Thomas Jacob

Javier Milei, ¿el principio del fin de la dominación mundial socialista?

Murray Rothbard proporcionó la teoría, Javier Milei es su primera realidad política y aquí viene una propuesta para la utopía liberal imaginada por Hayek. Estamos todos preparados para un futuro libertario.

FUENTE: https://www.lewrockwell.com/2024/05/no_author/886106-2/

Milei, ¿el Lenin por la libertad?

El término “socialismo” se utiliza a continuación para referirse a la política institucionalizada de agresión contra la propiedad, sobre la cual el Estado tiene el monopolio. Véase también Hans Hermann Hoppe, “Una teoría del socialismo y el capitalismo”.

El socialismo se basa fundamentalmente en el Manifiesto Comunista de 1848, en el que Karl Marx y Friedrich Engels profetizaron una revolución y la dictadura del proletariado y, en última instancia, un paraíso socialista, aunque en términos vagos.

La respuesta liberal al Manifiesto Comunista tardó 125 años en materializarse. Murray N. Rothbard asestó el golpe liberador en 1973 con el igualmente radical manifiesto libertario “Por una nueva libertad”. Rothbard describe una sociedad de derecho privado anarcocapitalista sin estados. Lo que faltaba en la obra de Rothbard era una imagen contraria a los sueños socialistas del futuro.

En 1917, el marxismo se convirtió en una realidad política con la Revolución Rusa. Al líder revolucionario Vladimir Lenin le siguieron numerosos íconos socialistas que encarnan el espíritu del socialismo hasta el día de hoy.

En 2023, los argentinos eligieron a Javier Milei como su presidente. Milei se describe a sí mismo como un anarcocapitalista en el espíritu de Rothbard. Le da al anarcocapitalismo una realidad política y catapulta el término al escenario político mundial.

¿Cuáles son las posibilidades de que Milei se convierta en el Lenin de la libertad y cuál es el papel de la utopía libertaria que se presenta a continuación, el llamado OboxPlanet?

Estados Unidos ilustra el problema práctico de un Estado mínimo.

Puede entenderse que estas observaciones introductorias significan que estoy postulando un cambio de paradigma histórico, y así es. Para que esto sea comprensible, me permitiré un breve discurso histórico.

Los debates políticos actuales giran principalmente en torno al tamaño y el papel del Estado. Esta discusión es joven, por una sencilla razón.

Antes de 1750, antes de la revolución industrial, la gente de todo el mundo vivía “a una mala cosecha de morir de hambre”, como dijo una vez Tom Woods y como lo describió de manera impresionante Thomas Malthus en la ley que lleva su nombre. Si las autoridades de entonces intentaban recaudar más de “una décima parte” de impuestos, a menudo provocaban una rebelión. Y este décimo se aplicaba nota bene a la cosecha neta del otoño.

A medida que la prosperidad crecía lentamente, la cuestión fiscal se volvió más pertinente. La primera ronda fue para los liberales, más precisamente para los padres fundadores estadounidenses. La Declaración de Independencia de 1776 es básicamente un panfleto contra los “impuestos sin representación” y fue defendida por personalidades carismáticas como Jefferson, Paine, Washington y Franklin. Los estadounidenses derrotaron a Inglaterra y el espíritu de libertad se extendió por todo el mundo. La economía se volvió de laissez-faire y la esclavitud fue abolida en todo el mundo.

Por muy magnífica que fuera la Declaración de Independencia, contenía las semillas de su propia subversión. Los padres fundadores escribieron la Declaración con el objetivo de limitar al Estado a la protección de “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”, pero esto es una ilusión ingenua y, dicho sea de paso, tampoco inspira una utopía liberal. Incluso un Estado tan mínimo es un monopolio sobre el uso de la fuerza, lo que significa que los líderes estatales pueden hacer leyes y controlar su cumplimiento con jueces designados por los mismos líderes estatales. El poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente y el concepto de monopolio del uso de la fuerza contiene la posibilidad de ejercer el poder absoluto. Pregúntese: ¿cómo se pueden ignorar las órdenes del monopolio del uso de la fuerza?

Siguiendo la lógica del Estado en crecimiento, el gobierno federal estadounidense cayó cada vez más en manos de los estatistas y, he aquí, surgieron cada vez más intelectuales para justificar y endulzar el crecimiento del Estado. Intelectuales financiados por los contribuyentes, por supuesto.

La era del socialismo

El primer punto culminante del socialismo fue el Manifiesto Comunista, presentado por Karl Marx y Friedrich Engels en 1848. Era un manifiesto contra la libertad y pedía una revolución, seguida de una dictadura del proletariado y un paraíso socialista.

El Manifiesto Comunista marcó el punto de partida para el éxito abrumador del socialismo, mientras la marcha hacia un estado cada vez mayor continúa hasta el día de hoy. O mejor dicho, la danza hacia el estado, dos pasos adelante, un paso atrás, con colores cambiantes del vestuario de la bailarina. Los primeros socialistas eran rojos, pronto acompañados por nacionalsocialistas vestidos de marrón, seguidos por neomarxistas vestidos de verde, algunos punks vestidos de negro, y hoy tenemos los colores del arco iris, donde todos pueden encontrar su lugar. Por lo tanto, el socialismo florece en muchas variaciones, y no hay ningún partido político notable en ninguna parte que se atreva siquiera a sugerir sacrificar una sola vaca sagrada que apoye al estado, ni el Seguro Social, ni la DEA, la FDA, el DOT, ni siquiera la oficina estatal de correos o el transporte público.

¿Qué papel jugaron los iconos socialistas y dónde estaban sus homólogos liberales?

Se podría argumentar que las personalidades de Karl Marx y Friedrich Engels ya causaron mayor revuelo que sus oponentes liberales, pero el verdadero disparo de salida probablemente se dio en 1917 con Lenin y la Revolución Rusa. La retórica intransigente y la política despiadada de Lenin cautivaron a intelectuales y jóvenes rebeldes de todo el mundo. Al afirmar su superioridad moral, Lenin sirvió como estrella guía y modelo a seguir para muchas generaciones de políticos ambiciosos.

Lenin inspiró un desfile interminable de íconos socialistas, nacionalsocialistas y neomarxistas, desde Juan y Evita Perón hasta Fidel Castro y Greta Thunberg. Incluso Stalin, Hitler y Mao tenían admiradores y partidarios en todo el mundo. Algunos pensaron que sus métodos eran brutales, pero para muchos observadores, los motivos bien intencionados y los nobles objetivos morales superaron cualquier preocupación.

Del lado liberal no encontramos figuras políticas equivalentes. Una razón para esto es que los socialistas tomaron el control de términos lingüísticos vitales, dominando las mismas palabras que dan forma a nuestros pensamientos y definen nuestro mundo. Afirmaron ser «progresistas» y, por tanto, un espíritu dinámico, progresista, orientado al futuro y valiente. A los liberales les quedó la palabra “conservador” con la connotación de preservar, obstruir, prevenir, si no cobardía. Los socialistas abogan por una mayor intervención estatal, presentándose como asertivos y fuertes, mientras que los liberales a menudo parecen a la defensiva y pidiendo disculpas, con la espalda contra la pared.

Incluso los liberales más radicales eran, antes del manifiesto libertario de Rothbard, simplemente minarquistas, lo que básicamente significa «a mí también me gusta el Estado, pero por favor, no demasiado», en otras palabras, «no demasiado bueno…». Eso no lleva a nadie a las barricadas, no produce ningún Lenin. Incluso Reagan y Thatcher sólo pudieron encender pequeñas llamas de libertad antes de que el siguiente gobierno las apagara nuevamente.

El legado histórico de Javier Milei

En 1973, Murray Rothbard presentó el manifiesto libertario “Por una nueva libertad”. También es un manifiesto, pero con la exigencia contraria. Rothbard aboga por más libertad y menos Estado, más precisamente por la privatización de todas las funciones estatales y, por tanto, por la abolición del monopolio del uso de la fuerza, es decir, el Estado.

El manifiesto libertario sentó las bases para un movimiento anarcocapitalista y ahora, exactamente 50 años después, la idea se está convirtiendo en una realidad política. Javier Milei se convierte en el primer anarcocapitalista declarado en ser elegido presidente de Argentina y catapulta el concepto de anarcocapitalismo al escenario político mundial.

Milei defiende de manera tan intransigente y radical como Lenin, pero a favor de avanzar en la dirección opuesta. Ha girado la brújula moral 180 grados y reivindica superioridad moral para el capitalismo y el libre mercado. Con frecuencia cita a Rothbard, diciendo: más Estado es malo, más capitalismo es bueno. Uno de sus gritos de batalla es “¡Afuera!”, que significa “¡Fuera!”: fuera las instituciones estatales, fuera el banco central, fuera las regulaciones estatales.

Con esta retórica, ganó, contra todas las expectativas y una feroz oposición, el 56% de los votantes, incluido el 70% de los jóvenes. Es el primer político anarcocapitalista notable en la historia del mundo.

El éxito de Milei radica en la calidad y profundidad de sus convicciones.

Milei es un feroz defensor de sus valores. Un torrente de palabras en una charla Tedx celebrada gratuitamente en 2019 da una idea de ello:

“En esencia, hay que entender que estamos ante una discusión de valores. Por un lado, tenemos el socialismo, que se basa en la envidia, el odio, el rencor, la desigualdad ante la ley, el robo y, sobre todo, el intento de igualar las desigualdades entre nosotros; es un sistema que siempre se ha aplicado por la fuerza y ​​ha costado más de 100 millones de vidas.

Y del otro lado tenemos el liberalismo, el capitalismo. Es nada más y nada menos que el pleno respeto al modo de vida de los demás, basado en la propiedad privada, basado en el libre mercado, basado en pocas intervenciones estatales, basado en la división del trabajo, basado en la cooperación social, donde se premia el ahorro. y donde se honra el esfuerzo del trabajo.

Y todo ello sirviendo a los demás con productos de mejor calidad a mejor precio. En otras palabras, el capitalista exitoso es nada más y nada menos que un benefactor social.

Pero por si todo esto fuera poco, también somos estéticamente superiores. ¡Basta con mirar Nueva York y mirar a Cuba! No conozco a nadie que se mudaría de Nueva York a Cuba. No, todo el mundo quiere pasar al “maldito capitalismo”…

En cuanto a sus referentes intelectuales y comprensión de la teoría y la práctica, Milei no deja dudas, como lo demuestra su entrevista de abril con Bloomberg:

Dentro del libertarismo existen diferentes tipos, los clásicos (liberales), los minarquistas y los anarquistas. En cuanto a cómo proceder en la vida real, Murray Rothbard ha dado las pautas correctas para las acciones políticas de un libertario. Por lo tanto, uno debería primero compararse con esta directriz y no con las de otros economistas… Si bien puedo admirar enormemente a Milton Friedman, mi principal referencia es Rothbard… No se puede evaluar la política en el vacío… Hay anarcocapitalistas que hacen recomendaciones de política económica que, vistas en condiciones del mundo real, terminan como un disfraz sin carnaval.

Incluso en la guarida de los leones, en el WEF de Davos, Milei no se anda con rodeos y dice, por ejemplo.

“Los neomarxistas han logrado cooptar el sentido común de Occidente. Lo han logrado apoderándose de los medios de comunicación, la cultura, las universidades y sí, incluso las organizaciones internacionales. Esto último es quizás el más grave, pues se trata de instituciones que tienen una enorme influencia en las decisiones políticas y económicas de los países que integran estos organismos internacionales”.

y además

“Ya sea que se llamen abiertamente comunistas, socialistas, socialdemócratas, democristianos, neokeynesianos, progresistas, populistas, nacionalistas o globalistas. No hay diferencias reales en cuanto al fondo. Todos creen que el Estado debería controlar todos los aspectos de la vida de un individuo. Todos defienden un modelo que está reñido con el que ha llevado a la humanidad a los avances más espectaculares de su historia”.

Ahora hay puristas que critican a Milei por no ser tampoco un anarcocapitalista puro, especialmente en lo que respecta a la política exterior. Pero Rothbard tiene una respuesta incluso para eso: todo el mundo tiene derecho a una debilidad intelectual, a una inconsistencia. Aparte de eso, ¿a quién le importa realmente la política exterior de Argentina y qué tan útil sería una política exterior provocativamente libertaria para el éxito interno de Milei?

Lo que ya tenemos: la teoría de Rothbard y la personalidad de Milei

Rothbard destronó la teoría socialista al demostrar de una vez por todas que el socialismo siempre y en todas partes significa coerción, violencia, caos de planificación y pobreza. El capitalismo significa cooperación voluntaria, respeto por los planes de vida de los demás y siempre conduce a la libertad, la innovación, la paz y la prosperidad.

Milei ha interiorizado las enseñanzas de Rothbard y ahora demuestra que los argumentos de Rothbard funcionan en la práctica. Ha demostrado que las ideas de Rothbard, cuando se comunican de manera consistente y apasionada, pueden ganar elecciones, inspirar a la juventud e iniciar un movimiento social por la libertad. Pase lo que pase a continuación, este es el primer legado histórico de Milei.

El propio Milei también atribuye su éxito a circunstancias externas. Es inherente a la naturaleza de la juventud rebelarse, y la rebelión siempre ocurre contra el status quo. En una Argentina donde el socialismo ha llevado al empobrecimiento durante cien años, la rebelión natural de los jóvenes es el liberalismo.

Milei probablemente heredó una de las peores condiciones políticas y económicas para triunfar y, después de más de cien días en el cargo, sigue sorprendiendo como políticamente exitoso y firmemente libertario. Si tiene éxito, Milei podría desencadenar un efecto dominó y convertir a otros estados latinoamericanos en tigres económicos.

Lo que todavía necesitamos: la utopía liberal de Hayek

En la mayoría de los países industrializados occidentales, las condiciones son diferentes. No tenemos un empobrecimiento generalizado. La gente cree que podemos permitirnos un Estado en constante crecimiento y, dentro de ciertos límites, eso puede ser cierto. Tampoco ven ninguna razón para cuestionar el espíritu socialista, de hecho la utopía socialista, que todos aprendimos en las escuelas públicas y que todavía impregna y satura los medios de comunicación y los institutos culturales leales al Estado en todo el mundo occidental.

Para las naciones industrializadas occidentales, Friedrich von Hayek formuló el desafío de la siguiente manera:

“Debemos hacer de la construcción de una sociedad libre una vez más una aventura intelectual, un acto de valentía. Lo que nos falta es una utopía liberal…, un radicalismo verdaderamente liberal… La principal lección que el verdadero liberal debe aprender del éxito de los socialistas es que fue su coraje para ser utópicos lo que les valió el apoyo de los intelectuales y, por tanto, una influencia en la opinión pública que cada día hace posible lo que hasta hace poco parecía completamente remoto.». (“Los intelectuales y el socialismo”, 1949). 

Ahora bien, podríamos decir que con el manifiesto libertario de Rothbard tenemos la teoría radical, entonces, ¿qué más podría querer decir Hayek?

Sostengo que necesitamos no sólo la teoría anarcocapitalista, sino también imágenes e historias. Sostengo que la utopía socialista está tan profundamente arraigada en nuestras sociedades en sentimientos e imágenes que apenas somos conscientes de ello. Funciona como la educación religiosa que aprendimos de niños y que nunca cuestionamos después.

Nuestro principal oponente, la utopía socialista.

Si quieres ganar, debes conocer a tu oponente.

La utopía socialista se basa en última instancia en una idea vaga y confusa de un paraíso socialista de prosperidad, igualdad, justicia y paz para todos, creado por los esfuerzos desinteresados ​​de nuestros «servidores del pueblo», es decir, políticos, burócratas, funcionarios públicos y todos. empleados estatales y, por supuesto, los revolucionarios y sus secuaces.

En palabras de los pioneros Karl Marx y Friedrich Engels:

“En una etapa superior de la sociedad comunista… después de todo, las fuentes de riqueza cooperativa fluyen más plenamente… la sociedad puede… escribir en su pancarta: ¡A cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades!

o en otro lugar,

“En la sociedad comunista, donde cada uno no tiene una esfera exclusiva de actividad, pero puede formarse en cualquier rama, la sociedad regula la producción general y así me permite hacer esto hoy, que mañana, cazar por la mañana, pescar por la tarde, criar ganado por la noche, criticar después de cenar a mi antojo, sin convertirme nunca en cazador, pescador, pastor o crítico”.

El compañero de Lenin, Trotsky, describió el espíritu de lucha de los socialistas de la siguiente manera:

Sí, nuestro partido se apodera de cada uno de nosotros por completo. Pero a su vez, nos ofrece a cada uno de nosotros la mayor felicidad: la conciencia… de que llevamos sobre nuestros hombros una parte del destino humano y de que nuestra vida no será vivida en vano. …Separados de (el Partido Comunista), cada uno de nosotros no es nada; con ello en nuestras manos, lo somos todo.

Este espíritu luego dio lugar a imágenes de agricultores, trabajadores y familias gloriosamente felices en los carteles de los comunistas, fascistas y otros partidos políticos. Las mujeres jóvenes uniformadas y el retrato del Che Guevara muestran la voluntad de sacrificarse por ideales más elevados y el mismo espíritu se extiende a los alborotadores de BLM y a los activistas climáticos de hoy. Los capitalistas, por otro lado, son caricaturizados como fumadores de cigarros gordos y despiadados que hacen fortuna a costa del trabajo infantil y con nocivos gigantes industriales. Esta narrativa todavía resuena en las lecciones de historia de nuestras escuelas públicas.

Estas son imágenes poderosas y no nos dejemos engañar: tales imágenes, en una forma actualizada, continúan cultivándose en nuestras instituciones educativas estatales, en la cultura, el arte y los medios estatales; adoctrinan a nuestros niños y ejercen su insidioso poder en el subconsciente de toda la población.

Por cierto, estas imágenes también son familiares en la Argentina de Milei, pero pasan a un segundo plano cuando la gente lucha por sobrevivir. Milei no deja dudas de que son precisamente estas ideas socialistas las que son la razón de la miseria y, por lo tanto, los cantos de sirena socialistas no interfieren con la voluntad de reforma, al menos no todavía.

El OboxPlanet, mi propuesta para la utopía libertaria de Hayek

¿Cómo podemos contrarrestar estas imágenes, cómo podemos crear una utopía libertaria?

La idea es sencilla. Tomamos nuestro mundo, la Tierra, con todas sus ideologías y tensiones políticas, lo metemos en una caja y lo dejamos a un lado. Luego, fuera de la caja, imaginamos un segundo planeta, un “planeta fuera de la caja”, o simplemente el “OboxPlanet”.

OboxPlanet es una versión de “copiar y pegar” de la Tierra, con los mismos paisajes, océanos, continentes, criaturas y personas, pero con una diferencia: no tiene estados. No tiene fronteras, ni legisladores, ni impuestos, ni burocracia y, ciertamente, ni ejércitos.

Sin duda te habrás dado cuenta de que OboxPlanet es una copia anarcocapitalista de la Tierra. Y ahora te preguntarás: ¿Quién construye las carreteras sin el Estado? ¿Quién cuida de los pobres? ¿Quién proporciona la ley y el orden? ¿Y qué pasa con desafíos como el Covid y el cambio climático?

Las respuestas a estas y muchas otras preguntas se pueden encontrar en un viaje imaginario al planeta sin estado. Para ello tenemos dos opciones. O usamos nuestra propia imaginación y exploramos la literatura anarcocapitalista en rápido crecimiento; o visitamos el “Centro de Información Turística” virtual en www.oboxplanet.com .

En oboxplanet.com se presentan un total de treinta temas: las atracciones turísticas más importantes, por así decirlo. Como el sitio web está dirigido especialmente a los más jóvenes, cubre no sólo temas básicos, sino también otros más específicos como «discriminación», «sexo y drogas», «bienestar animal y vegetarianismo» y cuestiones políticas actuales como el cambio climático.

Eso es todo. Ésta es la forma sencilla, lúdica y entretenida de ilustrar una sociedad anarcocapitalista y presentar el prototipo de una utopía liberal.

Su beneficio personal: una vida mejor y más relajada

El primer beneficio, totalmente personal, de comprometerse con la idea de una sociedad sin estado es mi promesa de que tendrás una vida más relajada, más saludable y mejor.

Ponlo a prueba. Adquiera el hábito de preguntarse cómo se resuelven los problemas políticos en OboxPlanet, ya sean cuestiones importantes como la política sanitaria o molestias cotidianas como multas de aparcamiento o controles de seguridad en los aeropuertos. El planeta está a tu disposición, día y noche, y de forma gratuita.

Pronto te darás cuenta de que tu vida está cambiando de forma positiva y sostenible. ¿Por qué? Porque descubrir soluciones innovadoras a cuestiones políticas es como explorar terapias alternativas para problemas de salud. En ambos casos, el conocimiento de alternativas genera más confianza y optimismo. Mirarás las noticias diarias y responderás al constante alarmismo con una sonrisa.

En definitiva, vivirás una vida más relajada, feliz y saludable.

“¡Afuera!”, lejos las utopías socialistas

Durante casi doscientos años, las utopías socialistas reinaron supremas, utópicas, subversivas y desenfrenadas. Ahora tienen competencia. Tomamos la estrategia de los socialistas y la usamos contra ellos.

Un viaje mental al planeta Obox tiene un efecto subversivo. Cualquiera que reflexione sobre cómo se pueden resolver los problemas políticos sin un Estado no puede deshacer sus ideas. No importa qué tema trate alguien, verá la política real con otros ojos, de manera más crítica y al mismo tiempo más relajada.

Sin embargo, OboxPlanet es más nuevo, más original, más radical e intelectualmente más consistente que las utopías socialistas y no está cargado de la historia de regímenes fallidos y millones de muertes. Además, las soluciones de mercado a los problemas políticos son fácilmente imaginables porque alrededor del noventa por ciento de las leyes y actividades estatales actuales no existían hace poco tiempo.

Una vez que la gente imagina soluciones privadas, de repente su implementación se vuelve concebible. ¿Provisión de pensiones privadas? ¿Por qué no? ¿Mercados de medicamentos médicos autorregulados? ¡Por supuesto! ¿Inmigración sólo por invitación de particulares y organizaciones que actúan como garantes? ¡Eso es una obviedad!

Por último, imaginemos que la imagen de un planeta sin estado se extiende como la pólvora. Los niños juegan videojuegos y Hollywood produce películas ambientadas en este planeta, las escuelas tienen un “Día OboxPlanet” en el plan de estudios y las universidades encargan investigaciones. Paso a paso, el planeta sin estado está desplazando a la estrella polarista socialista, y ¿quién sabe qué pasará después?

La próxima caída del Muro de Berlín

Las predicciones son difíciles, especialmente cuando se refieren al futuro.

Hace apenas 40 años, existía el Este comunista, el Occidente libre y el Telón de Acero que los separaba. Para mí y para muchos contemporáneos, la probabilidad de que estos bloques de poder desaparecieran durante nuestra vida era aproximadamente la misma que la probabilidad de que las vacas aprendieran repentinamente a volar. Y entonces sucedió lo inimaginable. El Muro de Berlín cayó prácticamente de la noche a la mañana, seguido del colapso de los regímenes comunistas, con sorprendentemente poco derramamiento de sangre.

En retrospectiva, siempre es veinte-veinte. Una de las razones principales fue el simple hecho de que la gente del Este era consciente de que en Occidente había un mundo mejor. Mientras hubo incluso un atisbo de progreso en Alemania Oriental, la discrepancia con Occidente era soportable. Cuando las perspectivas de futuro en la RDA se atenuaron en los años 1980, la situación cambió. Cuarenta años de meticuloso adoctrinamiento estatal, llevado a cabo con despiadada precisión, posiblemente el estado de vigilancia más perfecto en la historia de la humanidad, se evaporaron en la nada.

OboxPlanet, la imagen de un planeta sin estado, es la Alemania Occidental para nuestro mundo actual. Describe en imágenes e historias cómo podría funcionar un mundo sin Estado y por qué una sociedad así sería más pacífica y próspera. ¿Por qué no deberíamos esperar otra caída del Muro de Berlín, esta vez para la propia institución del Estado?

El escenario es simple. La gente se despierta una mañana y reflexiona:

¿Por qué debería permitir que un grupo de extraños dicte mi vida?

¿Por qué debería dar la mitad de mis ingresos al estado?

¿Cómo podrían los parlamentarios y burócratas, incluso con las mejores intenciones, saber qué es lo mejor para mí?

¿Qué les da a ellos, personas que apenas me conocen, el derecho a hacerlo?

Tan pronto como una masa crítica de individuos deje de seguir las órdenes estatales, los estados desaparecerán.

¿Es eso concebible? Absolutamente. ¿Es probable? Tengo muchas esperanzas de que así sea.

Resumen

La ininterrumpida marcha triunfal del socialismo comenzó, en términos generales, en 1848 con el Manifiesto Comunista y las utopías marxistas. La marcha triunfal fue y es apoyada por estados en constante crecimiento que se financian y justifican a sí mismos.

El contramovimiento liberal estuvo durante mucho tiempo a la defensiva. Incluso los estatistas mínimos discutieron con la espalda contra la pared. Mientras que los socialistas produjeron al Lenin revolucionario y luego íconos siempre nuevos, los liberales nunca tuvieron el mismo éxito.

El contramovimiento comenzó en 1973, cuando Rothbard presentó el manifiesto libertario “Por una nueva libertad”, en el que introdujo el concepto de anarcocapitalismo, la teoría de lo opuesto al socialismo. En 2023 Javier Milei fue elegido presidente de Argentina. Milei se identifica como anarcocapitalista, cita a Rothbard, ataca al Estado como inmoral y destructivo y presenta el capitalismo como la única forma moral de sociedad.

Milei aprovechó la miseria en Argentina. Pudo convencer a los votantes de que el socialismo era el problema y el capitalismo es la solución y los argentinos le creen… hasta ahora. Rezamos y esperamos que su retórica a favor de la libertad funcione el tiempo suficiente para que maduren los frutos de la liberalización. Entonces es concebible que Milei se convierta en el primero de una serie de modelos anarcocapitalistas, un Lenin de la libertad.

En las sociedades industriales occidentales prevalecen otras condiciones y no existe un empobrecimiento masivo. Hayek nos formuló una misión diferente: debemos contrarrestar los cantos de sirena socialistas con una utopía liberal que sea tan atractiva que los votantes voten por más libertad sin sufrir penurias graves.

He intentado esbozar esa utopía, el llamado OboxPlanet. La idea es sencilla. Metemos nuestra Tierra en una caja grande y la dejamos a un lado. Ahora, “out of the box”, creamos un planeta gemelo, copiamos y pegamos la tierra pero sin estados, el “planeta out of the box” o el OboxPlanet para abreviar. En www.oboxplanet.com puede encontrar ideas sobre cómo sería la vida en un mundo así.

¿Cómo se pueden promover las oportunidades de la libertad? Entre otras cosas, participando en la construcción y difusión de una utopía libertaria, f.ej. el OboxPlanet. Entonces podremos esperar y observar cómo el contradiseño de las utopías socialistas despliega su efecto subversivo.

En conclusión y en honor a Milei:

¡Viva la libertad, carajo!

Thomas Jacob estudió economía en la Universidad de Zúrich, fue piloto de la aerolínea Swissair y ahora trabaja en el sector de seguros. En 1981 se convirtió en minarquista rand y en 1990 en anarquista hoppe. Tiene cuatro hijos y vive con su mujer y los dos menores en Zúrich.

About Author

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: