Más miles de millones a Ucrania mientras Estados Unidos se desmorona

Ron Paul, MD

Está circulando un video que muestra al presidente Biden hablando en una reciente cumbre de la OTAN sobre los siete mil millones de dólares que el gobierno de EE. UU. había proporcionado, en ese momento, a Ucrania. Adjunto a eso hay otro clip que muestra el terrible estado de varias ciudades importantes de los EE. UU., incluso en Pensilvania, California y Ohio. El video de las ciudades estadounidenses es impactante: paisajes interminables de inmundicia, basura, personas sin hogar, fogatas en la calle, zombis drogadictos. No se parece a la América que la mayoría de nosotros recordamos.

Ver a Biden alardear de haber enviado miles de millones de dólares a líderes corruptos en el extranjero con ciudades estadounidenses que parecen Irak o Libia bombardeadas es, en pocas palabras, la política exterior de Estados Unidos. Las élites de Washington le dicen al resto de Estados Unidos que deben “promover la democracia” en alguna tierra lejana. Cualquiera que se oponga se considera aliado con el enemigo designado del día. Una vez fue Saddam, luego Assad y Gaddafi. Ahora es Putin. El juego es el mismo, solo se cambian los nombres.

Lo que rara vez se pregunta es qué hay en este trato para aquellos estadounidenses que sufren para pagar por nuestra política exterior intervencionista. ¿De verdad creen que un estadounidense que trabaja en Ohio o Pensilvania está mejor o más seguro porque supuestamente estamos protegiendo las fronteras de Ucrania? Creo que la mayoría de los estadounidenses se preguntarían por qué no se molestan en proteger nuestras propias fronteras.

Se informó que 200,000 ilegales cruzaron la frontera hacia los EE. UU. solo en julio. Puedes creer que están aprendiendo rápidamente sobre el dinero gratis que el gobierno de los Estados Unidos proporciona a los ilegales. Probablemente también obtendrán una tarjeta de votación.

El viernes pasado, el Pentágono anunció que se enviarían otros 775 millones de dólares a Ucrania. Como informó Antiwar.com, fue el decimoctavo paquete de armas enviado a Ucrania en seis meses. ¿Ha habido alguna vez una intervención estadounidense más idiota en la historia?

Los partidarios de esta guerra de poder pueden celebrar más ayuda a Ucrania, pero la realidad es que de ninguna manera es ayuda a Ucrania. Así no es como funciona el sistema. Es dinero creado de la nada por la Reserva Federal y apropiado por el Congreso para gastarlo en apuntalar el complejo militar-industrial políticamente conectado. Es un gran cheque emitido por el centro de Estados Unidos a la gente rica que dirige Raytheon y Lockheed Martin. Los estadounidenses ven cómo su presupuesto se estira hasta el límite mientras los gordos de Beltway se aflojan el cinturón para seguir disfrutando del tren de la salsa.

Bloomberg informó a principios de este verano que la inflación le está costando al hogar estadounidense promedio más de $5,200 este año. La inflación es un impuesto sobre la clase media y los estadounidenses pobres. Los ricos, como los que dirigen Raytheon y Lockheed Martin, siempre reciben primero el nuevo dinero, antes de que suban los precios. Los demás vemos como el dólar compra cada vez menos.

Mientras Washington saliva por la lucha contra Rusia en Ucrania, el resto de Estados Unidos siente que nos estamos convirtiendo en Zimbabue. ¿Cuánto tiempo hasta que se necesita un billón de dólares para una barra de pan? ¿Habrá corrida de carretillas?

Hay una salida. Se llama “no intervencionismo”. La guerra en Ucrania fue causada por el cambio de régimen de EE. UU. en 2014 y la insistencia neoconservadora de que Ucrania se uniera a la OTAN. El Departamento de Estado y la CIA pensaron que era una gran victoria derrocar al gobierno electo, pero mientras tanto, el resto de nosotros recibimos la factura. ¡No a la OTAN y ni un centavo más para Ucrania!

FURENTE: https://www.lewrockwell.com/2022/08/ron-paul/more-billions-to-ukraine-as-america-falls-apart/

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: