El medio de información portugués “SÁBADO” miente descaradamente acerca de VOZ IBÉRICA y de nuestros colaboradores.

“El castigo del embustero es no ser creído, incluso cuando diga la verdad” algún día, Aristóteles.

“Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.” Abraham Lincoln.

Entre las personas de apellido MARX habidos en los dos últimos siglos, hay dos especialmente conocidos, uno de ellos, de nombre Julius (conocido popularmente como “Groucho”) hizo feliz a la gente y debería haber pasado a la Historia como un gran filósofo.

El otro, de nombre Karl hizo desgraciados a millones de seres humanos y sus seguidores son responsables de más de 150 millones de muertos en apenas un siglo (a esos 150 millones también habría que sumar los ocasionados por los nacionalsocialistas, discípulos también de Karl Marx).

Julius Marx, “Groucho”, era un hombre sincero, que incurría en el “sincericidio”, políticamente incorrecto, y aparte de causar hilaridad, fue un “Pepito Grillo” (como el personaje del cuento de Pinocho, de Carlo Collodi) en la sociedad de su tiempo.

Por el contrario, Karl Marx fue, entre otras muchas cosas un embustero empedernido, mala persona, mal padre, mal esposo… borracho y fumador empedernido, un parásito que vivió a costa de sus familiares y amigos, y especialmente de su mecenas, Federico Engels.

Karl Marx era un embustero y cuando escribía (cuando ejerció como periodista) recurría al insulto, a la difamación, a la calumnia, y sus seguidores –todo hay que reconocerlo- son hábiles, habilísimos en el arte de mentir.

Hay una frase que, no por mucho que se repita deja de perder actualidad que, es atribuida a Goebbels y a Stalin (ambos hijos del mismo padre), que afirma que “una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. La revista “SÁBADO”, que se edita semanalmente en Portugal, demuestra con el artículo que ha publicado hoy, 29 de octubre, que sus editores-redactores son fieles y entusiastas seguidores de Goebbels y Stalin, aunque aún tienen que entrenarse con más perseverancia para llegar a la altura de ambos expertos embusteros.

Claro que, frente al gran éxito conseguido por Karl Marx y sus más destacados discípulos, Stalin y Goebbels, en el arte de mentir, a los redactores de “SÁBADO”, aún les queda mucho camino por recorrer.

Como es bien sabido, el embuste, la mentira o la falsedad son lo contrario de la verdad, de lo cierto, de lo real. Las personas mentirosas son las que tienen por costumbre decir falsedades o medias verdades a propósito, por necesidad o con motivo o sin ellos, o por puro placer. La experiencia cotidiana nos conduce a la conclusión de que las personas mienten esencialmente, por dos cuestiones por debilidad (porque se sienten vulnerables) y por poder.

Los falsarios, los mendaces, quienes mienten poseen en apariencia, una cierta ventaja respecto de los demás, de los que han logrado ganarse su confianza, respecto de sus palabras y acciones… Pero, tarde o temprano acaban siendo descubiertos y desenmascarados para su humillación y vergüenza; claro que esto último poco importa a quien no la posee… La victoria de los embusteros suele ser muy efímera.

Al parecer, los redactores de “SÁBADO” pertenecen al grupo de los mitómanos, y tienen por norma mentir de forma patológica, continuamente, distorsionando la realidad, con la pretensión de hacerla más “soportable” a sus lectores. “SÁBADO”, con su “modus operandi”, demuestra una vez más que su única pretensión es  hacer populismo y demagogia, huir de la verdad, mintiendo a troche y moche para apoyar a los poderosos, a quienes tanto en Portugal, como en España, en Europa, en el Mundo nos mal-gobiernan.

Prueba de ello es el infame artículo en el que miente sin recato, con intención de denigrar a VOZ IBÉRICA, al mismo tiempo que intenta desprestigiar a nuestro grupo de colaboradores, y en particular a Pedro Dos Santos Frazao, por haber cometido el “pecado” de entrar a formar parte del equipo directivo del partido Chega.

“SÁBADO” ha publicado hoy, 29 de octubre, un texto en el cual hace un gazpacho con ingredientes absolutamente indigestos, mezclando de forma intencionada estupideces a cual de mayor calibre. Recurre, no podía ser de otro modo, a etiquetar a VOZ IBÉRICA de publicación de extrema derecha y afirma que es, nada menos que, el altavoz de una oscura organización que se hace llamar “Qanon”.

Al mismo tiempo, “SÁBADO” aprovecha para poner en cuestión la veracidad de las denuncias que han sido presentadas en la Fiscalía General de la República de Portugal, en la Fiscalía de Faro y en la de Sintra, contando de manera detallada cuestiones relacionadas con el affaire “Rui Pinto”, y especialmente lo relacionado con el “Disco número 8”, de los que el ya famoso hacker tenía en su poder, cuando fue detenido en Hungría.

El disco número 8 (insistimos, según las denuncias presentadas en la Fiscalía) fue robado y sustituido por otro falso para evitar que se conociera el contenido del disco verdadero, dado que contiene grabaciones especialmente comprometedoras de fiestas orgiásticas, con abuso de menores, en las que están implicados multitud de “famosos”, políticos, empresarios, presidentes de clubes de fútbol y un largo etc. a un lado y otro de la “Raya”. En las denuncias presentadas en la Fiscalía, se afirma con rotundidad que en España y Portugal (y algunos países más) muchas de las personas más influyentes son miembros de una red de pedofilia, de abuso de menores.

Evidentemente, no podía ser de otra manera, un medio de información como “SÁBADO”, ha decidido tomar la iniciativa de difamar y calumniar a quienes hacemos VOZ IBÉRICA, con el objetivo de desinformar, tergiversar, manipular… habilidades que caracterizan a quienes se hacen llamar “medios progresistas”. Al parecer, progresar, avanzar para mejorar, según los redactores de “SÁBADO” y de otros medios afines al gobierno social-comunista de Portugal, consiste en ser cómplices de quienes pretenden acabar con nuestra forma de vida, de convivencia, acabar con la civilización occidental judeocristiana. Complicidad que les lleva a poner en duda que exista gente poderosa que agrede, abusa, violenta e incluso da muerte a las personas más vulnerables: los niños y niñas, a los que utilizan para divertimento en sus fiestas orgiásticas.

Y, ya para terminar, aparte de negar que VOZ IBÉRICA tenga relación de clase alguna con supuestas tramas tales como “Qanon” u organizaciones similares, en las que supuestamente participan personas antivacunas o que afirman que existe una conspiración satánica o disparates similares; VOZ IBÉRICA desea formular una pregunta, de esas que llaman “preguntas del millón”:

 ¿Qué hay de cierto en que la juez del caso Rui Pinto pretende que se destruyan los discos que se le incautaron al famoso hacker portugués, cuando fue detenido en Hungría hace año medio? De ser cierto, esto demostraría que son muchas las personas poderosas, influyentes, en Portugal, en España, en Europa, y el resto del Mundo que, están especialmente interesadas en que no se sepa la verdad y que, el proceso judicial al que están sometiendo a Rui Pinto es puro teatro…

E, insistimos:

La victoria de los mentirosos siempre es efímera.

Carlos Aurelio Caldito Aunión.

Director de VOZ IBÉRICA.

Deja una respuesta