«La guerra de Ucrania es en realidad una guerra de Estados Unidos contra Rusia». Alain de Benoist

Alain de Benoist hace un balance de la actualidad (guerra en Ucrania, crisis política y económica en Francia), pero también de las perspectivas, a medio y largo plazo en Europa, en el Mundo…

En primer lugar, habiendo vivido la mitad del siglo XX y el principio del XXI, ¿diría que estamos asistiendo a una loca aceleración de la historia?

Todo depende de la aceleración a la que se refiera. Existe sin duda una aceleración social, que proviene del hecho de que ahora vivimos en tiempo cero: cualquier acontecimiento que se produzca en un lugar determinado se conoce inmediatamente en todo el mundo. Este aceleracionismo alimenta el presentismo (y el estrés que conlleva) y tiene la consecuencia particular de convertir en efímero todo lo que antes pretendía ser a largo plazo. Pero esto se refiere principalmente a los países occidentales: en otras latitudes, no se tiene necesariamente el mismo sentido de la temporalidad.

Históricamente, es más complejo. En efecto, se tiene la sensación de que muchas cosas están en proceso de movimiento, como suele ocurrir cuando diferentes trinquetes juegan entre sí y desencadenan una agitación general. Pero ¿es realmente una aceleración? También se podría pensar que, tras una edad de hielo de algunas décadas, la historia está volviendo a su cauce y que, como en todos los periodos de transición, se están barajando de nuevo las cartas. Pero no basta con mirar lo que ha ocurrido «en los últimos meses», sino que hay que dar un paso atrás. En un espacio de cuatro o cinco años, ¡pasaron más cosas durante la Revolución francesa que en la actualidad! Además, los procesos en curso están lejos de haber concluido. Sin querer cultivar una paradoja, los encuentro incluso un poco lentos… Cuando ves, por ejemplo, la magnitud de la revuelta social que está retumbando, te preguntas cuándo estallará finalmente.

¿Qué le inspiró el asesinato de Darya Dugin y el tratamiento mediático occidental que le siguió? ¿Qué puede decirnos de ella, pero también de su padre, al que se asimiló automáticamente como si fueran casi el mismo personaje?

El asesinato de Darya Dugin me inspira lo que debería inspirar a cualquier persona normal: la repugnancia que uno siente ante algo abyecto. Las reacciones de los medios de comunicación, en cambio, despiertan en mí un sentimiento de temor. El hecho de que a algunos les parezca «notable» el atentado atroz contra esta joven intelectual, periodista y filósofa —que nunca había hecho otra cosa que expresar sus ideas— y que algunos incluso no duden en alegrarse de ello, demuestra que vivimos en un mundo en el que, como decía Guy Debord, lo verdadero es sólo un momento de lo falso. Es un mundo orwelliano, el mundo del terror en nombre del Bien.

Conocía bien a Darya, como conozco bien a su padre. Era una joven encantadora, inteligente, culta, intensa y con un gran sentido del humor, que adoraba Francia desde su adolescencia. Se adhirió totalmente a las ideas de su padre, pero dio una imagen más ligera, como regenerada por el agua fresca. En cuanto a Dugin, su itinerario y sus ideas son ahora bien conocidos, especialmente en lo que respecta a la geopolítica y el eurasismo. Se puede estar en desacuerdo con su pensamiento, pero no se puede negar que se trata de un pensamiento personal, que nunca se ha reducido a mascullar las consignas de tal o cual medio. Eso es lo que creo que es esencial.

La guerra en Ucrania parece hacer perder la razón a mucha gente. Sentimos un odio por delegación entre los «partidarios» de uno u otro bando, casi patológico ya. ¿Cómo se explica esto?

Supongo que es la naturaleza humana. Pocos hombres son capaces de hacer la guerra sin odio, por desgracia. Pero en el caso de los «partidarios», me temo que este odio refleja a menudo su incapacidad para decidir razonablemente sus posiciones y argumentar para explicarlas. En tales ocasiones, muchos se determinan por sus simpatías o antipatías. La simpatía y la antipatía no tienen cabida en esta situación. Lo único que importa es el análisis (ponemos los pros en el eje x y los contras en el eje y) y las conclusiones que podemos sacar de él. Como he escrito a menudo, los derechistas no son reflexivos, sino reactivos. A principios de año, les vimos dejarse llevar por la candidatura de Zemmour, mientras que bastaba con analizarla para comprender que iba a conducir al fracaso. Ciertamente hay un largo camino desde la candidatura de Zemmour hasta la guerra de Ucrania, pero los reflejos son los mismos.

No tengo ninguna simpatía por el siniestro presidente Zelensky, pero tengo mucha simpatía por el pueblo ucraniano, que se encuentra hoy bombardeado por las desastrosas orientaciones de su gobierno. Pero ¿qué muestra el análisis? Que la guerra que está teniendo lugar en Ucrania es de hecho una guerra de Estados Unidos contra Rusia. Por tanto, la cuestión no es si uno prefiere a los ucranianos o a los rusos, sino si se siente solidario con Estados Unidos o no. Me parece que la elección se hace rápidamente.

Las repercusiones en Occidente, además de las consecuencias de la crisis económica ligada a las políticas covidistas, serán enormes. ¿Qué ha percibido en el reciente discurso de Macron, que, como un mal Churchill, parece anunciar sangre, sudor y lágrimas a su pueblo?

Creo que Emmanuel Macron se ha dado cuenta de la gravedad de la situación, pero al mismo tiempo sabe que no puede dar marcha atrás sin comprometerse. Es demasiado obvio que las sanciones contra Rusia —sanciones a una escala nunca vista— tendrán como primeras víctimas a los europeos, ya que son menos autosuficientes que los rusos. Como dijo Viktor Orban, la Unión Europea se ha «disparado a sí misma en el pulmón» al embarcarse en un curso suicida que es totalmente contrario a sus intereses industriales y energéticos. A esto se añade la amenaza de una crisis financiera mundial, que está más presente que nunca. Y también, digámoslo así, el riesgo de una prolongación de la guerra hasta un punto que sólo podemos imaginar. Hoy, Macron busca argumentos para imponer el racionamiento, igual que buscó argumentos para imponer el confinamiento en la época del Covid. Esto no será suficiente para evitar el lento deslizamiento hacia el caos.

A su juicio, ¿está suficientemente cualificada la actual clase política francesa para estar a la altura de los acontecimientos de mañana, que van a ser épicos pero también dramáticos para nuestras poblaciones?

La respuesta está en la pregunta, y usted lo sabe tan bien como yo. El elemento esencial de la política es la decisión, mientras que la clase política sólo ha sido formada para gestionar. Lo imprevisto, lo excepcional, les deja tan desconcertados como a un conejo deslumbrado por unos faros. La toma de decisiones no es una cuestión de expedientes técnicos e informes de expertos. Requiere un sentido casi fisonómico. Se trata de tomar la medida de un momento histórico, evaluar la correlación de fuerzas y determinar qué hacer en relación con el objetivo que uno se ha fijado. Los estadistas sabían cómo hacerlo, los políticos no. Dicho esto, también podríamos preguntarnos por qué los hombres que tienen sentido común para tomar decisiones se dirigen cada vez más a otros ámbitos distintos del político. Entonces uno se daría cuenta de que, en última instancia, la mediocridad de la clase política es el resultado directo de la devaluación de la política.

FUENTE: https://elmanifiesto.com/tribuna/294931768/Alain-de-Benoist-La-guerra-de-Ucrania-es-en-realidad-una-guerra-de-Estados-Unidos-contra-Rusia.html

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: