EL ANTIPAPA FRANCISCO

Ernesto Gracia Gorostizaga

El Concilio Ecuménico Vaticano II inaugurado por Juan XXIII el 11 de octubre de 1962 y clausurado por Pablo VI el 8 de diciembre de 1965, fue punto de inflexión en la milenaria historia de la Iglesia, que desde entonces relativiza lo sagrado católico, adaptándolo progresivamente a lo profano mundano.

El 13 de marzo de 2013, recién proclamado nuevo Papa la primera frase de Bergoglio fue «Soy un gran pecador”. Y por una vez dijo verdad, tal como ya había demostrado sobradamente en Argentina y sigue demostrando hasta hoy.

Francisco es el Papa de esa parte de la curia y clero católico con tendencia a un sincretismo disfrazado de ecumenismo, una artimaña que relativiza y menoscaba el divino mensaje evangélico de Jesucristo.

“Yo conozco tus obras, que no eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”. Apocalipsis 3:15-19

Satanás, según los Evangelios canónicos, tiene cuatro facetas permanentes de su poliédrica y maligna personalidad: Príncipe de este Mundo, Homicida desde el Principio, Padre de la Mentira, y Serpiente Antigua.

El 30 de junio de 1971 Pablo VI inauguró la Sala de Audiencias Pontificias, con aforo para 6.300 personas, y cuya imagen interior y exterior, imita una cabeza de serpiente, haciendo de este modernísimo edificio vaticano un monumental mensaje visual de un ancestral culto pagano.

Los sucesivos Pontífices han realzado este simbolismo réptil con alocuciones desde el trono central del escenario, situados dentro de la forma de boca abierta de serpiente, flanqueados por dos blancas columnas que representan colmillos del réptil.

Para acabar de completar en la Sala el inquietante simbolismo destaca en el escenario un espantoso mural escultórico, que “oficialmente” representa la resurrección de Jesucristo, en forma de tétrica figura erguida amenazante sobre el altar.

Con tan siniestro precedente se entiende que el 29 de junio de 1972 Pablo VI confesase públicamente que había “entrado el humo de Satanás en el templo de Dios”. Es razonable deducir profunda convicción y conocimiento de causa antes de comunicar al orbe la inaudita y alarmante noticia.

El Príncipe de este Mundo es especialista en instrumentalizar contra Dios a los poderes clericales de cada época y lugar. Recordemos que en la primera venida de Jesucristo a este mundo fue el Sanedrín judío encabezado por Caifás, el entonces Sumo Sacerdote, quien apreso y condeno a Jesús de Nazaret en improvisado y manipulado juicio prevaricador seguido de la demoniocrática elección favorable a Barrabas.

Tal como está profetizado en los apocalípticos últimos tiempos el más taimado falso profeta será un líder religioso mundialmente famoso. La presencia de un Pontífice Romano en los grandes medios de comunicación siempre está muy por encima de cualquier jefe de otra religión. Un Papa siempre es un referente mundial de autoridad moral, y el único jefe religioso mundialmente reconocido y admirado por las masas.

Este es el motivo por el que la supranacional élite plutocrática conspiro hasta imponer en el trono pontificio al comediante Jorge Mario Bergoglio Sivori, una marioneta por ellos controlada. La tiranía globalista del Nuevo Orden Mundial necesita la complicidad activa del falso Papa Francisco para completar su diabólico engaño a la humanidad. Esa es la razón que explica la insólita renuncia de Benedicto XVI -primer y único Papa emérito, recién fallecido- y el impugnable ascenso al papado del jesuita Bergoglio.

En la jerarquía eclesial del Papa Francisco prosperan bultos sospechosos cuyo único Reino es el Reino del Príncipe de este Mundo. A diferencia de los verdaderos cristianos, como Albino Luciani, que una vez acepto suceder a Pablo VI tuvo la ingenuidad de comentar su intención de proceder a una inmediata purga de limpieza en la jerarquía eclesial. Se lo impidieron el 29 de septiembre de 1978 a 33 días después de ser elegido Sumo Pontífice Juan Pablo I. “Cui prodest scelus is fecit”.

El Pastor impostor es aplaudido y felicitado por sionistas, comunistas, adoradores de la Pacha Mama, tragacionistas covidianos, abortistas, delincuentes gubernamentales, lacayos de la Agenda 2030, etcétera, etcétera… Todos ellos tienen entrada y acomodo en la Nueva Religión Satánica del Nuevo Orden Mundial.

El apostata Papa Francisco en una reunión con periodistas exhibió un viacrucis de bolsillo y no dudo en afirmar que el vía crucis “cuenta la historia del fracaso de Dios”. Dando a entender que fue inútil y sin valor el terrible sufrimiento y muerte que Jesucristo padeció voluntariamente por santo amor divino a los seres humanos.

En este mismo sentido es significativa la ausencia del crucificado en la cruz pectoral que el Papa Francisco lleva al cuello. Lo sustituye un “Buen Pastor” rosacruz que guía un rebaño llevando un “cordero” sobre sus hombros sujeto con los brazos cruzados al modo de los ritos masónicos. Y en esa rara cruz figura una paloma volando hacia abajo, posición invertida del símbolo del Espíritu Santo.

En el evangelio de San Mateo encontramos una advertencia de Jesucristo a sus discípulos en Galilea. Les previene que deberían cuidarse de los falsos profetas, crueles depredadores que se presentan disfrazados de bondadosa inocencia. “Por sus frutos los reconocerán” aconseja, “porque todo árbol bueno produce frutos buenos y todo árbol malo produce frutos malos”.

Los planificadores de la genocida Pandemia COVID-19 consideran a los fans del Papa Francisco una masa sin criterio, tele dirigible y obediente, a la que usan de base previsible para someter a la humanidad al antihumano Nuevo Orden Mundial organizado por los poderes enemigos de Jesucristo.

“nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales”. Efesios 6:12.

Ernesto Gracia Gorostizaga

2023-01-06 Tarragona (España).

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: