¿Prepara Bildu una moción de censura contra el alcalde de Pamplona?

Germán Gorraiz

La teoría del Cisne Negro fue desarrollada por Nicholas Taleb en su libro “El Cisne Negro (2010) en el que intenta explicar “los sesgos psicológicos que hacen a las personas individual y colectivamente ciegas a la incertidumbre e inconscientes al rol masivo del suceso extraño en los asuntos históricos”, lo que explicaría el proceder del actual alcalde de Pamplona, Enrique Maya. Así, el pensamiento de Maya sería rígido e incorregible lo que le impele a no tener en cuenta las razones contrarias (ausencia de la necesaria empatía política para lograr acuerdos al no disponer de la necesaria mayoría absoluta)y tan sólo recogería datos o signos que le confirmen el prejuicio para convertirlo en convicción. Asimismo, su conducta destilaría tintes megalómanos, especie de delirio de grandeza que provoca que “el individuo se crea dotado de un talento y un poder extraordinarios debido a que las deidades le han elegido para una alta misión”(ser la némesis de María Chivite).

Maya adolecería de una desconexión con la realidad que le impide ser consciente de que gobierna en minoría, por lo que no dudará en actuar al margen de los Plenos municipales con tics autocráticos (inflexible y autoritario) en la creencia de que seguirá contando con la eterna fidelidad del PSN, lo que confirmaría el célebre aforismo de Lord Acton: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto, corrompe absolutamente”.

Logotipo del Ayuntamiento de Pamplona | Ayuntamiento de Pamplona

Asimismo, Maya estaría afectado por el llamado “sindrome de hydris” citado por el médico y político inglés David Owen en su obra “The Hybris Syndrome: Busch, Blair and the Intoxication of Power”.Dicho término procede de la palabra griega “hybris” que significa desmesura y que tendría su paradigma en sus delirantes propuestas sobre la pasarela del Labrit;celebración de una prueba hípica de la Ciudadela; proyecto de remodelación del Paseo de Sarasate y ampliación de las fiestas de San Fermín.

Sin embargo, el apoyo de Bildu a los Presupuestos de Pedro Sánchez y de María Chivite podría incluir como contrapartida la adopción por el grupo socialista en el consistorio pamplonés de una política férrea de oposición que ya estaría en marcha y que podría desembocar en la ruptura del Pacto de Legislatura firmado entre Maya y Esporrín y la presentación de una moción de censura contra Enrique Maya. Caso de triunfar dicha moción, asistiremos a la designación de Esporrín como nueva alcaldesa tras contar con los votos de Bildu y Geroa Bai, quedando así Navarra Suma relegada a la soledad de la oposición y Maya abocado al ostracismo político.

Germán Gorraiz- Analista

Spread the love
                 
  more 
A %d blogueros les gusta esto: