Los republicanos siguen necesitando a Trump

Los republicanos estarían en modo suicida si se separan de una figura que, a pesar de sus modales poco pulidos y protocolarios, todavía puede energizar a más de la mitad del país.

JULIO M. SHILING

FUENTE: https://elamerican.com/republicanos-siguen-necesitando-a-trump/?lang=es

Probablemente lo más honesto e intelectualmente coherente que ha declarado la vicepresidente Kamala Harris en su vida pública, ha sido su evaluación preelectoral del impacto de las elecciones del martes 2 de noviembre. El viernes 29 de octubre, en la histórica ciudad de Norfolk (VA), Harris dijo: “Lo que ocurra en Virginia determinará en gran parte lo que ocurra en 2022, 2024 y en adelante”.

La vicepresidente tenía razón. Virginia, al igual que la seminal Marcha al Mar del general de la Unión William Tecumseh Sherman, fue una asombrosa victoria política para los republicanos. Sin embargo, el triunfo no fue sólo de cualquier variante del GOP. Esta es una de las razones por las que los republicanos siguen necesitando a Trump.  

El comentarista político de CNN, Van Jones, conocido por su brillante cinismo, llamó a Glenn Youngkin, gobernador electo de Virginia, la noche de las elecciones, la “variante Delta del trumpismo”. El antiguo “zar de los empleos verdes” de la administración Obama, que dimitió por los escándalos de sus anteriores vínculos con grupos marxistas, se refería astutamente a una clase política más sofisticada que podría tener mayor eficacia.

La idea es que esto podría lograrse evitando la crudeza de Donald Trump, pero manteniendo la esencia de lo que el 45º presidente representaba y que un gran segmento de la población aprueba. Si bien Jones puede tener parte de razón en este punto, esto no quiere decir que el Partido Republicano, si quiere ampliar la abultada victoria en las azules Virginia y Nueva Jersey, un virtual feudo demócrata, no deba abandonar el rumbo que marcó Trump, ni alejarlo del puesto de mando central del GOP.

Una mejor comprensión de lo que se entiende por “trumpismo” requiere ciertas aclaraciones. Por defecto, la izquierda, los nunca-Trumpers y otros republicanos del establishment se refieren a este término de forma peyorativa, como si significase no ser un miembro “real” u “ortodoxo” del GOP. Si categorizamos a los republicanos como miembros de la “Derecha”, entonces debemos diseccionar más esta clasificación. 

Hay una “Vieja Derecha” y una “Nueva Derecha“. La Vieja Derecha, aunque es socialmente conservadora en términos generales, da primacía al ámbito económico, otorga un gran peso a las consideraciones globalistas sobre la distribución del poder y es más secular. La Nueva Derecha, más conservadora que libertaria, reconoce la necesidad de vincular la noción de autogobierno a una moral guiada por la religión y las costumbres. Aquí se prioriza la cultura dada su importancia en la determinación de los resultados políticos y sociales.

Para la Nueva Derecha, la economía debe ser lo más libre posible, sin embargo, las consideraciones culturales y de seguridad nacional son siempre factores primordiales. La política de la Nueva Derecha, por ejemplo, no habría permitido que China comunista se convirtiera en el Frankenstein que es.  

El trumpismo es la Nueva Derecha. No equipara todas las civilizaciones. Las sociedades libres, el capitalismo y el modelo republicano de autogobierno son productos directos de la civilización occidental. Esto incluye decisivamente el cristianismo y los valores judeocristianos. En el contexto americano específicamente, el individualismo, la igualdad ante la ley, la meritocracia, la libre empresa competitiva, un gobierno limitado, la propiedad privada como amortiguador contra la tiranía y el amor a la patria son sellos fundacionales. En esto consiste el “trumpismo” o la Nueva Derecha.

La victoria colosal en Virginia, el logro épico en Nueva Jersey y, básicamente, en toda la nación que celebró elecciones esa noche, se materializó gracias a la estrategia republicana de concentrarse en temas que tienen un contexto cultural e ideológico sincronizado con el Credo Americano. La obsesión del Partido Demócrata por adoctrinar a los niños con postulados neomarxistas como la Teoría Crítica de la Raza y la Ideología de Género fue desafiada frontalmente. Esta fue una revuelta de los padres contra el intento descarado del Estado y del sindicato de maestros de reemplazarlos como el principal educador de los niños. 

El cierre draconiano por Covid-19, basado más en el capricho político que en la evidencia científica, fue rechazado por los votantes y los republicanos lo capitalizaron sabiamente. El grito de guerra era moral y filosófico, más que económico. La libertad era la cuestión. Al defender el excepcionalismo americano y la civilización occidental, la presidencia de Trump envalentonó la lucha contra el marxismo cultural, la China comunista, el socialismo del siglo XXI, el caos de las turbas y el estrangulamiento del capitalismo. Virginia y Nueva Jersey fueron los primeros campos de batalla para un referéndum sobre la administración Biden-Harris y su misión de promover la política de identidad y nociones colectivistas. 

Se puede argumentar que las elecciones del 2 de noviembre fueron también un plebiscito indirecto sobre las cosas que Trump puso en la agenda nacional. Con las elecciones de 2016, el GOP se convirtió en el partido del trabajador de cuello azul, la clase media, los empresarios y un sorprendente número de minorías como hispanos, negros y asiáticos. Los demócratas son ahora la máquina política de la élite, de los capitalistas amiguetes, de las empresas woke y de la clase dependiente del Estado fabricada políticamente.

Dwight Eisenhower, Richard Nixon, Nelson Rockefeller, Gerald Ford y George Bush (padre e hijo) son todos republicanos de la Vieja Derecha. El núcleo de su programa fue rechazado en 2016. La transformación del Partido Republicano, en la que los votantes emigraron masivamente a la marca de la Nueva Derecha del GOP, fue abandonada por los votantes. Sólo la jerarquía del partido, el Proyecto Lincoln y otros nunca-Trumpers permanecieron. Barry Goldwater, Ronald Reagan, Patrick Buchanan y Donald Trump tipifican esa versión de la Nueva Derecha. El término “demócratas de Reagan” reflejaba con precisión el mismo bloque de votantes de cuello azul, clase media y miembros de sindicatos que votaron por el 45º presidente.           

Algunos sostienen que ha surgido una clase de políticos republicanos de la Nueva Derecha. Esto es cierto. Ron DeSantis, Ted Cruz, Josh Hawley, Tim Cotton y Glenn Youngkin son buenas opciones. Sin embargo, esto no significa que Trump, mientras esté vivo y sea mentalmente funcional, pueda ser expulsado del GOP. Esto es por la misma razón que Reagan no pudo ser borrado de un programa republicano ganador.

La presidencia del Gipper (Reagan) fue un cambio de paradigma. Reagan, en muchos sentidos, materializó gran parte de lo que Goldwater promovía en 1964. Trump logró lo mismo. Con su elección en 2016 se produjo un cambio de paradigma político. Gran parte de sus políticas: el nacionalismo económico, los valores conservadores y piadosos, los aspectos más destacados de la seguridad nacional y una defensa contundente del Credo Americano no eran sus ideas originales. Sin embargo, fue su trabajo, como mensajero primero, y luego como jefe del ejecutivo de la nación, el que puso en práctica esta cosmovisión. 

En 1974, el Partido Republicano se distanció de Nixon. El escándalo del Watergate y la posterior dimisión ayudan a explicar esto. Trump no cometió ningún delito mientras estuvo en el cargo, ni ha habido ningún escándalo legítimo digno de excomulgarlo de la política. Sin duda, esto es algo que a la izquierda le encantaría y ha hecho todo, legal e ilegal (DNC y conexión con Rusia elecciones 2016), para que esto ocurra. 

Los republicanos estarían en modo suicida si se separan de una figura que, a pesar de sus modales poco pulidos y protocolarios, todavía puede energizar a más de la mitad del país y ha demostrado hábilmente que sabe cómo dirigir con éxito una nación. 

Julio M Shiling, political scientist, writer, director of Patria de Martí and The Cuban American Voice, lecturer and media commentator. A native of Cuba, he currently lives in the United States. Twitter: @JulioMShiling // Julio es politólogo, escritor, director de Patria de Martí y The Cuban American Voice. Conferenciante y comentarista en los medios. Natural de Cuba, vive actualmente en EE UU.
Spread the love
                 
  more 
A %d blogueros les gusta esto: