Ir creciendo e ir comprendiendo la Alemania contemporánea (también la Europa contemporánea) y… acabar llorando.

Hans-Hermann Hoppe

 Alemania: Este y Oeste, la reunificación y los EE. UU.

Basado en un discurso pronunciado en la 16ª reunión anual de Property and Freedom Society , Bodrum, Turquía, 18 de septiembre de 2022, disponible en www.PropertyandFreedom.org 

Así que el título de mi discurso de hoy es “Crecer para comprender la Alemania contemporánea y llorar”.

Si me preguntan cuál fue el año más importante en la historia mundial, tendría que decir que fue 1949, porque ese fue el año en que nací. Y luego ocurrieron también algunos otros eventos importantes, como la obra magna de Mises, La acción humana , que se publicó en 1949, y se acercó al tema del que quiero hablar: Alemania Oriental y Alemania Occidental. Alemania Occidental, llamada República Federal de Alemania, BRD y Alemania Oriental, llamada República Democrática Alemana, ambas se fundaron en 1949, al igual que la OTAN.

Crecí en el Oeste, pero mis padres eran refugiados del Éste, ambos, y la familia de mi madre había sido expropiada por los rusos en 1946, y fueron expulsados ​​de la propiedad que tenían. Sin embargo, la mayoría de mis parientes vivían en Alemania Oriental.

De niño, éramos extremadamente pobres. Mis padres no tenían absolutamente nada al ser refugiados, pero sólo en retrospectiva diría que yo era pobre. Entonces, pensé que todo era perfectamente normal. Y en ese momento también pensé que era perfectamente normal que las cosas mejoraran de año en año, no solo para mi familia sino también para el pueblo en el que vivíamos. No entendí la razón de esto. Simplemente pensé que eso era perfectamente normal. Así es como van las cosas.

Que no era normal, lo experimenté entonces, a través de mis visitas anuales a Alemania Oriental, al DDR, que tuve todos los años cuando era niño y adolescente. Para mis padres, por supuesto, la DDR era la zona ocupada por los soviéticos, la Zona Éste, la Alemania socialista, todo mal. El panorama en Oriente se veía, de hecho, muy diferente. Hubo controles fronterizos insoportables, también controles internos dentro de Alemania Oriental. Siempre tenías que registrarte con la policía. Las tiendas estaban vacías y había una falta casi total de muchos productos normales, normales en Occidente.

Siempre había largas colas que podías observar. Hubo grandes tiempos de espera. Dieciséis años, por ejemplo, había que esperar para conseguir un coche. Y todas las personas dedicadas a actividades de acaparamiento. Además, podría observar una ética de trabajo miserable y un servicio pésimo en restaurantes, tiendas y lugares de trabajo, escasez de suministros constantemente recurrente (ahora llamaríamos interrupciones en la cadena de suministro) y mucho estancamiento y ociosidad. En general, se tiene la impresión de estancamiento o incluso de decadencia. Existían mercados negros y un mercado negro de divisas. Con dinero occidental se podía comprar en tiendas especiales, pero sin dinero occidental no se podía.

También aprendí cómo funciona el estilo DDR de acción afirmativa, de «discriminación positiva». Se dio preferencia a los hijos de obreros y campesinos sobre los de origen burgués, además de la preferencia general dada a los miembros del partido, que era el Partido Socialista. En la televisión, los líderes del Partido Socialista —eran como proles con traje— parloteaban durante horas sobre los gloriosos logros de los que no había nada que ver. Experimentabas un clima de sospecha, estabas bajo vigilancia constante, y tenías que tener cuidado con lo que decías ya quién le decías las cosas, en cualquier momento.

Lo más deprimente de todas las cosas en la DDR fue, por supuesto, que después de 1961, era casi imposible irse, y cualquier intento de fuga de la república, como se le llamaba, era castigado con largas penas de prisión. Mi juicio sobre DDR fue decididamente negativo incluso entonces, hace unos 60 años. Pero en ese momento, no entendí la razón fundamental por la que era así. Reconocí que había una ausencia generalizada de propiedad privada y que algo tenía que ver con eso. Pero sobre todo pensé en propiedades residenciales. Pero todavía era zurdo en ese momento y principalmente culpaba al miserable personal, a la gente equivocada, por las fallas que obviamente podías ver. Y todavía pensaba que la planificación central, la planificación económica central, tendría algún sentido.

La DDR, como saben, colapsó en 1989 con la caída del Muro de Berlín y la caída del comunismo en toda Europa del Este. Para 1989, vivía en los Estados Unidos y debo decir que derramé lágrimas de alegría cuando todo esto sucedió. Y para entonces, 1989, tenía, por supuesto, una comprensión completa de por qué . Había leído Gemeinwirtschaft de Mises , y no solo eso, y para entonces, también había aprendido la lección de Rothbard sobre la naturaleza de un estado como una especie de banda estacionaria de bandidos y ladrones, una estafa de protección.

Entonces, la razón fundamental de mi primera impresión negativa sobre Alemania Oriental y su colapso final fue que la RDA era un ejemplo de socialismo clásico. Es decir, sin propiedad privada en los factores de producción, simplemente no se puede calcular. No se puede saber qué, dónde, cuándo y cómo producir y adaptarse a las circunstancias cambiantes. Y, por supuesto, este tipo de socialismo fracasó en todos los lugares donde se intentó.

Pero en ese momento, también había llegado a comprender Alemania Occidental , el BRD. El BRD fue un ejemplo de socialismo moderado o suave. La propiedad privada existía sólo de nombre. Era, por así decirlo, propiedad fiduciaria. Era privado, hasta que el Estado se lo llevaría. El sistema se llamó economía social de mercado o socialdemocracia, y su supuesto básico era, como antes, durante la época nazi, el bienestar público y el bienestar público triunfan sobre el bienestar privado y el bienestar privado, y también tanto mercado como sea posible, y tanto Estado como sea necesario, determinando el Estado lo que es posible y lo que es necesario.

Todos los partidos políticos se unieron para compartir todos los elementos básicos del manifiesto comunista. Debería haber un banco central. Debe haber impuestos progresivos. Debería haber impuestos a la herencia. Debería existir el esquema Ponzi de la seguridad social, con el que todos están familiarizados. Debería haber una educación estatal obligatoria “gratuita” y, por supuesto, debería haber democracia —gobierno de la mayoría— que, de manera más manifiesta, es una forma de comunismo. Toda propiedad es en última instancia Gemeineigentum , propiedad de todos. Es decir, propiedad de todos y de ninguno, y en efecto, propiedad del Estado.

Aún así, Alemania Occidental tuvo un buen comienzo antes de que todo el sistema comenzara a funcionar. Ludwig Erhard, que en ese momento era ministro de economía, abolió todos los controles de precios y salarios que había heredado de la época nazi, en contra del consejo de los sabelotodos estadounidenses como John Kenneth Galbraith, por ejemplo. Y esto condujo a lo que se conoce con frecuencia como el milagro económico alemán, y este milagro económico alemán me explicó, por supuesto, también por qué tuve esta experiencia temprana cuando era niño de que todo siempre está mejorando.

Pero luego sucedió lo que era de esperar: un crecimiento constante y la sucesiva erosión de los derechos de propiedad privada. Además, la democracia, o gobierno de la mayoría, hizo su trabajo. En lugar de golpes de politburó , como bajo el socialismo ortodoxo, ahora había una rotación pacífica del liderazgo del gobierno. Los partidos de oposición fueron incluidos y participaron en el botín del gobierno. Y sobre esta base, que todos participen en el botín del gobierno, se hizo posible que cada partido pudiera formar coaliciones con cualquier otro. El resultado fue, por supuesto, un crecimiento constante de la política partidaria, de la partitocracia, de los políticos y de la actividad y la participación políticas en vez de las actividades productivas. Fue una politización de la sociedad.

La llamada mejor forma de gobierno, es decir, la democracia, es en realidad la mejor forma de promover a los demagogos, ladrones, mafiosos y parásitos. En consecuencia, cuanto más crecía el Estado, mayores eran sus ingresos fiscales y de impresión de dinero, que siempre aumentaban y nunca disminuían, es decir, mayor era la atracción de la infiltración estatal, de la toma y el control del Estado por parte de las élites industriales y financieras, así como para los sindicatos de trabajadores en cierta medida, para que obtuvieran el control sobre el funcionamiento del Estado y para lograr una legislación especial y participar en el botín.

En consecuencia, también se produjo un cambio en el carácter de los políticos. Fueron cada vez más comprados y sobornados y convertidos de agentes independientes y egoístas en títeres controlados por titiriteros que operan en segundo plano. Se estaba produciendo una transformación, por decirlo de algún modo, de un mercado relativamente libre a un capitalismo de Estado o capitalismo de compinches. Y en el curso de este desarrollo, los títeres elegidos, los políticos, se volvieron más y más tontos para ser manipulados más fácilmente por los maestros que operaban en segundo plano.

Los acontecimientos de 1989 también tuvieron un efecto profundo en este sistema de capitalismo de Estado o de compinches y en la economía social de mercado de Alemania Occidental. Teóricamente, después del colapso de su socialismo ortodoxo, la DDR podría haber elegido muchos caminos diferentes. En primer lugar, por supuesto, podría haber optado por permanecer independiente. De hecho, sin embargo, el DDR se hizo cargo de Alemania Occidental, del BRD. La población de Alemania Oriental fue comprada con D-Mark, moneda de Alemania Occidental recién impresa. Todos los activos de DDR y todos los bienes raíces –aquello que por su naturaleza no se puede mover, denominado inmueble– todo era propiedad del Estado allí, fueron asumidos por el gobierno de Alemania Occidental y el nuevo estado unificado de toda Alemania. Y luego fueron redistribuidos y privatizados según el gusto del gobierno de Alemania Occidental y las personas más influyentes.

En general, y lo que es más importante, apenas se llevó a cabo ninguna restauración de los propietarios originales. Por ejemplo, no recuperé mi propiedad, la de mi familia, que me habían robado. Además, todo el sistema de estado de bienestar legal y regulatorio de Alemania Occidental, BRD, se exportó e impuso al Este. Las leyes laborales, el llamado seguro de desempleo, la seguridad social, las pensiones, los sistemas de jubilación, la vivienda social: todo el sistema simplemente se impuso a Alemania Oriental, lo que hizo que Alemania Oriental, hasta el día de hoy, no fuera competitiva en comparación con otros países del antiguo bloque del Este. Estados como Polonia o la República Checa, por ejemplo, que no podían recurrir a sus primos ricos de al lado.

Paralelamente a esta conquista económica y reglamentaria de Oriente por Occidente se produjo una infiltración ideológica en sentido contrario: de Oriente a Occidente. A pesar de los crímenes masivos de los gobernantes DDR, hubo poco o nada en términos de castigo o restitución, porque, como hermanos en el crimen, el BRD, las élites de Alemania Occidental, trataron a sus equivalentes de Alemania Oriental con gran comprensión y de la manera más suave.

 La principal razón: existían archivos masivos y peligrosos de la Stasi (la Stasi era la policía secreta en Alemania Oriental) o lo que quedaba de ella; no se conservaron todos los archivos; algunos fueron destruidos en el momento en que se produjo la toma de posesión. Y muchos occidentales habían actuado como agentes o colaboradores, o temían ser revelados como tales. Muchos sospechosos de alto rango, incluidos Kohl y Merkel, se negaron a abrir sus archivos. Y tantos, muchos ex agentes del gobierno DDR, informantes, espías, ejecutivos, torturadores y verdugos, fueron considerados excusados ​​y encontraron un trabajo equivalente en la Alemania unificada porque este gobierno también, como todos los gobiernos, tenía y todavía tiene una demanda constante de tales habilidades.

Debo recordarles que tanto los Estados Unidos como Rusia incorporaron a muchos ex nazis en su sistema porque poseían determinadas especializaciones. Los científicos de cohetes en Estados Unidos y en Rusia eran alemanes, antiguos nazis.

En resumen, esta desafortunada unión Oeste-Este se convirtió entonces en un giro sistemático hacia la izquierda, un fortalecimiento de las fuerzas redistribucionistas e igualitarias de todo el espectro de partidos políticos alemanes, una tendencia hacia una erosión, erradicación y socavación cada vez mayores de los derechos de propiedad privada, una tendencia que se asocia principalmente y correctamente en particular con Angela Merkel de Alemania Oriental y su reinado como canciller alemana de 2005 a 2021.

Hasta ahora, no se ha establecido definitivamente si Merkel era informante de la policía secreta de la Stasi o no. Ella se niega, por supuesto, a que se abran sus archivos. Pero su biografía de DDR y su carrera profesional y los privilegios que se le otorgaron hacen que esto sea muy probable. Podía, por ejemplo, viajar a Occidente, lo que la mayoría de la gente no podía hacer en absoluto. Pero incluso si no, de hecho, lo que efectuó fue un giro más dramático hacia el socialismo, y en particular hacia el socialismo internacional, y lejos de una economía de libre mercado y de naciones independientes y soberanas y economías nacionales en la historia de la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial. .

Merkel convirtió a la CDU, que era el partido anteriormente nacional-conservador, algo católico con ingredientes del socialismo cristiano, en un partido que superó sucesivamente incluso al SPD, que era el partido socialista tradicional, con sus promesas populistas. y medidas redistributivas. Bajo su reinado, el SPD (socialdemócrata), el partido socialista tradicional, el representante de la izquierda socialista frente a la derecha socialista, que eran los conservadores, los socialdemócratas entraron cada vez más en declive. No tanto por su programa —la socialdemocracia no había fracasado— sino porque su programa había sido adoptado e incluso mejorado por otros. Por su CDU, el partido conservador, de Merkel, por un lado, y, en particular, por los Verdes, por el otro, que ahora han superado al tradicional partido socialista, el SPD, en términos de popularidad y se han acabado convirtiendo en la vanguardia de la izquierda socialista en Alemania. De hecho, durante la era de Merkel, los Verdes crecieron enormemente, y ahora en Alemania, las coaliciones más probables que se formarán serán coaliciones entre la CDU, el antiguo partido conservador, y los Verdes. Ellos son el futuro.

Si nos fijamos en el comienzo verde, los verdes comenzaron como abrazadores de árboles y besadores de ranas, como protectores del medio ambiente y del clima. En su opinión, los animales, las plantas, la naturaleza son nuestros iguales, con los mismos derechos. Eso revela, básicamente, su actitud fundamental, a saber, antihumana y antipropiedad privada. Para ellos, proteger el medio ambiente significa anular los derechos de propiedad privada. Y contra el orden bíblico de que se supone que debemos dominar el mundo, para ellos, el hombre no debe gobernar el mundo; de hecho, es una amenaza y sería mejor si no hiciera nada y simplemente se extinguiera, porque somos nosotros. humanos que agotan los recursos, gastan energía, alteran el medio ambiente, influyen en el clima, la atmósfera o lo que sea, y no le hemos preguntado a los recursos, la energía y el clima si está bien que lo hagamos.

Considero esto, por supuesto, indignante. Básicamente, los Verdes quieren y pretenden saber cómo proteger la naturaleza de la intervención humana. ¿Y como hacer eso? Reduces la producción. Reduces la industria. Reduces el consumo y todas las comodidades humanas hasta empobrecerte. Te das cuenta de que ésta es una de las ideas más locas de todos los tiempos, mucho peor que el socialismo tradicional, que pretendía ser el camino hacia una mayor riqueza. Eligieron los medios equivocados para hacerlo, pero por supuesto, ese era su objetivo. Y… sólo una sociedad rica puede permitirse esta tontería verde, e incluso eso sólo por un corto periodo de tiempo.

No basta con esas tonterías, además de igualar a los humanos con los animales y las plantas y para empobrecer a la gente, los Verdes también son campeones de igualar a todas las personas, todos los humanos y los estilos de vida y caracteres humanos, suponiendo que no se pueda deshacernos de los humanos por completo. Ahora, según los Verdes, las drásticas diferencias observables entre diferentes personas (sexos, demografía) son el resultado de la discriminación, del privilegio de los hombres blancos, de la explotación, del imperialismo, del colonialismo, del sexismo, etc., etc. Como bien sabe cualquier persona corriente, siempre esas cuestiones han sido el resultado de diferentes naturalezas y formas de diferentes talentos y diferentes logros.

En particular entonces, el hecho obvio de que las sociedades más exitosas, el mayor desarrollo, el pináculo de la civilización humana en toda la historia humana son sociedades occidentales, blancas, heterosexuales, dominadas por hombres con estructuras familiares tradicionales de padre-madre-hijos. Esto, la base de la civilización, es incrédulamente considerado escandaloso por los Verdes.

En consecuencia, los Verdes están ansiosos por poner en desventaja y castigar a estas personas y estructuras sociales, y en su lugar, por todos los medios a su alcance, otorgan todo tipo de beneficios, privilegios, cuotas, a todos los menos exitosos, menos talentosos, menos normales, de forma inmerecida y perversa. Los transexuales negros con cinco hijos extramatrimoniales de seis personas binarias son el espécimen más digno.

El programa completo de los Verdes es básicamente: apoyas el fracaso y castigas el éxito. Ésa es obviamente una receta perfecta para un desastre. La popularidad de esta tontería peligrosa y suicida revela lo que ya esperábamos de la enfermedad del gobierno democrático. Enmudeces a la población de manera gradual pero sucesiva. El votante típico del SPD, el viejo partido de izquierda tradicional, la vieja izquierda, eran trabajadores de cuello azul, y no querían nada más que enriquecerse, incluso si su elección de medios era incorrecta. Pero el número de trabajadores de cuello azul ha estado en constante declive durante décadas. El votante típico de los Verdes, en cambio, y también de sus líderes, la nueva izquierda, pertenecen a la clase de los parásitos. No trabajan, y en la mayoría de los casos, nunca trabajaron en el sector privado generador de valor, sino que viven de los impuestos pagados por la población trabajadora. Viven como empleados públicos y su número ha ido en constante aumento. Son trabajadores sociales, maestros, profesores, periodistas, estudiantes que nunca terminan ningún estudio y los hijos mimados de padres adinerados y miembros de ONG, organizaciones no gubernamentales. Casi todos ellos son urbanitas sin idea y experiencia sobre la vida rural, la agricultura, la ganadería, o cualquier otro negocio, para el caso; y como empleados públicos, con poco o ningún temor al declive económico, el desempleo o cualquier dificultad. En su mayoría son perdedores que fracasarían miserablemente en un entorno competitivo y que, en circunstancias normales, es decir, sin cuotas, acción afirmativa, ninguna empresa privada los contrataría. Una vez más, solo una sociedad rica puede permitirse una sobrecarga parasitaria tan creciente, e incluso eso solo por un tiempo.

