¿Cuál es la situación actual en el mundo y en la Iglesia Católica, y cuál es la solución?

El análisis ha sido realizado por el ex nuncio apostólico estadounidense, el arzobispo Carlo Maria Viganò. En resumen, la Iglesia profunda, encabezada por el inválido papa Bergoglio (alias «Francisco»), está colaborando con el Estado profundo en la estafa del covid. Se trata de un golpe planetario diseñado para conducir a la instalación del Nuevo Orden Mundial, cuyo objetivo es el infierno en la tierra y el infierno después de la muerte.

¿Dónde tiene sus raíces esta estafa del covid? Parece paradójico, pero las raíces espirituales de esta profunda crisis están estrechamente ligadas al Concilio Vaticano II y a su espíritu. Habida cuenta del sistema y el espíritu que ha traído a la Iglesia, el Concilio no puede ser simplemente revisado, sino que debe ser rechazado como herético. La renovación interior de la Iglesia a través del arrepentimiento, es decir, a través de la aceptación y el énfasis en las verdades fundamentales de la fe y la moral, es imposible mientras el espíritu del Vaticano II siga dominando la Iglesia. Este espíritu protege y privilegia las herejías del neomodernismo y el sincretismo.

El sincretismo dio lugar a la invasión del paganismo y la islamización de Europa. La promoción de los cultos paganos y la desmoralización asociada desembocó en la legalización del homosexualismo en la legislación de las naciones cristianas. Hoy en día, la red homosexual ya está presente incluso en los puestos más altos de la Iglesia. Es un gran desprecio por la advertencia de Dios sobre el fuego temporal (2 P 2, 6) y el fuego eterno (Judas 1, 7). La legalización de la sodomía está estrechamente vinculada al robo de niños por parte de los llamados servicios sociales. Bajo el disfraz de la llamada adopción, que favorece a las parejas homosexuales, los niños robados son abusados y desmoralizados. Solo en Noruega, con una población de 5,5 millones de habitantes, 70-100 de estos niños se suicidan cada año.

¡El Vaticano permanece notoriamente silencioso sobre estos crímenes! Si al menos permaneciera silencioso sobre la vacunación, ¡pero no es el caso! ¡El Vaticano impone enérgicamente la vacunación criminal con ARN mensajero a la población! ¿Cómo podría el Vaticano apóstata junto con Bergoglio defender a la humanidad si no defendió a niños inocentes contra la locura de género? La intensa promoción de la sodomía por parte de Bergoglio fue acompañada de su gesto de besar los pies a un transexual. Así sentó un precedente de respeto extraordinario por el pensamiento pervertido y la inmoralidad. El establecimiento legal de una mentira sobre que un hombre es mujer marcó un punto de inflexión en el pensamiento, habiendo puesto en duda cada realidad. Todo esto ha culminado hoy con la instauración de un sistema de mentiras a través de la estafa del covid y la vacunación genocida masiva.

Poco antes, el pseudopapa cometió idolatría pública con hechiceros y brujas amazónicos en el Vaticano. Él incluso entronizó al demonio Pachamama en la basílica principal de Roma. Este culto pagano de la llamada madre tierra está relacionado con la satanización y la aniquilación del planeta.

La vacuna de ARN mensajero altera el genoma humano, lo que conduce a la extinción de la raza humana. Es un crimen contra Dios Creador. Además, la vacunación está vinculada al proceso de implantación de microchips, que pretende convertir a los hombres en biorrobots y privarlos del libre albedrío y, por tanto, de la posibilidad de arrepentirse y ser salvos. La Biblia advierte de la implantación de microchips al hablar del castigo en el lago de fuego. Al mismo tiempo, esta vacuna forma parte del programa de despoblación, es decir, del genocidio de la humanidad. Así lo admitió el propio Gates, promotor de la vacunación, quien dijo que la misma debe contribuir a la reducción de la población en un 10-15% en la primera etapa.

Además, esta vacuna está ligada a un crimen brutal en el que a un bebé nonato vivo se le arranca el tejido renal del cuerpo y luego se lo mata. En términos espirituales, la sangre de estos niños asesinados sitúa a las personas bajo el dominio de Satanás. Así que esto es antibautismo satánico. Recurrir a una especie de «línea celular remota» usándola como excusa, y así distraer la atención de la esencia, es un burdo engaño al público por parte de las autoridades eclesiásticas y un crimen.

El arzobispo Viganò, por otro lado, ha puesto de manifiesto proféticamente la absoluta inadmisibilidad de que los cristianos reciban la vacuna de ARN mensajero, ya que está relacionada con el derramamiento de sangre de niños no nacidos asesinados sádicamente, y desde el punto de vista espiritual representa el antibautismo satánico.

El llamamiento del arzobispo Viganò a una alianza internacional antiglobalista antes de que se desate el infierno planificado en la tierra es muy oportuno y profético.

La maldición que ha caído sobre nosotros en la actualidad se debe a la traición de la Iglesia, ¡así que la Iglesia debe ser la primera en arrepentirse! ¿Cómo? Debe llamar falso papa al falso papa y separarse de él. Debería haber al menos un puñado de obispos que reconozcan como nuevo papa a un hombre que tenga una idea clara de la causa de la actual catástrofe espiritual y física. El nuevo papa debe ser un hombre de Dios que ya ha demostrado su valía y se opuso valientemente a la red homosexual dentro de la jerarquía de la Iglesia, así como a la idolatría pública relacionada con el demonio Pachamama.

Sin embargo, lo más importante es que el nuevo papa debe ser un hombre que se ha opuesto heroicamente al fraude organizado en relación con el asunto del covid y la vacunación genocida. El arzobispo Carlo Maria Viganò es una persona probada. Él es el único hoy en día que puede aportar el Espíritu de verdad para que éste lleve a cabo la renovación de la Iglesia. ¡Pero él está impotente por sí solo! Es necesario que obispos sinceros se pongan a su lado junto con sus diócesis. En estas condiciones extraordinarias, la responsabilidad de nombrar al papa recae en los obispos valientes, más que en el cónclave oficial que está en manos de la secta bergogliana y los masones. No hay otra solución en esta situación.

Bergoglio ha abusado de la estructura eclesiástica y ha involucrado a la Iglesia católica en un rápido proceso de autodestrucción doctrinal y moral. Transforma a la Iglesia de Cristo por etapas en una ramera del anticristo y una sinagoga de Satanás. Hoy en día está bastante claro que un papa verdaderamente católico no puede ser nombrado oficialmente. El Vaticano apóstata, bajo la influencia de los masones, elegirá a Francisco n.° 2, n.° 3… que proseguirá los esfuerzos encaminados a la autodestrucción de la Iglesia y de la humanidad.

Estimado obispo, si no te pones del lado de Carlo Maria Viganò en esta situación, seguirás sometido a la maldición y después de la muerte rendirás cuentas por no hacer lo que estabas obligado a hacer y por no cumplir la voluntad de Dios para ti en un momento crítico. Entonces ¡serás tenido por responsable de todo el mal que has causado por tu traición y cobardía, y también perderás la corona de la gloria eterna!

Estimados obispos, ahora tenéis el deber de separar a la Iglesia de Cristo del archihereje y sistema autodestructivo. ¡Esto no es un cisma! Esta es una condición para dar el paso de la salvación, es decir, para reunir la Iglesia de Cristo con Cristo y con su verdadero Vicario, que actualmente es Carlo Maria Viganò.

Estamos en una situación de emergencia que requiere medidas extraordinarias de rescate. Hay una gran esperanza de que Carlo Maria Viganò sea seguido por una línea de papas ortodoxos, aun cuando vayan a vivir en una Iglesia clandestina y morir como mártires, como fue el caso de la mayoría de los papas de los primeros tres siglos.

En la situación dada, ponerse de parte de Carlo Maria Viganò y elegirlo como papa legítimo es un requisito previo no solo para renovar la Iglesia, sino ahora también para salvar a la humanidad.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: