Por primera vez en la historia una mujer presidirá el Gobierno de Italia, pero la izquierda y el globalismo está horrorizados, no están para celebraciones.

¡Fantástica noticia!
Italia será gobernada por primera vez en su historia por una mujer, que llegó al cargo debido a su talento y sus méritos.
SÍ, la noticia debería de provocar la celebración de todos los medios políticamente correctos del mundo, pero no es así. ¿Por qué?
Pues, resulta que Giorgia Meloni es una mujer de derecha.

En cambio, todos los medios de información, creadores de opinión y manipulación de masas: CNN, la BBC o el New York Times en los EEUU y cualquiera de la Unión Europea, o de cualquiera lugar del mundo que, pertenezca a lo que se considera políticamente correcto, se muestran horrorizados por el triunfo de Meloni en las elecciones generales de este 25 de septiembre en Italia.
Giorgia Meloni, periodista de 45 años, lidera el partido Fratelli d’Italia y encabezaba la coalición con la que la derecha se presentó a los comicios. Y, con una aplastante mayoría, la coallición de derecha se impuso, lo que significa que por primera vez en Italia una mujer presidirá el Gobierno.

CNN, la BBC o el New York Times y los restantes medios de manipulación de masas occidentales afirman que es de «ultra o extrema derecha” y algunos medios hasta la califican de fascista o la comparan con Mussolini.
Patético. Giorgia Meloni y su partido no ofrecen más que ideas conservadoras tradicionales, nacionalistas y pro-occidentales, haciendo especial hincapié en su lema DIOS, PATRIA Y FAMILIA que, se ajusta plenamente a lo que el electorado deseaba, y es por ello que la mayoría de los italianos le ha dado su apoyo. Nada del otro mundo en una democracia liberal.
Pero a la prensa de izquierda, a los progresistas y globalistas, todo lo que no sea de izquierda les asusta y lo catalogan de enemigo.

Giorgia Meloni forma parte de una avanzada importante del conservadurismo en Europa. Hace unos días lo vimos en Suecia, el 12 de septiembre, cuando el partido conservador Sweden Democrats se impuso en las elecciones generales. Dentro del fenómeno están también los gobiernos húngaro y polaco; y otros partidos que ganan fuerza por el continente.

El triunfo de Meloni es una buena, buenísima noticia. Con su Gobierno demostrará que se equivocaron quienes la pintaron como un ogro fascista, y que las «alertas antifascistas» son sólo un fantasma que se inventó la izquierda para justificar sus desastrosas gestiones y políticas.
Italia no es un hecho aislado, incluso la Suecia del Estado del Bienestar ha acabado dándole la espalda a la izquierda y ha permitido que la derecha tome el poder en unos comicios muy disputados; sin duda se trata de escenarios impensables hasta hace poco tiempo.
Durante las últimas décadas la intromisión de la Unión Europea en asuntos internos de los países de la región ha suscitado el rechazo de buena parte de la población y de grupos políticos que ven su influencia disminuir a favor de los burócratas de Bruselas.
Esta, entre otras muchas razones, dio pie a la salida del Reino Unido de la UE, y a medida que esta intente imponer sus pautas progresistas a la fuerza en todo el continente, probablemente veremos a más ciudadanos votando en contra de los que intentan reforzar el poder infinito de Bruselas, y dándole su respaldo a quienes procuren más libertad e independencia para las naciones europeas.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: