Trump, «el presidente de la paz»: cada vez estamos más cerca de un Acuerdo de Paz entre Israel y Marruecos.

João Lemos Esteves

Éste es otro logro más de la Administración Trump, de Donald Trump, esa persona a la que sus enemigos presentaron como la reencarnación de Adolf Hitler y disparates por el estilo y vaticinaron que con él al frente de los EEUU el Mundo iba a ir a peor…

El presidente norteamericano ha conseguido que Kosovo, un país de mayoría musulmana, reconozca al Estado de Israel, instale su Embajada en Jerusalén y, también, reconozca a Serbia, lo que representa un paso innegable en la estabilización de los Balcanes. Por otro lado, Serbia trasladará su Embajada a la eterna capital de Israel, Jerusalén.

Dando este paso, Serbia da una lección a los demás países europeos, aplicando un principio básico, elemental, del derecho internacional: las embajadas deben estar ubicadas en la capital de cada país, según la definición soberana del Estado «de acogida». En el caso de Israel, no hay duda legítima, ni puede haberla, so pena de pérdida de claridad política, de que su capital es Jerusalén.

El esfuerzo continuo e incansable de LIKUD Serbio, que nunca ha dejado de mostrar la luz de la Razón al gobierno serbio encabezado por la Primera Ministra Ana Brnabić, y la insuperable asistencia diplomática del presidente Trump, han contribuido en gran medida a esta exitosa decisión de Serbia. 

Es asombroso, a la vez que vergonzoso, que los medios de comunicación -casi cuatro años después- aún sigan repitiendo, hasta el hartazgo, hasta aburrir, los mantras con los que pretendían deslegitimar al presidente electo de EEUU y al Mundo Libre: el presidente Trump es un políticamente «anti-diplomático», al que no le importan las convenciones ni los consejos. de “expertos”, dicen.

Sin embargo, lo cierto es que el “presidente anti-diplomático” ha ido dejando un camino de extraordinarias victorias diplomáticas en su primer mandato, que muchos agoreros consideraban “imposibles” o “improbables” hasta hace muy poco tiempo.

He ahí la gran paradoja que, desmantela la hipocresía de esta tropa de “genios” que reza todos los días (sabemos por qué…) por el fracaso del presidente Trump: el presidente que no sabe ser diplomático, reforzó la diplomacia como medio para lograr la paz entre naciones y obtener resultados satisfactorios para las partes involucradas.

Donald Trump ha reemplazado la diplomacia de la resignación por la diplomacia de la determinación. Ha sustituido la diplomacia de represalia por la diplomacia de negociación.

El traslado de la Embajada de Serbia a Jerusalén y los logros comerciales y diplomáticos con Kosovo, convirtiendo a este país en otro socio y amigo de la gran e incomparable nación israelí, son los ejemplos más recientes de «imposibilidades» (según los «genios» de la política, que tanto idolatran los medios globalistas y políticamente correctos) hechas posibles por el presidente que “desafía las reglas de la democracia” (esta frase tantas veces repetida no deja de ser chistosa, cómica…). 

Pero, la Administración Trump no se detiene ahí, cuando se trata de la realización de milagros diplomáticos. Todavía hay más noticias por llegar.

Como ya dijimos, el próximo gran logro hacia una seguridad colectiva, mundial, hacia un mayor progreso que, el presidente Trump dará al mundo es otro Acuerdo de Paz, esta vez entre Israel y Marruecos.

El Rey Juan Carlos se reúne con el monarca marroquí Mohamed VI en  Marraquech - Noticias España - El Periódico de Aragón

 Para ello, contará con la colaboración del Rey Emérito español, Do Juan Carlos I que, está intercediendo ante el Rey de Marruecos para reanudar las relaciones diplomáticas, y de amistad entre el Reino Alauí y el Pueblo Judío.

Recordemos, como aludía en mi anterior artículo que, Don Juan Carlos de Borbón fue quien normalizó las relaciones entre España y el Reino de Marruecos.

El Rey Emérito es muy respetado por la Casa Real de Marruecos, y hoy todavía tiene una influencia considerable en el rey Mohammed VI.  Donald Trump tiene actualmente entre sus prioridades, tanto a Don Juan Carlos, como a Marruecos, en lo que respecta a la política exterior de Estados Unidos (que ya se ha convertido, de nuevo en la gran política exterior que, nunca debió de dejar de ser).

La razón fundamental de esta iniciativas es que, Marruecos es, y será en el futuro, un punto geopolítico decisivo para contener las tentaciones imperialistas (que son muchas y cada vez más materializadas) del Partido Comunista Chino.

Con ese fin, el presidente Trump tiene la intención de establecer una base militar estadounidense, con medios sustanciales, en lo que se convertirá en uno de los mayores activos geopolíticos estratégicos y militares estadounidenses, en el Sahara Occidental.

Será una victoria notable para Estados Unidos y el Mundo Libre, y una gran derrota para los comunistas imperialistas chinos. De hecho, el Partido Comunista de China está intentando, incluso con la ayuda de los grupos de presión portugueses que, Marruecos prevea la presencia estadounidense en su territorio y consienta la construcción de una “minicolonia” china en el Sáhara Occidental.

Los comunistas-imperialistas chinos pretenden, de esta manera, dominar esta área estratégica para la implementación de su proyecto “One Belt, One Road”, <un cinturón, un camino> así como explorar, en exclusiva, el oro y otros bienes preciosos de esta zona del globo. Nótese que la China comunista-imperialista ve a África como una mera extensión de su territorio, sujeta a su (indiscutible) soberanía – “África es nuestra”, gritan el presidente Xi y sus camaradas.

Una vez más, queda demostrada la importancia geopolítica del trabajo que está haciendo el Rey Emérito, perfectamente coordinado con el presidente Trump: el establecimiento de una de las Bases Militares estadounidenses más relevantes en el Sáhara Occidental será una dura derrota infligida a la China comunista-imperialista. No es de extrañar, por tanto, que nuestro texto anterior generara reacciones tan espeluznantes: los lobbies portugueses que, maniobran y conspiran al servicio de la China comunista-imperialista están desesperados … Pensaban que la «batalla» de Marruecos ya había sido ganada por parte de los chinos, que ya habían conseguido un negocio rentable …

 Por otro lado, EE.UU., al establecer una Base Militar en el Sáhara Occidental, pretende incrementar la seguridad del comercio internacional: la presencia militar estadounidense en esta zona del globo permitirá la defensa de la circulación de buques de mercancías en el Mediterráneo, especialmente petroleros. Esto también se verá como una llamada de atención, como una severa advertencia a Irán.

Estrictamente hablando, desde el primer día del presidente Trump en la Casa Blanca, Estados Unidos ha colocado a África, y a Marruecos en particular, como una de sus prioridades en su «gran estrategia» internacional.

«Estados Unidos primero» nunca fue «solo Estados Unidos», y el mundo solo puede beneficiarse del éxito de la política de «Estados Unidos primero».

 Cabe señalar aquí que, en 2018, el entonces Secretario de Estado en funciones, John Sullivan, apoyó el plan de Marruecos para el Sáhara Occidental y, el año pasado, el Secretario Mike Pompeo viajó a Marruecos varias veces para reafirmar el compromiso de Estados Unidos de fortalecer los lazos con este Reino y con el continente africano.

La semana pasada se dio otro paso: EE.UU. y el Reino de Marruecos firmaron el Acuerdo de Inmunidades Diplomáticas Reforzadas, que representa un hito histórico: es el primer acuerdo de este tipo firmado por EE.UU con una nación africana.

Este histórico acuerdo es la antesala de otro que vendrá a continuación: el tan esperado Acuerdo de «Shalom» (paz) entre Israel y Marruecos. Tras muchos meses de negociaciones, creemos que será uno de los primeros logros (posiblemente el primero) del segundo mandato del presidente Trump.

Por lo tanto, la reelección del presidente Trump significará un mundo más seguro con más paz y, dados los fantásticos resultados de la economía estadounidense bajo el liderazgo del presidente Trump. Incluso en tiempos de pandemia, Donald Trump ha convertido a los EEUU en un país aún más próspero.

Estados Unidos solo avanzará en el fortalecimiento de las relaciones con el Reino de Marruecos si el Reino de Marruecos reconoce y establece primero un Acuerdo de Shalom con Israel. ¿Hay un mejor amigo para Israel y la paz que el presidente Trump? ¡Los hechos demuestran que es así!

Una nota final para elogiar la forma brillante en la que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, juega al ajedrez político internacional, siempre con inteligencia y destreza.

Israel se está volviendo cada vez más fuerte.

 Israel es cada vez más un estado con una influencia internacional innegable, capacidad de influencia que cada día que pasa es más reconocida en todos los países del Mundo.

Es una alegría ver el deseo, ansiedad casi positiva, que tiene el actual presidente de los EAU de visitar Israel.

Tampoco podemos olvidar el fantástico trabajo de Yossi Cohen, el líder de la inteligencia israelí (el tan famoso Mossad, que parece suscitar tanto miedo en Portugal, incluso entre las personas que menos se podía esperar).

Los Acuerdos de Paz no ignoran ni descuidan el aspecto fundamental de la seguridad y la lucha contra el terrorismo, que debe ser una prioridad para todos. Sin excepción.

El Mossad, bajo el liderazgo de Yossi Cohen, es esencialmente una agencia de paz, de Shalom . Yossi Cohen, aunque pase desapercibido, en la sombra y sin ser político, es otro de los grandes estadistas de nuestro tiempo. Tiene mucho futuro, será lo que él desee.

Deja una respuesta