¿Serán Hungría y Polonia las próximas víctimas del intervencionismo de EEUU/UE? ¿Promoverán la Unión Europea y los EEUU un «cambio de régimen»?

José Niño

FUENTE: https://mises.org/es/wire/seran-hungria-y-polonia-las-proximas-victimas-del-cambio-de-regimen-de-eeuuue

Ningún país está a salvo del Ojo de Sauron que es el moderno estado de seguridad nacional americano. Ni siquiera algunos de los supuestos aliados de Estados Unidos pueden escapar de su ojo que todo lo ve. Hungría y Polonia, ambos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), se han enfrentado en los últimos años a importantes críticas por parte de las clases parlanchinas de DC y Bruselas. Durante la campaña electoral, el presidente Joe Biden comparó a países como Hungría y Polonia con «regímenes totalitarios». Además, el ex presidente Barack Obama declaró que ambos países son «esencialmente autoritarios» a pesar de ser «democracias en funcionamiento» no hace mucho tiempo.

Sauron, también conocido como Annatar, Gorthaur, El Nigromante, El Señor Oscuro y como El Señor de los Anillos, es un personaje ficticio que forma parte del legendarium creado por el escritor británico J. R. R. Tolkien.

Del mismo modo, Mark Rutte, primer ministro de los Países Bajos, ha llegado a pedir la expulsión de Hungría de la UE por su reciente aprobación de una ley que penaliza la promoción o representación de la reasignación de sexo o la homosexualidad a los húngaros menores de dieciocho años en los contenidos de los medios de comunicación.

En cuanto a Polonia, varios de sus municipios y regiones han aprobado resoluciones «libres de LGBT», en gran medida simbólicas, en oposición a varios de los excesos de la izquierda cultural. Al igual que en Hungría, las medidas tradicionalistas de Polonia han irritado a Occidente. Incluso han suscitado una dura reprimenda de la embajadora de Estados Unidos en Polonia nombrada por Trump, Georgette Mosbacher, que proclamó audazmente que Polonia estaba «en el lado equivocado de la historia» en 2020.

Más allá de las cuestiones culturales, Polonia mantiene una larga disputa con la Comisión Europea sobre sus asuntos judiciales. El Partido de la Ley y la Justicia (PiS), en el poder, insiste en que Polonia tiene autoridad exclusiva sobre las cuestiones judiciales, mientras que Bruselas sostiene que las leyes de la UE prevalecen sobre las de los países miembros. La Comisión Europea redobló la apuesta pidiendo al principal tribunal de la UE que multara a Polonia por atreverse a no seguir el guión de gestión de Bruselas.

Es divertido que los políticos, periodistas y portavoces de las ONG de la primera superpotencia mundial y de la unión política supranacional del continente lancen una campaña de odio de dos minutos contra los países de sus estructuras aliadas. Después de todo, se supone que estamos viviendo el «fin de la historia», cuando se supone que la democracia liberal triunfará rotundamente contra el antiliberalismo. Sin embargo, los ingenieros sociales de Occidente no pueden apreciar la verdadera diversidad cuando se trata de la forma en que los países manejan sus propios asuntos. Algunos países no se someterán a los caprichos universalistas de los forasteros.

Como miembros del Grupo de Visegrado, formado por la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia  —un bloque de países miembros de la UE, pero que no actúan siguiendo los dictados de la UE —, Hungría y Polonia se han diferenciado de sus pares atlantistas en el sentido de que no han comprado algunas de las obsesiones con el multiculturalismo, la migración masiva y los hábitos de estilo de vida alternativo que la mayoría de las democracias occidentales promueven vigorosamente tanto en el sector estatal como en el empresarial. Del mismo modo, los constantes recordatorios de los líderes húngaros y polacos a sus electores de que pertenecen a una civilización cristiana occidental más amplia enfurecen aún más a los tecnócratas sin vida de Bruselas, que rinden culto al altar del gerencialismo.

Bandera De País Del Grupo De V4 Visegrado Stock de ilustración -  Ilustración de polonia, europa: 41969167

Sin duda, la legislación que han aprobado los dos miembros del Grupo de Visegrado es quizá controvertida para los intervencionistas que quieren convertir cada jurisdicción política en un facsímil de Bruselas y Washington. Por muy controvertidas que sean las medidas de los dos países del Grupo de Visegrado, es hiperbólico sugerir que Polonia y Hungría se están deslizando hacia alguna forma de totalitarismo del siglo XX. Ambos países cuentan con sistemas parlamentarios para elegir a sus líderes y aprobar la legislación. En cambio, la UE es un monstruo político lleno de burócratas no elegidos que imponen constantemente normas y edictos arbitrarios a naciones que, por lo demás, son soberanas.

En todo caso, la llamada Europa liberal debería dar explicaciones por sus leyes de incitación al odio y otras regulaciones que impiden la libertad de expresión de las personas, por no hablar de las equivocadas políticas de energía verde que impiden a los países miembros de la UE tener acceso a fuentes de energía baratas y fiables.

En términos de economía política, Hungría y Polonia son casos interesantes. Aunque no son luminarias del libre mercado, ocupan el puesto 55 (Hungría) y el 41 (Polonia), según el Índice de Libertad Económica de la Fundación Heritage, lo que significa que no han abandonado por completo la senda del mercado y siguen protegiendo nominalmente los derechos de propiedad. Estos países brillan en un puñado de casos. Por ejemplo, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se ha opuesto repetidamente a los esfuerzos de armonización fiscal, un eufemismo para referirse a las subidas del impuesto de sociedades. El tipo del impuesto de sociedades húngaro ronda el 9%, una de las cargas fiscales más bajas del continente europeo. En cuanto a la energía, Hungría y Polonia no están bebiendo el Kool-Aid de la energía verde. Tanto los dirigentes políticos húngaros como los polacos han tenido palabras muy duras para las políticas energéticas de la UE, lo que pone de manifiesto su carácter disidente.

A pesar de todas las pruebas que demuestran que Hungría y Polonia no son países totalitarios ni mucho menos, hay razones para creer que los internacionalistas liberales de Occidente seguirán acosándolos. Hungría es un objetivo especialmente fácil debido a una serie de razones que van más allá de su política interna. El hábil uso que hace Hungría de los equilibrios geopolíticos y el cortejo a países como Rusia y China no le hará definitivamente ningún amigo en Bruselas y Washington, DC. Hungría se ha mostrado abierta a trabajar económicamente con ambos países, que han tenido relaciones cada vez más deterioradas con Occidente. Con respecto a China, Hungría ya bloqueó una declaración de la UE cuando China decidió tomar medidas enérgicas contra Hong Kong, para consternación de la UE y del complejo industrial internacional de ONGs.

Las personas razonables, incluso las de fuera, pueden estar en desacuerdo con las acciones de los gobiernos extranjeros. Pero pedir un cambio de régimen a gran escala, ya sea mediante la subversión o el intervencionismo directo, es simplemente un delirio. La desestabilización resultante no hace más que crear problemas adicionales y otras consecuencias imprevistas que los manipuladores de la política exterior nunca podrían prever. Pero la cuestión es que, cuando se habla de política exterior, se trata de gente que hace tiempo que ha perdido el sentido común. A decir verdad, no hay mucho pensamiento racional en esos espacios.

Sería inexacto considerar a Estados Unidos como una potencia mundial que utiliza exclusivamente la fuerza bruta. Al igual que en el ámbito nacional, el Estado de EEUU puede recurrir a una combinación de poder duro e inteligente para hacer que los actores rebeldes se sometan. Las infames «revoluciones de colores» —movimientos que las agencias de inteligencia, las ONG y diversos actores nacionales utilizan para interferir en elecciones extranjeras con el fin de generar una crisis electoral— son una de las muchas herramientas que el Estado profundo de EEUU y sus aliados de la UE podrían utilizar para acosar a los Estados díscolos y obligarlos a someterse a su voluntad.

La mezcla encubierta con Hungría y Polonia serviría como sólidos combates de puesta a punto para un imperio que se ha enfrentado a recientes reveses en el extranjero en países como Afganistán e Irak. La ironía aquí es que Estados Unidos estaría subvirtiendo a dos países que están en su red de alianzas. Mientras los fanáticos internacionalistas liberales se deslicen por los pasillos del Congreso, sólo cabe esperar que continúen los esfuerzos de cambio de régimen. Todos los rincones del mundo son juego limpio en este momento.

Un cambio radical en la forma en que los responsables de la política exterior ven el mundo es un requisito previo para que se produzca cualquier corrección en la forma en que Estados Unidos conduce sus asuntos exteriores. Si el statu quo persiste, la cábala intervencionista de DC siempre encontrará formas de acosar y desestabilizar a las naciones en el extranjero.

José Niño is a freelance writer based in Austin, Texas. Sign up for his mailing list here. Contact him via Facebook or Twitter. Get his premium newsletter here.

Spread the love
                 
  more 
A %d blogueros les gusta esto: