Caso La Manada. Entrevista en exclusiva a Josele Sánchez: «No es no, pero tú no dijiste NO en ningún momento»

Daniel Negroles.

FUENTE: https://www.cuartaedicion.com/2022/11/caso-la-manada-entrevista-en-exclusiva-a-josele-sanchez-no-es-no-pero-tu-no-dijiste-no-en-ningun-momento/

«No me gustaría ver a mi hija con una camiseta como la que muestra la ‘víctima’ que dice: Hagas lo que hagas, quítate las bragas»

Entrevista en exclusiva para cuartaedicion.com.

Este viernes,25 de noviembre, a las 10 de la mañana, tendrá lugar en los juzgados de Cartagena uno de los juicios más polémicos de los últimos tiempos: La causa judicial seguida contra el controvertido periodista y escritor Josele Sánchez por haberse atrevido a discrepar de la unanimidad mediática en el caso de «La Manada» y proclamar a los cuatro vientos, desde el digital que en aquel tiempo dirigía, La Tribuna de Cartagena su ya famoso artículo «Yo no te creo».

Desde aquel 4 de mayo de 2018 en que Josele Sánchez publicaba su editorial «Yo no te creo» destinado a la «víctima» de La Manada hasta hoy, la vida del periodista y escritor, a quien sus enemigos mediáticos han calificado como «el Rey de las Fake News», y que, desde la otra cara de la moneda, para otro importante sector de la sociedad española se ha convertido en el último referente de honestidad en la profesión periodística, la vida del escritor ha pegado muchas vueltas: el rotundo éxito del periódico local que dirigía y la creación del periódico La Tribuna de España, la publicación de los mayores escándalos periodísticos, desde el posible asesinato de Emilio Botín ordenado -según mantenía el periódico- por su mujer y su hija Ana Patricia, los escándalos del Banco de Santander, las mayores tramas de pederastia con involucración de políticos, jueces y fiscales (caso Bar España, caso Odón Elorza, caso El Sheriff de Puente Genil, caso fiscal José Grinda, caso Jueces en Cartagena de Indias…) y todo ello en una línea editorial de marcada insumisión con el pensamiento único dominante en España, de enfrentamiento a lo que Josele siempre denominó como «El Régimen del 78» y de encendida defensa de la unidad nacional, alcanzar la histórica cifra de seis millones de lectores (según datos de Google Analytics), el inicio de una persecución judicial por parte del sistema… hasta tener que huir de España para evitar la cárcel, el exilio sobreviviendo en muy difíciles circunstancias en Guatemala (donde fue cuartaedicion.com el primer medio en localizarlo https://www.cuartaedicion.com/2020/11/josele-sanchez-en-guatemala-viviendo-en-la-indigencia/) hasta su final regreso a España y puesta a disposición de la Justicia (o de lo que el periodista denomina «la mafia judicial española) donde debe afrontar 16 causas penales, alguna de ellas con más de 50 años de petición de condena de cárcel).

En unas horas será el primero de los mediáticos juicios que habrá de afrontar un Josele Sánchez que a las puertas de sus seis décadas de vida, siquiera físicamente tiene nada que ver con el apuesto periodista director del medio más irreverente del país aunque, afortunadamente, tampoco tiene ya ningún parecido al huido de la justicia española que encontramos (comprueben la fotografía del enlace) en condiciones lamentables en el país centroamericano donde se escondía de la policía de España y de los servicios secretos del CNI.

Hoy nos concede una breve entrevista, la primera y única desde que regresó de América y se compareció ante los tribunales, una entrevista a menos de 24 horas de afrontar una de sus peores pesadillas, el ·juicio de la víctima de La Manada.

JOSELE SÁNCHEZ JUNTO A DANIEL NEGROLES.

Josele, para alguien como yo que ha tenido el honor y el privilegio de trabajar a tu lado es una satisfacción tenerte aquí, en Cartagena y poder tomar un café contigo tranquilos sentados en la terraza de un bar

Gracias, Dani, tranquilo lo que se dice tranquilo no estoy, sabes que dentro de unos minutos he quedado con mi abogado en su despacho y que mañana me juego 10 años de cárcel.

Josele, tú has sufrido una campaña, que parece perfectamente diseñada, de acoso y derribo en redes sociales con el fin de provocar su muerte mediática. ¿Por qué no has hecho ninguna declaración pública en el año largo que llevas ya en España? ¿Por qué no has contestado a ninguna de las múltiples y degradantes acusaciones que se te han lanzado desde todas partes?

Dani, mi vida en este tiempo ha dado un giro absoluto; afortunadamente la soledad y las dificultades que pasé no me han convertido en un enemigo del mundo sino en un enamorado de la vida; Dios me ha regalado tiempo y silencio, algo de lo que había carecido desde que tengo memoria, capacidad de analizar las cosas pasadas con desapasionamiento y perspectiva, perdonar a quienes me traicionaron y a mis enemigos, perdonarme también yo mismo por mis múltiples faltas (después de que Dios me haya perdonado) y abandonar cualquier concesión a la vanidad y la soberbia que tan presentes habían estado en mi vida. Por eso me impuse no contestar a ninguna de las acusaciones que se han vertido contra mí y defenderme, eso sí, en todas las causas judiciales, sin aprovechar la concesión a la mentira que te permite el ser acusado (Dios, cuya Justicia es la única que reconozco, cuando manda «No levantarás falsos testimonios ni mentiras» no hace excepciones a la condición procesal en la que te encuentres) y defendiendo la verdad de todo lo que he escrito y publicado hasta las últimas consecuencias.

Sí Josele pero las últimas consecuencias podrían ser muchos años de cárcel

Así es. Si Dios no dispone otra cosa me iré a la cárcel por más años que los que me quedan por vivir. Si sumo todas las peticiones de cárcel que tengo debo andar por los ciento y pico de años y a punto de cumplir 59 resulta complicado imaginar un futuro más allá de la prisión en el momento que la pise.

«No quiero ser un héroe ni merezco ser un mártir, pero sólo me importa la Justicia Divina y es la única a la que temo»

¿Te arrepientes de algo?

Sólo miserables como Santiago Carrillo, asesino de miles de personas, se permitía manifestar en una de sus últimas entrevistas antes de que Dios lo mandara al infierno que no se arrepentía de nada. Por supuesto que me arrepiento de muchas cosas que he dicho y he hecho en mi vida. Pero si te refieres a los procesos en los que estos incriminado no me arrepiento de nada: ni de cuanto escribí ni del haberlo hecho por mucho que pueda parecer que no haya servido de nada. No es que pretenda inmolarme. Tampoco quiero ser un héroe ni merezco ser un mártir. Pero en estos momentos de mi vida sólo me importa estar bien a ojos de Dios y es su Justicia Divina la única a la que temo.

¿Volverías a escribir los dos artículos dedicados a «la víctima» de La Manada, uno firmado con tu nombre y el otro con el de tu pseudónimo habitual, Marcos Larrazábal?

Dani, te he dicho que sólo un café y cuatro preguntas, y sabes que rompo mi compromiso conmigo mismo de no hacer declaraciones por deferencia a tí, al periódico que diriges y por el aprecio personal y profesional que te profeso. Por supuesto que volvería a escribir lo que escribí porque es lo que pienso, por cierto, exactamente lo mismo que pensaba uno de los tres jueces que juzgaron el caso y que emitió un voto particular, pero no voy a adentrarme en nada respecto a este procedimiento porque mañana es el juicio y contarte algo sería tirar por tierra todo el trabajo realizado por mi abogado y toda su estrategia de defensa.

El único mérito de la ilustrada Irene Montero para ocupar su ministerio es haber sido elegida por el macho alfa de la manada marxista para engendrar sus cachorros

Sabemos que te tienes que marchar, pero permíteme un par de preguntas más. ¿Confías en que se te haga justicia mañana o piensas que la influencia de los grupos feministas que ya presionan desde las redes sociales condicionará tu sentencia?

No creo que a Mario (se refiere Josele a su abogado, el prestigioso penalista cartagenero Mario García Galindo) le haga mucha gracia que me pronuncie sobre los jueces 24 horas antes de tener que acudir a sala. Las feministas, que son el peor enemigo de la mujer y el cáncer de la sociedad no es que tengan influencia sobre los jueces: mandan en la justicia española que es todo menos justa. La ilustrada ministro Irene Montero, cuyo único mérito para ocupar su ministerio es haber sido elegida por el macho alfa de la manada marxista para engendrar sus cachorros, ya manifestó que «la justicia debe ser feminista»; ya no es que la justicia tenga que ser justa y hacer justicia con las mujeres, no, es que la justicia debe ser feminista. Pero no hace falta referirse a los bolivarianos que gobiernan. Cuando ocurrieron los hechos por los que se me juzga gobernaba el Partido Popular y su ministro de Justicia, un tal Catalá «que tanta paz lleve como descanso dejó con su marcha» se atrevió a cuestionar la salud mental del magistrado Ricardo González por haber emitido un voto particular, sobradamente cargado de motivos que en su razonamiento narraba. Por supuesto que no creo en absoluto en la justicia española que para mí no es justicia sino un entramado legal (pese a que hoy no lo dice Josele Sánchez siempre se refiere a la justicia como «la Mafia Judicial Española») y estoy preparado para ingresar en prisión el resto de mis días. Para entrar en la cárcel, o tienes crímenes que justifiquen tu ingreso en prisión o tienes una inquebrantable FE en Dios que de sentido a todo lo que tenga que venir.

Una última pregunta… ¿contestarás las preguntas de la fiscalía y la acusación o te negarás a hacerlo? ¿Crees que tienes alguna posibilidad de ser absuelto? ¿Crees que todos los procedimientos penales que tienen son una persecución política contra tí?

Dani, me has dicho una pregunta y formulas tres, a quemarropa… se te nota la escuela periodística de la que procedes (está haciendo referencia a los años en que tuve el honor de trabajar a sus órdenes, primero en La Tribuna de Cartagena y, más tarde, en La Tribuna de España). Contestaré las preguntas hasta del guardia civil de la puerta de acceso a los juzgados: quien nada tiene que temer no tiene de quién esconderse. La verdad y la justicia -como decía ese José Antonio Primo de Rivera al que ahora mencionar se ha convertido en un delito- son categorías permanentes de razón. Diga lo que diga la acusación, la fiscalía o la sentencia que finalmente dictamine el juez, la verdad solo es una (yo no me invento nada, yo me levanto un día y digo: “a ver cómo puedo hacer la vida imposible a una chica que no conozco de nada”, yo escribo después de ver reiteradamente un vídeo y mi opinión es tan disparatada como para coincidir, en todo, con lo que vio en ese mismo vídeo uno de los tres jueces que juzgaban el caso). Y con la verdad iré hasta el fin del mundo, aunque aquí parece que no se me pedirá tanto: se conformarán con que vaya con la verdad hasta el módulo de ingresos de un centro penitenciario. Y te lo vuelvo a decir: en la única Justicia que confío y la única Justicia ante la que me importa presentarme con las manos vacías de malas acciones y repletas de coherencia con mis valores y mis principios, la única Justicia justa a la que se puede aspirar hoy en España es la que nos ha de dictar Dios a todos cuando llegue el momento. Un abrazo a tus lectores y enhorabuena por seguir intentando hacer periodismo en este vertedero en que han convertido la profesión, un vertedero repleto de ratas y de cucarachas.

Hasta aquí la breve entrevista que nos concede Josele Sánchez, una entrevista que en lo personal le agradezco muchísimo porque sigo manteniendo contacto permanente con él y conozco el desprecio absoluto que siente por la profesión que ejerció durante tantos años y que para algunos periodistas, para bastantes aunque muchos menos de los que debieran, sigue siendo un referte y un maestro.

Daniel Negroles

http://www.cuartraedicion.com

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: