Como era de esperar (no podía ser de otro modo), la Cumbre del Clima-2021 dedica un día a la ideología de género: «El cambio climático es sexista».

Con una marioneta gigante en forma de mujer indígena, llamada Amal, dio comienzo el evento central de una jornada de la cumbre del clima dedicada a la igualdad de género en la acción climática.

La activista neozelandesa Brianna Fruean ha sido la encargada de abrir las discusiones de la COP26 de hoy junto a Amal. «Vivimos en un mundo que ha marginalizado sistemáticamente a las mujeres y niñas, especialmente en contextos vulnerables», ha dicho la joven, «y la emergencia climática no es una excepción», ha remarcado.

En la jornada feminista de la COP26, la cumbre del clima quiere hacer un llamamiento internacional a la necesidad de incluir a las mujeres en las conversaciones climáticas a nivel mundial. Porque, especialmente en los países en desarrollo, las mujeres son la base de la comunidad, de ellas dependen los cultivos, los cuidados y la educación de las generaciones futuras.

Por su parte, la secretaria adjunta para los Océanos y los Asuntos Medioambientales Internacionales del Departamento de Estado de EE.UU., Monica Medina, ha insistido en que «el cambio climático es sexista», pues afecta con especial crudeza a las mujeres. Y es que el 80% de las personas desplazadas por el clima son mujeres. Por eso, Medina ha insistido en que «el futuro de la lucha climática tiene nombre de mujer».

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, también ha participado en el encuentro para recordar que «cuando las mujeres tienen éxito, el mundo tiene éxito». Y ha insistido en que las soluciones climáticas deben tener en el centro a las mujeres, para que jueguen un rol más preeminente en una economía sostenible. Porque, ha remarcado, «en caso contrario, el futuro no será sostenible».

Pelosi ha concluido su intervención con un mensaje potente: «Estados Unidos ha vuelto, por las mujeres, por el clima y por el futuro».

La ministra principal de Escocia, Nicola Stugeon, ha recordado también que es imperativo asegurar que «la lucha contra el cambio climático sea feminista y que las voces de las mujeres estén en el centro de las soluciones climáticas». Por eso, como ha mencionado el presidente de la COP26, Alok Sharma, «necesitamos acciones y no palabras» y ha animado a los países a invertir en el empoderamiento de mujeres para que «los planes de género se incluyan en las negociaciones climáticas».

La COP26 encara su recta final únicamente con acuerdos no vinculantes

Los grandes acuerdos para reducir las emisiones de gas metano, revertir la deforestación o la lucha contra los combustibles fósiles esconden una letra pequeña: no son vinculantes y, por tanto, no obligan a los Estados a cumplir con las medidas. «De momento, son todo declaraciones de buenas intenciones y proclamas que veremos en qué quedan», señala el ambientólogo Andreu Escrivá. O dicho de otra forma… no hay nada. Fracaso absoluto.

El sábado se celebró el plenario final de los cuerpos técnicos reunidos a lo largo de la semana. Grupos que debían llevar textos consensuados sobre los puntos que se pretenden acordar en la cumbre. Sin embargo, la falta de avances deja muchas incógnitas sobre si se alcanzará un acuerdo final real y ambicioso de la comunidad internacional en la lucha contra el cambio climático.

Javier Andaluz, portavoz de Ecologistas en Acción, asegura que en la primera semana «se ha avanzado muy poco». Sobre todo en lo relativo a temas tan importantes como son la financiación para la adaptación al cambio climático y el desarrollo del artículo 6 del Acuerdo de París sobre el mercado de carbono para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Hay que recordar que la financiación ha sido uno de los temas centrales de las anteriores cumbres del clima. Fue en la de Copenhague en 2009 cuando los países más desarrollados prometieron aportar al Fondo Verde del Clima ayudas anuales por valor de 100.000 millones de dólares anuales a los más pobres para su adaptación y lucha contra el cambio climático.

Sin embargo, doce años después, esta cifra –para muchos, incluso, insuficiente– sigue lejos de lo prometido: en unos 79.600 millones de dólares en 2019, de acuerdo con las cifras publicadas el pasado septiembre por la OCDE. Y, sin embargo, varios países –entre los que se encuentra Estados Unidos– han asegurado que van a aumentar su contribución.

Como apunta Escrivá, «el peligro de todo esto es que, después de dos semanas de reuniones y de promesas anunciadas, no se llegue a un acuerdo potente que responda a la emergencia climática que vivimos».

El artículo 6

Además de la financiación, hay otro asunto que está provocando dolores de cabeza a los equipos reunidos estos días en Glasgow, y es la dificultad por llegar a un acuerdo en cuanto al artículo 6 del Acuerdo de París.

Este artículo regula el mercado de carbono. Es decir, en este punto se definen los mecanismos internacionales para que las empresas y Estados que hayan sido incapaces de reducir las emisiones necesarias puedan compensarlas a través de la inversión y la compra de derechos de emisión de gases de efecto invernadero a otras naciones que sí han cumplido los compromisos adquiridos.

El documento final de las discusiones técnicas no recoge ningún consenso, como tampoco las diferentes perspectivas de los países. Es un copia y pega del Acuerdo de París, no hay mejoras y si no hay textos definitivos, será difícil que la cumbre salga con acuerdos.

No obstante, los textos definitivos que se acuerden a lo largo de estos días se llevarán a un plenario del que todavía se desconoce una fecha de celebración. En principio, debería tener lugar el próximo viernes, 12 de noviembre, pero podría alargarse hasta el domingo. Una vez aprobados los acuerdos en ese plenario final, se desarrollará la resolución final de la cumbre con todas las medidas acordadas de respuesta a la emergencia climática.

Análisis: Por qué la COP26 se negó a abordar la obsolescencia planificada

Joaquín Flores

El fracaso de la conferencia COP26 de la ONU en Glasgow fue un espectáculo de hipocresía digno de una clase dominante moribunda. Este tipo de payasadas se remontan a la decadencia y caída del Imperio Romano, donde su decadente clase dominante estaba mortalmente fuera de contacto con las causas de la creciente descentralización e insatisfacción en la periferia. Y así, llevando más allá nuestra analogía histórica, podemos comenzar a desenvolver una catástrofe de época que ahora enfrenta la élite de hoy.

La transición del sistema imperial romano, a través del período carolingio, al sistema de la Europa medieval, vio una continua descentralización del poder y la evolución de esclavos y siervos en campesinos terratenientes.

Esta descentralización económica estaba conectada a estructuras de poder localizadas. Los fuertes romanos formaron así la base del sistema medieval de castillos, y la relativa debilidad de estos señores y pequeños reyes se correlacionó con una mejora en los derechos y el poder económico de lo que se convirtió en el pequeño campesinado terrateniente.

Por lo tanto, un método para reintroducir un elemento de centralización en estas estructuras, fue el desarrollo de la Iglesia en el Vaticano en Roma y el refinamiento de su sistema de diezmos desde la ofrenda individual hasta un impuesto requerido, legislado y colectivo. Dejando a un lado las importantes cuestiones teológicas y metafísicas y las diferencias, esto es lo fundamental:

El sistema de impuestos al carbono es un sistema místico que no puede justificarse por las ciencias materiales, y en cambio se sienta como un tipo de ‘nueva religión’ que los centros históricos del capital han desplegado para justificar un tipo de diezmo en rincones cada vez más soberanos y descentralizados del mundo.

El pago del diezmo, como el sistema de impuestos al carbono, es un proyecto ideológico para mantener los poderes de un sistema económico moribundo, luego del declive de las estructuras físicas del imperialismo que mantenían unido al viejo imperio.

Los diversos sistemas de impuestos al carbono (cap and trade CAP / ETS, etc.) son poco más que una repetición del sistema de diezmos.

Al igual que con el control de la Iglesia sobre los escribas y los monasterios, el nuevo culto al carbono se basa en su monopolio sobre los centros heredados de creación y distribución del conocimiento, para crear una realidad paralela que requiere un pago por algo que no puede ser racionalizado ni en términos científicos ni económicos.

Asimismo, se podría argumentar que la influencia de los objetivos abstractos de la Iglesia se prestó a la gestión del alto desempleo y la inflación causada por este diezmo, a través de la convocatoria de cruzadas y medidas irracionales para hacer frente a las plagas, que tendían a dar cuenta de la muertes prematuras de innumerables ‘comedores inútiles’ .

Esto se asemeja mucho a las burdas soluciones neomalthusianas ofrecidas por las élites en nuestros días.

¿La parte asombrosa de esto? Toda la catástrofe actual puede evitarse si se eliminara la obsolescencia programada como práctica económica.

No importa cuál sea su posición en la ciencia climática, incluso un verdadero creyente se vería obligado a ver lógica la erradicación de la obsolescencia programada si el objetivo fuera la neutralidad de carbono.

Reducción de carbono como tapadera para una siniestra agenda de despoblación

El tema fundamental que impulsa el esquema de reducción de población de la COP26 que se presenta como ‘reducción de carbono’, por lo tanto, es el difícil problema de superar la obsolescencia programadaEste único problema, casi más que cualquier otro, es una prueba definitiva de que no existe una preocupación real por el medio ambiente y de que la clase dominante se centra exclusivamente en la reducción de la población y la erradicación de una verdadera Cuarta Revolución Industrial.

Ese último punto puede sorprender a muchos, que están siguiendo los puntos de discusión de Klaus Schwab y compañía, en el Foro Económico Mundial, que han incorporado estos términos en su agenda neomalthusiana.

Usan estas palabras para que no podamos entenderlas, por lo que no miraremos justo donde están escondiendo sus significados e implicaciones reales: en sus bocas.

Así, en su lugar, usan las palabras y frases: 4IR, impresión 3D, IoT, pero en realidad están tratando de subvertirlas, mientras que otras tecnologías, completamente coercitivas y centralizadoras por naturaleza, se despliegan en los rostros sufridos de las masas.

Como hemos demostrado en nuestro trabajo sobre obsolescencia programada , en ninguna parte se confronta directamente este tema, ni en el “ Covid-19: The Great Reset ” de Schwab (de hecho se propone lo contrario), ni en la Agenda de los ODS. Hay una referencia indirecta a los productos reparables y la vida útil más larga del producto solo en la página 62 del manifiesto de 250 páginas. Esto agrega justificación a nuestra acusación de que entre los puntos del ‘Gran Reset’ se encuentra una seria reducción de la población humana.

Lucha global: la ONU y más allá

Las mismas tecnologías para crear las tres revoluciones industriales en el núcleo imperial, fueron luego utilizadas por los países en desarrollo, para hacer crecer y mejorar su economía física. Pero estos esfuerzos se llevaron a cabo en feroz oposición al modelo de modernidad dirigido centralmente; un centralismo proveniente de los financieros de la City de Londres y conducido a través de la geopolítica del llamado Consenso de Washington.

Si bien se comprenden con precisión algunas de las preocupaciones mutuamente compartidas entre las naciones, las soluciones de la Agenda 2030 que se ofrecen surgen del mismo tipo de pensamiento y de los mismos actores que produjeron el problema en sí. ¿Por qué alguien confiaría en estas soluciones?

Una vez más, no hay nada profundo o retórico en esa pregunta. El liderazgo de pensamiento correcto de muchos países en desarrollo comprende completamente ese punto. Están frustrados por el encendido de gas que proviene de estas instituciones globalistas que aplican medidas de austeridad que generan corrupción y pobreza, mientras predican que estos mismos países no han hecho lo suficiente para aumentar la transparencia y combatir la pobreza.

La soberanía real del llamado sur global está íntimamente ligada a dos factores relacionados: la industrialización por sustitución de importaciones mediante la impresión 3D y una economía física basada en la producción automatizada de bienes de vida superlarga. Esto debe poner fin al actual paradigma de obsolescencia planificada con su PLC (ciclo de vida del producto) intencionalmente acortado. Un puente funcional entre el aquí y el allá es un mayor enfoque en el comercio regional, que fomenta la cooperación regional y amplía las concepciones espaciales del soberano hacia una creciente multipolaridad.

En lugar de centrarnos en esta solución tan obvia para toda una gama de problemas que, hablando generosamente, estamos siendo acorralados por un camino que se centra injustificadamente en el cambio climático. Pero críticos como Vance Packard en ‘ The Waste Maker s ‘ (1960) ya vieron el problema y la solución.

Por lo tanto, estamos en una carrera hacia tecnologías productivas de próxima generación, como la impresión 3D localizada (3DP) que, en última instancia, actúa contra la producción globalizada, contra la interdependencia y los problemas de seguridad de la línea de suministro que la acompañan.

La razón fundamental de la producción globalizada es la explotación de mano de obra de bajo salario y el mantenimiento de desigualdades globales endémicas. Pero a medida que mejoran las técnicas de producción y se pueden sintetizar más materiales, los dos impulsores de este paradigma, la producción con salarios bajos y la extracción de materias primas, se superan juntos.

Poner fin a la obsolescencia programada frente al cambio climático, representan dos paradigmas diferentes. El primero está conectado a un paradigma prospectivo que refleja una 4IR real y sostenible, y el segundo es un ardid cínico no solo para limitar el desarrollo racional de la economía física, sino también los horizontes humanos.

La síntesis de materiales elimina las ‘emisiones de carbono’ producidas por todo el modelo actual de extracción de recursos, incluidas las emitidas por cientos de millones de trabajadores que generan emisiones de otro modo innecesarias aguas arriba y aguas abajo , líneas de suministro globalizadas, mientras que la huella de carbono para la síntesis de materiales finalmente será más pequeño. Y esto solo importa si un problema real son las emisiones de carbono, que es discutible en el mejor de los casos.

Es decir, podemos eliminar esas emisiones sin eliminar a los seres humanos y, además, sin limitar la calidad de vida que disfrutan. Por el contrario, superar la escasez artificial en su forma actual supondría una gran mejora en la calidad de vida y la esperanza de vida.

Por lo tanto, el enfoque en mejorar los métodos hipereficientes de distribución globalizada no es el punto, una inversión relativamente equivalente en I + D puede obtener mejores resultados en el campo de la síntesis de materiales. Los materiales sintéticos se basan en polímeros que son más fuertes y duraderos que los materiales naturales o regenerados, y se prestan a productos más duraderos.

¿Qué es más eficiente que un sistema de entrega eficiente? No tener que distribuirlo en absoluto.

Las naciones no están vinculadas a la Agenda 2030 por la fuerza de un tratado

¿La mayoría de los estados miembros de la ONU están realmente «de acuerdo» con el juego del cambio climático? La gran mayoría de países vinculados al sistema de neocolonialismo del FMI / ONU, simplemente están esperando a que pase el reloj, a medida que las alternativas como los BRICS crecen frente al petrodólar.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, también conocidos como Agenda 2030, utilizan el lenguaje del poscolonialismo para reforzar un nuevo tipo de neocolonialismo. El sistema detrás de este impulso, que se llama «sostenibilidad», es lo que en realidad es insostenible, por lo que los países en desarrollo ven que simplemente deben soportarlo hasta que finalmente implosione.

Muchas preocupaciones ambientales no relacionadas se han concentrado en el llamado ‘cambio climático’. Y el cambio climático se ha relacionado dogmáticamente con las emisiones de carbono. El tema principal entonces son las emisiones de carbono, a pesar de que es solo una meta ( meta 13 ) entre las 17 metas de la Agenda 2030.

Al ver el gráfico de la ONU, podemos ver que otros objetivos son en realidad todos importantes: 6 (Agua limpia y saneamiento); 7 (energía limpia y asequible); 9 (Industria, innovación e infraestructura); 11 (Ciudades y comunidades sostenibles); 12 (producción y consumo responsable); 14 (vida bajo el agua); 15 (Vida en tierra).

Por eso es de especial interés que el 13, la acción climática (que son meras emisiones de carbono), sea ​​la lógica rectora detrás de todo esto, cuando en realidad es el incumplimiento del objetivo 12 (Consumo y producción responsables) que representa el conjunto económico, el cáncer social y ambiental de esta época, un peligro tan claro y presente y, sin embargo, tan arraigado en este paradigma, que el FMI no puede proponer una solución que pueda abordarlo.

El objetivo 12, consumo y producción responsables, es la base de todos los demás objetivos, si queremos tomarlos en serio. No el objetivo 13, acción climática, ya que de hecho va en la dirección opuesta. Este punto debe ser subrayado.

Todo esto parece tan terrible, entonces, ¿por qué firmaron la mayoría de los estados miembros de la ONU? De hecho, la Agenda 2030 no es un tratado, no es vinculante y no es un criterio para ser miembro de la ONU, y sus disposiciones no se pueden hacer cumplir a través del mecanismo de tratados entre estados soberanos. Más bien, se alcanzó «por consenso», sea lo que sea que eso signifique. Lo que se ha construido como Agenda 2030 presenta, en el mejor de los casos, un esquema, utilizando los aportes de muchos Estados miembros de la ONU, de lo que ‘podrían’ acordar algún día.

Por lo tanto, muchos países harán sus propios anuncios soberanos sobre el logro de esta parte, o aquella parte, de los diversos objetivos. Esto recibirá mucha prensa, en gran parte engañosa, porque estas fueron decisiones que estos países tomaron por su cuenta. Muchos de estos ya se superponen con su propia agenda nacional (reducción de la pobreza, agua potable, inclusión de género). Pero lo hacen por su propia cuenta, y este punto es fundamental.

A las multinacionales depredadoras les gusta usar las disposiciones sobre 2030 para colocar el espectro de la gobernanza global y los objetivos compartidos como justificación de políticas que socavan la base económica y soberana de los países en desarrollo.

Pero los 17 objetivos de la Agenda 2030 (ODS) representan simplemente un ‘plan de acción’, que los países no están obligados a cumplir separadamente de varios acuerdos y tratados que podrían acordar en el presente o posteriormente, o que las multinacionales pueden intentar imponer unilateralmente como condición de comercio, (a menudo respaldada por el FMI) pero que llevan sus propios nombres y detalles legales.

Muchas de las preocupaciones que abordan estos objetivos son las adecuadas para que los países se concentren, y ahí radica el problema. Al igual que con el 4IR, la Agenda 2030 les da la vuelta y los orienta cínicamente hacia un genocidio neomalthusiano.

La fea verdad sobre los límites y el comercio, y todos los esquemas similares para hacer cumplir esto a nivel mundial, es que realmente no reducen las emisiones de carbono, si la mayoría de los otros factores siguen siendo los mismos. Entre los otros factores necesarios para que este esquema se aproxime al «objetivo», se encuentra la reducción del tamaño de la población. Tenga en cuenta que esto no es para reducir la tasa de crecimiento de la población, sino para reducir la población humana total en términos absolutos.

En otras palabras, en el corazón de los 17 ODS para 2030, la principal fuente de huella de carbono son los seres humanos.

Superando el problema de este paradigma

Al igual que con los índices de desarrollo humano y preocupaciones económicas más amplias, la Agenda 2030 aprovecha las preocupaciones legítimas por el medio ambiente, la exposición humana a materiales cancerígenos, defectos de nacimiento y aire y agua limpios.

Pero estos se subsumen bajo el título de calentamiento global (o, al tener que explicar los períodos de enfriamiento, ‘ cambio climático’), de una manera tan incoherente que uno no puede hablar sobre las preocupaciones legítimas sin verse obligado a responder por el cambio climático.

Las innovaciones que potencian una 4IR, como 3DP, tienen mucho potencial. Pero ya existen soluciones para el ciclo de producción / ingresos y distribución / compra que plagan a la humanidad frente al rápido proceso de automatización en curso.

Estas soluciones son tan sencillas como utilizar piezas de mayor calidad para sustituir las piezas «planificadas para romperse» en productos ya existentes, dejando intactos todos los demás factores de producción.

De hecho, sostenemos que, si bien hipotéticamente existen límites para el crecimiento, la mayor limitación en la actualidad es el pensamiento limitado sobre cómo es el crecimiento y qué nuevas posibilidades y descubrimientos contiene.

En conjunto, podemos ver que superar el despilfarro de las economías de escala no es el problema al que se dirige la concepción de la élite de la Agenda 2030. Quieren preservar algún tipo de sistema de producción de productos básicos subsidiada, quizás haciendo que los productos sean menos resistentes y comúnmente compartidos a través de un sistema de alquiler de entrega de drones.

Esto reduciría la vida útil del producto y, al mismo tiempo, requeriría que se produjeran menos bienes, se conectarían al sistema de alquiler y una población humana total menor.

En un tenaz equilibrio entre la reducción de la población y los endebles bienes de alquiler, el WEF propone que esto resultará en una disminución neta de las emisiones de carbono. Al observar la segunda parte de ese balance, podemos concluir que la reducción de la población debe ser significativa para justificar el reclamo de reducción neta.

En cambio, mantenemos que ‘dos ​​cabezas son mejor que una’, que el aumento de la población humana tiene un efecto multivariado y no lineal hacia la mejora no solo de la experiencia humana, sino de su interrelación positiva con toda la noosfera .

Spread the love
                 
  more 
A %d blogueros les gusta esto: