Los oligarcas de las tecnológicas GAFAM (Google-Apple-Facebook-Amazon-Microsoft) asesinan la libertad de expresión.

PERO GRULLO DE ABSURDISTÁN.

Poco después de suspender permanentemente la cuenta personal de Donald Trump, Twitter ha bloqueado también la cuenta de la campaña del presidente saliente, TeamTrump, por incumplir sus reglas.

Antes del bloqueo, el equipo de Trump publicó en dicha cuenta un tuit con el símbolo de la red social pintado de rojo y luciendo la hoz y el martillo en alusión a la censura de la Unión Soviética y en protesta contra lo que considera un ataque directo a la libertad de expresión por motivos políticos.

La cuenta personal del mandatario estadounidense fue suspendida «debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia» tras el violento asalto al Capitolio en Washington D. C. de este miércoles, protagonozado por los partidarios de Trump que trataron de impedir la certificación de los votos electorales que confirmarían la victoria del demócrata Joe Biden.

Twitter suspende a un miembro del equipo de Trump por ‘prestar’ su cuenta al presidente

Twitter ha suspendido la cuenta del director digital de la campaña de Donald Trump, Gary Coby, luego de que, supuestamente, pusiera su cuenta a disposición del presidente saliente, que fue bloqueado de forma permanente por la red social tras el asalto al Capitolio de EE.UU. por parte de sus partidarios para evitar «una mayor incitación a la violencia».

Coby cambió el nombre de su cuenta por el de ‘Donald Trump’ y actualizó su foto principal con la que solía tener el perfil personal del líder republicano realDonaldTrump.

Antes de ser suspendido, el ayudante de Trump también compartió un tuit dirigido al director de las redes sociales de la Casa Blanca, Dan Scavino, informándole que le había mandado un mensaje de texto con el login de su cuenta.

«Enviándote un mensaje de texto con mi login de Twitter. Ya actualicé la foto de perfil, el nombre, etc. ¡Siéntete libre de usarlo!», tuiteó el director digital, etiquetando a Scavino.

Después de que Coby fuera bloqueado, la cuenta TrumpWarRoom, administrada por la campaña de Trump de 2020, publicó una explicación asegurando que todo esto no era más que una broma.

«Gary Coby claramente estaba bromeando, no le estaba ofreciendo su cuenta de Twitter al presidente, como algunos decían. Cambió su nombre y foto de perfil para burlarse de Twitter», alegó el equipo del presidente saliente.

La cuenta personal del mandatario estadounidense fue suspendida «debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia» tras los violentos acontecimientos de este miércoles, protagonizados por los simpatizantes de Trump. El perfil personal del presidente saliente tenía 88,7 millones de seguidores.

TWITTER Y LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN | Iuris Estudio Jurídico

Twitter bloquea las cuentas del general Michael Flynn y Sidney Powell por promover contenido difundido por el movimiento conspirativo QAnon

Twitter bloqueó las cuentas de Michael Flynn, exconsejero de Seguridad Nacional de la Administración Trump, y Sidney Powell, una abogada estadounidense famosa por sus intentos de revertir las elecciones 2020, ya que ambos promovían el contenido del movimiento conspirativo QAnoninforma NBC News.

Al mismo tiempo, la red social bloqueó el perfil de Ron Watkins, el administrador de la página web 8kun, en la que se publican los mensajes de ‘Q’, un misterioso usuario que inició el movimiento QAnon en 2017.

«Hemos sido claros en que tomaremos fuertes medidas de aplicación de la ley sobre el comportamiento que tiene el potencial de conducir a daños fuera de línea, y dado el renovado potencial de violencia que rodea a este tipo de comportamientos en los próximos días, vamos a suspender permanentemente las cuentas que se dedican exclusivamente a compartir el contenido de QAnon«, cita el medio las palabras de un portavoz de la plataforma.

Anteriormente, Twitter suspendió la cuenta de Donald Trump por 12 horas debido a «repetidas y graves violaciones» de su política de Integridad Cívica, luego de que el mandatario volviera a tildar las elecciones presidenciales de 2020 de fraudulentas, en el contexto de las protestas en el Capitolio. Posteriormente, la plataforma optó por bloquear permanentemente el perfil de Trump debido «al riesgo de una mayor incitación a la violencia».

El movimiento QAnon sostiene, entre otras teorías de la conspiración, que el mundo está dirigido por un grupo de pedófilos y adoradores de Satanás que conspiran contra Trump al tiempo que operan una red mundial de tráfico sexual de niños. Además, consideran que el actual mandatario estadounidense intenta prevenir un supuesto golpe de Estado orquestado, entre otras personas, por Barack Obama, Hillary Clinton y George Soros.

Google Play suspende Parler, la red social usada por los partidarios de Trump

Google ha eliminado Parler, la red social conservadora usada ampliamanete por los partidarios de Trump, de su Play Store, afirmando que la plataforma permite publicaciones que «inciten a la violencia».

El gigante de Internet propiedad de Alphabet afirmó en un comunicado el viernes que Parler sería suspendido de su plataforma principal de aplicaciones, argumentando que el sitio carece de «políticas de moderación» contra el «contenido atroz», calificando esos mecanismos como requisito «de larga data» en Play Store.

«Todos los desarrolladores están de acuerdo con estos términos y le hemos recordado a Parler esta política clara en los últimos meses», indicó la compañía.

Ante los recientes disturbios en el Capitolio de EE.UU., causados por los simpatizantes del presidente saliente, Google subrayó la necesidad de «proteger la seguridad del usuario».

«Somos conscientes de que se siguen realizando publicaciones en la aplicación Parler que buscan incitar a la violencia continua en los EE.UU. A la luz de esta amenaza a la seguridad en curso, suspenderemos las fichas de la aplicación en Play Store hasta que solucione estos problemas», destacó la empresa.

Anteriormente, se informó que Apple está considerando una medida similar. La empresa le dio a Parler 24 horas para «eliminar todo el contenido objetable de su aplicación, así como cualquier contenido que se refiera a daños a personas o ataques a instalaciones gubernamentales ahora o en cualquier fecha futura», reseña Reuters. La compañía también exigió que Parler presente un plan escrito «para moderar y filtrar este contenido» desde la aplicación.

«¡No seremos silenciados!»: Trump tuitea desde una cuenta gubernamental tras ser suspendido en Twitter (y las publicaciones son borradas)

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, intentó responder a la suspensión permanente de su cuenta personal de Twitter haciendo uso de la cuenta gubernamental POTUS, pero al poco tiempo las publicaciones fueron eliminadas del sitio.

El mandatario criticó la que había sido su red social favorita por restringir la libertad de expresión e insistió en que no sería «silenciado».

«Twitter ha ido más y más lejos en la prohibición de la libertad de expresión, y esta noche, los empleados de Twitter se han coordinado con los demócratas y la izquierda radical para eliminar mi cuenta de su plataforma, para silenciarme a mí y a usted, los 75 millones de grandes patriotas que votaron por mí», escribió Trump en el primero de una serie de tuits.

«¡No seremos silenciados! Twitter no se basa en la libertad de expresión», continuó en otro tuit, arremetiendo contra la plataforma y culpando nuevamente a la «izquierda radical».

Construir su propia plataforma

Trump también aseguró que su Administración ha «estado negociando con varios otros sitios y pronto tendrá un gran anuncio», agregando que su equipo está explorando la posibilidad de construir su propia plataforma en un futuro cercano.

Los tuits de la cuenta gubernamental fueron eliminados del servicio casi de inmediato, aunque no está claro en qué criterios se basó la decisión de la plataforma. En todo caso, los mensajes de mandatario fueron documentados por internautas.

Poco antes, Twitter tomó la decisión de suspender permanentemente la cuenta de Trump. La compañía alegó que la decisión se debe «al riesgo de una mayor incitación a la violencia» tras los violentos incidentes en el Capitolio.

En este sentido, el presidente reiteró su llamado a derogar una sección de la ley de comunicaciones de 1996 que protege a las empresas de tecnología de ser responsables de lo que los usuarios publican en sus plataformas.

Respecto a la posibilidad de que Trump pueda usar otras plataformas, medios locales sugirieron que el presidente había creado una cuenta en Parler, la red social usada por sus partidarios. No obstante, este mismo día Google eliminó a Parler de su Play Store, afirmando que la plataforma es demasiado laxa con publicaciones que «incitan a la violencia».

Después de que partidarios del actual mandatario irrumpieran este miércoles en la sede legislativa, varias redes sociales suspendieron las cuentas de Trump. Facebook, Instagram, Snapchat y Twitch mantienen suspendidas sus cuentas de manera indefinida.

Los principales medios de comunicación corporativos ya están utilizando los disturbios de Washington para pedir más censura en las redes sociales.

Caitlin Johnstone

Estados Unidos recibió una pequeña muestra de su propia medicina cuando los fanáticos de Trump en disturbios forzaron temporalmente su camino hacia el edificio del Capitolio de la nación , y ahora todo el país se está volviendo loco.

Estoy siendo generoso cuando digo que a Estados Unidos se le dio una pequeña muestra de su propia medicina; a diferencia de los horribles golpes de estado y los levantamientos violentos que Estados Unidos orquesta habitualmente en las naciones que no cumplen con las normas de todo el mundo, este tenía exactamente cero posibilidades de tomar el control del gobierno.

También estoy siendo generoso cuando digo que los alborotadores “forzaron su camino” ; DC decidió no aumentar su presencia policial en preparación para las protestas a pesar de saber que estaban planeadas, y hay imágenes de lo que parecen ser policías que los dejan pasar activamente a través de una barricada policial. Hubo algunos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes, pero en contraste con el incesante aluvión de imágenes de brutalidad policial que surgieron de las manifestaciones de Black Lives Matter unos meses antes, es justo decir que la respuesta policial de hoy fue relativamente suave.

Como era de esperar, esta disrupción totalmente estadounidense ha hecho que los comentaristas con marca de verificación azul griten sobre Vladimir Putin en las redes sociales.

Igual de predecible, también los ha hecho pedir la censura de las redes sociales.

El New York Times ha publicado dos nuevos artículos titulados » El asalto al Capitolio se organizó en las redes sociales » y «La violencia en el Capitolio es un día de ajuste de cuentas para las redes sociales «, ambos abogando por restricciones más duras por parte de los gigantes tecnológicos de Silicon Valley.

En el primero, escribe Sheera Frenkel de NYT, «la violencia del miércoles fue el resultado de movimientos en línea que operan en redes de medios sociales cerradas donde la gente creía que las acusaciones de fraude electoral y el robo de las elecciones al Sr. Trump«, citando el análisis experto de La spinmeister del think tank Renee DiResta en » Tulsi Gabbard es un activo ruso » . Como es habitual, no se menciona la participación de DiResta en el escándalo New Knowledge en el que se organizó una «bandera falsa» de interferencia rusa para una carrera por el Senado de Alabama.

Estas personas están actuando porque están convencidas de que se robaron unas elecciones”, dijo DiResta. «Esta es una demostración del impacto en el mundo real de las cámaras de eco«.

Este ha sido un repudio sorprendente de la idea de que hay un mundo en línea y un mundo fuera de línea y que lo que se dice en línea se mantiene de alguna manera”, agrega DiResta.

Esta narrativa que siembra la idea de que la comunicación no regulada en Internet conducirá a levantamientos violentos es divertida por parte de Frankel, quien, como observó recientemente un seguidor de Twitter , escribió un artículo en 2018 condenando al gobierno iraní por restringir el acceso de los manifestantes a las redes sociales durante el demostraciones en ese momento.

Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería se han vuelto cruciales para los manifestantes antigubernamentales de todo el mundo, como un medio tanto para organizar como para transmitir mensajes a otros ciudadanos”, escribió Frankel. «No es sorprendente que restringir el acceso a dicha tecnología se haya vuelto tan importante para las represiones gubernamentales como la presencia física de la policía«.

En el otro artículo , escrito en coautoría por Frankel, Mike Isaac y Kate Conger, el mensaje es aún menos sutil.

Mientras los manifestantes pro-Trump irrumpieron en el edificio del Capitolio el miércoles y detuvieron la certificación de los votos del Colegio Electoral, el papel de las empresas de redes sociales como Twitter, Facebook y YouTube en la difusión de información errónea y ser un megáfono para el Sr. Trump fue objeto de nuevas críticas«, dice el artículo, y agrega: » Entonces, cuando estalló la violencia en Washington el miércoles, fue, en las mentes de críticos de toda la vida, el día en que las gallinas regresaron a casa para posarse para las compañías de redes sociales «.

El artículo informa sobre la suspensión temporal del presidente de los Estados Unidos de los privilegios de las redes sociales por supuestamente incitar a la violencia con sus publicaciones, luego analiza los diversos tipos de desinformación e ideación violenta que circulan en los foros de discusión de Trump.

“Esos sitios de medios sociales alternativos estaban llenos de simpatizantes de Trump que se organizaban y se comunicaban el miércoles”, nos dice el NYT. “En Parler, un hashtag de tendencia fue #stormthecapitol. Muchos partidarios de Trump en los sitios también parecían creer un falso rumor de que Antifa, un movimiento de izquierda, era responsable de cometer actos de violencia en las protestas”.

«Sabemos que las empresas de medios sociales se han mostrado indiferentes en el mejor de los casos para evitar que el extremismo crezca en sus plataformas«, dijo al NYT Jonathan Greenblatt, director de la Liga Antidifamación. «La libertad de expresión no es la libertad de incitar a la violencia. Eso es un discurso no protegido«.

Es probable que veamos muchos más artículos de este tipo en los próximos días, que abogan por una mayor regulación de la comunicación por Internet para prevenir incidentes futuros como el del miércoles.

En sí mismo, esto no sonará demasiado preocupante para el ciudadano medio. No hay nada de malo en tomar medidas para evitar que las personas conspiren violencia y terrorismo en las redes sociales, ¿verdad?

Pero, ¿quién predice qué protestas serán “violentas”? ¿Cómo se decide qué protestas y disensiones políticas deben ser censuradas y cuáles deben poder comunicarse libremente? ¿Dejas que los oligarcas de Silicon Valley tomen la decisión? ¿O les pide que consulten con el gobierno como lo han estado haciendo ? ¿Es alguna de estas instituciones en las que confiaría para regular qué protestas merecen que se les permita organizarse en la red?

Porque las estructuras de poder reales en los Estados Unidos parecen estar interesadas en simplemente censurar Internet para eliminar por completo la disidencia política.

En 2017, altos funcionarios de Facebook, Twitter y Google fueron llevados ante el Comité Judicial del Senado y se les advirtió que propongan políticas que “eviten el fomento de la discordia” en Estados Unidos.

Eso suena horrible como si los funcionarios y operativos del gobierno le dijeran a las corporaciones de redes sociales que su trabajo es censurar la comunicación que podría facilitar cualquier tipo de malestar, sin importar cuán justificado esté.

¿Confíaría en estas megacorporaciones monopolísticas para decidir si el discurso disidente de la gente es aceptable o no? Yo no.

Mientras Julian Assange está condenado a permanecer encarcelado y los medios de comunicación aumentan su caso por un mayor control narrativo imperial, ahora estamos en una batalla por la soberanía de nuestras mentes.

* periodista independiente con sede en Melbourne, Australia.

Análisis: La cibercracia, el ‘deep state’ y el pentágono sujetan a Trump

Alfredo Jalife-Rahme

En medio de la dislocación de EEUU, además de las fracturas internas de demócratas y republicanos y de las veleidades secesionistas del ‘Calexit’ demócrata y ‘Texit’ republicano, el 6 de enero resultó en un desastre electoral y estratégico para Trump cuando los demócratas arrancan una trifecta: Presidencia, Cámara de Representantes y Senado.

El mismo miércoles 6 de enero, fecha indeleble ya en la historia centrífuga de EEUU, que combate sus demonios internos en medio de su decadencia global, advertí que en las dos elecciones senatoriales para el desempate en Georgia y la reunión del Congreso, bajo la batuta del vicepresidente Mike Pence, para validar los votos del controvertido Colegio Electoral se jugaba el destino de EEUU cuando se desató la batalla por la Presidencia de 2024, mientras los republicanos luchan por el alma de su partido y los WASP (White AngloSaxon Protestant: Blancos Protestantes Anglosajones) por su supervivencia.

A cada quien su muy respetable prisma analítico, cuando lo que más me impactó del histórico 6 de enero, que catalogué como la «revuelta de los WASP», fueron 4 situaciones en medio de una insurrección de los blancos partidarios de Trump y su muy vaticinada insurgencia:

  • La neutralidad, para no decir animadversión, del Ejército;
  • La demostración de fuerza de la cibercracia del GAFAM (Google/Apple/Facebook/Amazon/Microsoft) y su ominoso totalitarismo digitálico, que se dio el lujo de boicotear al presidente en funciones, pisoteando la Primera Enmienda de la supuesta sacrosanta Constitución;
  • La hostilidad de los partidarios de Trump contra los propagandistas mediáticos, cuando los WASP de Trump destruyeron las cámaras de filmación de las cadenas de televisión;
  • El alza antigravitatoria de la Bolsa de Valores, mientras se desgarraba el país.

Desde el punto de vista electoral, el 6 de enero resultó un tremendo fracaso para Trump ya que el Partido Republicano perdió los dos asientos senatoriales en disputa en el relevante estado de Georgia —que en el Colegio Electoral cuenta con solo 16 votos—, sumamente estratégico y que en el pasado había sido asiento de una revuelta de los Confederados cuya bandera fue ondeada durante el asalto de los partidarios de Trump al Congreso.

El Senado se encuentra ahora empatado en número entre republicanos y demócratas y puede ser desempatado por el voto constitucional de la vicepresidenta demócrata Kamala Harris, por lo que, de facto, el Senado pasa así bajo control del presidente Biden quien tendría así mayor margen de maniobra.

Se asienta una trifecta, donde el Partido Demócrata domina Presidencia, la Cámara de Representantes y el Senado, lo cual pone en tela de juicio su famoso «equilibrio de poderes» (checks and balances), que le ha otorgado estabilidad a un sistema hoy decrépito y disfuncional. A los republicanos les queda solo la mayoría de seis votos en la Suprema Corte, frente a tres de los demócratas.

Trump cometió un grave error estratégico al dar por sentado el triunfo de los dos senadores republicanos en Georgia, mientras se consagraba más a su proyecto individual presidencial para los próximos 4 años cuando cumpliría 78 años.

Hoy EEUU vive una gerontocracia de facto, que refleja la degradación de su sistema interno y externo: el próximo presidente católico Joe Biden cuenta con 78 años —al parecer padece déficit cognitivo, de acuerdo al médico de la Casa Blanca durante el mandato del presidente Obama—; la católica Nancy Pelosi tiene 80 años; y el saliente líder republicano bautista Mitchell McConnell ya cumplió 78 años.

Por primera vez en la historia de EEUU, con la salvedad de su Suprema Corte, prácticamente controlada por los WASP, sus principales poderes ejecutivo y legislativo no están controlados por los blancos, hoy partidarios de Trump, lo cual en sí representa toda una revolución interna.

Con la asombrosa derrota de los republicanos en Georgia, es probable que el demócrata israelí-neoyorquino de 70 años, Chuck Schumer, controle el Senado.

Trump pudo sortear todos los embates desde el primer día de su presidencia —donde resaltó un fallido primer impeachment (defenestración) por el fake russiagate (nota: ahora los demócratas preparan un humillante segundo impeachment a 12 días de su salida)— debido a la resiliencia del Partido Republicano que, a mi juicio, se desmoronó el 6 de enero cuando empiezan a surgir nuevos liderazgos rebeldes para intentar controlar el todavía popular trumpismo, pero ahora sin Trump.

El paleoconservador católico Pat Buchananconnotado consultor de 3 expresidentes (Nixon/Ford/Reagan), expone la soledad valiente de Trump frente al establishment, que hoy se puede equiparar al Deep State y que al final del día, al unísono de la cibercracia y Wall Street, sujetaron al presidente saliente que no tuvo más remedio que aceptar la transición ordenada, aunque no acuda en forma inusitada al juramento de Biden como presidente en funciones el 20 de enero.

Tampoco fue sorpresa el alza antigravitatoria de la Bolsa de Valores, cuando era más que público el apoyo de los gigantes tecnológicos del GAFAM, los giga y megabancos de Wall Street, Hollywood, y hasta de la NBA, donde predomina la musculatura deportiva de los afro sin contar el apoyo del general James Mattis, defenestrado por Trump, quien se adhirió sin tapujos a Biden.

Ya un mes antes de las elecciones del 3 de noviembre, el jefe de las Fuerzas Armadas Conjuntas, general. Mark Milley, advirtió que el Ejército no intervendría en la disputa electoral.

Llamó profundamente la atención el público pronunciamiento unánime de los 10 exsecretarios vivientes de Defensa del Pentágono, quienes sentenciaron que involucrar a los militares en disputas electorales «cruzaría un territorio peligroso».

Entre los 10 firmantes —Ashton Carter, Dick Cheney, William Cohen, Mark Esper, Robert Gates, Chuck Hagel, James Mattis, Leon Panetta, William Perry y Donald Rumsfeld— dos fueron defenestrados por Trump —James Mattis y Mark Esper— y otros dos, Dick Cheney y Donald Rumsfeld, conforman el núcleo duro de Baby Bush, quien llevó a la ruina militar a EEUU en Irak y Afganistán.

Con el apóstata Mitt Romney y el fallecido John McCain, constituye hoy la oposición interna al trumpismo, con o sin Trump, en el seno republicano lo representan Baby Bush, el apóstata Mitt Romney y la familia de John McCain.

El presidente saliente Trump se hizo de enemigos muy poderosos, quienes acabaron uniéndose en su contra.

Los 10 secretarios anti-Trump advierten a funcionarios civiles y militares —específicamente al secretario de Defensa en funciones, Christopher C. Miller, y sus subordinados— de no intervenir en el proceso de legitimación de Biden, ya que se harían responsables con, incluso, «castigos criminales» debido a las «graves consecuencias de sus actos sobre nuestra república» cuando los adversarios buscan tomar ventaja de la situación.

¿Se puede fracturar el Ejército de EEUU como reflejo de su segmentación étnica?

Cabe señalar que el Ejército de EEUU no es nada disímbolo de la taxonomía racista y religiosa que opera la Oficina del Censo y, en cuanto a los hombres se refiere, los blancos siguen constituyendo la aplastante mayoría con 70% de su composición, frente a 17,3% de latinos y casi 17% de afroestadunidenses. Resalta que ya los latinos, en su mayoría mexicanos, han superado en número a los afro.

EEUU nunca ha sido una democracia, salvo para sus propagandistas maniqueos. Hoy impera una mezcla de plutocracia/bancocracia/cibercracia.

Queda en el tintero la alta probabilidad de que Biden, con el fin de intentar unificar a su desgarrado país, se aventure a nuevas guerras en las periferias de Rusia y China.

Deja una respuesta