Al feminismo actual la mujer le importa un bledo

Humberto Pérez-Tomé 

Asistimos a una verdadera campaña global que, tiene por objetivo la desfeminización de la mujer.

El último 8M, ocho de marzo, ha marcado otro nuevo record: más vergüenza ajena y más rechazo social. Pero no hablaremos de esto porque se ve que no les afecta en absoluto, están inmunizadas al qué dirán, lo mismo que las ovejas al pastor. Pero hablaré de la manipulación que el feminismo radical proporciona a la sociedad, no a la mujer, porque el objetivo somos todos y, ellas, la correa de transmisión para alcanzar sus metas.

Al feminismo actual, al mal feminismo, la mujer no le importa nada, de hecho es sobre la que apoyan sus esfuerzos más crueles de todo el plan que urden los movimientos LGTB, verdaderos artífices de las movilizaciones, con el amparo de los organismos internacionales, las instituciones públicas y los presupuestos generales de Estados socialdemócratas, que no son más que los que implantan legislativamente a nivel local el proyecto de la deconstrucción antropológica de la sociedad.

Las mujeres feministas, las que odian al hombre porque odian su existencia, han recordado con sus pancartas, sus gritos, los ropajes y actitudes que no están dispuestas a dejarse convencer aunque vean que su esfuerzo se catapulta una y otra vez sobre sus cabezas. Que sus derechos al aborto libre, uniones lésbicas y leyes que las empoderan, como la violencia de género y la futura ley de libertad sexual, en el fondo las desamparan constantemente porque destruyen la génesis de lo que son, es decir mujeres, y el varón existe sí o sí, y eso las desquicia. Ellas quisieran arrancar de su alma esa necesidad primaria -como lo es en el hombre la búsqueda de una mujer-, pero no pueden, quizá por eso buscan su rechazo desde la fuerte pasión del odio.

Sin mujer no hay vida. Por eso es tan importante la desideologización del sexo 

La sociedad está dividida por el feminismo, que no es más que la picota más alta de la guerra necesaria para tener a la sociedad dividida. ¿Por qué dividir a la mujer? Porque es la base de la vida, sin ella -y la colaboración del varón- no habría vida, pero es ella la que se necesita para la gestación, prueba de ello que el acto sexual en sí ha sido sustituido por las fecundaciones in vitro tanto para heterosexuales como para parejas de lesbianas como en el caso homosexuales que alquilan vientres de mujeres. Romper a la mujer es romper a la sociedad. Es vaciar al mundo de afecto, sensibilidad y compañía. El feminismo a hembrizado a la mujer para que todos, hombres y mujeres, nos quedemos sin un amor que nos acoja sin preguntar.

Por eso es importante rescatar a la mujer de las garras de la ideologización del sexo, y con ello la esencia fundamental que nos hace comprender y construirnos generación tras generación. Por eso, y ahora se entiende mejor, que la ideología de género esté promocionada por algunos Estados al amparo de multimillonarias organizaciones o hombres de corazón perverso -y razones contra natura- que no soportan ver cómo el mundo es capaz de salvarse y sobrevivir sin ellos. Por eso buscan un Nuevo Orden Mundial que les dé el poder. Un orden neoliberal que les salve a ellos los primeros de poder ser derrotados, a los que se unen como es lógico todas las empresas cuyo único objetivo es el dinero y no las personas, que pueden ser fácilmente recambiadas como piezas en la maquinaria de contar billetes.

A las mujeres no las matan por el hecho de ser mujer. Ese argumento era exactamente el mismo que utilizaba el Ku-Kus-Klan, que mataban a negros y católicos por el hecho de serlo. O los nazis condenaban a los judíos por el hecho de ser judíos. No hay un complot en contra de las mujeres en ningún lugar del mundo, excepto el que ellas se hacen así mismas. Las mujeres mueren asesinadas como mueren asesinados los niños en sus vientres, y no lo hacen por el hecho de que sean niños, si no porque las han convencido de que pueden hacerlo, es más creen incluso que no matan ni tan siquiera a seres humanos vivos. Los derechos… ¡Malditos derechos sin consecuencias! Eso no son derechos, son caprichos.

¿Comprendemos ahora por qué las grandes marcas mundiales, los medios de comunicación de masas, la televisión a la carta o las multinacionales del espectáculo como Walt Disney apuestan por la deconstrucción de la mujer y fomentan 8M’s insultantes? ¿Podemos entender ahora que haya un interés especial en que los hijos pasen por el tamiz de las nuevas formas de familia y que sean además las mujeres madres las que se empoderen en las casas, se enfrenten al hombre y este quede siempre discriminado en la justicia y delante de los hijos? ¿Se ve por qué una mujer que deja de ser en esencia mujer se vuelve en un ente irracional, egocéntrico y bestial, que es la antítesis de una mujer real?

 Las mujeres mueren asesinadas como mueren asesinados los niños en sus vientres, y no lo hacen por el hecho de que sean niños, si no porque las han convencido de que pueden hacerlo, es más creen incluso que no matan ni tan siquiera a seres humanos vivos 

En defensa de la vida y de la mujer (Criteria) María Lacalle Noriega (Ed). ¿Cómo ha sido posible que el aborto haya pasado de ser un acto encubierto a que se quiera un derecho abierto libre y gratuito? ¿Qué hay en la mente y en el corazón de aquellas personas que piensan que existe un derecho a eliminar la vida de su hijo? ¿Podemos o no inmiscuirnos en la libre autodeterminación de la mujer? ¿Cómo hemos llegado hasta aquí y qué podemos hacer para cambiar esta manera de pensar y de sentir?

 ¿Qué es una familia? (Nuevo Incicio) Fabrice Hadjadj. Si en algo tenemos que aupar a la mujer es en que recupere el papel de eje en la célula más importante de la creación: la familia. El autor quiere mostrar el vínculo que une lo lógico con lo genealógico, oponiéndose a su dislocación contemporánea en provecho de la tecnología. Se atreve a afirmar que la diferencia de los sexos es el cimiento de la inteligencia humana, y que el nacimiento ordinario está más cargado de porvenir que todos los magníficos futuros planificados por la procreación médicamente asistida.

El árbol masónico (Digital Reason) Manuel Guerra. A pesar de su edad, a don Manuel Guerra le ha dado tiempo todavía a explicar como solo lo hace él, aquello de las ramas de un enorme árbol que cada día parece que crece más y que da frutos aparentemente bien jugosos, pero no saben que el furto abundante trocha las ramas que lo sostiene y eso, mas pronto que tarde, sucederá como siempre ha sucedido con la mentira. En este caso es la Torre de Babel de la ONU, cuyas amas se extienden por el orbe con sus enormes ramas infectando todo aquello que toca con dinero y poder. Es necesario «desenmascarar» (León XIII) y conocer la masonería. La mayoría de los gobiernos y de los políticos, sean masones o no, están imponiendo los principios y criterios masónicos, implantando así el New World Order (NWO), el «Nuevo Orden Mundial» (NOM).

Deja una respuesta