La guerra se libra contra los vivos, no contra los muertos

 Álvaro Peñas

Después de su enorme victoria contra los protestantes en Mühlberg en 1547, el Emperador y Rey de España, Carlos I, tuvo en su poder profanar la tumba de Lutero, como exigían algunos encumbrados, poderosos e influyentes… Sin embargo, el Emperador se negó: “Ha encontrado a su juez. Hago la guerra contra los vivos, no contra los muertos”. Así se permitió que el cadáver de Lutero, el gran enemigo del Emperador, descansara en paz.

Han pasado casi cinco siglos, y hoy no podemos encontrar nada de la nobleza y dignidad del Emperador en la izquierda vengativa de socialistas, comunistas e independentistas que hoy gobiernan España. Ante la imposibilidad de ganar una guerra contra los vivos, los herederos políticos de los que perdieron la guerra hace más de 80 años han iniciado una guerra contra los muertos.

Hace unos días se produjo la “exhumación” de Queipo de Llano, y ya se ha anunciado que quieren sacar del Alcázar de Toledo al general Moscardó y Jaime Milans del Bosch. Pretenden conseguir lo que no consiguieron durante la guerra, expulsar a los defensores del Alcázar, bajo una ley orwelliana como la “Memoria Democrática”, que nada tiene que ver con la memoria, ya que quiere borrar la historia y reescribirla. a su gusto—y menos aún que ver con la democracia.

Muchos creen que esto sólo ocurre en España, pero lo cierto es que en países donde sí triunfó el comunismo también hay una guerra a muerte por parte de los herederos políticos del socialismo. Un buen ejemplo es Eslovenia, que actualmente está gobernada por una coalición ecologista, liberal y de izquierda, que no quiere enterrar a las 4.000 víctimas asesinadas por los comunistas yugoslavos tras la guerra en Macesnova Gorica, en Kočevski Rog.

En la víspera del Día de Todos los Santos, se celebró una santa misa en la iglesia de Kočevje presidida por monseñor Andrej Saje , presidente de la Conferencia Episcopal de Eslovenia y obispo de Novo Mesto. Macesnova Gorica es el último lugar que se suma a la lista de los horrores de los crímenes cometidos por Tito después de la Segunda Guerra Mundial. En los últimos meses, los arqueólogos han excavado alrededor de 4.000 restos de hombres y niños eslovenos (sí, también hay niños) que fueron traídos aquí en junio de 1945 desde el campamento Škofovi zavodi en Šentvid, cerca de Ljubljana, y fueron brutalmente asesinados en los bosques de Kočevski. Rog.

“Macesnova Gorica es peor que la cueva de Santa Bárbara, peor que Huda Jama”, estiman los expertos. Al menos cincuenta personas sobrevivieron a los disparos y arrojados al abismo. Se encontraron alrededor de treinta cuerpos en nichos en la cueva, lo que significa que murieron más tarde. Algunos escaparon y se conocen los testimonios de Milan Zajec, France Dejak, France Kozina y Janez Janša (padre del ex primer ministro esloveno Janez Janša). France Kozina señaló los nombres de algunos de los asesinos, todos los cuales están muertos hoy, pero que estaban vivos cuando se hicieron públicos, hace treinta años, y que nunca fueron procesados ​​por la policía o el poder judicial.

Monseñor Saje subrayó: “Rezaremos por ellos y por todas las demás víctimas de la violencia que descansan en suelo esloveno con un llamado a la reconciliación y la paz y un sincero deseo de que algo así nunca vuelva a suceder. Muchos de los asesinados se aferraron a un rosario o al santuario de la Madre de Dios en Brezjanska, lo que es un signo de que vivieron en la esperanza cristiana y en la fe viva en Dios hasta el final”.

Al igual que en España, los católicos eslovenos sufrieron una brutal persecución a manos de los comunistas, represión que continuó después de la guerra. “La mayoría de ellos murieron con una oración en los labios y en el corazón, con amor a Dios y al prójimo, incluso a sus opresores y verdugos. Su fuerza provenía de su fe viva en la resurrección de Cristo. Valoraron la verdad y la justicia más que sus propias vidas, por lo que se enfrentaron a la violencia injusta y, como los ucranianos de hoy, defendieron sus hogares y familias.

También enfatizó que los asesinatos durante y después de la guerra fueron seguidos por la difamación del buen nombre de los asesinados. Se sembró injustificadamente la duda de que debían haber hecho algo malo para merecer tal destino. “Observamos con pesar que este tipo de propaganda y rumores maliciosos no han cesado hasta el día de hoy”, dijo el obispo de Novo Mesto.

Sin embargo, el odio contra las víctimas no murió con el fin del régimen de Tito, y los muertos no merecen ser enterrados en un lugar cercano a sus familiares. El alcalde de Ljubljana, el social liberal Zoran Janković, aseguró públicamente que no habría tumbas de “traidores” en Ljubljana. También ha negado un cementerio a los restos de los romaníes que fueron asesinados por partisanos comunistas en Iška el 17 de mayo de 1942. En el razonamiento socialista, eres víctima o no dependiendo de quién te asesinó. Hay muertos de primera y de segunda.

Como recordó monseñor Saje, el derecho a la tumba es un derecho humano fundamental y representa el verdadero valor del ethos humano universal: “Es nuestro deber humano enterrar a los muertos y mostrarles respeto. El derecho a la tumba deriva de la dignidad inalienable de todo ser humano. Impedir la sepultura respetuosa de los brutalmente asesinados es un crimen de lesa humanidad y representa una falta de respeto a las normas fundamentales de la civilización”, dijo.

“¿Qué tipo de país y sociedad somos si las personas pueden permitirse el lujo de prohibir el entierro de víctimas inocentes, incluidos gitanos asesinados u otros compatriotas nuestros, enterrados en Kočevski Rog y otros lugares de asesinato en Eslovenia? Enterrar a los muertos en tumbas ha sido una de las peculiaridades de la raza humana desde sus inicios. No habrá paz en nuestra nación y no se superarán las divisiones destructivas hasta que superemos las interpretaciones ideológicas del pasado, lleguemos a un consenso sobre los hechos históricos y enterremos respetuosamente a todo nuestro pueblo”, subrayó el obispo de Novo Mesto.

Las palabras de Monseñor Saje sirven para describir lo que está pasando en España, ¿qué país somos si ni los muertos pueden descansar en paz? ¿Cómo se puede superar una división destructiva cuando absolutamente todo está impregnado de ideología? Lamentablemente, parece que ese es el objetivo de quienes profanan tumbas o impiden entierros, dividir para que no haya paz en nuestra nación. Y todo esto va acompañado del silencio atronador y cómplice de demasiadas voces que no se atreven a decir lo que monseñor Saje proclama a gritos: el respeto a los muertos es una regla fundamental de la civilización, es lo que nos diferencia de las bestias.

Álvaro Peñas

Álvaro Peñas es analista político especializado en países de Europa del Este. Escribe para El Correo de España y varios medios digitales europeos. Es subdirector de dos programas en Decisión Radio y colaborador habitual del canal de televisión 7NN.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: