9 atentados de terroristas palestinos contra israelíes, que no verán ustedes en las redes por estar «prohibidos».

Iosef Neira compiló los videos. Se pide amplia difusión.

Sin duda alguna, Israel necesita una agencia anti-propaganda.

Durante muchos años, el Ministerio de Asuntos Estratégicos y Diplomacia Pública de Israel ha estado tratando de combatir el gran número de campañas internacionales de deslegitimación y boicot contra el Estado judío. Sus opciones para combatir el antisemitismo internacional son limitadas y es dudoso que haya priorizado adecuadamente los temas en juego. Israel necesita urgentemente una agencia anti-propaganda separada, algo que el Ministerio de Asuntos Estratégicos debería haber recomendado hace mucho tiempo.

En octubre de 2015, el gabinete de seguridad política de Israel encargó al Ministerio de Asuntos Estratégicos y Diplomacia Pública la responsabilidad de luchar contra las numerosas campañas de deslegitimación y boicot que se han organizado contra el Estado de Israel. Esta fue una actualización de la batalla del gobierno israelí contra las campañas de odio.

Cualquier estratega sabe que primero hay que definir los principales temas en juego y luego priorizarlos. Los estudios han revelado que muchos ciudadanos adultos de países de la UE creen que «Israel tiene la intención de exterminar a los palestinos» o, alternativamente, que «Israel se comporta como los nazis». Se puede extrapolar de un estudio de 2011 de la Universidad de Bielefeld que aproximadamente 150 millones de los 400 millones de adultos antes del Brexit en la UE tienen esa opinión.

Por tanto, habría sido lógico para el gobierno israelí, es decir, el Ministerio de Asuntos Estratégicos,  haberse acercado a los gobiernos europeos sobre este tema. Debería haberles pedido que investigaran cómo se desarrollaron estas percepciones antisemitas extremas y cómo se pueden reducir. Esto debería haber sido una prioridad absoluta. Nunca se informó de una iniciativa de este tipo, por lo que no parece haber ocurrido.

Otra prioridad importante para el Ministerio debería haber sido dejar claro al mundo que el antisemitismo ha sido una parte integral de la cultura occidental desde tiempos inmemoriales y lo sigue siendo hoy. Esa realidad sigue expresándose de muchas formas, tanto en Occidente como en organizaciones supranacionales. Incluso el público israelí no parece comprender completamente este hecho.

Este problema es cada vez más urgente. En los últimos meses, ha aumentado considerablemente la conciencia  que la discriminación y el racismo contra las minorías étnicas están muy extendidos en las sociedades occidentales. También lo es el antisemitismo, que existía mucho antes del racismo. Sin embargo, esta conciencia no existe.

Vivimos tiempos de gran incertidumbre. El Ministerio de Asuntos Estratégicos debería estar estudiando los efectos que probablemente tendrá la pandemia de coronavirus en las sociedades occidentales y analizando las consecuencias de esos efectos para Israel.

El Ministerio también puede hacer muchas otras cosas. Ya aborda el anti-israelismo en las redes sociales al denunciarlo en Facebook, Twitter e Instagram. Puede establecer una red de contactos comprensivos y puede proporcionar información sobre el antisemitismo. Pero todos estos esfuerzos, por valiosos que sean, son secundarios a las prioridades antes mencionadas.

El Ministerio ha llamado la atención sobre el carácter antisemita del movimiento BDS y se han tomado medidas contra él en algunos países. ¿Ha detenido eso a muchos seguidores del BDS? Probablemente no.

Los principales medios de comunicación de Occidente y de izquierda difaman a Israel como algo natural. Critican severamente a Israel y apartan la vista de la extraordinaria criminalidad y la penetrante cultura de la muerte de los palestinos. Ignoran la promoción del genocidio por parte de Hamas y la recompensa de los asesinos de israelíes por parte de la Autoridad Palestina controlada por Fatah. Tampoco se presta atención a la represión a veces violenta del pueblo palestino por parte de sus líderes.

¿Qué acciones efectivas puede tomar el Ministerio de Asuntos Estratégicos contra estos medios sesgados? Incluso cuando se desempeña en su mejor momento, el Ministerio solo tiene opciones limitadas, lo que significa que es solo una solución parcial al problema del antiisraelismo y el antisemitismo.

La ministra de Asuntos Estratégicos Orit Farkash-HaCohen le dijo recientemente al Jerusalem Post que durante un año en Harvard, tomó una clase de negociación con un profesor popular. Para su sorpresa, a la clase se le asignó un discurso antiisraelí y antisemita. Ella planteó sus objeciones tanto al profesor como a la clase, pero sus preocupaciones apenas fueron reconocidas.

¿Qué puede hacer Farkash-HaCohen sobre este problema en su calidad de Ministra de Asuntos Estratégicos? ¿Escribir una carta de denuncia al presidente de Harvard? Eso probablemente tendría un impacto limitado, si es que lo hubiera,.

Por otro lado, ¿Qué podría hacer una agencia israelí contra la propaganda? Podría encargarse  que el profesor antisemita de Harvard sea expuesto como un aliado del culto a la muerte palestinoMuchos profesores se permiten participar en actividades antiisraelíes porque hacerlo es una propuesta sin riesgo: no tiene costo. A medida que se expongan más y más profesores de este tipo, otros comenzarán a pensar dos veces antes de promover el antisemitismo.

Existe un grave malentendido en la sociedad israelí que el Ministerio de Asuntos Estratégicos representa una solución completa al problema del antiisraelismo y el antisemitismo. Pero la batalla contra las campañas de odio cubre un vasto frente e Israel necesita más herramientas para combatirlas de manera eficaz.

Además del Ministerio, se necesita una agencia anti-propaganda para luchar eficazmente contra el anti-israelismo y el antisemitismo. Puede utilizar muchas herramientas para contener a los enemigos de Israel y el pueblo judío, herramientas que no están disponibles para el Ministerio de Asuntos Estratégicos.

Hay muchas formas en que una agencia anti-propaganda podría exponer a los promotores de BDS en universidades extranjeras. Podría, por ejemplo, seleccionar un campus particularmente hostil con muchos de esos instructores. A continuación, podría perseguir su buena fe académica. Al solicitar la ayuda de organizaciones amigas, podría examinar el trabajo de esos instructores en busca de plagio, citas falsas y notas al pie incorrectas. La agencia luego publicaría esos hallazgos en todo el mundo. Si las infracciones expuestas son lo suficientemente graves, los académicos en cuestión podrían encontrar en riesgo sus puestos docentes.

La agencia no tendría que investigar el trabajo de todos esos profesores. El mundo académico, como la mayoría de los segmentos de la sociedad, contiene muchos cobardes. Fuera del número limitado de enemigos acérrimos de Israel, muchos signatarios de declaraciones de BDS lo hacen para ganarse el favor político. Una vez que poner sus nombres en dichos documentos exige un precio, pueden comenzar a preguntarse si vale la pena.

Yo no inventé este enfoque. Se ha aplicado con eficacia en otros lugares, en circunstancias totalmente ajenas a Israel. En 2011, la Universidad de Bayreuth retiró el doctorado del entonces ministro de Defensa alemán Karl-Theodor zu Guttenberg. Posteriormente, Guttenberg anunció su dimisión como ministro, dejó vacante su escaño en el Bundestag y abandonó la política por completo.

En 2013, la Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf revocó el doctorado de la ministra de Educación alemana Annette Schavan por «plagio sistemático e intencional» en su tesis. Ella también se resignó.

No debería ser difícil hacer sudar al mencionado profesor de Harvard por su asignación anti-Israel. Tampoco debería ser caro exponerlo a él y a otros de su calaña. Los expertos estiman que una agencia anti-propaganda requeriría un presupuesto anual cercano a los 250 millones de dólares, lo que no es prohibitivo para el Estado de Israel.

El papel de la agencia israelí contra la propaganda sería iniciar y quizás guiar este proceso. Incluso si los medios de comunicación revelaran su papel, no se produciría ningún daño grave. Si el Ministerio de Asuntos Estratégicos intentara un proceso de este tipo (que probablemente no pueda hacer) y se descubre su función, se podría hacer un gran daño.

La agencia anti-propaganda no debería apuntar a silenciar a los críticos de Israel. En cambio, debería buscar exponerlos. En Alemania, por ejemplo, hay una serie de intelectuales que no son antisemitas sino aliados de los antisemitas mediante el blanqueo, la minimización de las declaraciones antiisraelíes, el ataque al comisionado nacional de antisemitismo, el intento de socavar la definición de antisemitismo de la IHRA, etc. Estos aliados del antisemitismo pueden ser expuestos de muchas maneras, al igual que los miembros de los medios de comunicación que atacan a Israel y no mencionan los crímenes palestinos. La agencia no tiene por qué perseguirlos a todos. Centrarse en unos pocos objetivos por país y campo de actividad tendrá un efecto. Lo mismo se puede hacer también con los políticos antiisraelíes. El cielo es el limite.

 ***El Dr. Manfred Gerstenfeld es investigador asociado sénior en el Centro BESA, ex presidente del Comité Directivo del Centro de Asuntos Públicos de Jerusalén y autor de The War of a Million Cuts. Entre los honores que ha recibido se encuentra el Premio León Internacional de Judá 2019 del Instituto Canadiense de Investigación Judía que le rinde homenaje como la principal autoridad internacional en antisemitismo contemporáneo.

Traducido para Porisrael.org por Dori Lustron.

https://porisrael-98b5.kxcdn.com/files/2020/09/9-atentados-en-Israel.mp4?_=1

Deja una respuesta