Sólo una breve nota sobre la llamada AFD, la Alternativa para Alemania, que hoy en día son calificados de «nazis», pero son, en general, el mismo partido que solían ser la CDU y los conservadores tradicionales a principios de la historia de Alemania Occidental.

Lo que todavía falta para tener una imagen más o menos completa aquí es el lugar y el papel de Alemania en el orden internacional, en las relaciones internacionales y en la geopolítica. Hasta 1989 la DDR (Alemania del Este) era vasalla de la Unión Soviética. Y la BRD, Alemania Occidental (y después de 1990 también la Alemania unificada) era y sigue siendo un vasallo de los Estados Unidos. Las otras dos potencias victoriosas, Gran Bretaña y Francia, pueden pasarse por alto aquí porque también son esencialmente vasallos de Estados Unidos.

A partir de ahora me centraré sólo en Alemania Occidental, debido a su toma de control del Éste: Alemania Occidental fue el resultado de la derrota, de la ocupación militar, y sigue siendo un vasallo de Estados Unidos esencialmente hasta el día de hoy. Hay una gran cantidad de tropas estadounidenses estacionadas en Alemania. No existe un tratado de paz y, según la letra pequeña legal, Alemania carece de soberanía total hasta el día de hoy.

Hay indicadores claros de esta dominación estadounidense. La constitución de Alemania Occidental, y ahora de toda Alemania, tenía que ser aprobada por las fuerzas de ocupación. Fiestas, periódicos, medios de comunicación, libros de texto requerían una licencia por parte de los ocupantes. Hubo una puesta en marcha de programas y campañas de «desnazificación», un llamado Charakterwaesche, lavado y blanqueamiento de personas colaboradoras del régimen hitleriano. Se promovió una nueva historia ortodoxa. Los vencedores siempre escriben la historia.

Y estos reciclaje y reeducación, desnazificación, etc. fueron desarrollados y supervisados muy a menudo por emigrados de Alemania importados o reimportados, en su mayoría judíos, y la introducción del campo de la ciencia política que no existía antes; es una típica disciplina americana que no existía anteriormente.

En 1955, ese es el siguiente indicador de la dominación estadounidense, Alemania se convirtió en miembro de la OTAN bajo el liderazgo de Estados Unidos, por supuesto. Y así, Alemania se alistó y se involucró en la Guerra Fría. Dando comienzo, también en ese momento, la integración europea, que finalmente terminó con la UE y el Banco Central Europeo, con el propósito de controlar y debilitar a la derrotada Alemania como potencial potencia económica rival.

La promoción de la llamada industria del Holocausto y del exclusivo complejo de culpa alemán iba a cimentar la posición de Alemania como eternos pagadores y cualquier crítica, incluso la más mínima, de la narrativa oficial, sería castigada con penas de prisión, hasta el día de hoy. Fueron muchos alemanes los que, por contar historias «ligeramente desviadas» fueron castigados y acabaron en prisión.

Luego hay algunos indicadores débiles de la dominación estadounidense. Hubo infiltración ideológica y reeducación que fue posible, por supuesto, debido a la posición de Estados Unidos como la potencia económica más rica. Y el resultado de esta posición como el país más rico de la Tierra fue una especie de imperialismo y penetración cultural. Se entregaron invitaciones y subvenciones desde Estados Unidos a políticos, periodistas, intelectuales, académicos, y fueron financiadas por poderosas e influyentes fundaciones, por la Fundación Rockefeller, la Fundación Ford, la Fundación Carnegie, JP Morgan y, por supuesto, por las universidades estadounidenses, especialmente la universidades de la Ivy League, universidades privadas del nordeste de Estados Unidos.

Y luego estaba el establecimiento de fundaciones, instituciones e institutos financiados por Estados Unidos dentro de Alemania y también dentro de otros estados europeos vasallos de los EEUU. Y todo esto, por supuesto, para comprar la lealtad alemana, especialmente entre los jóvenes brillantes. La conexión entre la Unión Europea y EE. UU. se convirtió en el lugar y el camino a seguir para obtener dinero, influencia, prestigio, poder y éxito. Esto también llamó mi atención por supuesto, excepto que el resultado podría no haber sido el esperado.

Para nombrar solo algunas de esas instituciones influyentes además de las universidades de la Ivy League, en primer lugar, el Consejo de Relaciones Exteriores, Chatham House, los Bilderbergers, la Comisión Trilateral, el Club de Roma, el Puente Atlántico, el Instituto Aspen, el Foro Económico Mundial. Su propósito común era reunir, crear y capacitar a una élite internacional e interconectada de personas provenientes de la política, las finanzas, los negocios y la vida intelectual, todos comprometidos con el objetivo final de un gobierno mundial y un banco central mundial dirigido por ellos y sus gustos.

Los hombres destacados en estos círculos elitistas eran en su mayoría estadounidenses. Por supuesto, no sorprende, ya que EE. UU. es la mayor potencia militar y económica del mundo. Estas personas despreciaban a los pioneros de Estados Unidos y los nacionalistas como Trump, pero no a los internacionalistas de cualquier lugar, todos ellos partidarios de una agenda globalista-internacionalista. Y entre estos círculos, los judíos estaban muy sobrerrepresentados dado su pequeño número absoluto; de nuevo, como era de esperar dado su cociente intelectual promedio significativamente más alto. Los judíos están muy sobrerrepresentados prácticamente en todos los campos cognitivamente exigentes, por cierto, también es interesante subrayar que son muchos los judíos presentes en los círculos libertarios y los círculos antiglobalistas. Sólo basta piensar en Mises, Rand y Rothbard. No obstante, el número absoluto de gentiles superinteligentes y superricos supera con creces al de los judíos y, por lo tanto, aunque sería ingenuo negar el enorme poder e influencia del lobby judío, no estoy dispuesto a aceptar la tesis conspiracionista, por muy popular que sea en algunos ámbitos.

A continuación hablaré de los indicadores del éxito liderado por Estados Unidos en la dirección de la sumisión alemana en todo ello. En primer lugar, está, por supuesto, la OTAN, la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Euro: todo un éxito en la dirección de lo que vengo exponiendo. A través de estas instituciones, todos los partidos alemanes y europeos han sido cada vez más armonizados programáticamente y alineados con las ambiciones estadounidenses, primero y más fácilmente con los partidos de “derecha” como la CDU, y un poco más lentamente con el SPD de izquierda y los partidos de izquierda. , pero ahora también con los Verdes. Volveré a eso más tarde otra vez.

Y en cuanto a la dominación cultural: el carácter, la organización y los planes de estudios de las instituciones académicas y universidades estadounidenses se copiaron cada vez más en toda Europa. Incluso enseñando cada vez más en inglés. Y todas las modas intelectuales estadounidenses cruzaron casi de inmediato el Atlántico, y volveré sobre eso en un minuto. Se inició un nuevo capítulo en el proceso de globalización con el colapso y la desintegración de la Unión Soviética en la década de 1990 y el comienzo algo paralelo de la reforma económica y el ascenso de China.

Para entonces, dentro de EE. UU., también se había hecho un gran progreso moviéndose hacia la izquierda allí: los neoconservadores, un grupo de ex trotskistas (en su mayoría republicanos pero no solo republicanos) que tenían ambiciones decididamente globalistas e intervencionistas. Estados Unidos era, para ellos, una nación excepcional.

Los EE.UU. neo-estafados no abolieron la OTAN, aunque el objetivo original de la OTAN se había logrado. La Unión Soviética ya no existía, y la OTAN solo se había formado para combatir el comunismo, la Unión Soviética. Pero lo amplió, primero con la reunificación alemana. La antigua DDR ahora se convirtió en miembro de la OTAN. Y luego, rápidamente, muchas de las ahora independientes repúblicas soviéticas y estados satélites de la Unión Soviética, todos estos países siguieron el mismo camino. De modo que la hegemonía estadounidense se amplió enormemente. Además, Alemania se vio obligada a renunciar al marco alemán y adoptar el euro y pasar a depender del banco central europeo. Y la UE, la Unión Europea, se expandió más o menos en paralelo a la expansión de la OTAN, lo que impulsó aún más la centralización y debilitó doblemente a Alemania, al pasar a tener una moneda más débil —el euro— y pasar Alemania a ser pagador-financiador en toda Europa. Más y más países entraron en la nómina alemana.

Luego, los neoconservadores, en busca de un nuevo enemigo, y para satisfacer el complejo militar industrial que financiaba sus campañas y carreras, descubrieron el peligro del Islam radical y encontraron muchas razones para interferir en la guerra y orquestaron golpes de Estado y organizaron boicots contra Irak, Afganistán, Libia, Siria, Somalia, Irán, Egipto, Sudán, sin olvidar también a Serbia. Y siempre implicaron a Alemania de una forma u otra en estas empresas. Los soldados alemanes finalmente defendieron la civilización occidental en Hindukush y en Malí. Y de este lío creado por las intervenciones e invasiones extranjeras de EE. UU., como era de esperar, surgieron y aún surgen oleadas masivas de inmigración e invasiones procedentes de estos lugares, descargadas en Europa occidental, con Alemania como la mayor atracción y la más dispuesta a aceptar a estas personas. Ahí estaba de nuevo el complejo de culpa de Alemania.

El resultado es una deshomogeneización y un mayor embrutecimiento de la población para ser gobernada más fácilmente por las élites gobernantes y superar cualquier resistencia nacional o nacionalista en Alemania y también en otros países europeos frente a la mayor centralización de poderes en Europa, obviamente en los burócratas de Bruselas. En las políticas de inmigración, Europa, especialmente Merkel-Alemania, siguió realmente el patrón establecido por los EEUU de «fronteras abiertas» y de inmigración indiscriminada, apoyada por los globalistas y con la oposición de la mayoría de los estadounidenses. En los EE.UU., esto significó una inmigración libre para Centro y Sur América y el tercer mundo para asegurar una mayoría electoral permanente de la izquierda.

En cualquier caso, sin embargo, ni a los EE. UU. ni en Europa con sus invitados del Cercano Oriente y África llegaron genios y gente productiva como prometieron, sino en su mayoría ignorantes y pobres que terminaron en el paro y contribuyeron poderosamente a aumentar las tasas de criminalidad. Y fue en relación con la invasión de Europa provocada por Estados Unidos por hordas de africanos y del Medio Oriente que la práctica estadounidense y la moda de la acción afirmativa que comenzó allí en la década de 1960 con los negros y luego se expandió sucesivamente a grupos cada vez más desfavorecidos, hasta llegar a los transexuales en la actualidad, cuyo único logro es exhibirse y parlotear sobre ser transexuales u homos, lo que sea. Ahora, todo eso se afianzó también en Europa, con Alemania de nuevo a la cabeza y los Verdes siempre al frente de la batalla contra el racismo, el sexismo, la xenofobia,

Pero, al parecer no bastaba, no era suficiente: si quieres avanzar en un programa globalista, tienes que inventar problemas globales para racionalizar tus actividades. Fundamentalmente, todos los problemas y dificultades en la vida humana son problemas individuales que deben resolverse individualmente o en cooperación voluntaria con otros. Los llamados problemas sociales como la desigualdad de ingresos o la pobreza, por ejemplo, son problemas cuya solución supuestamente requiere un estado coercitivo. De hecho, se inventan para legitimar la acción estatal: gangsterismo, robo y redistribución. El problema del cambio climático, calentamiento o enfriamiento global, también es un problema individual y ha sido tratado como tal a lo largo de milenios. Los dueños de propiedades privadas hacen ajustes en reacción a los cambios en el clima. Pues el clima es un fenómeno en constante cambio y no existe un «óptimo climático», nunca ha existido.

Pero las élites globalistas, con los EE. UU. —Al Gore viene inevitablemente a la mente al respecto— lograron transformarlo y redefinirlo en un problema global que requiere para su solución medidas supuestamente globales o internacionales, y la canalización de enormes fondos en organizaciones intergubernamentales internacionales, conferencias , instituciones que desarrollan afanosamente escenarios de terror para justificar e interferir con la producción, el consumo y todas las actividades humanas en todas partes del mundo, y así sucesivamente erosionan lo que queda de los derechos de propiedad privada.

De hecho, mientras tanto, ha crecido una enorme industria del cambio climático, con miles y miles de parásitos, financiados, directa o indirectamente, por dinero del gobierno y hordas de apoyo de parásitos económicos y activistas climáticos. En Alemania en particular, los Verdes se han convertido en algunos de los defensores más fanáticos de esta moda globalista. Yo lo llamaría «religión».

Y los llamados negacionistas climáticos han sido tratados cada vez más como parias y víctimas de la nueva cultura de cancelación. Alemania pretende, de esa manera, seguir siendo la tierra de los «dichter», de los poetas. Curiosamente, el líder verde, el Sr. Habeck, el ministro de economía, es el autor de cuentos de hadas para niños. Pero ciertamente Alemania ya no es la tierra de los pensadores ni de los poetas.

Ahora, el próximo impulso hacia la globalización, la transferencia y concentración del poder en manos de una élite internacional centrada y dirigida por los EE. UU., y al igual que la crisis climática global que todavía nos acompaña hoy, llegó con la llamada pandemia de Covid. El origen del virus todavía está algo en disputa, pero cada vez hay más pruebas de que fue el resultado de un excepcional ataque imprudente de guerra biológica estadounidense contra China e Irán. En cualquier caso, la salud y la prevención de enfermedades o infecciones también son problemas individuales que entran en el ámbito de la responsabilidad individual y la distinción entre una persona sana y una enferma o infecciosa se hacía basándose en síntomas o indicadores duros.

Durante la pandemia de Covid, las élites globales, en estrecha cooperación con el complejo industrial farmacéutico, descubrieron que se puede fabricar una crisis de salud global y un pánico basado no en indicadores duros como síntomas, enfermedades graves o incluso la muerte, sino únicamente y simplemente basado en alguna prueba artificial que tenía, en el mejor de los casos, solo un poder predictivo mínimo con respecto a una enfermedad grave o muerte. Y sin estas pruebas, la mayoría de las personas ni siquiera se habrían dado cuenta de que estaban enfermas. Sin pruebas no hubiera habido crisis sanitaria, porque en realidad el Covid no tuvo consecuencias más graves que una gripe severa. Excepto ahora, sobre la base de las pruebas de Covid, la economía resultó dañada. En realidad, se estableció una economía de mando central. Los resultados de las pruebas fueron utilizados por los poderes fácticos para restringir las libertades humanas y los derechos de propiedad de una manera sin precedentes. Asumieron y tomaron medidas y poderes totalitarios para supuestamente evitar una catástrofe inminente. Se aplicaron arrestos domiciliarios, toques de queda, cierres de negocios, prohibiciones de trabajo, producción, viajes, circulación y asociación, y se obligó, incluso se obligó, a las personas a someterse a una inyección con una supuesta vacuna que no fue probada, cuyos productores había sido eximido de cualquier responsabilidad por efectos secundarios, y eso resultó en gran medida ineficaz.

Además, a la gente le molestaba los requisitos de certificados y permisos para volver a llevar una vida normal. Nuevamente, en este evento, Alemania resultó ser uno de los países más obedientes y autoritarios. Solo Austria fue aún peor en este sentido, pero Austria dio un ligero giro un poco más tarde. Es mucho más suave ahora que en Alemania, donde todo esto continúa.

Y la mayoría de la gente, eso fue algo asombroso, la mayoría de la gente siguió tímidamente las órdenes contradictorias y en constante cambio dadas por sus líderes políticos e impostores y sus supuestos expertos y asesores extraídos y pagados por la industria farmacéutica, cuyas predicciones resultaron ser falsas, fabricadas o simplemente inventadas. Aún así, hubo poca o ninguna resistencia y luego solo una muy tímida, lo que me enseñó una lección importante: a saber, lo difícil que es y lo difícil que se ha vuelto resistir las órdenes del gobierno o del estado, incluso si son de lo más totalitario.

A nosotros, mi generación, nos habían enseñado a criticar y culpar a nuestros padres por su supuesta cobardía durante la época nazi. Ese era un programa estándar en las escuelas alemanas. Pregunta a tus padres. ¿Qué hiciste? ¿Por qué no hiciste nada? 

Y lo que aprendí del comportamiento de la gente durante la crisis del Covid fue: me dio una lección de humildad porque, ¿qué hice? ¿Qué hicimos todos? Aunque obviamente fue mucho menos dramático y malvado que lo que sucedió durante el período nazi. No, no nos resistimos. Así que me sentí honrado por esta experiencia y de alguna manera pude entender cómo estas cosas también les suceden a otras personas. Bueno, con esto, mi primera parte del discurso ha terminado. Les daré 15 minutos y luego regresaremos para la segunda parte…

FUENTE: https://www.lewrockwell.com/2022/10/hans-hermann-hoppe/hans-hermann-hoppe-growing-to-understand-contemporary-germany-and-weep/

Hans-Hermann Hoppe es miembro distinguido del Instituto Mises y fundador y presidente de Property and Freedom Society . Es autor de Democracia: El Dios que Fracasó y El Mito de la Defensa Nacional

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: