Sánchez no ha sabido qué hacer con el 55% de los primeros Fondos Europeos que han sido enviados a España.

El Gobierno dejó sin gastar en 2020 casi seis de cada diez euros de fondos europeos, el peor dato de Europa junto a Italia, a las puertas de recibir la gran transferencia de Bruselas.

Europa ha vuelto a tener que encender otra alarma con España. Una más. Desde la atención a las víctimas hasta la autonomía del Poder Judicial o la naturaleza de la reforma laboral han puesto los pelos como escarpias en Bruselas ya. Y ahora, llega otra razón, y bien preocupante.

Y es que el Tribunal de Cuentas de la Unión Europea acaba de advertir de que al cierre de 2020 los Estados todavía no habían utilizado 303.200 millones de euros en fondos comunitarios, el equivalente a dos presupuestos anuales, debido a la lenta absorción de los fondos estructurales, donde España se sitúa a la cola con solo un 45 % ejecutado.

España, así, fue el país de la Unión que peor uso hizo de los Fondos Europeos en ese ejercicio junto a Italia: apenas pudo gastar el 45 de cada 100 euros adjudicados, 30 puntos por debajo de los mejores, Irlanda y Finlandia. Y diez puntos por debajo de la media europea.

A las dudas sobre el destino de los Fondos aprobados para salir de la crisis, 140.000 millones entre subvenciones y préstamos; se le añade ahora la sospecha de que no hay capacidad de gestión más allá de los anuncios sobre gasto de Pedro Sánchez, que fuentes europeas reconocen que «preocupan y mucho».

La inquietud está más que justificada: sustentar la recuperación en un gasto desmedido gracias a la transferencia de un rescate temporal es un error si no va acompañado de reformas estructurales y contención en el gasto. Constatar que además no se tienen garantías de la capacidad de invertir bien esos recursos, en un escenario provisional de ayudas y relajamiento de las normas que antes o después terminará, casi un drama.

En la auditoría del presupuesto comunitario de 2020, la Corte avisa del reto administrativo que supondrá ejecutar estos fondos además del presupuesto actual y el nuevo fondo de recuperación post pandemia, que con 1,8 billones de euros en total casi duplican la cuantía del pasado marco financiero.

Europa mal, España fatal

De los 303.200 millones que aún no se han pagado, la mayor parte (209.000 millones) corresponde a fondos estructurales y de inversión, puesto que hasta finales de 2020 se había ejecutado solo el 55 % de lo presupuestado para 2014-2020.

La tasa de absorción, sin embargo, varía mucho por país: España (45 %) se sitúa a la cola, al mismo nivel que Croacia y solo por detrás de Italia (44 %), mientras que a la cabeza están Finlandia (79 %) e Irlanda (77 %). «No estamos contentos con la situación», acaba de reconocer el presidente del Tribunal de Cuentas, Klaus-Heiner Lehne, más moderado en las formas pero igual de preocupado.

La Unión Europea está muy preocupada con Sánchez. Incluso, puede afirmarse que harta.

«No pasa solo en España, pero aquí pasa más que en otros países y las consecuencias son peores, porque somos los que más dependencia tenemos de esos Fondos y los que peor vamos a pasarlo si no se utilizan bien»,…

«Falta de planificación»

La causa principal es que las normas dan a los Estados tres años adicionales para ejecutar los fondos (hasta 2023 en este caso), pero también la «falta de planificación» o de capacidad administrativa, tal y como recoge la auditoría encargada por Bruselas.

Los auditores temen, además, que pueda retrasarse la ejecución de los fondos que gestionan conjuntamente la UE y los Estados porque ciertas legislaciones se adoptaron tarde y advierten de que las emisiones de deuda para el fondo de recuperación aumentarán los riesgos financieros, con España expuesta como pocos: con una deuda del 120%, a nada que suban los tipos de intereses la factura será casi insoportable.

La alerta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, Airef

Pero no solo las instituciones europeas han dado la voz de alarma, sino que también los órganos fiscalizadores españoles han hecho lo propio. Es el caso de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), que en su análisis de los presupuestos ha dado un ‘tirón de orejas’ al Gobierno por su lentitud a la hora de poner en marcha las ayudas.

En el informe sobre las líneas fundamentales de los Presupuestos de las Administraciones Públicas para 2022, el organismo estableció que hasta el pasado mes de agosto, Sánchez solo ha ejecutado 104 millones de manera finalista.

FUENTE: https://www.esdiario.com/espana/281568926/pedro-sanchez-no-hasta-el-55-por-100-fondos-europeos.html

Spread the love
                 
  more 
A %d blogueros les gusta esto: