La «libertad de expresión» en los democráticos Estados Unidos de Norteamérica.

William Smith

La libertad de expresión ha sido durante mucho tiempo una de las piedras angulares de la sociedad estadounidense. La Constitución de los Estados Unidos garantizaba que nadie podía ser perseguido por manifestar su opinión. Pero en pocos años la situación ha cambiado por completo.

Recientemente, una de las figuras públicas más antiguas de Estados Unidos, el legendario líder de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU), Ira Glasser, que ha estado luchando durante muchos años contra el racismo, el abuso de los derechos de los obreros y funcionarios, y la corrupción en los órganos de gobierno estadounidenses, habló sobre el debate en una destacada universidad de Estados Unidos en la que daba una conferencia. La gente joven, desde estudiantes hasta profesores, empezó a afirmar que la libertad de expresión era incompatible con la justicia social. Con su preservación no se pueden proteger plenamente los derechos del colectivo LGBT, de los inmigrantes y de las minorías étnicas. Glasser, que había luchado durante muchos años por la igualdad de derechos de todos los estadounidenses, sintió miedo por la democracia estadounidense que estaba muriendo ante sus ojos.

Cabe aclarar que en ninguna sociedad moderna la libertad de expresión puede ser absoluta. Las calumnias, los insultos personales, raciales, de género y de otro tipo son inaceptables. Sin embargo, existen tribunales que están diseñados para proteger los derechos de los perjudicados. Sin embargo, nadie puede privar a una persona de su derecho a expresar su opinión sobre los temas de la inmigración ilegal, destrucción del sistema educativo o del sistema fiscal, o el servicio militar compartido de heterosexuales y representantes de las minorías sexuales… ¿O ya se puede? En medio de la pandemia, la libertad de expresión se ha vuelto unilateral: la «cultura de la cancelación» ha llevado a la posibilidad de invocar la violencia contra la clase media acomodada, que a su vez se ha visto privada de la oportunidad de alzar la voz en defensa de sus derechos. Lo más frustrante es que esto se hizo para complacer a las viejas élites políticas… predominantemente blancas y muy adineradas.

No es la primera vez que Estados Unidos se ve sacudido por escándalos políticos. Sin embargo, mientras que los casos anteriores de gran repercusión, como el caso Watergate, el escándalo sexual de Bill Clinton y otros, llegaron a los medios de comunicación y dieron lugar a condenas y, a menudo, a la destitución de políticos, en los últimos 5 años la situación cambió. Ya no se necesitan hechos reales. Las falsificaciones y las declaraciones sin fundamento han reemplazado al periodismo de investigación. Hablando en términos convencionales, ha nacido un buen esquema para algunas fuerzas políticas: los demócratas apoyan a BLM, a LGBT y a los inmigrantes. En consecuencia, cualquier acusación contra ellos se considera falsa, racista e intolerante. Cualquier prueba presentada se confecciona en Moscú y Pekín y se entrega a Trump. Cualquier medio de comunicación que no apoye a los demócratas, miente.

Como resultado, los partidarios de Joe Biden consiguieron una victoria en sus manos consistente en una impunidad casi total. Y las empresas que le apoyan, como Amazon, pueden explotar a sus empleados tan duramente como quieran. Cualquier queja sobre el salvaje horario de trabajo se trata como una provocación de los seguidores de Trump, porque Amazon es una empresa con igualdad de género y tiene un director de diversidad.  La misma situación ocurre con las grandes empresas de Silicon Valley – los principales patrocinadores de los demócratas. Por lo tanto, cualquier acusación contra el partido del actual Presidente no puede analizarse con objetividad, porque se trata de mentiras de los enemigos de las minorías. Recordemos, por ejemplo, el escándalo del año 2016 sobre los 84 millones de dólares que, con la ayuda de Hillary Clinton, llenaron las arcas de la campaña electoral de los demócratas y burlaron la ley sobre el límite de financiación de los partidos. Durante mucho tiempo Trump quiso iniciar una investigación sobre este asunto. Ahora es una mentira oficial y una provocación. Una situación similar ocurrió con el escándalo en torno a Biden Junior, quien fue colocado por su padre en un puesto privilegiado cuando era comisario de Ucrania. Hunter Biden recibía sus 50.000 dólares al mes, mientras formaba parte del consejo de administración de «Burisma», y cuando la oposición ucraniana trató de iniciar una investigación sobre el asunto, Joe Biden se limitó a sustituir al fiscal de Ucrania, desleal con Estados Unidos. Es más, Biden presume de ello en sus discursos públicos. Pero él puede, porque cambiar de fiscal en una semicolonia es ciertamente una medida democrática. Los intentos de los partidarios de Trump por demostrar que las actividades de los Biden eran ilegales, han fracasado a pesar de todas las pruebas. Los «demócratas» se limitaron a afirmar que todo era una mentira.

Los ya mencionados Clinton pasaron por una situación similar. Las estructuras de presión creadas por ellos defendieron activamente al banquero bangladesí Muhammad Yunus contra las acusaciones de corrupción. Hillary Clinton amenazó personalmente al primer ministro de Bangladesh. La noticia llegó a los medios de comunicación, pero no se investigó más. Por cierto, tanto los Biden como los Clinton y otros líderes demócratas son políticos hereditarios que pertenecen a la cima de la sociedad. La mayoría de los líderes demócratas de EE.UU. llegaron al poder desde las universidades de la Ivy League, no desde las protestas callejeras ni de los barrios negros. Sin embargo, son ellos los que iniciaron y lideraron las protestas LGBT y BLM, lanzaron la «cultura de la cancelación» y ahora están disfrutando de sus frutos. Ahora bien, entrar en su selecto club es difícil; es más fácil salirse de él, como hizo Bernie Sanders, popular pero poco conveniente para los jefes demócratas, que fue apartado de la carrera presidencial por ser demasiado independiente.

A primera vista parece que las grandes empresas estadounidenses no se benefician de las protestas y de los nuevos códigos culturales que teóricamente permiten boicotear a cualquier empresa. Sin embargo, es todo lo contrario. Mientras en las calles de las ciudades americanas se saqueaban los comercios y se exigía que se eliminasen los «privilegios de los blancos», Uber, Lyft, DoorDash, Instacart, Postmates y otras corporaciones de California gastaron más de 200 millones de dólares en juicios para endurecer la legislación laboral, asestando un nuevo golpe a la clase media, que ahora lo paga todo. Por cierto, dicho juicio fue organizado por Tony West, el yerno de la nueva vicepresidenta Kamala Harris, la primera mujer de color en este cargo, que se sitúa como defensora de los derechos de las minorías.

Así pues, que las protestas y el ruido en torno a las «minorías oprimidas» no desconcierten a nadie. Al final sólo hacen que el «partido democráta» sea intocable, por lo tanto, sean bienvenidos a la maravillosa nueva América: un país de partido único con el estándar de la «libertad de expresión». Si quieren más pruebas y ejemplos para sacar las mismas conclusiones que los autores del artículo, dediquen unos minutos a ver un buen video reportaje que acumula cada vez más visitas:

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: