El periodista JOSELE SÁNCHEZ ha decidido inscribirse en el registro civil como «mujer con pene que, se siente atraída por otras mujeres»

JOSELE SÁNCHEZ

Queridos lectores (este “queridos” está escrito desde mi más absoluta y convencida heterosexualidad y antes de dar paso a esta nueva “aventura” de ¡autopercepción femenina lésbica con pene! de la que seguidamente os hablo); sirva esta aclaración, pues, a objeto de evitar malos entendidos entre nosotros si se presentara ocasión en que tengamos que compartir habitación de hotel u otras situaciones que pudieran resultar “embarazosas”.

Obtengo la conformidad de mi abogado que comprende y valora todos los extremos que justifican iniciar esta nueva “peripecia”, bien entendido que lo haríamos como parte de la “cruzada contra la ideología de género” que mantenemos, y dispuestos a “combatir” ¡con todas las armas a nuestro alcance! a nuestros diabólicos adversarios en el único campo de batalla que el enemigo nos ofrece.

Así las cosas ¡adelante con la ¡autopercepción femenina lésbica con pene! sólo condicionado -por mi parte- a los siguientes extremos:

Debemos dar a nuestra épica gesta toda la publicidad a nuestro alcance.

Ante la opinión pública debe quedar meridianamente clara la ironía de nuestra acción y nuestra declarada militancia contra la ideología de género.

Tenemos que lograr impactar en los corazones buenos y en las inteligencias normales de nuestra sociedad con un mensaje rotundo de burla de los absurdos escenarios que plantea la ideología de género, desde la discriminación positiva hasta la elección del género, pasando por la criminalización del varón y la carta de naturaleza que se otorga a cualquier depravación y/o enfermedad mental. Hemos de ser capaces de que hasta el menos dotado intelectualmente de nuestros conciudadanos entienda que es la nuestra una respuesta extravagante, una guasa, una bufonada ante la mezquindad y la estulticia de la clase gobernante y su agenda satánica plasmada en la ideología de género.

Debemos estudiar y decidir el escenario idóneo donde “sacralizar” nuestra heroica hazaña y cómo proceder tanto en la solicitud de inscripción como ante posibles reticencias que el enemigo nos platee. Es preciso un plan de contingencia que prevea la posible negativa de la administración a aceptar esta puñalada directa al corazón del perverso sistema.

Plan de actuación posterior a la inscripción oficial de mujer con pene atraída por otras mujeres. Qué subvenciones podemos solicitar, qué ayudas o beneficios debemos exigir conforme a nuestra nueva y “especial” condición femenina.

Creo que para los tres queda claro que Dios nos ha creado mujeres y hombres y que nada ni nadie puede actuar contra las leyes de la naturaleza y, aún más, proceder contra la voluntad suprema de El Creador. Cuando ley y justicia dejan de ser sinónimos (y España es la mayor evidencia de tal escenario) cualquier actuación “dentro de la legalidad” es ética y moralmente respetable si el fin que persigue es el de combatir la injusticia, la estupidez y la maldad.

Pd. ¿Debería ir sustituyendo la fórmula de despida de mis emails por la de “un par de besos” o algo similar?

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: