El rey emérito Juan Carlos está en los Emiratos: ¿Acabará yendo a Cascais (Portugal)?

El rey Juan Carlos se encuentra actualmente en los Emiratos Árabes Unidos. Ni en Cascais ni en la República Dominicana, sí, podemos asegurarles, que está en los Emiratos, pero de manera transitoria.

Juan Carlos I-Felipe VI: de tal palo... - Deia

La multitud de información contradictoria, referente al paradero de Juan Carlos de Borbón, muestra dos hechos fundamentales:

  • En primer lugar, demuestra, si aún existía la necesidad de evidencia, la calidad de los servicios de información de la Corona Real española (que son distintos de los servicios de inteligencia del Reino de España), que están maniobrando, «jugando» con información y contrainformación de muy alto nivel, para proteger la seguridad del Rey Emérito. 
  • Segundo, que la protección personal y reputacional de la figura que, simboliza la unidad y la democracia españolas es un asunto muy serio, con peligros y amenazas reales y significativos de la propia España, e intereses geopolíticos que también están tratando de alinearse aquí.

 El paradero del Rey Emérito Juan Carlos no es, por lo tanto, un mero chisme de «Jet Set» (con toda la seriedad que contienen), ni una nota al pie de la historia política española -e internacional- que estamos escribiendo. No: es una cuestión de seguridad y geopolítica de la mayor relevancia, siendo otra pieza del rompecabezas (¡muy peligroso!) Que algunos están tratando de armar a escala global.

Los ataques contra la Casa Real española han continuado y su intensidad ha crecido, en términos equivalentes a la toma del poder, por parte de Pablo Iglesias, y su creciente capacidad de influencia en España.

Los partidarios de Iglesias – lean: sus financiadores-patrocinadores internacionales, en cuyo grupo sobresale de manera especial el corrupto y criminal narco-régimen de Nicolás Maduro y la «Sociedad Abierta» – están apostando todo a la fragmentación del Reino de España, a su implosión desde adentro – y saben que el primer paso para que su plan sea exitoso es el debilitamiento sucesivo, hasta la caída final, de la Monarquía Española.

También podemos afirmar aquí que, de hecho, la primera opción del Rey Emérito para establecerse permanentemente sería Cascais. Sin embargo, los servicios secretos de la Corona entienden que Cascais, y Portugal en su conjunto, no es una opción segura, ya que conlleva riesgos equivalentes a la estancia del Rey Emérito en territorio español. 

¿Porque?

Porque es cada vez más indudable que, los ataques contra la familia real española, en su totalidad, provienen de las estructuras de poder administrativo del Estado español, que fueron capturados por Pablo Iglesias y sus mafiosos con la complacencia y la complicidad del desacreditado PSOE de Pedro Sánchez. 

Ahora, los servicios de inteligencia y protección personal del Rey Emérito saben que existe una relación privilegiada, ¡incluso de hermandad! – entre el Bloco de Esquerda y Podemos: ambos, forman parte de la izquierda más y se transmiten, e intercambian información acerca de sus respectivos países, incluso asuntos confidenciales.

Asuntos a los que tienen acceso porque, tanto el «Bloco» en Portugal, como «Podemos» en España, son miembros de los gobiernos de ambos países: Podemos es formalmente parte ejecutivo español (ocupando su líder, Pablo Iglesias, la vicepresidencia del gobierno que preside Pedro Sánchez); Bloco de Esquerda es de facto parte del portugués, aunque finge que no.

Y los servicios del Rey Emérito también saben que, hay personas de las oficinas ministeriales que brindan todo tipo de información a BE, incluso en asuntos de seguridad nacional, a los que invariablemente terminan accediendo los topos de Iglesias en los servicios secretos del Reino de España. 

Por otro lado, se sospecha (y se teme) la relación de «solidaridad política» entre António Costa y Pedro Sanchéz (los partidos de los que ambos son líderes, forman parte de la Internacional Socialista): los servicios del Rey Emérito están convencidos de que Sánchez nunca dirá no a cualquier petición que provenga de Pablo Iglesias, así como a António Costa nunca dirá no a una petición de Pedro Sánchez.

De esta manera, el Rey Emérito estaría a merced de los «malos hombres» de Pablo Iglesias, ya sea en España o en Portugal.

 Así es: hemos advertido del completo descrédito internacional al que la solución de gobierno de «Geringonça» condenó a Portugal.

Este es otro episodio que solo confirma: ni los Servicios Secretos de España (no capturados por los topos de Iglesias / Sánchez), ni los Servicios Secretos de la Corona Real confían en Portugal …

Esta es otra consecuencia más de la «Península Roja», de la «Península Roja» en la que sufrimos …

Por esta razón, existe un conflicto entre la voluntad genuina del Rey Emérito, cuyo mayor deseo es venir a Cascais, y la oposición lógica y legítima de sus Servicios de Información y Protección a que ese deseo convierta en realidad.

De momento, la residencia del rey emérito Juan Carlos puede a corto plazo, acabar siendo Roma. Lo cual, desde una perspectiva de Inteligencia, tiene mucho sentido por varias razones, a lo que se agrega el elemento personal de ser la ciudad donde nació el Rey …

Y ya, para terminar, no puedo hacerlo sin destacar cuán crédulos, cándidos son algunos periodistas.  ¿Cómo se os ha ocurrido pensar que realmente el Rey Emérito español ya estaba en Cascais? Solo es necesario pensar durante un segundo, para llegar a la conclusión de que esto es lo más disparatado, lo más improbable.

Si el rey Juan Carlos estuviera en Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa ya habría hecho una nota oficial en el sitio web de la Presidencia; hablado tres o cuatro veces en la televisión; habría invitado al rey emérito a almorzar o cenar; ya habría invitado al Rey a comprar en el Jumbo de Cascais en pantalones cortos; ya se habría ido a nadar con el rey Juan Carlos, tomando una hermosa fotografía … por «casualidad»: por una simple coincidencia, un periodista pasaría en ese momento; él ya habría hecho una declaración sobre sus recuerdos de la visita del Rey a Cascais, cuando era joven y como periodista que puso en marcha «EXPRESSO»; ya se habría puesto en contacto con «CARAS» para darle la exclusiva para una conversación íntima entre el presidente Marcelo y el rey emérito Juan Carlos …

Vale la pena señalar que Marcelo Rebelo de Sousa es un monárquico y tiene una pasión incontrolable por los monarcas. También es el presidente de la Fundação Casa de Bragança; y ahora, el presidente de la Casa de Bragança, es al mismo tiempo presidente de la República de Portugal, ¿de veras iba a perder la oportunidad de llenar el espacio de los medios con su enorme alegría personal? ¡Claro que no!

El silencio de Marcelo es, por lo tanto, la prueba más irrefutable de que el Rey Emérito Juan Carlos I, de España no está en Cascais, no está en Portugal…

Él está en los Emiratos Árabes Unidos.

João Lemos Esteves

Director de contenidos de VOZ IBÉRICA.

Deja una respuesta