¿Qué esta ocurriendo exactamente en ISRAEL?

Shimshon Zamir

Los medios de información de fuera de ISRAEL tienden a malinterpretar, a distorsionar lo que ocurre en mi País (dicen que «las medias verdades son falsedades»). Son muchos los que escriben y hablan acerca de ISRAEL desde una profunda ignorancia <la ignorancia es muy atrevida>, son muchos los periodistas que tienden a caer en simplificaciones del estilo de «Izquierda contra Derecha», para explicar procesos que guardan relación con ISRAEL, en los cuales esa dicotomia no existe.

Al analizar la realidad Israeli actual, en esos terminos, salta a la vista que, ideologicamente hablando, las ideas izquierdistas (acentuada intervencion gubernamental en la economía, en la vida de la sociedad, y otros muchos ámbitos más) caracterizan a dos partidos minoritarios, herederos de grandes formaciones social -democratas de los años cincuenta y sesenta del Siglo XX, y los que apoya con su voto apenas un 11 por ciento del electorado en la actualidad.

¿Significa esto que el otro 89 % de electores israelíes es de derecha y prefiere el libre mercado y que el gobierno no intervenga en ninguna faceta de la vida de los ciudadanos, y menos aún en la economía?

Seguro que no. Aquellos que poseen una concepción tradicional de la religión Judia (un 55% del electorado) ven en la preocupación por los débiles, pobres, etc. (elementos principales en una ideologia izquierdista) un pilar moral ordenado por la fuerza Divina. Nada de «izquierda».

Evidentemente, la división, la confrontación izquierda-derecha, de la que hablan los medios de información extranjeros no refleja la realidad ISRAELÍ.

Naftali Bennett, primer ministro designado, habla en la Knesset, el parlamento de Israel, durante una sesión especial en la que se realizó un voto de confianza para aprobar y jurar un nuevo gobierno de coalición, en Jerusalén el 13 de junio de 2021

Otros periodistas les cuentan a sus lectores, oyentes o televidentes que, en las recientes elecciones se decidía en ISRAEL entre «seguir oprimiendo» a los Palestinos y «dejar de hacerlo»,…

Nuevamente, incurren en mirar con lentes defectuosas u opacas y en aplicar esquemas extranjeros, que en nada tienen que ver con la realidad de ISRAEL. En las últimas elecciones israelíes no se ha hablado en ningún momento de tomar decisiones del estilo de «abandonar Vietnam» (EEUU) o «salir de Argelia» (Francia).

Es importante destacar que la mayoria de los ISRAELÍES, no está interesada en tener como vecinos a los Palestinos, pero consideran a la CISJORDANIA como territorio ancestral JUDIO (tambien la arqueologia lo demuestra) por lo que, la posibilidad de que acepten renunciar a todos esos territorios por propia voluntad es remotísima.

La cercanía fisica entre ambas Comunidades (Judios y Arabes) en un territorio cuyas medidas no llegan a 300 kilometros de largo y 100 de ancho, en el que viven unos 14 millones de personas, no permite separación entre ambas (como en los ejemplos anteriores) salvo que una de ellas decida alejarse por su propia decision, o lo que es lo mismo: sea apartada por la fuerza por la otra comunidad. Dado que los Judíos no piensan irse de Israel, y los Árabes tampoco piensan hacerlo, lo máximo que puede pretenderse es una separación geografica entre la mayoría de los Judíos, y la mayoría de los Árabes en dos entidades separadas – ¿ISRAEL- PALESTINA? Si sucediera tal contecimiento, no cambiaría profundamente la realidad, la tozuda realidad: 2 millones de Árabes viven en el ISRAEL actual, y 700 mil Judios viven la supuestamente pretendida PALESTINA de mañana.

Salvo que se proudujera (de común acuerdo) un intercambio masivo de poblaciones (como ocurrió en varias ocasiones en otros Paises, y en los años 90 en los Balcanes). Un escenario muy poco probable, por la relacion entre la poblacion y el lugar fisico. Dadas las pequeñas dimensiones del lugar del que venimos hablando, tampoco solucionaria el embrollo demográfico un cierto intercambio limitado de territorios

No se trata sólamente de que el electorado «religioso o tradicionalista» Judio no esté dispuesto a renunciar a esos lugares, sino que, tampoco lo está la mayoria del electorado de «centro» (si utilizamos el esquema «derecha-izquierda»), e incluso una gran parte del electorado de «izquierda». Cada grupo tiene sus preferencias territoriales, pero incluso las exigencias de quienes se pueden calificar de «más flexibles» no responden, ni remótamente, a las expectativas de los Palestinos.

Por lo que, si se utiliza el «idioma» de esos periodistas de fuera de ISRAEL, tampoco será posible llegar a una situación en la cual ISRAEL deje de «oprimir a los Palestinos»…y la vida conjunta seguira siendo tal cual es en la realidad.

Así pues, tampoco esa supuesta division expresada en los medios de información extranjeros, refleja la realidad ISRAELÍ.

¿Qué está sucediendo entonces en ISRAEL, que ha ocurrido para que haya cambiado el voto de los israelíes y haya cambiado «la direccion politica» en ISRAEL?

No cambia demasiado. Quien pase a revisar la identidad politica personal de quienes pertenecen a esa nueva dirección, se encontrará con la sorpresa de que muchos de ellos pertenecían, hasta hace unos años, al partido que gobernaba hasta hace unos días (LIKUD). Cada uno de ellos se convirtió en su momento en un posible heredero de Benjamín Netanyahu… esto no le gustó ni al Primer Ministro, ni a la guardia veterana del partido LIKUD, y tarde o temprano el pretendiente a ‘heredero» se retiró del partido, y se acabó uniendo a otros que anteriormente habían corrido la misma suerte.

Es por ello que, las lineas ideologicas de esas personas no se diferencian apenas en nada, de las de quienes los han ido reemplazando. Es más, en algunos casos, los sustitutos son incluso más «halcones’ en lo que respecta a las relaciones con los Palestinos. Pero son mas jovenes…

La edad promedio de los nuevos dirigentes es una generacion mas joven que la de los precedentes… lo que, a lo mejor, puede llegar a expresarse en un pragmatismo ideologico mas acentuado… como parece demostrar el hecho de que han entrado en una coalicion gubernamental que va desde la «izquierda» hasta la «derecha».

Expresan tambien una diversidad de sexos no acostumbrada en ISRAEL. Nueve de los nuevos Ministros ( un tercio de 27) son mujeres, la mayoría jóvenes.

Otra importante diferencia es la presencia de un partido ÁRABE en la coalición gubernamental. Aunque no tendra Ministros en ella. Se trata de un partido profundamente MUSULMÁN.

El paso simultaneo de los partidos RELIGIOSOS JUDÍOS a la oposicion parlamentaria, ha creado una situación casi sin precedentes, a pesar de ser más del 55 % los judíos tradicionalistas-religiosos con derecho al voto, en el nuevo Gobierno no hay Religiosos… y si, de alguna manera los hay… son Musulmanes.

Otra manifestación de «rareza» en el nuevo Gobierno es que el embrollo politico (que duró más de dos años) condujo a que el que será Primer Ministro, Naftali Bennett, sólo fue apoyado con su voto por un 6 por ciento (SEIS POR CIENTO) de los electores. Es dudoso que lo sucedido pueda interpretarse en una sociedad democratica como la ‘voluntad del electorado’. Pero al tener este Primer Ministro un respaldo parlamentario tan escaso dentro de la coalicion de gobierno, seguramente estará expuesto de manera permanente a presiones de los partidos que forman la mayoría en ella.

En sintesis… en ISRAEL se ha hecho con el poder un Gobierno de coalicion, compuesto por ocho (8!!) partidos, cada cual con ideologias distintas, e incluso contradictorias… cuyo común denominador (fuera del apetito politico) es desalojar del gobierno al hasta hace unos días Primer Ministro, Benjamín Netanyahu.

¿Será exitoso el nuevo gobierno de ISRAEL en una situacion tan especial como la que vive el país?

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: