El endurecimiento de las tasas -o tipos- de interés causará aún más destrucción económica

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN

 El «interés» mide cómo son de rentables los ahorros y las inversiones. Se trata del costo de un crédito. El interés es la compensación que se genera a causa de usar cierta cantidad de dinero (prestado) a lo largo de un tiempo concreto.

Las «tasas de interés» – o «tipos de interés»- están ítimamente relacionadas con el «interés». La tasa de interés es la cantidad que se paga o se ingresa en un determinado periodo de tiempo por cada unidad de capital invertida. Se trata de la relación directa entre los intereses que se han generado y el dinero que se ha utilizado. Es el porcentaje que se acuerda pagar por usar el dinero.

Ejemplo: La entidad X le presta a una empresa Y 500 euros a un interés fijo durante seis meses, a una tasa (tipo) de interés del 2% mensual.

El procedimiento para calcular el tipo de interés, es muy sencillo:

  1. Capital inicial = 500 euros
  2. Interés mensual del 2% = 10 euros
  3. Total de intereses durante seis meses = 60 euros.
  4. La capitalización mensual de la entidad X es de 10 euros.
  5. La capitalización total de la entidad X (6 meses) es de 60 euros.
  6. Total a pagar por parte de la empresa Y= 560 euros

Las políticas de la Reserva Federal de los EEUU y del Banco Central Europeo que, intentan promover la «estabilidad económica y de precios» son una de las principales causas de la reciente aceleración en el aumento de los precios al consumidor, de la subida del coste de la vida, el «IPC» (índice de precios de consumo). Según el pensamiento popular, se supone que los bancos centrales deben promover tanto el crecimiento económico constante, como la estabilidad de precios. La creencia del común de los mortales de que la economía es como una nave espacial que ocasionalmente se desliza de la estabilidad a la inestabilidad.

Generalmente, para detener la inflación, los bancos centrales tienden a incrementar la tasa de interés de la deuda pública. De esta manera se incrementan las tasas de interes en los préstamos al consumo (tarjetas de crédito, hipotecas, etc). Al aumentar las tasas de interes del consumo, se frena la demanda de productos.

El lado negativo de este control es que al frenar la demanda de productos, se frena a la industria que los produce, lo cual puede llevar a un estancamiento económico y desempleo. 

Supuestamente, cuando la actividad económica se desacelera y cae por debajo del camino de la estabilidad, los bancos centrales deberían impulsar la economía a través de una política monetaria laxa: bajar las tasas o tipos de interés y aumentar la oferta monetaria, con lo cual, se supone que se pondrá a la economía en el camino de un crecimiento estable.

Por el contrario, cuando la actividad económica es «demasiado fuerte», los bancos centrales deberían «enfriar» la economía imponiendo una postura monetaria más estricta para evitar el «sobrecalentamiento». Esto implica elevar las tasas -tipos- de interés y reducir las inyecciones monetarias para volver a poner a la economía en una trayectoria de crecimiento y precios estables.

Los funcionarios del gobierno de los EEUU y los de Bruselas (UE) y la gente de la Reserva Federal estadodunidense y del Banco Central Europeo, afirman que los impactos en el suministro debido a las interrupciones del covid-19 y la guerra entre Ucrania y Rusia están detrás de los aumentos del índice de precios al consumidor (IPC). Es por ello que, todos coinciden en la necesidad de frenar la demanda de bienes y servicios elevando las tasas de interés para colocar la economía en el buen camino, haciendo disminuir la oferta…

La mayoría de la gente cree que el aumento de precios es sinónimo de inflació; y que los precios caerán si la demanda de bienes y servicios se reduce con una política de tipos de interés más estricta.

Pero, lo cierto es que, el factor clave que está detrás de la subida de los precios de los bienes y servicios es el aumento de la oferta monetaria. 

Téngase en cuenta que el precio de un bien o servicio es la cantidad de dinero que se paga por él. En consecuencia, el aumentos de la oferta monetaria, en igualdad de condiciones, implica que pagar más dinero por los bienes provoca una subida en los precios de los bienes y servicios.

Una vez llegados a este punto, es inevitable llegar a la conclusión de que la fuerza impulsora de los aumentos generales de precios es la inflación monetaria. Ahora bien, por regla general, el precio general tiende a seguir los aumentos de la oferta monetaria. Sin embargo, es posible que si la oferta de bienes crece al mismo ritmo que la oferta monetaria, entonces no surgirá un aumento general de precios.

Una vez que aceptamos que la inflación se trata de aumentos de la oferta monetaria, podemos concluir que, independientemente de los aumentos de precios, la tasa de inflación reflejará la tasa de crecimiento de la oferta monetaria. Tenga en cuenta que los aumentos en la oferta monetaria desvían la riqueza de los generadores de riqueza a los poseedores de dinero recién generado. Este desvío debilita el proceso de generación de riqueza, socavando así el crecimiento económico y el bienestar de las personas. Por el contrario, una disminución de la oferta monetaria reduce el desvío de riqueza, fortaleciendo el proceso de generación de riqueza y elevando el bienestar de las personas.

Cualquier aumento en la oferta monetaria se traduce en tensiones inflacionistas en la economía. Si la autoridad monetaria decide aumentar la base monetaria poniendo en circulación más dinero, esto provoca que la moneda pierda valor (al aumentar la oferta de un bien este pierde valor). Esto supone que, para conseguir la misma cantidad de bienes y servicios, hay que entregar más moneda, pues esta vale menos. Por tanto se traduce en un crecimiento de precios.

Fortalecer la generación de riqueza requiere cerrar todas las lagunas monetarias asociadas con la compra de activos de la Reserva Federal de los EEUU y el Banco Central Europeo («compra» de deuda pública, valores emitidos por instituciones europeas o norteamericanas supranacionales, bonos corporativos, bonos de titulización de activos y bonos garantizados). Por ejemplo, cuando el Banco Central Europeo o la Fed compra un activo, lo paga con dinero generado de la nada. Si el activo proviene de una entidad no bancaria, la oferta monetaria aumentará casi de inmediato. Una ampliación del déficit presupuestario del gobierno, una vez monetizado por la Fed o el Banco Central Europeo, también aumentará la oferta monetaria.

Una vez que se cierren varias lagunas para la generación de dinero, se detendrá el desvío de riqueza. Con más riqueza a su disposición, es probable que los generadores de riqueza amplíen la reserva de riqueza, sentando las bases para un crecimiento económico real.

Esto va en contra de una postura de interés más estricta, que socavará no solo varias actividades de burbujas, sino también productores de riqueza genuina.

Al igual que una postura monetaria laxa, una postura de tipos de interés más estricta falsifica las señales de tipos de interés emitidas por los consumidores porque, conduce a una mala asignación de recursos y debilita el crecimiento económico real. Por lo tanto, elevar las tasas de interés para contrarrestar los aumentos de precios también socava las actividades de la burbuja y debilita a los generadores de riqueza.

El siguiente ejemplo podría aclarar más este punto:

Imagínese un parásito que ataca el cuerpo humano y daña la salud. El parásito también genera diversos síntomas, incluido el dolor corporal. Para solucionar el problema, el parásito debe eliminarse directamente. Una vez que se elimina el parásito, el cuerpo puede comenzar a sanar.

Otra forma de contrarrestar el parásito es con varios analgésicos. Estos analgésicos reducen el dolor pero también debilitan el cuerpo. La alternativa corre el riesgo de dañar gravemente la salud del individuo. En lugar de abordar los síntomas de la inflación, se deben cerrar las lagunas para la generación de dinero.

Cerrar estas lagunas detendrá el desvío de riqueza de los generadores de riqueza y fortalecerá el conjunto de riqueza, lo que hará que sea mucho más fácil manejar los diversos efectos secundarios de la liquidación de las actividades de la burbuja. En consecuencia, la recesión será más corta.

La mayoría de los supuestos expertos en economía que, asesoran a los políticos creen que los Bancos Centrales deben aumentar especialmente las tasas de interés para romper la espiral inflacionaria. Muchos están seguros de que una política de grandes aumentos de tasas durante la era Volcker rompió la espiral inflacionaria: en mayo de 1981, el presidente de la Fed, Paul Volcker, elevó la tasa objetivo de los fondos federales al 19,00 por ciento desde el 11,25 por ciento en mayo de 1980. La tasa de crecimiento anual del IPC, que estaba en 14,8 por ciento en abril de 1980, había caído a 1,1 por ciento en diciembre de 1986. 

Paul A. Volcker es un economista norteamericano que presidió la Reserva Federal de EEUU entre agosto de 1979 y agosto de 1987. Es recordado especialmente por haber adoptado una decidida política antiinflacionaria que tuvo serios efectos depresivos sobre la economía estadounidense.

Dada la alta probabilidad de que la reserva de riqueza de la economía esté en problemas, es probable que un aumento agresivo de la tasa de interés prolongue la recesión emergente, transformándola en una grave recesión económica.

Al liberar a la economía de la interferencia del banco central con las tasas de interés y la oferta monetaria, se detendrá la destrucción de riqueza y se fortalecerá el proceso de generación de riqueza. Con más riqueza real, será mucho más fácil absorber varios recursos mal asignados.

Conclusión

En respuesta a los grandes aumentos recientes en los precios de los bienes y servicios, la Fed y el Banco Central Europeo ha tomado una postura más estricta sobre las tasas de interés. Si los bancos centrales tuvieran en cuenta la definición correcta de inflación (un aumento en la oferta monetaria), descubrirían que una postura de tipos de interés estrictos acabarán dañando gravemente a la economía. Lo que se requiere para eliminar la inflación es reconocer que la inflación consiste en el aumento de la oferta monetaria y no en el aumento de precios, y, por supuesto, luego actuar en consecuencia.

FUENTE: https://mises.org/wire/interest-rate-tightening-will-cause-even-more-economic-destruction

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: