Los supermercados advierten de una ola de robo de comida, no de alcohol, algo que no habían sufrido ni durante la crisis de 2007

Eulogio López

Me lo contaba un directivo de uno de las más famosas cadenas de supermercados de España: “siempre hemos tenido que enfrentarnos a jóvenes que robaban bebidas alcohólicas para el botellón pero lo de ahora no lo he visto nunca, ni tan siquiera durante la crisis económica anterior: ahora nos roban alimentos de primera necesidad, y no son jóvenes”.

Los trabajadores de las grandes cadenas de supermercados confirman esta realidad. La crisis económica, derivada de la crisis de salud pública originada por el coronavirus, ha generado un repunte de los hurtos, dando lugar así a un tipo de ladrón distinto al que están acostumbrados. “Antes la persona que nos robaba se podía asociar a un perfil de marginalidad. Con la crisis ese perfil ha cambiado. Muchas de las personas que nos roban lo hacen para poder comer y subsistir”. En ese sentido, los comerciantes se sienten indefensos, ya que, los considerados como hurtos por hambre, es decir los robos de alimentos básicos, no supone ni un apercibimiento para el ladrón. “No nos sale rentable denunciar, es una pérdida de tiempo. He estado en juicios de personas que hemos denunciado y salen de rositas, ni siquiera una multa. Hay veces que sale antes del juicio el acusado que yo, el propio denunciante” se lamentan algunos encargados de supermercados.

Puede sonar fuete pero la realidad, la terrible realidad es que comienza a haber hambrientos en España: las colas del hambre -a las puertas de las iglesias y de congregaciones religiosas- no han descendido y las visitas a los contenedores de basura se ha convertido en una de las imágenes de España. De la «nueva normalidad» del gobierno frentepopulista social-comunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, apoyados por etarras y separatistas.

Colas del hambre 2

Comienza a haber hambrientos en España: una economía subvencionada acaba en las colas del hambre y en las visitas a los contenedores de basura 

Como ocurrió con Zapatero, todo parece indicar que la ruina económica podría acabar con Pedro Sánchez. Apenas un año de antes de su caída, ZP parecía firme como un roca. Recuerden, la crisis comienza en 2007 pero Zapatero no reacciona -con ajustes, como la bajada de las pensiones y del salario de los funcionarios- hasta 2011. A principios de ese mismo año se derrumba de forma acelerada. Es curioso: el hombre que trajo el guerracivilismo a España, que fracturó la moral del país y con ello su unidad, no cayó por ninguno de esos desaguisados sino por la crisis económica.

Pedro Sánchez, que ha sobrevivido a mil naufragios y colocado a los comunistas de Podemos, con todos los honores, en el poder, un hombre aún más progre que Zapatero, parece cada vez más firme… pero puede caer en cuanto retire las insostenibles limosnas de voto cautivo que mantiene.

Lo peor: el preso no trabaja pero come. Sánchez aprovechó el miedo al virus para convertir a los españoles en reclusos y ahora es la gente quien le pide más encierro 

Comida de la basura para alimentar a los españoles afectados por la crisis  - RT

En el entretanto, los responsables de seguridad de los  supermercados advierten de una ola de robo de comida, no de alcohol, algo que no habían sufrido ni durante la crisis de 2007. Y la sospecha es: ¿comienza a existir hambre en España? Todo indica que sí.

Lo peor, que es lo propio del sanchismo, que ha creado una sociedad subvencionada: el preso no trabaja pero come. Encima, Sánchez aprovechó el miedo al virus para convertir a los españoles en reclusos y con ello hundió la economía. Ahora, el Ministro de Sanidad se niega a que Asturias imponga un nuevo confinamiento domiciliario porque sabe que aquella parálisis hundió la economía española. Lo malo es que ahora es la gente quien exige un mayor encierro.

https://www.hispanidad.com/confidencial/supermercados-advierten-ola-robo-comida-no-alcohol-algo-no-habian-sufrido-ni-durante-crisis-2007_12022097_102.html

Deja una respuesta