SOBRE LAS CÓPULAS Y EL COITO EFÍMERO

Javier Hernández García

Funcionario de Administración Local

Era aquella España de cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y de María, de espíritu burlón y alma quieta, la España de pelar la pava y donde la parejas de tortolitos tenían que ir obligatoriamente acompañadas de una carabina.

El menester generalmente se hacía por la tía solterona o la tata de toda la vida de la novia, que velaba por la virtud y el himen incorrupto de la moza evitando que la lascivia incontenible y congénita del mozo rondeño o rondador aprovechara el alto brocal del pozo para meterle las manos bajo la blusa o le arremangara la falda a la entrada de un puente de piedra o distraídos mirando el descorche de un alcornoque del camino le tocara una teta por encima de la camisa.

El pecado calenturiento de palabra, pensamiento y omisión, que nunca de obra de aquellas tardes primaverales o veranos a las orillas de los ríos, de largos calentones y no pocos deseos se confesaban después antes de comulgar en misa de once.

Era la España en que las mozas regresaban con la tía, nada de solas ni borrachas, y como mucho el novio acababa en el portal con la cabeza caliente, los pies fríos, las manos en el bolsillo, y la mandanga sujeta para que no levantara la pretina del pantalón ante la mirada censora de la tía. Y así transcurría aquel devenir juvenil hasta la boda, porque había que llegar virgen e inédita al matrimonio ¡¡¡Como Dios Manda, coño!!!

Así fue hasta casi la llegada de la democracia, y luego vino el socialismo y dieron la razón a Don Antonio Machado al que admiraban por rojo, pero nunca entendieron, cuando decían: “El vano ayer engendrará un mañana vacío y por ventura pasajero. Será un joven lechuzo y tarambana, un sayón con hechuras de bolero, a la moda de Francia realista un poco al uso de París pagano y al estilo de España especialista en el vicio al alcance de la mano”, y los socialistas de González inventaron el “póntelo, pónselo” y las paginas promocionales de follar a tutiplén, el canal Plus en cerrado con películas porno los viernes, el desnudo si lo exige el guion, el repartir condones en los colegios de primaria por las comunidades autónomas a base de justificarlo con educación sexual, el sexo era tan divertido y las señoritas descaradas tan divertidas sin necesidad de protección por ningún ministerio que aquel 14 de febrero de 1978, Enrique Tierno Galván le tocaba una teta en la televisión a Susana Estrada, ni les preocupaba tampoco la explotación de la mujer cuando a finales del ya lejano 1987 se contratara a Sabrina para enseñar en TVE en fin de año una teta con su famoso Bum Bum y no se dieron cuenta destrozaban una generación entera de mujeres sin dignidad con 100.000 abortos al año y una generación entera de mujeres a las que les pesaba más un hijo en la conciencia de lo que les hubiera pesado en el regazo.

Y vino, como no, Zapatero. Aquel tipo que puso en el congreso a un tal Zerolo, aquél que decía que tenía “el culo más abierto que el chocho de la tía perica” al que le dieron premio Pluma de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales y nos quiso adoctrinar en la ventaja de “Follar bajo los efectos del alcohol o de las drogas puede proporcionarte una sensación extra de energía para disfrutar del sexo, pero también puede llevarte a cambiar tus patrones habituales, olvidándote por ejemplo de usar el condón”, (P. Zerolo) aunque ahora venga la viruela del mono. Fueron los años del Orgullo Gay, de los Palomos cojos en Badajoz, de los matrimonios y las adopciones de niños sin control de lo que pasa en esos hogares, y encantado de haberlos conocido, y haberse conocido hizo una ley que nos ponía a todos los heterosexuales en el pecado original de haber nacido homófonos y machistas violentos heteropatriarcales, hizo leyes que llevaron a casi 2.500.000 varones a pasar noches en las comisarías, y a peregrinar durante años por los juzgados para defender su dignidad y honor, mientras con la simple denuncia ellos tenían que pedir justicia gratuita, porque se quedaban sin casa, sin hijos y sin ajuar.

No se dieron cuenta de qué coño, llegaría un joven lechuzo con hechuras de bolero, un joven tarambana que con Doña Irene Montero y su legión de Sans-Culottes de esa pocilga que es Podemos tratando de llevarnos de nuevo a la España inferior que ora y bosteza, vieja y tahúr, zaragatera y triste; esa España inferior que ora y embiste, cuando se digna usar la cabeza. Y pretende llevar a una España de varones castrados de polla tiesa, (es por rimar) a la iniquidad, y movieron el artículo 94 del código civil para dejarlos sin la posibilidad de tener hijos, y que vale con la mera declaración de la esposa resentida de que es un maltratador. Han generado una legión en España de hijos huérfanos de padres vivos, sin darse cuenta que el 80% de los delincuentes se han criado sin la figura paterna en el hogar.

Las viejas tías solteronas, que ya las pocas que puedan quedar, si es que quedan, vegetan con un Alzheimer cabalgante en alguna residencia de ancianos, y van a ser sustituidas en los noviazgos por algún miembro del Ilustre colegio de notarios de la provincia que certifique que “sí es sí” de la niña antes de bajarse las bragas y no podrás ligar fuera de la provincia en un aquí te pillo aquí te mato, que ha sido tan propio de las discotecas de los años 80 y cada vez menos de hogaño porque una coyunda furtiva te puede llevar a la denuncia de una de esas víboras del Metoo que te deje capado en un calabozo para el resto de tu vida con un jurado de esos del “yo sí te creo” con Cristina Fallaras sentenciando y Doña Irene Mostrenco ejecutando impecablemente las leyes que guardan la honra de las féminas.

Y como la náusea de un borracho ahíto de vino malo, un rojo sol corona de heces turbias las cumbres de granito ya sabemos que hay un mañana estomagante escrito y en la tarde pragmática y dulzona la Stasi de Podemos llenas de comisarías de vagina se pasan la vida buscando braguetas de heterosexuales a los que condenar porque no son capaces de recordar si al volver solas y borrachas a casa se bajaron las bragas de motu proprio o fue forzado, porque al no haber notario que lo certifique puedo haberme arrepentido antes, durante o después del coito.

Y por si acaso te fuiste con un calentón, te cierro el puticlub. No son conscientes que hay más putas que mujeres pueden convocar cada 8 de Marzo, que hoy los burdeles están en los pisos y se anuncian por internet, que no pueden entrar sin orden judicial, pero están dispuestas a poner una legión de mujeres a las puertas de las casas de lenocinio como una policía política de la braga para detener y multar varones sospechosos de coyunda de pago. Son las mismas que fomentan la educación sexual para niños de guardería, las charlas por travestis en el colegio, los que les dicen que pueden haber nacido en el cuerpo equivocado, los que fomentan el dejarse dar por culo desde la infancia y que pueden dejarse emascular sin el consentimiento de sus padres, los que luego prohíben a los adultos tener sexo, se lo dificultan o simplemente critican el sexo consentido, pagado o no. Es el mismo partido condenado por cerrar puticlubs con el dinero de los parados, de gastárselo en cocaína, el mismo partido que llena de carteles electorales las puertas del “Don Ángelo” en Sevilla, el mismo partido que ha pagado en especie a sus amantes colocándolas de ministras o diputadas, es el mismo partido que durante años tuvo una asociación de “Amigos de Cuba” en el que con dinero público sus militantes de cierto nivel se iban a montar jineteras en Cuba, los que hoy quieren salvar a las mujeres de la prostitución. Es el presidente cuyo suegro y esposa viviera de las saunas gais de la prostitución masculina a la que al parecer no hay que proteger, Es el mismo partido que trata de ignorar que la demanda de prostitución para féminas crece al 11% interanual y que según el portal Porno Up hay más visitas a páginas de prostitución de mujeres que de hombres.

Otra España nace, la España del cincel y de la maza. Ahora bien, normalizaremos sin tía solterona, sin notario que lo avale, sin padre que lo supervise, que los niños menores puedan caer en manos de pederastas cada vez más normalizados, homosexuales y tarambanas varios, para lo que daremos educación sexual en los colegios por lesbianas y transexuales, que les enseñaremos a dejarse taladrar o como drogarse para pasarlo bien mientras su grupo de soldados de la Stasi de la locura del Metooo callarán cuando tus hijas sean violadas por un grupo de menas a los que alimentas. Aquellos socialistas nunca te contaron que el admirado Antonio Machado se casó con Leonor cuando ella tenía 14 años y la conoció con 13 cuando él tenía 34, y por su posición se la quitó a su novio “el mocito Barbero” que era de la edad de Leonor. Dinero. Nunca pensé que le admiraran por eso y no por su poesía.

Para eso no necesitarás ni notario ni padres ni tía solterona porque sería racismo, homofobia y fascismo en vena porque que te taladren por la reversa, va a ser lo único que quede en pie en los próximos años y a lo que un varón pueda ir, y con cuidado, no sea que rechaces y te acusen de homofobia.

Que hasta los huevos estoy de que esta gentuza lleve toda mi vida señalando cómo deben los españoles meterse en la cama y cuál debe ser su moral. No ha habido partido de izquierda gobernando en este país que no se haya erigido en del defensor de una neomoral y haya tenido la tentación totalitaria de meterse en la cama de los españoles, la última va a ser contratar una legión de directoras de la moral para sancionar varones por sospechosos de coyunda de pago, serán las viejas tías solteronas con derecho a poner multas.

La nueva neomoral trae “una España implacable y redentora, España que alborea, con un hacha en la mano vengadora, España de la rabia y de la idea”. Nunca ha habido tanto odio al varón heterosexual como ahora, para perseguirle con tal saña, que la escusa será salvar de ellos a mujeres que tradicionalmente se han dedicado ya de por sí a pelarlos en su soledad y sus tristezas.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: