Si yo fuera Felipe VI

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN

No conozco a nadie que sea sincero y no acabe confesando que no tuvo la infancia feliz que hubiera deseado, no conozco a nadie que sea sincero y no reconozca que acabó -en menor o mayor grado- odiando a sus padres, e incluso conozco a muchos que, cuando se sinceran acaban también reconociendo que todavía no los ha perdonado… Pero, hay otro factor más importante que hace que una persona alcance la madurez o nunca llegue a ella (pese a que vaya cumpliendo años) y es haber logrado perdonarse a sí misma, por haber sentido odio, rencor, o haberles deseaso el mal a sus papás. Hay, desgraciadamente, gente que acaba muriendo sin haberse perdonado ni haber perdonado a sus progenitores.

Pues sí, algo de esto parece haber entre el Rey Felipe VI y su padre, el Rey emérito Juan Carlos I. Anteriormente afirmaba que no conozco a nadie -que sea sincero- que en algún grado no se haya sentido malquerido, no tenido en cuenta tal como le hubiera gustado; no conozco a nadie que no se sintiera cuando pequeño desaprobado, censurado;… no conozco a nadie que no acabara “odiando” a su padre y a su madre, y… que no acabara –también- odiándose a sí mismo, por resultarle tal sentimiento, deplorable, inadmisible, insoportable… no conozco a nadie que no se haya sentido mala persona por haber tenido malos deseos hacia sus padres… Y el que diga lo contrario está mintiendo, y es más, para los que aún no se hayan percatado, todo ello es de lo más natural. Es por ello que, si la mala relación de la que se habla que existe entre Felipe y Juan Carlos es cierta, posiblemente tenga de fondo esto que describo… Así que, adelante, Felipe, perdona ya a tu papá y perdónate a ti mismo… Tu papá, Don Juan Carlos es un hombre de su tiempo, con una educación, una cultura, una experiencia de vida muy concreta… pero, si hacemos balance, debemos reconocer que, sin duda, ha hecho más bien que mal a España…

Si yo fuera el Rey de España, lo que nunca haría, sería avergonzarme del legado de mi padre, defendería públicamente la herencia de mi padre, y respondería con contundencia a los continuos agravios a los que es sometido, llegando a la comicidad…

Si yo fuera el Rey de España, por el contrario, lo que haría sería mostrarme orgulloso de todo lo que mi padre, Don Juan Carlos I, ha hecho por España durante casi cuarenta años. Ensalzaría su reinado, el periodo de tiempo más próspero -sin duda alguna- de la Historia de España, y no dudaría, tampoco, en denunciar públicamente el acto de hipocresía, la burla cruel, que supone el continuo linchamiento de Don Juan Carlos I, por haber ejercido de intermediario, y haber percibido dinero por su buen hacer para conseguir poner en contacto a empresas españolas con otras de fuera de España y conseguir buenos acuerdos y contratos que, han beneficiado grandemente a España y los españoles,

Si yo fuera el Rey de España, volvería a felicitar públicamente a mi padre, para que se sepa, por su brillante intervención en aquel congreso de jefes de estado en el que dijo aquello de ¿Por qué no te callas?, dirigiéndose a Hugo Chávez Frías… Le diría:

“Enhorabuena, papá, por esa frase que le dio la vuelta al mundo: “¿Por qué no te callas?”, poniendo en su sitio con la mayor naturalidad a uno de los peores dictadores modernos. Me siento especialmente orgullosos de ti, pues entonces te portaste como un rey”.

Si yo fuera el Rey de España, le daría una lección de urbanidad básica a más de un político. Le diría

“Mire usted: cuando alguien viene a hablar conmigo para tratar de asuntos oficiales en este palacio -La Zarzuela- debe mantener un cierto nivel de formalidad y de decoro. No me importa que usted vaya sin afeitar o lleve moño, o coleta, pero por lo menos debe ir vestido como requiere el protocolo. Si estuviéramos en la playa podríamos saludarnos en traje de baño y camiseta, pero aquí hay que presentarse, como mínimo, con traje y corbata… Así que, amigo mío, salga usted por esa puerta, vístase como Dios manda, y vuelva a hacer la solicitud necesaria para que yo le reciba oficialmente, lo cual haré encantado cuando llegue el momento”.

Si yo fuera el Rey de España, tras la decisión de mi padre, Don Juan Carlos I, de renunciar a la corona y pasármela a mí, me habría dirigido al pueblo español, por televisión, y le habría dicho a todos nuestros compatriotas:

“Españoles: Mi padre ha decidido jubilarse y pasarme el título de rey a mí, su sucesor legítimo. Pero estamos en el siglo XXI, y el concepto de realeza está un tanto anticuado, incluso se puede calificar de «medieval». Hoy, en la mayor parte de los países del mundo, los líderes no se suceden por sangre, sino ganándose el cargo por sus propios méritos. Así que os propongo lo siguiente: ya que cada cierto tiempo hay quienes cuestionan mi legitimidad, como lo hicieron con mi padre; no voy a aceptar ser rey. Creo que mi preparación personal es la mejor para dirigir España, pero no voy a acomodarme en esa posición por mi bonita cara, voy a convenceros de que soy el mejor gobernante. Os propongo que se lleve a cabo un referendo, mejor unas elecciones para que los españoles decidáis quién debe ser el Jefe del Estado, competiré con todo aquel que considere que esté suficientemente cualificado… y haré todo lo posible para que me elijáis. Si lo hacéis, os serviré durante el tiempo que consideréis oportuno, con orgullo y plena dedicación y entrega; si no me elegís, seré un ciudadano más, con los mismos derechos y obligaciones– ni más ni menos – que cualquier otro. Pero la decisión de quién es vuestro líder, de quién debe ser el Jefe del Estado, será vuestra, del pueblo español”.

Si yo fuera el Rey de España, habría hecho todo esto, y mucho más, cuando mi padre, Don Juan Carlos abdicó, aunque, el momento ya pasó…

Y como no cuesta nada soñar, fantasear, imaginar, si yo fuera el Rey de España, hay una cosa importantísima que aún estaría a tiempo de hacer: Reuniría a todos los políticos en uno de los grandes salones de uno de mis palacios, el de «La Zarzuela», por ejemplo, me aseguraría de que todos fueran vestidos apropiadamente para la ocasión, y me dirigiría a ellos de esta forma:

“Queridos colegas: Después de varios años de desgobierno, de malgobierno en el que España y los españoles hemos sufrido políticas estúpidas, con terribles consecuencias, las últimas promovidas por la coalición de socialistas, comunistas, etarras y separatistas, de gentes que tienen como objetivo (y no lo ocultan) destruir nuestra nación, destruir España, he decidido que lo mejor es desmantelar el gobierno. Mañana seréis todos oficialmente informados de vuestras destituciones, para que podáis buscaros trabajos productivos a partir de ahora.

Voy a reducir el gobierno a sus tres funciones básicas: la policía, el ejército y los tribunales de justicia, las únicas funciones realmente necesarias para proteger los derechos individuales; y poco a poco voy a separar totalmente el gobierno de la economía, como requiere un sistema social justo y racional. En poquísimo tiempo nos convertiremos en un nación increíblemente próspera y en un país líder desde el punto de vista económico, a escala mundial”.

Todo esto, y mucho más, habría yo hecho si yo fuera el Rey de España… y habría asumido plenamente la Jefatura del Estado y cumplido con la misión que me encomienda la Constitución Española de 1978, de garantizar la unidad y la soberanía de España, habría ejercido como «Rey» y dejado de ser un poder teórico, habría asumido la jefatura de nuestro Ejército, y me hubiera puesto al frente de la imprescindible regeneración-quirúrgica que España necesita con urgencia extrema…

Si yo fuera el Rey de España, habría promovido un “golpe de timón”, un cambio de rumbo, sin complejos, frente al desbarajuste que sufre la nación española, frente al enorme caos al que nos ha conducido el gobierno frente-populista, social-comunista que preside Pedro Sánchez, habría emprendido un cambio de rumbo que, cada día es más necesario, urgentísimo.

Si yo fuera el Rey de España habría puesto en marcha una profunda –radical- respuesta democrática, una política regeneracionista, dejando a un lado insensateces, indecisiones o actitudes timoratas… Estoy seguro de que sería enormemente aplaudida y apoyada por la mayoría de la población española.

Si yo fuera el Rey de España, hace ya mucho tiempo que habría tomado las riendas y habría nombrado, previa disolución de las Cortes, un gobierno provisional, de “hombres sabios y buenos (y “mujeres sabias y buenas” que haberlas también las hay), para que ponga en marcha un plan de choque, para regenerar España, y que lo  lleve a la práctica, sin aplazamientos, con seriedad y sin temores de clase alguna; un proyecto concreto y claro, y con visión de futuro y de durabilidad.

Insisto: todo eso y mucho más habría yo decidido, si yo fuera el Rey de España, antes de que terminara el maldito año 2.022… y aprovecharía para contárselo a todos nuestros compatriotas en el discurso que les dirija por Navidad.

Pero volvamos a la realidad. Yo no soy rey, ni tengo aspiraciones de serlo. Y tampoco tengo ya estómago para ver las noticias, y menos los actos de propaganda que realizan las diversas televisiones (pagadas con nuestros impuestos) de las diversas ocurrencias de Pedro Sánchez y sus secuaces… así que voy a relajarme viendo un buen partido de fútbol, o una buena película en la televisión, o leyendo un buen libro.

¡Feliz Navidad, feliz salida y entrada de año… y que, el 2023 sea menos malo que el año que estamos dejando atrás!

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: