Josele Sánchez no es Pablo Motos (ni falta que le hace), pero está siendo acosado, linchado públicamente, perseguido por haber tenido la valentía de denunciar la hipocresía de la izquierda.

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN

Mi estimado amigo, JOSELE SÁNCHEZ JUAN, me ha hecho llegar el artículo publicado este domindo, 4 de diciembre, por El Mirador de Cieza. Es el deseo de Josele expresarle su enorme gratitud al autor del mismo, así como al medio de información que lo ha publicado; también quiere aprovechar para expresar la enorme tristeza que le suscita el que sólo medios pequeños (pequeños en tamaño pero muy grandes en dignidad y oficio periodístico) se atrevan a contar una mínima parte de lo que él está sufriendo.

Manifiesta Josele Sánchez que no lo siente por él que afortunadamente ha sido regado por la FE, fe que lo llena de paz ante su casi seguro injusto e inminente encarcelamiento: lo siente por los que ya han entrado en prisión y los que seguramente seguirán su camino, por el mero hecho de oponerse a este sistema totalitario y liberticida en el que la gente cree ser libre por permitírsele votar cada cuatro años…

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: