Por un pato se perdió un aeropuerto (el de El Prat de Llobregat- Josep Tarradellas )

César Alcalá

Que Cataluña ha entrado en un esperpento nos damos cuenta diariamente con las noticias que van apareciendo en la prensa. Como dijo Groucho Marx: partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de la miseria. Y esta es la realidad. Todo partió de la nada y, día a día, se alcanza una miseria espeluznante.

Prueba de esto es lo ocurrido con el obispo de Solsona. Un talibán del independentismo, disfrazado con una sotana, se dedicaba a adoctrinar a los jóvenes bajo el pensamiento único del separatismo. Personaje racista, a pesar de la sotana, no profesaba la fe transmitida por Jesús, pues no se puede diferenciar entre buenos y malos. A esto le tenemos que sumar su trabajo como exorcista. Esto quiere decir que en alguna ocasión había realizado uno de esos rituales para sacar a Satanás de algún cuerpo humano.

El tiempo ha pasado y ahora podemos decir que Satanás lo ha poseído. Primero lo hizo lavándole el cerebro y convenciéndolo que fuera del procés no existía nada. Que este movimiento identitario era dogma de fe. La segunda vez que lo ha poseído es cuando se ha enamorado de una escritora vinculada con obras satánicas y eróticas. El mal ha poseído a este prelado que, si alguna vez creyó en el camino de la verdad, hoy en día lo ha perdido.

Y hablando de perder, el aeropuerto Josep Tarradellas – El Prat ha perdido su tercera pista por culpa de un pato. Esta historia me recuerda un poema escrito por George Herbert en el 1651. Quizás lo conozcan, pero es divertido: Por la falta de un clavo fue que la herradura se perdió. Por la falta de una herradura fue que el caballo se perdió. Por la falta de un caballo fue que el caballero se perdió. Por la falta de un caballero fue que la batalla se perdió. Y así como la batalla, fue que un reino se perdió. Y todo porque fue un clavo el que faltó”.

Aterriza como puedas 140, o cómo generar una imagen nefasta del Aeropuerto  de Bilbao

Pues bien, por un pato se ha perdido la perdido una tercera pista. Y es que esta se construía en una zona donde está una finca conocida como La Ricarda. En realidad se llama Casa Gomis, pues su propietario eran Ricardo Gomis e Inés Bertrand Mata. Allí se reunió el CLUB49, que funcionó desde 1960 a 1975. A él pertenecieron Mercè Cunningham, Josep María Mestres Quadreny, Carles Santos, Joan Prats, Robert Gerhard, Antoni Tàpies, Joan Miró o Joan Brossa.

En su tiempo, antes del 1895, los terrenos habían pertenecido a la Casa de la Maternidad de Barcelona. En aquel año los adquirió Manuel Bertrand y Salsas, industrial textil. Lo que en su momento fue normal, ahora no lo es. Ahora cargarse una parte de la finca es un crimen climático. Y lo peor, perderían los patos donde poder vivir. Una tercera pista por un pato se perdió.

Y es que la excusa es el pato. La realidad es otra. El problema es la guerra entre ERC y Junts. Es decir, han puesto encima de la mesa sus diferencias y la ha pagado el pato. A todo ello debemos incluir a la ilustre Inmaculada Colau, que como buena anti todo, estaba en contra. También lo esta en el momento de conceder licencias para construir hoteles en Barcelona. Si fuera por ella lo cerraría todo, sin darse cuenta de que ella vive muy bien gracias a los ingresos que recibe del turismo. Lo importante es la ideología, no el bien común.

Ahora el gobierno de España ha decidido retirar la inversión de 1.700 millones de euros para la construcción de la tercera pista. Y ha hecho bien. La guerra abierta es local. Es una chiquillada de unos políticos que no has pasado de primaria. Aún piensan en lo que serán cuando sean mayores. Y mientras esto ocurre, Cataluña va perdiendo oportunidades de crecimiento. Ya El Prat no será una hub internacional. Pero esto no importa. Mientras ellos sean felices y sigan pensando en la independencia, todo lo demás es superficial.

Ahora sale Pere Aragonés, En rueda de prensa urgente, y asegura que El Prat nada tiene que ver con la mesa de negociación. Porque ellos están en esto. En la mesa camilla con brasero que les calienta las piernas, porque tienen mucho frío de quedarse sin sus prebendas mensuales gracias a la mentira del procés.

Y luego lanzó su parrafada que no dice nada, pero queda muy bien. Dijo Aragonés que “el debate debe hacerse, no con imposición, sino con diálogo y escuchando a todos, teniendo en cuenta todos los puntos de vista. La inversión debe tener en cuenta una máxima exigencia en la lucha contra el cambio climático, que no debe ser solo una declaración de intenciones, no solo es el pin que llevan los miembros del Gobierno. Eso requiere diálogo, consenso y tiempo”. Además considera que retirar el dinero ha sido un chantaje del ejecutivo central. No es culpa de ellos porque están como el gato y el ratón. Al final, como siempre, la culpa será de Madrid.

En resumen, es como el procés. Aún están en el diálogo, luego llegará el consenso y mientras tanto, dejar pasar el tiempo para comer caliente cada día. Si nadie pone remedio, dentro de 20 años aún estarán dialogando para llegar a un consenso sobre la tercera pista porque no está claro lo del cambo climático. Y todos felices.

Es triste decirlo, pero es muy triste la decadencia en la que ha entrado Cataluña. De ser uno de los primeros territorios de España, a nivel económico, en poco tiempo se ha puesto en la cola y, en unos años estará en el último puesto. ¿Y creen que les preocupa? En absoluto. Mientras dialogan sobre el procés, el aeropuerto, el misterio de la encarnación, la importancia de cangrejo de Alaska y el proceso degenerativo de los caracoles, buscando el consenso, el resto se hunde a sus pies y no se dan cuenta. Podemos decir, como Herbert, que por culpa de unos ineficaces una comunidad se perdió.

César Alcalá Giménez es un prestigioso historiador, político y escritor español, especializado en la historia del carlismo y la guerra civil y otros muchos temas relacionados con la historia de España. Colabora en revistas como Actas, Revista del Vallèse-noticies.comLa RazónCOPEEconomía DigitalEl Catalán. Ha colaborado en el Diccionario biográfico español de la Real Academia de la Historia.
Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: