ESG, «Environmental Social Governance» (Responsabilidad Social Corporativa): una herramienta-palanca usada por los globalistas, comunistas-woke e intervencionistas para tomar el poder

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN.

Los criterios ESG se refieren a factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo que se tienen en cuenta a la hora de invertir en una empresa. Aunque su origen se remonta a varias décadas atrás, en los últimos años se han convertido en la referencia de la inversión socialmente responsable (ISR).

La forma de actuación de las grandes empresas -y algunas no tan grandes- en lo que respecta a intervenir en política ha sido bastante extraña en los últimos años. 

La regla general durante décadas en los EE. UU. y Europa fue que las empresas procuraban evitar inmiscuirse en las disputas públicas sobre agendas políticas siempre que fuera posible y, si contribuían a las campañas electorales, gastarían dinero discretamente en candidatos de los partidos «más representativos» para cubrir sus apuestas. Sin embargo, algo cambió alrededor de 2015-2016.  

¿Fue la elección sorpresa de Donald Trump? Trump probablemente fue accidental. Pero, lo que sí es claro es que los conservadores y quienes no están dispuestos a renunciar a la libertad han vuelto en los últimos años a sus orígenes y han retomado la idea de que el mejor gobierno ha de ser un gobierno pequeño, que debe estar presente el constitucionalismo, también el pensamiento independiente, la meritocracia y la descentralización. Fue entonces cuando las grandes empresas decidieron, de manera asombrosa, girar completamente hacia la izquierda.

Los promotores del «nuevo orden mundial», la izquierdista globalista se dieron cuenta de que no podían sofocar el ascenso de las personas conservadoras defensoras de la libertad, sin consolidar su control abiertamente, y las grandes empresas son una gran parte de esa estrategia.   

Las empresas de Wall Street, Entertainment Media y Big Tech donaron MUCHO más a los candidatos demócratas en los últimos años en comparación con los candidatos republicanos, lo mismo ha sucedido en el reto del mundo occidental. En las elecciones presidenciales de 2020 gastaron un 250% más en la campaña de Joe Biden que, en la de Donald Trump. Pero más allá de eso, muchas empresas se han «despertado», se han vuelto más agresivas y se han inclinado abiertamente, sin rodeos, hacia el iquierdismo-globalista. 

Los discursos de justicia social de «equidad, diversidad e inclusión» dominan la cultura corporativa y, aunque el sesgo izquierdista siempre ha sido un problema entre los elitistas de Hollywood y la industria de entretenimiento, las cosas han empeorado en el último lustro.

Ese izquierdismo agresivo es atribuible al movimiento ESG (Environmental, Social and Corporate Governance), un instrumento de fundaciones globalistas como la Fundación Ford, la Fundación Rockefeller y el Foro Económico Mundial. También se le conoce como «Capitalismo de partes interesadas»  e “inversión relacionada con la misión”. El capitalismo de las partes interesadas es solo otro eufemismo para enmascarar al social-comunismo globalista, y ESG es una metodología de control que dicta cómo se tienen que comportar las empresas políticamente.  

El término «ESG» fue acuñado originalmente por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente  en 2005, pero la metodología no se aplicó completamente en el ámbito empresarial hasta los últimos seis años, cuando la inversión en ESG ha llegado a cotas inimaginables. 

Hay algunas personas que argumentarán que ESG no es un verdadero mecanismo «comunista» porque el comunismo implica técnicamente que el estado tome el control de los medios de producción. Estas personas son ignorantes o están actuando deliberadamente con una mente obtusa. El comunismo trata tanto de controlar la cultura como de controlar la economía.    

Las diversas empresas son en el fondo creaciones de los gobiernos y viceversa; están dirigidas por los gobiernos, reciben ventajas legales especiales, incluida la personalidad corporativa, (también, a menudo los gobiernos reciben trato de favor, protección especial de las grandes corporaciones), incluidas ayudas de los bancos centrales y un escudo contra litigios civiles. Los gobiernos y las grandes empresas trabajan estrechamente unidos para mantener vivas ciertas instituciones.  

Se podría llamar a esto una extraña mezcla de comunismo y fascismo; el punto es  que las líneas se han desdibujado más allá de todo reconocimiento y la ideología de la gente en el poder es específicamente izquierdista/comunista/globalista. Las grandes empresas ya tienen apoyos gubernamentales para proteger el statu quo corrupto, pero ESG está diseñado para obligarlas a tomar partido políticamente, sin rodeos, sin disimulo… incluso renunciando a conseguir ganacias.

Evidentemente, hablar de ESG es hablar de dinero;  préstamos otorgados por los principales bancos y fundaciones a empresas que cumplen con las pautas del «capitalismo de las partes interesadas». Las empresas deben demostrar que están buscando activamente un entorno empresarial que  priorice las virtudes del despertar  y las restricciones del cambio climático. Esas ayudas no son una fuente de ingresos predominante, pero los préstamos ESG son muy específicos, de momento están creciendo en tamaño y son muy fáciles de obtener siempre que una empresa esté dispuesta a predicar el evangelio de la justicia social lo más fuerte posible. .

Los estudios Insights de Deloitte  muestran que los activos ESG fueron el 16 % anual entre 2014 y 2018, ahora representan el 25 % de los activos totales del mercado, y creen que ESG podría representar el 50 % de la participación de mercado a nivel mundial para 2024. 

Estos préstamos se convierten en una forma de apalancamiento sobre el mundo de los negocios: una vez que prueban ese dinero fácil, siguen regresando.  Muchos de los objetivos de préstamo adjuntos a ESG rara vez se cumplen y las sanciones son pocas y distantes entre sí. Principalmente, una empresa financiada por ESG debe hacer propaganda, eso es todo. Deben hacer propaganda a sus empleados y deben hacer propaganda a sus clientes. Mientras hagan esto, ese dulce préstamo de capital seguirá fluyendo.  

Es suficiente para mantener a las corporaciones adictas, pero no lo suficiente para mantenerlas saciadas.  Las cuotas de contratación de «diversidad» basadas en el color de la piel y la orientación sexual, en lugar del mérito y la cualificación profesional y la formación, ayudan a hacer felices a los grandes señores, a los promotores del «nuevo orden mundial». Impulsar la teoría crítica de la raza allana el camino para obtener más efectivo. Los controles de carbono y las narrativas sobre el cambio climático realmente los hacen felices. Y promover las tendencias trans y la fluidez de género los hace exultantes. Cada empresa participante obtiene su propia calificación ESG y cuanto más despiertan, más sube su calificación y más dinero pueden obtener.

La  lista de empresas  muy involucradas en ESG incluye algunas de las más grandes del mundo, con influencia sobre miles de empresas más pequeñas.  El sistema de calificación ESG es muy parecido al sistema de calificación de crédito social utilizado en la China comunista para oprimir a la ciudadanía.  La táctica es bastante sencilla: las élites bancarias están centralizando el control de las narrativas sociales al incentivar a las empresas a adoptar la justicia social y los ideales globalistas. Ellos controlan quién recibe el dinero y cualquiera que no juegue a la pelota estará en clara desventaja en comparación con las empresas que sí lo hacen.  

Piensan que si se puede empujar al mundo corporativo para que se despierte por completo, entonces esto se filtrará al público en general e influirá en nuestro comportamiento y pensamiento.

Claro que, en la práctica esto no ha funcionado exactamente de la manera que sus promotores deseaban. La resistencia a su propaganda del «gran reinicio» está creciendo exponencialmente y muchas de estas empresas están perdiendo una gran parte de su base de clientes. No pueden sobrevivir solo con ESG.               

La cuestión es que incluso el dinero ESG tiene límites.

Ahora que los bancos centrales de todo el mundo aumentan las tasas de interés, este tipo de préstamos se volverán más costosos y probablemente comenzarán a desaparecer. Esta es la razón por la cual las corporaciones más espabiladas también son algunas de las más desesperadas por obtener ingresos este año, y por qué muchas de estas empresas se están acercando cada vez más a los despidos masivos.  El capital de riesgo se está marchando y el dinero de ESG también se agotará a menos que las tasas de interés -el precio del dinero- vuelvan a cero y se vuelva a activar la manguera de rescate. 

«El gran reinicio» fue una vez una táctica de puerta trasera para obtener riqueza fácil. Ahora, realmente significa ir a la quiebra.   

FUENTE: https://www.lewrockwell.com/political-theatre/what-is-esg-its-a-leveraging-tool-for-the-woke-communist-takeover/

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: