La ONU no tiene capacidad «legal» para crear un Estado palestino: la resolución 80ª de su Carta se lo prohíbe

SHIMSHON ZAMIR

Dado que a mi entender tiene una enorme importancia y es sumamente clarificador, me permito reproducir el siguiente articulo escrito por Patrick Grumberg:

FUENTE: https://porisrael.org/2024/05/23/la-onu-no-puede-crear-un-estado-palestino-la-resolucion-80-de-su-carta-se-lo-prohibe/

Durante tantos años lo han estado pidiendo, ¿qué impide a la Unión Europea, a los Estados Unidos y a la ONU crear el Estado de Palestina con el que sueñan? Sencillamente, el derecho internacional, que les prohíbe hacerlo. Si tuvieran este poder, lo habrían usado hace mucho tiempo.

Entonces ¿quién puede crear este estado? ¿Un voto unánime del Consejo de Seguridad de la ONU? No. ¿La Asamblea General de la ONU en sesión plenaria? No más.

La única entidad que tiene derecho a crear el Estado de Palestina, según el derecho internacional, es Israel, y sólo Israel.

Más concretamente, se trata de la Resolución 80 de la Carta de la ONU*, el documento que creó la ONU en 1948, que le prohíbe aprobar la solicitud de la Autoridad Palestina y la OLP.

La firma de la Carta de las Naciones Unidas en 1945.

Y es por eso que la ONU y las naciones europeas están presionando al Estado judío, en lugar de unirse y decidir establecer un Estado palestino en Cisjordania y en Gaza.

Cuando se aprobó la Resolución 80, se la llamó informalmente «Cláusula Judía» porque mantenía intactos todos los derechos otorgados a los judíos durante el Mandato Británico para Palestina de la Sociedad de Naciones, incluso después de la expiración de ese mandato el 14/15 de mayo. 1948.

Según esta disposición del derecho internacional -la Carta es un tratado internacional-, los derechos judíos a Palestina y la Tierra de Israel no debían ser alterados de ninguna manera a menos que hubiera existido un acuerdo de administración fiduciaria entre los estados o partes involucradas. lo que habría convertido el Mandato en un fideicomiso o territorio fiduciario.

¿De qué se trata ?

La Carta de las Naciones Unidas es un tratado internacional. La resolución 80 de esta carta de la ONU tiene fuerza de tratado internacional.

Aplicado al caso de Palestina, explica que los derechos que fueron otorgados a los judíos en la tierra de Israel no pueden modificarse de ninguna manera, a menos que un acuerdo de tutela entre los Estados o las partes interesadas haya transformado el mandato en tutela, o en “ territorio fiduciario”.

Según el Capítulo 12 de la misma Carta, la ONU tenía un plazo de tres años para hacerlo, entre el 24 de octubre de 1945 (fecha en que la Carta de la ONU entró en vigor) y el 14 y 15 de mayo de 1948, fecha en la que el mandato británico terminó. Palestina expiró y se proclamó el Estado de Israel.

Como no se llegó a ningún acuerdo durante estos tres años, los derechos otorgados a los judíos durante el Mandato Británico para Palestina son ejecutables, y la ONU está «maniatada» por este artículo 80. No puede anularlo ni modificarlo.

Ni la Sociedad de Naciones ni su sucesora, las Naciones Unidas, tuvieron jamás derechos soberanos sobre la tierra que los judíos llamamos Eretz-Israel. Como entidad no soberana, la ONU no tiene poder alguno para asignar territorio a la “Autoridad Palestina” cuando el territorio asignado ya pertenece al pueblo judío.

Además, no hay ningún artículo en la Carta de las Naciones Unidas que otorgue al Consejo de Seguridad o a la Asamblea General o incluso al Consejo de Administración Fiduciaria el poder de crear un nuevo Estado independiente. Si la ONU tuviera ese poder, entonces lógicamente también tendría el poder inverso de “recrear” o desmembrar un Estado existente, un poder del que ciertamente no disfruta según la Carta de la ONU. Si, teóricamente hablando, este poder existiera, la ONU sería en realidad un»gobierno mundial» con potestad para crear o deshacer estados por su propia voluntad, un poder que pondría en peligro el actual orden mundial.

La ONU no tiene ninguna posibilidad de transferir parte de los derechos que le fueron otorgados al pueblo judío sobre Palestina a una entidad no judía, la Autoridad Palestina en este caso. Todos los juristas de la ONU lo saben, todos los especialistas en derecho internacional lo saben y tropiezan con esta resolución inevitable. Esto no detiene la propaganda ni los intentos de manipulación y de crear una corriente de opinión favorable a quienes se oponen a la «Cláusula Judía», por supuesto, y regularmente se oye a los medios hablar de «la violación del derecho internacional por parte de Israel». No hace falta hacer un dibujo, se puede imaginar que los periodistas no tienen conocimientos de derecho internacional y que se contentan con repetir lo que otros han dicho.

Por otro lado, si llegas hasta el final del texto y terminas de leer este artículo, sabrás lo que dice el derecho internacional, y cuando te encuentres en una conversación con oponentes, tendrás los argumentos necesarios para responderles.

Vayamos más allá, profundicemos más: ¿de qué derechos estamos hablando?

Entre los derechos más importantes conferidos a los judíos durante el Mandato Británico se encuentran los del Artículo 6. Reconoce a los judíos:

“el derecho a inmigrar libremente a la tierra de Israel y a establecer allí asentamientos”.

Bajo el mandato británico, toda Palestina quedó reservada para el establecimiento del hogar nacional judío y del futuro Estado judío independiente, en confirmación de lo decidido en la conferencia de paz de San Remo en abril de 1920.

Ninguna parte del territorio de Palestina, que entonces estaba bajo el poder del Mandato Británico, fue asignada para la creación de un Estado árabe, porque los derechos árabes a la autodeterminación fueron concedidos en otros lugares: en Siria, Irak, Arabia, Egipto y el norte de África.

En total, se crearon 21 estados árabes en una enorme masa de tierra que se extendía desde el Golfo Pérsico hasta el Océano Atlántico.

Contra un Estado judío único, en la Palestina histórica.

Por lo tanto, desde un punto de vista jurídico para la ONU, no existe ninguna posibilidad de crear todavía un Estado árabe independiente en el territorio específico de la antigua Palestina del Mandato reservado a la autodeterminación judía, y más particularmente en Judea, Samaria y Gaza.

Crear-imponer un Estado así en tierras judías sería ilegal según el Artículo 80 de la Carta de la ONU y excedería la autoridad legal que la ONU se ha otorgado a sí misma. Por eso la ONU no lo hace. Está totalmente imposibilitada por su propia Carta, sea cual sea su voluntad política.

La ONU no tiene el poder de crear un estado.

En términos más generales, vale la pena recordar que ningún artículo de la Carta de las Naciones Unidas otorga al Consejo de Seguridad, a la Asamblea General o al Consejo de Administración Fiduciaria el poder de crear un Estado independiente. Si este poder hubiera existido, la ONU poseería un poder legislativo y ejecutivo universal, mediante el que podría crear o deshacer estados por su propia voluntad, y no se concedió este derecho para evitar poner en peligro el orden mundial.

Si la ONU no tiene poder legal para crear un Estado, tampoco puede confiscar parte del territorio de otro Estado, ya sea Israel, Chipre o Corea, u otros lugares del mundo.

Conclusión :

Si alguien quiere desalojarlo a usted de su casa y no le presenta su título de propiedad que demuestre que usted es un intruso, debe desistir y proseguir su camino,… si usted se lo permite de alguna manera, no cabe quejarse después afirmando que es un intruso, un entrometido que está allanando su morada, estaría de más decir que ha entrado en su casa en contra de su voluntad, se la ha apropiado ilegalmente.

Lamentablemente, esto último es lo que ha estado haciendo el Estado de Israel desde 1967 hasta ahora. Éste es el más importante tabú del que la sociedad israelí no habla.

Cada vez que un Estado, una organización internacional, un medio de comunicación, una figura pública, la ONU, su Consejo de Derechos Humanos o un político condena los “asentamientos” israelíes “ilegales», el Primer Ministro israelí debería recordar los derechos de Israel,…desgraciademante nunca lo hace. El Primer Ministro de Israel debería denunciar la hipocresía y recordarnos que:

Francia tiene colonias en la Polinesia Francesa y Nueva Caledonia,

Rusia se ha anexado Crimea y ahora forma parte de Ucrania.

China anexó el Tíbet y las islas del Mar de China,

Gran Bretaña todavía tiene 10 colonias,

Nueva Zelanda todavía tiene la colonia de Tokelau,

Estados Unidos tiene las colonias de las Islas Vírgenes, Guam y Samoa.

Turquía ocupó, y allí sigue, el norte de Chipre.

¿Tienen derecho a violar las resoluciones de la ONU relativas a las colonias y a votar para que otro Estado se retire de sus llamadas colonias (que ni siquiera son colonias según el derecho internacional)?

Pues sí, si el principal interesado no dice nada, ¿Acabarán siendo los palestinos u otros árabes quienes recuerden al mundo que Israel está legítimamente instalado en la zona territorial que actualmente ocupa?

About Author

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: