¿Le ha tocado en suerte a España un nuevo “rey pasmado”?

Gonzalo Torrente Ballester (Premio Cervantes 1985) escribió una novela con el título de  “Crónica del rey pasmado” que, fue publicada en 1989 por la Editorial Planeta.

La novela narra la crónica de unos cuantos días en la vida de la corte de un rey español del siglo XVII, Felipe IV.

Felipe IV hace en una escapada con el conde de Peña Andrada, para ir al encuentro de la mejor cortesana, prostituta de Madrid, de nombre “Marfisa”. Al contemplar el cuerpo, desnudo con medias rojas de la prostituta Marfisa, la impresión que le causó le hizo quedarse embobado de por vida, sumido en un aturdimiento persistente que le valió el apodo de El Rey Pasmado.

Cuentan las malas lenguas que, a partir de aquella impactante visión comenzó a actuar como un autómata en perpetua vacuidad.

La novela, como decía más arriba, está basada en la figura de Felipe IV, del que algunos historiadores destacan su impetuoso, irrefrenable de lujuria; cuenta que tras ver a Marfisa desnuda, le surge un deseo que removerá los cimientos del Estado y de la jerarquía política y eclesiástica como si de un terremoto se tratara: ver a su reina desnuda.

Las discusiones que se suscitan acerca de la moralidad de sus pretensiones, los amoríos con una cortesana y las intrigas palaciegas que se desencadenan son resueltas con ironía y gracia picaresca por la pluma de este gran escritor.

La novela destila el humor más habitual de la literatura de Gonzalo Torrente Ballester, quien parodia con maestría y perfección a la alta sociedad española del momento, sus inquietudes, sus preocupaciones y sus miedos. Torrente Ballester nos describe con exactitud aquel momento histórico, también sus tópicos y costumbres.

Imanol Uribe en 1991 dirigió un filme basado en la novela de Torrente Ballester, con el mismo nombre.

Como preguntaba en el título de mi artículo:

¿Le ha tocado en suerte a España un nuevo “rey pasmado”?

Don Felipe VI un día sí, y el otro también da la impresión de que, deambula,  vaga cual alma en pena, solo, triste, melancólico, y aislado, y muchas veces sin rumbo consciente, por el Palacio de la Zarzuela.

Don Felipe VI parece que, aún sigue “epaté” por el  proceso judicial y la sentencia en la que su cuñado fue condenado a prisión. Don Felipe VI parece pasmado, debido a las continuas noticias que airean los medios de información, acerca de la conducta de su progenitor, el “Rey Emérito”, Don Juan Carlos I, que muchos califican de corrupta e inmoral.

Don Felipe VI parece pasmado, sin saber cómo digerir, cómo metabolizar que, su padre haya acabado yéndose de España, a hurtadillas, a “la chita callando”, a escondidas, casi clandestinamente, forzado por quienes quieren romper, destruir España, empezando por hacer caer la monarquía.

Don Felipe VI, parece pasmado e incapaz de suscitar suficientes simpatías y apoyos entre los ciudadanos, y de aglutinar en torno a sí y a la institución que, representa el entusiasmo que a él le gustaría. La institución que encabeza anda de capa caída, sumida en un sinfín de desatinos que más tarde o más temprano, si él y su círculo de colaboradores, y quienes lo consideran la mejor opción, o la menos mala de las posibles formas de Jefatura del Estado, no lo remedian lo llevarán a descarrilar, y a tener que tomar el camino emprendido por su padre y su bisabuelo.

Desgraciadamente, por más que los medios de comunicación traten de presentarlo de otro modo, la percepción de muchos españoles es la de “rey pasmado”, de figurativa decorativa, de un simple adorno, que actúa al dictado del actual gobierno (mejor dicho: desgobierno) social-comunista, declarado enemigo de la monarquía que, si algo está consiguiendo, entre otras muchas cosas es presentar a Don Felipe VI como un personaje carente de utilidad, frente a la que sí se le otorgó siempre a su padre, Don Juan Carlos I, y que apenas nadie osó cuestionar.  

Hasta tal situación hemos llegado que, Don Felipe VI ni si quiera se atreve defender públicamente el legado de su padre, o tratar de responder a los continuos agravios a los que es sometido, llegando a la comicidad.

Pedro Sánchez ningunea a Don Felipe y deja "pasmado" al Rey con su ...

¿Cómo, se puede calificar, aparte de un acto de hipocresía, sino de burla cruel, el que se esté linchando públicamente a Don Juan Carlos I, por haber ejercido de intermediario, y haber percibido dinero por su buen hacer para conseguir poner en contacto a empresas españolas con otra fuera de España y conseguir buenos acuerdos y contratos que, han beneficiado grandemente a España y los españoles?

Y, mientras todo ello sucede, Don Felipe VI parece caminar sin rumbo, en el Palacio de la Zarzuela, y sin saber cómo y en quién apoyarse para, no solo defender a su padre y defender la institución monárquica, sino su propia corona; sino pasar al ataque para impedir que quienes pretenden acabar con el estado democrático y de derecho, acaben saliéndose con la suya…

¿Cuándo dejará Don Felipe VI de actuar siguiendo las directrices de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, y dará un paso al frente y empezará a ejercer de Jefe del Estado, a “reinar” en el sentido propio de la palabra?

El Rey de España, para muchos españoles, también en el extranjero, da la imagen de rey pasmado. A Don Felipe apenas se le permite periódicamente, siguiendo las instrucciones del gobierno frente-populista (que, no se olvide que está apoyado por etarras y quienes quieren romper España), ponerse delante de las cámaras de televisión y soltar una enorme ristra de obviedades, simplezas y lugares comunes propios de un discurso de aquellos  que endilgaba a los españoles el General Franco por Navidad…

 En casi todas las ocasiones, Don Felipe, que cada día que pasa se parece más a el rey pasmado de la novela de Torrente Ballester, cumple estrictamente con el protocolo pasando por encima de la realidad como de puntillas, limitándose a repartir deseos de buena voluntad, a ser “positivo y empático”, políticamente correcto, y poco más…

En un momento convulso, turbulento, de incertidumbre, como el que vive España, desde el punto de vista político, económico y de salud pública, el hijo del Rey Emérito, parece que se empeña en hacer de prestidigitador, para evitar complicarse la vida, y procura no concitar demasiadas antipatías, al mismo tiempo que evita las iras de quienes, como Sánchez e Iglesias, quieren acabar con él y con la institución que él representa.

En estos momentos, son muchos los que dudan de si Don Felipe VI está realmente pasmado o se lo hace, y la imagen que da de rey pasmado es un ardid.

En fin, y ya para ir concluyendo: son muchos los españoles que están deseosos de que Don Felipe VI deje su fingido, o real pasmo, su discurso plano, atemporal, sin emociones,… un discurso que con leves retoques podría perfectamente pronunciar su hija, la princesa  Leonor. Son muchos, los españoles que están ansiosos de que, Don Felipe VI se sacuda el yugo al que lo tienen atado los comunistas y socialistas, y descienda a la realidad, honre a su padre, reivindique su memoria, su herencia (no tan oscura como algunos pretenden) y, entonces es seguro que dejará de ser percibido como un personaje “prescindible”.

Don Juan Carlos está en Portugal, acogido por la familia Brito e ...

El rey vive ahora pasmado y quizá, si él y su círculo de colaboradores y quienes son partidarios de la monarquía no le ponen freno, acabará desfilando desnudo, como el rey del cuento de Hans Christian Andersen, al que todos veneraban por no quedar mal hasta que acabaron riéndose de él.

Carlos Aurelio Caldito Aunión.

Deja una respuesta