HISTORIA DE LA BRIGADA JUDÍA AL SERVICIO DE SU MAJESTAD, DURANTE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL I PARTE

David Odalric de Caixal i Mata: Historiador Militar, experto en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista. Director del Área de Seguridad y Defensa de INISEG (Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global). Director del Máster oficial en Historia Militar INISEG- Universidad Pegaso (Italia). Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY). Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army) Miembro asesor de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid). Membership in support of the Friends of the Israel Defense Forces.

Los judíos, todos aquellos que pudieron rebelarse y resistir lo hicieron, el símbolo más emblemático de todos ellos está representado por el Levantamiento del Gueto de Varsovia, hubo levantamiento y resistencia en otros guetos, incluso en Auschwitz. Estaban los guerrilleros judíos que luchaban en los bosques y todos aquellos que integraron los cuerpos de la Resistencia en Francia, Holanda, Grecia y otros países. Todos ellos combatieron heroicamente como guerrilleros y partisanos. También debemos recordar entre ellos a los cerca de 1000 judíos italianos clandestinos- el 4 por ciento de la población judía italiana, en un porcentaje superior al del resto de la población italiana entraron en la Resistencia, como partisanos, entre los que figuraban importantes figuras como Primo Levi, Eugenio Curiel, Vittorio Foa, Pino Levi Cavaglione, Liana Millu, Enzo y Emilio Sereni, Elio Toaff, Umberto Terracini, Leo Valiani, Giulio Bolaffi. En realidad, nombrarlos a todos, a los judíos franceses, hombres y mujeres, a los griegos, a los de Europa Oriental, a los que lucharon heroicamente en las montañas de Creta para impedir el paso de los nazis hacia Egipto en lo que fue la batalla del Alamein. Pero de quienes queremos hablar ahora es de los judíos que lucharon en la Segunda Guerra Mundial, sus tumbas, con el Maguen David pueden verse en el cementerio norteamericano de Normandía, en Francia, en el de Arlington, en Estados Unidos. En esta guerra combatieron 1.500.000 judíos, 500.000 en la Unión Soviética, de los cuales regresaron 300.000. 120.000 murieron en acción y 80.000 fueron llevados cautivos por los nazis y asesinados. Más de 160.000 judíos de todos los rangos recibieron citaciones al mérito militar y más de 150 fueron honrados con el título de «Héroe de la Unión Soviética«, el honor más elevado conferido por ese país.

En el ejército de los Estados Unidos sirvieron 550.000 soldados judíos, en todos los frentes. Alrededor de 28.000 cayeron en combate, y más de 36.000 recibieron condecoraciones por méritos. Soldados judíos participaron en la liberación de campos. Unos 100.000 judíos combatieron en las filas del ejército polaco durante la invasión alemana. Comprendían el 10% de las tropas, de acuerdo con su proporción en la población del país. Durante los combates murieron, fueron declarados perdidos en acción o fueron tomados prisioneros cerca de 30.000 soldados judíos. Aproximadamente 17.000 judíos se alistaron en las fuerzas armadas canadienses, que constituían más de una quinta parte de toda la población masculina judía en el país. También lucharon en esa guerra soldados judíos australianos, neozelandeses, y también refugiados judíos alemanes que lucharon en el ejército británico.

Sobre el proyectil, se lee en hebreo el mensaje: Obsequio a Hitler

Se considera que en la Segunda Guerra Mundial combatieron cerca de 5.000 sin olvidarnos de aquellos judíos que llegaron de Palestina y se lanzaron en paracaídas para participar en la defensa de los suyos. Entre ellos Enzo Sereni que cayó en manos de los nazis que lo asesinaron y Jana Szenes, la joven sionista húngara que también fue asesinada por los nazis. Después de la Primera Guerra Mundial, los británicos y los franceses reemplazaron al imperio Otomano como los poderes preeminentes en el Oriente Medio. Este cambio acercó el Movimiento sionista, el objetivo de crear un estado judío, la Declaración Balfour de 1917 indicó que el gobierno británico apoyó la creación de una patria judía en Palestina en principio, marcando el primer apoyo oficial a los objetivos sionistas. Condujo a una oleada de emigración judía en 1918-1921, conocida como «Tercera Aliá» la Liga de las Naciones incorporó la Declaración en el Mandato británico para Palestina en 1922. La inmigración judía continuó durante las décadas de 1920 y 1930, y la población judía se expandió en más de 400.000 antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. En 1939, sin embargo, el gobierno británico de Neville Chamberlain parecía rechazar la Declaración Balfour en el Libro Blanco de 1939, abandonando la idea de establecer un dominio judío. Cuando el Reino Unido declaró la guerra a la Alemania nazi en septiembre de 1939, David Ben-Gurion, el jefe de la Agencia judía declaró: «Lucharemos contra el Libro Blanco como si no hubiera guerra, y pelearemos la guerra como si no hubiera Libro Blanco«

Enciclopedia del Holocausto – Museo Memorial del Holocausto de los Estados Unidos
Retrato grupal de miembros de la brigada judia en inglaterra.

Orígenes de la brigada judía

Chaim Weizmann, el presidente de la Organización sionista (ZO), ofreció al gobierno británico la plena cooperación de la comunidad judía en la Palestina del Mandato. Weizmann trató de establecer una formación de lucha identificable judía dentro del ejército británico. Su solicitud de una formación separada fue rechazada, pero los británicos autorizaron el alistamiento de voluntarios palestinos en el Cuerpo del Servicio del Ejército Real y en el Cuerpo de pioneros, con la condición de que se aceptara un número igual de judíos y árabes. los Agencia judía Inmediatamente recorrió las oficinas locales de la Bolsa de Trabajo para reclutar suficientes árabes desempleados como «voluntarios» para igualar el número de voluntarios judíos, y otros fueron reclutados de los estratos más bajos de la población árabe ofreciendo recompensas en efectivo por el alistamiento. La calidad de los reclutas fue, como era de esperar, abismalmente baja, con una tasa de deserción muy alta, particularmente entre el componente árabe, de modo que al final la mayoría de las unidades terminaron formadas en gran parte por judíos. Los voluntarios se formaron en una unidad de arrieros RASC y una Compañía Operadora Portuaria RASC, y en las Compañías Pioneers 601 a 609 (todas menos dos pérdidas durante la Campaña de Grecia, y las dos últimas regresaron a Palestina y se disolvieron allí). A partir de 1942, se formó un gran número de unidades mixtas palestinas árabes / judías, todavía con la misma composición étnica mixta y los mismos problemas de calidad encontrados en las Compañías Pioneers, incluidas seis Unidades de Transporte RASC (judías), una unidad femenina de Servicio Territorial Auxiliar y una unidad femenina del Servicio Territorial de la Fuerza Aérea y varios auxiliares en unidades locales de la Cuerpo de artillería del ejército real, Ingenieros reales y Cuerpo médico del ejército real. Nueve compañías de infantería que no son de combate, también se crearon como parte del Regimiento Real de Kent del Este («los aficionados«), para ser utilizados como guardias para los campos de prisioneros de guerra en Egipto. En agosto de 1942 el Regimiento Palestino se formó, nuevamente plagado por el mismo reclutamiento mixto y sus problemas asociados de baja calidad (el regimiento fue llamado burlonamente los «Cinco Regimientos Piastre«, debido a la gran cantidad de «voluntarios» árabes que se habían alistado solo por la bonificación en efectivo proporcionada por el Agencia Judía).

Vehículos de la Brigada Judía en Italia, 24 de marzo de 1945

Sin embargo, no había una formación designada totalmente judía digna de combatir. Los grupos judíos solicitaron al gobierno británico que creara tal fuerza, pero los británicos se negaron. En ese momento, el Libro Blanco estaba en vigor, limitando la inmigración judía y la compra de tierras.  Algunos funcionarios británicos se opusieron a la creación de una fuerza de combate judía, temiendo que pudiera convertirse en la base de la rebelión judía contra el dominio británico. En agosto de 1944, Winston Churchill finalmente acordó la formación de una «Brigada Judía«. De acuerdo con Rafael Medoff, Churchill consintió porque estaba «conmovido por la matanza de los judíos húngaros [y] esperaba impresionar a la opinión pública estadounidense”

Creación de la Unidad

Más de 30.000 judíos del Mandato Británico de Palestina se ofrecieron como voluntarios para servir en las Fuerzas Armadas Británicas, de los cuales 734 murieron durante la guerra. La brigada y sus predecesores, el Regimiento Palestino y las tres compañías de infantería que se habían formado, se componían principalmente de judíos de Oriente Medio. La brigada estaba representada por soldados judíos de 50 nacionalidades. Muchos eran refugiados, desplazados de países que fueron ocupados o controlados por las potencias del Eje en Europa y Etiopía. Voluntarios del Reino Unido, y el Commonwealth, y otras democracias occidentales, también aportaron contingentes.

Después de los primeros informes de las atrocidades nazis en el Holocausto, estas atrocidades fueron hechas públicas por las potencias aliadas en la primavera y principios del verano de 1942. El Primer ministro británico Winston Churchill envió un telegrama personal al presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt sugiriendo que «los judíos … de todas las razas tienen el derecho de atacar a los alemanes como un cuerpo reconocible». El presidente respondió cinco días después diciendo: «No percibo objeciones …» Después de muchas dudas, el 3 de julio de 1944, el Gobierno británico consintió en el establecimiento de una brigada judía con oficiales superiores judíos y no judíos cuidadosamente seleccionados. El 20 de septiembre de 1944, un comunicado oficial de la Oficina de Guerra anunció la formación del Grupo de Brigada Judía del Ejército Británico y la sede del Grupo de Brigada Judía se estableció en Egipto a fines de septiembre de 1944 (la formación se denominó grupo de brigada debido a la inclusión bajo el mando de un regimiento de artillería). los Bandera sionista fue aprobado oficialmente como su estándar. Incluyó a más de 5,000 voluntarios judíos de la Palestina obligatoria organizados en tres infanterías batallones de la Regimiento Palestino y varias unidades de apoyo.

1er Batallón, Regimiento Palestino

2do Batallón, Regimiento Palestino

3er Batallón, Regimiento Palestino

200o Regimiento de Campo (Artillería real)

El Guardián de Manchester publicó: «El anuncio de que una brigada judía peleará con el ejército británico es bienvenido, aunque con cinco años de retraso. Uno lamenta que el gobierno británico haya tardado tanto en aprovechar una gran oportunidad». El Estado judío en la región que se convirtió tras el Mandato Británico de Palestina, en la nueva (Eretz Israel). El mando de la Brigada fue asignado al General de Brigada Levi Benjamin, de 44 años y de origen judío, oficial del ejército regular que había servido en los Ingenieros Reales y por entonces dirigía la Escuela Central de Entrenamiento de Italia. La Brigada estaría integrada por tres batallones de infantería (1º, 2º y 3º), dos regimientos de artillería de campaña y tropas de apoyo. Las tropas se reunieron en Fiuggi, donde recibieron una rápida pero dura instrucción de combate en condiciones difíciles. Los hombres deseaban entrar en acción antes de que el final de la guerra les privara de su oportunidad de venganza. Así al cabo de unas semanas ya habían alcanzado un óptimo nivel de adiestramiento para entrar en batalla. Una vez desembarcada en Italia y en lucha contra las divisiones alemanas, la Brigada se distinguió con sus acciones, avanzando constantemente, causando muchas más víctimas que las sufridas por ellos. Pese a que el orgullo, la furia y el coraje con que la Brigada Judía luchaba no podían ser negados por nadie, ellos no lograron el respeto del Alto Mando Británico. Luego de la derrota de los nazis, la Brigada tenía su propia agenda, que era determinada mayormente desde Tel Aviv, antes que desde Londres. Al mismo tiempo la Brigada brindó una valiosa ayuda a los refugiados, muchos de ellos totalmente desamparados, que luchaban desesperadamente por sobrevivir a través de Europa. Los soldados judíos no solo proveían de fuerza y apoyo logístico a aquellos que se iban hacia Palestina, les proporcionaban la certeza de que la catástrofe de la Shoá no sería el destino final del Pueblo Judío. La misma Estrella de David que había sido usada por los nazis como una marca de vergüenza se convertiría en símbolo de orgullo para la nación que estaba por nacer. La Brigada Judía era la semilla que florecería en el Ejército Israelí de Defensa y que le daría al famoso ejército más de 35 generales. Las famosas frases “El Año que Viene en Jerusalem” y “Nunca Más” son en cierto modo la historia de esta Unidad de Combate Judía que comenzó como una resistencia armada a la victimización y finalizó como un componente vital de una nueva Nación.

Los hombres de la Brigada Judia viajan en un tanque Churchill en el norte de Italia, 14 de marzo de 1945 (Por Bowman (Sgt), No 2 Army Film & Photographic Unit – https://media.iwm.org.uk/iwm/mediaLib//47/media-47725/large.jpg Esta es la fotografía NA 23041 de las colecciones de los Museos de la Guerra Imperial. Dominio público https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=25296209)

Las tropas parten para el frente

La Agrupación de Infantería de la Brigada Judía fue una formación militar del ejército británico que sirvió en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. La brigada fue creada en 1944 y parte de su experimentado personal fue empleado contra las Potencias del Eje en Grecia, Oriente Medio y en África oriental. A principios de marzo, partieron de Fiuggi hacia el frente. La ciudad de Roma fue testigo de un momento histórico y lleno de emoción: los vehículos de la Brigada Judía adornados con insignias azules y blancas además de con la estrella de David, pasaron por la Puerta de Tito, donde 2000 años antes habían desfilado como esclavos de Roma. Cuando salieron de la ciudad se dirigieron hacia la línea del frente de Cervia, cerca de Faenza, en la costa adriática, donde se desplegaron junto a una inmensa agrupación de fuerzas venidas de todos los rincones del Imperio Británico, para participar en el ataque final que sería pronto. Después de un corto periodo de reorganización, los tres regimientos avanzaron dispuestos a tomar sus posiciones de combate en el frente. La brigada tenía por misión relevar a algunas unidades de la 2ª División Neozelandesa y la 1ª División Canadiense que se alegraron mucho de ser reemplazadas para poder descansar en las playas cercanas. Ya se estaban aclimatando a la rutina del frente, a la espera de su entrada definitiva en la línea, que siempre se consideraba como un periodo difícil.

El brigadier Ernest Benjamin, comandante de la brigada judia, inspecciona el 2º batallon en Palestina, octubre de 1944.

El 20 de septiembre de 1944, en la BBC de Londres Winston Churchill anunció que “El gobierno de Su Majestad, ha decidido que la Brigada Judía puede integrar y tomar parte activa en las operaciones( bélicas)” Estas pocas y simples palabras electrificaron a los judíos donde quiera que las escucharan, en los campos de refugiados, en el Protectorado Británico de Palestina, y por sobre todo, en los ejércitos aliados que estaban luchando en el frente, donde miles de judíos participaban de todas las acciones bélicas. Este era el momento que ellos habían estado esperando y rogando que se produjera: la posibilidad de luchar contra los nazis bajo una bandera con la Estrella de David. Luego de una historia de 2000 años los judíos podían formar una brigada unida para luchar contra las hordas que habían asesinado a tantos de los suyos. Los 5.500 hombres de la Brigada representaban a 52 nacionalidades que hablaban 20 lenguas diferentes.

A las 4:00 horas del 4 de marzo de 1945, en plena noche el 2º Batallón dejó la zona de agrupamiento y después de pasar por la tranquila ciudad de Rávena, llegaron al sector del frente que les había sido asignado en Mazzano-Alfonsino. Podían oírse los disparos y en el aire se respiraba olor a batalla: hacia retaguardia pasaban ambulancias y junto a la carretera había más de un tanque Churchill ennegrecido por el fuego y abandonado. La tensión aumentó. Los hombres sabían que se acercaba su primera batalla, su bautismo de fuego. En un cruce el batallón se encontró con un oficial que agitaba su linterna y que los llevó hasta un pequeño bosque cercano a la carretera para estar a cubierto. Allí los jefes de compañía reunieron a sus hombres y les informaron, llevándolos después al frente. En la línea del frente estaba el 9º Regimiento de Lanceros Reales de la Reina, que mantenía el sector bajo mando de la 8ª División India de Infantería, a cuyas órdenes estaría la Brigada Judía. Allí se les unieron el resto de los hombres. Aunque la Brigada Judía había recibido instrucción completa y los hombres estaban deseosos de entrar en acción, el General Richard McCreery, comandante del VIII Ejército, se dio cuenta de que pocos de sus hombres habían recibido su bautismo de fuego, por lo que decidió tenerlas en un sector del frente relativamente tranquilo, enfrentándose a tropas enemigas de segundo orden, antes de enviarlas a que combatieran con las mejores divisiones alemanas que controlaban un sector.

Primera brigada judia de un ejército, en el ejercito britanico de 1944 SGM – (Imagen de stock). No 1 Army Film & Photographic Unit, Oldham A (Sgt) – Esta es la fotografía E 29794 de las colecciones del Museos de guerra imperial. El mandato británico en Palestina 1917-1948 Hombres de 1er batallón, brigada judía al paso de una marcha. La Brigada judía se formó en septiembre de 1944 y luchó en Italia bajo el Octavo Ejército británico.

El sector Alfonsino en el que se desplegó la Brigada Judía, era una zona bastante llana atravesada por varios canales. Dos de los batallones se desplegaron a lo largo del canal Fosso-Vetro, en frente de una zona de tierra de nadie donde había varias granjas aisladas que servían de puntos de observación. Algunas estaban en poder de los alemanes. Estos estaban integrados por dos unidades. La 362ª División de Infantería formada por soldados austriacos, que apenas había sobrevivido al frente ruso, y estaban agotados y moralmente derrotados. Ya habían participado en combates cerca de Anzio y ya habían tenido suficiente. Su cuadro de mando tenía un alto nivel y su jefe, el General Reinhardt, era un nazi acérrimo, a pesar de lo adelantada de la guerra. La otra unidad alemana era la 42ª División de Cazadores de Montaña, mandada por el General Karl Jost, era una unidad con poca experiencia. Solamente había participado en combates contra partisanos en Yugoslavia, y en el frente italiano, apenas habían intervenido. La mayoría de sus hombres eran de avanzada edad de Austria y Alsacia, y su motivación no era muy alta. Sin embargo, los alemanes estaban bien atrincherados en posiciones fortificadas. Tenían además el apoyo de la artillería pesada y los morteros. Los alemanes destacaban especialmente en la eficacia de sus patrullas nocturnas, y las mismas se convirtieron en la principal preocupación de la Brigada Judía.

Los primeros días en el frente se emplearon en actuar con patrullas de combate y el 6 de marzo la brigada sufrió las primeras bajas. Dos hombres del 1 Batallón resultaron heridos por fuego de mortero alemán, y un oficial y dos soldados fueron heridos por una mina trampa que estaban intentando quitar. El General Benjamin ordenó que todas las patrullas actuaran con zapadores que limpiarían el camino de minas. El 16 de marzo, durante una patrulla nocturna dirigida por el teniente Bob Hendler, emboscaron a otra patrulla alemana matando a varios de sus componentes. A la mañana siguiente los alemanes intentaron evacuar a sus heridos bajo bandera de la Cruz Roja; mientras tanto el 3 Batallón organizó un ataque sobre el canal Fosso-Vetro y consiguió atravesarlo con la ayuda de varias lanchas neumáticas. No encontraron oposición pues la 42ª División de Montaña estaba ocupada evacuando a sus heridos. Mas tarde, ese mismo día, los alemanes respondieron con una intensa cortina de Nebelwerfer que hirió a varios hombres. Los alemanes empezaron a evacuar algunas de sus posiciones más adelantadas.

El Brigadier General Ernest Frank Benjamin, comandante de la Brigada Judía, inspecciona el Segundo Batallón. Palestina, octubre de 1944

El 19 de marzo fue el día en que la Brigada Judía libro su primera batalla auténtica. Dos de los batallones en primera línea el 2º y el 3º, recibieron órdenes de enviar patrullas de combate. En el sector del 2º Batallón, las patrullas avanzaron hasta el canal Fosso Vecchio, a unos 800 metros de las posiciones de partida. La patrulla de la Compañía C conducida por el sargento Yehuda Harrari, partió a las 10:00 horas, después de despejar el camino de minas, llegó al mediodía a una presa de tierra elevada paralela al canal. A poca distancia les seguía el pelotón del teniente Meir Sarudinski con el que mantenía contacto por radio. Harrari se detuvo a buscar un lugar por donde cruzar el canal, cuando su patrulla comenzó a recibir fuego intenso de ametralladoras Spandaus situadas en las casas de la zona norte del canal. A las ametralladoras se le sumaron los morteros, que causaron algunas bajas. Mientras trataban de flanquear a los artilleros alemanes entraron en un campo de minas, lo que les obligó a retirarse. Harrari localizó a los artilleros alemanes y empezó a dispararles con su Bren hasta que consiguió silenciarlos.

La patrulla siguió avanzando hasta llegar a un nudo ferroviario donde encontraron una posición alemana de ametralladora abandonada, en una grieta abierta en la pared de la presa. Sobre la línea del agua se veían las vigas de un puente demolido. Harrari pensó que sería un paso perfecto para atravesar el canal, pero le ordenaron esperar a que llegara el oficial Sarudinski con sus hombres. Poco después vieron llegar al pelotón avanzando agachados y registrando el terreno que tenían delante. Cuando Harrari les indicaba donde estaban las posiciones enemigas, estos abrieron fuego con armas ligeras y morteros de manera precisa sobre los recién llegados.
Harrari intentó conducir a su patrulla a través de la posición de la ametralladora abandonada, para luego atravesar el canal por las vigas y atacar al enemigo por la retaguardia. Cuando se disponía a avanzar, el zapador Motti Sharoni le pidió que le dejase avanzar a el primero. Por suerte para todos lo hizo, porque después detectó un campo de minas dispuesto a lo largo de la línea del agua, sobre el que Harrari habría pisado irremediablemente. Sharoni levantó dieciséis minas en cuestión de minutos usando su sonda y se deshizo de ellas echándolas al canal. Cuando el camino estaba libre, Harrari se puso de nuevo a la cabeza del grupo avanzando cuerpo a tierra. Descubrió a un tirador alemán a unos 50 metros que se dirigía hacia él. Cuando le tenía a unos 5 metros, se levantó bruscamente y le disparó una ráfaga con su Bren.

Unidades judías en el ejército británico

Junto a la orilla, el pelotón fue atacado por una cortina de fuego de mortero, lo que provocó nuevas bajas. Sarudinski intentó desplazar a algunos de sus hombres hacia la derecha, pero entraron en un nuevo campo de minas. A las 14:00 horas la situación era crítica y la plana mayor del batallón, ordenó al resto de la Compañía C, al mando del capitán James Rabinovicz, que atacara al enemigo. Sin el apoyo de la artillería no era una tarea fácil, y al poco tiempo toda la compañía estaba bajo un fuego intenso, disparado desde la aldea de La Giorgetta. Al no tener apoyo ninguno quedaron bloqueados, y en pocos minutos tuvieron más de una docena de bajas. Ante tales circunstancias la retirada parecía inevitable. El teniente Sarudinski y sus hombres cubrieron la retirada de la Compañía C y consiguieron aislar a algunos alemanes disparándoles desde una casa abandonada. Sarudinski comprobó que las salvas de los morteros eran de seis proyectiles haciendo una pausa entre cada una de ellas. Cronómetro el tiempo que duraban las salvas, y logró llevar a cabo una retirada aprovechando los intervalos. El frustrado ataque sobre el canal Fosso Vecchio fracaso por la falta de apoyo. El General Benjamin destituyó al coronel que estaba al mando de la operación y lo reemplazó por el Mayor Gash. En esta acción se concedieron tres medallas, las primeras de la Brigada Judía. Ese mismo día partió otra sección de patrulla del 3º Batallón bajo el mando del teniente Anthony Van Gelder, un judío inglés que, voluntariamente, había abandonado su propio regimiento, los Sherwood Foresters, para servir en la Brigada. Van Gelder era un líder nato y ya había vivido de cerca la guerra. Había intervenido en Cassino, por lo que este sector era una balsa de aceite para él. Aquella tarde condujo su patrulla en la toma de tres puestos avanzados alemanes cerca de La Giorgetta. Capturaron 12 prisioneros, Los alemanes no tenían ni idea de quien les había capturado, hasta que el sargento Reinhold, alemán de nacimiento, les dijo en un perfecto alemán que era un judío de Palestina. Los prisioneros se quedaron blancos, sin embargo, los soldados judíos llevaron a los prisioneros al cuartel general de la compañía. Estos soldados alemanes fueron más afortunados que los judíos que estaban por Europa.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: