países se ha incrementado exponencialmente, lo que, unido a la relativa estabilidad de sus propias fronteras, les ha conducido a poner los ojos sobre las oportunidades que ofrece el Mar Sur de China. Pero sin duda, el país más interesado en controlarlo es China no solo por las causas señaladas anteriormente, sino también porque implicaría romper la barrera, promovida por su principal rival, Estados Unidos, que le aísla del Pacífico e impide su pleno desarrollo como potencia marítima. Para defender sus intereses, Pekín esgrime derechos históricos, ya que en varias de las islas se han encontrado evidencias de la presencia de población china, como por ejemplo, vasijas de cerámica halladas en las islas Taiping, que datan del 221 a.C. en tiempos de la dinastía Qin; relatos como la Historia de Guangzhou (266 d.C) en el que se describen las actividades de los pescadores chinos en las islas Pratas; monedas de la dinastía Tang datadas del 618 a.C en las islas Spratly; u otras evidencias como la red tributaria establecida en el Mar Sur de China por parte del famoso explorador y marino chino, Zheng He. Asimismo, en los mapas realizados entre el siglo XV y XIX en tiempos de la dinastía Ming y Qing se incluían islas como las Spratly entre el territorio imperial al igual que a principios del siglo XX, en tiempos de la China nacionalista del Kuomintang.

[6] Los Estados miembros de la OTAN acordaron en su anterior Cumbre de Estrasburgo-Kehl de abril de 2009 emprender la revisión del concepto estratégico vigente desde 1999. Para ello se le encargó al Secretario General de la OTAN2 que convocara y liderara a un grupo de especialistas y Think tanks, para que en colaboración con los aliados iniciaran los análisis correspondientes y presentaran propuestas para esta actualización, por supuesto, ésta no sería inapelable ni concluyente,…desde entonces, los trabajos se dirigieron al mejor contenido sobre el Nuevo Concepto Estratégico de la OTAN (NSC2010 en sus siglas inglesas). Los días 19 y 20 de noviembre de 2010 se llevó a cabo la “Cumbre de la OTAN”, teniendo como sede la capital portuguesa de Lisboa, en donde los Jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza concretaron; el cómo se procederá durante los próximos diez años, ocupándose de actualizar del Nuevo Concepto Estratégico de la OTAN: lógica y estructura (ARI) 4, se propuso aclarar cuál es y será la tarea de la Alianza, así como, cuáles son sus funciones y objetivos, de igual manera, sobre reformas ineludibles hacia dentro y fuera de la misma, otro asunto acordado y considerado de alta prioridad fue la retirada de las tropas internacionales de Afganistán, así mismo la transición y cambio de gestión a Kabul para el 2014; de igual modo, fue tratado el asunto de la posible inclusión de Rusia a la organización, tras algunos años de distanciamiento y divergencias… Este ARI especifica las problemáticas vividas, aprobando propuestas y soluciones claras y precisas, que reclaman respuesta a los Estados miembros de la OTAN. http://www.diputados.gob.mx/sedia/sia/dir/SPE-CI-A-08-11.pdf

[7] La Grande Armée, conocida también como Ejército Imperial Francés, llamada así por Napoleón mientras preparaba la invasión a Inglaterra, es el término militar que se adoptó en Francia para designar su fuerza principal en las campañas militares. En la práctica, el nombre se aplica en concreto al ejército napoleónico, el ejército multinacional congregado por el emperador Napoleón I de Francia en sus campañas de inicios del siglo XIX: las Guerras Napoleónicas. La primera vez que Napoleón usó este término fue con ocasión de la reunión de tropas que se hizo en Boulogne-sur-Mer con el fin de invadir Inglaterra, objetivo que no pudo cumplirse al perder el apoyo de la flota hispano-francesa, derrotada en Trafalgar (1805), y hacerse imposible trasladar semejante cantidad de hombres y equipos hasta las Islas Británicas. En lugar de esto, hubo de dirigir este ejército hacia el Rin para contener los planes austriacos y rusos de invadir Francia. Originalmente, la Grande Armée consistía en seis cuerpos bajo el mando de los mariscales de Napoleón. A medida que Napoleón conquistaba más y más territorios del continente, el ejército aumentaba de tamaño, hasta alcanzar un máximo de 600 000 (más un millón en la reserva o movilizados) hombres en 1812, justo antes de la invasión de Rusia en la guerra de la Sexta Coalición. 

[8] El objetivo del centro es fortalecer la resistencia de las partes involucradas y prepararse para las amenazas híbridas mediante la capacitación, la investigación y el intercambio de mejores prácticas»

[9] La Agencia Europea de Seguridad de las redes y de la información (ENISA) fue creada mediante el Reglamento 460/20045​ en 2004 para luchar contra las violaciones de la seguridad de las redes y los sistemas de información. El objetivo principal de la Agencia es el de reforzar las capacidades de la Unión Europea, sus Estados Miembros y las empresas en relación a la prevención, la reacción y la gestión de los problemas vinculados con la seguridad de las redes y la información. No es este el único objetivo, ya que también presta asistencia y asesoramiento a la Comisión y a los Estados de la UE siempre que se le requiere, y se puede recurrir a ella para ayudar a la Comisión en los trabajos preparatorios de carácter técnico de actualización y desarrollo de la normativa comunitaria. Dejando a un lado algunas redes administrativas, no existe una cooperación transfronteriza sistemática en esta materia común a todos los Estado Miembros. Por este motivo, la Agencia también facilita y fomenta la cooperación entre los agentes de los sectores público y privado, de este modo, se pretende conseguir un nivel de seguridad lo suficientemente elevado en todos los Estados de la Unión Europea. La Agencia desarrolla una serie de tareas para poder llevar a cabo los objetivos anteriormente mencionados. Entre las mismas se encuentran la de recoger información necesaria para el análisis de los riesgos actuales y emergentes, y proporcionar los resultados obtenidos a la Comisión y los Estados Miembros. También es la encargada de promover evaluaciones de riesgos y métodos de gestión de los mismos con el fin de mejorar la capacidad de la Unión Europea para hacer frente a las amenazas de seguridad. También puede presentar sus propias conclusiones, orientaciones y sugerencias.

[10] La Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información (en inglés, «European Union Agency for Network and Information Security», ENISA) es una Agencia de la Unión Europea. ENISA fue creada 2004 por la UE​  y es totalmente operativa desde el 1 de septiembre de 2005. Se encuentra ubicada en Heraklion, Creta (Grecia). ENISA respaldó el «Cyber Europe 2010», el primer ejercicio trans-europeo de Seguridad informática. El objetivo de ENISA es mejorar las redes y la seguridad de la información en la Unión Europea. La agencia tiene que contribuir al desarrollo de una cultura de red y seguridad de la información para el beneficio de los ciudadanos, consumidores, empresas y organizaciones del sector público de la Unión Europea, y por tanto contribuirá a mejorar el funcionamiento interno de la EU. ENISA asiste a la Comisión, los Estados Miembros y, por tanto, a los mercados comunitarios para que estos satisfagan sus necesidades a nivel de red y seguridad de la información que manejan, incluyendo la legislación actual y futura de la UE.

[11] Serguéi Víktorovich Skripal, es un exoficial de inteligencia militar ruso que actuó como un agente doble para el MI6 del Reino Unido.​ En diciembre de 2004, fue arrestado por el Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB) y posteriormente juzgado, condenado por alta traición y encarcelado. Se estableció en el Reino Unido en 2010 tras el intercambio de espías del Programa Ilegales. El 4 de marzo de 2018, Skripal y su hija Yulia, que lo visitaba desde Moscú, fueron envenenados con un gas nervioso.​ Permanecieron en estado crítico en el Hospital de Distrito de Salisbury. El envenenamiento fue investigado como un intento de asesinato. ​ Recibió el alta en el hospital el 18 de mayo de 2018.

[12] La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) es el organismo encargado de la aplicación internacional de la Convención sobre Armas Químicas. Fue laureado en 2013 con el Premio Nobel de la Paz debido a su importante labor en ayudar a la destrucción de estas armas en la Guerra Civil Siria. En octubre de 2017 fue elegido como Director General de la organización el diplomático español Fernando Arias que asumió la responsabilidad el 30 de noviembre.

1 pensamiento sobre “RIESGOS Y AMENAZAS A LA GUERRA HÍBRIDA I Parte

Deja una respuesta