La Plataforma de Mujeres contra la Desigualdad, sigue exigiendo la excarcelación de Mariano Orta Toscano, en prisión desde 2014, por falsas denuncias de violencia de género.

Mariano Orta Toscano, abogado onubense, fue encarcelado el día 18 de febrero de 2014 en el Centro Penitenciario Puerto II de Jerez de la Frontera (Cádiz) y hasta la actualidad sigue injustamente privado de libertad. Desde entonces no se le ha concedido ni un sólo permiso penitenciario, ni ningún derecho a vis a vis con su familia y allegados, y ha sido cambiado de prisión, de manera arbitraria en alrededor de una decena de ocasiones, con la intención de alejarlo de sus amistades y familiares… Actualmente está encarcelado en el Centro Penitenciario Sevilla II (Morón de la Frontera).

Blanca Escaño, María del Pilar Yelo, Tania Rodríguez y María Luisa Pérez Mejías, portavoces de la Plataforma de Mujeres contra las Injusticias y la Desigualdad se han dirigido al Fiscal Jefe de Sevilla, D. Luis Carlos Rodríguez León con la esperanza de que la Fiscalía que él dirige, y que se supone tiene competencia respecto del caso del abogado Mariano Orta Toscano, dé las instrucciones oportunas para que se promueva su excarcelación.

Pero…

¿Qué es lo que ha hecho Mariano Orta para merecer la tortura, los malos tratos y el sistemático trato cruel y degradante a los que se le están sometiendo?

Acudimos a la hemeroteca y nos encontramos con lo que parece ser la explicación.

En primer lugar invitamos a escuchar este video:

En él Don Mariano Orta, entre otras cosas, cuenta cómo algunos Jueces actúan de manera irregular, dictando sentencias en contra de la Ley y de esa manera destrozan personas, familias, padres e hijos.

Una vez que lo han hecho, los Jueces no son perseguidos nunca, amparados en la figura del fraude de Ley y protegidos por el corporativismo judicial. Los jueces se aseguran entre ellos impunidad, protegiéndose y blindándose unos a otros, contra las irregularidades que puedan cometer. 

Don Mariano Orta en su exposición presentaba su propia experiencia. Lo que estaba viviendo en sus propias carnes.

Pero… ¿por qué le estaba ocurriendo todo esto? ¿cual era el caso? ¿qué había hecho Mariano Orta?

La respuesta parece que no va tanto por ahí y más por el qué había hecho la ex esposa de Mariano: le denunció por malos tratos. Una denuncia en la que no aportó prueba alguna, más que su testimonio.

El problema surgió, al parecer, debido al encontronazo que se produjo entre Mariano Orta y la persona que tuvo que juzgar a Mariano Orta….

Los hechos fueron lo siguientes: el acusado dirigió al Juzgado de lo Penal número 3 de Jerez de la Frontera diferentes escritos de recursos, así como a la sección octava de la Audiencia Provincial de Cádiz  con sede en Jerez de la Frontera, en los cuales recriminaba las resoluciones dictadas en su contra, en el ámbito procesal de una ejecutoria de dicho juzgado penal, por la cual el acusado debía indemnizar al Juez Juan José Parra Calderón con la cantidad de 12.000 €, a resultas de sentencia dictada por aquel juzgado en octubre de 2010.

En los distintos escritos de recursos contra la sentencia condenatoria dictada, Mariano Orta Toscano calificó de “pelotazo” la cantidad indemnizatoria impuesta y propuso al juzgado la aplicación de pena alternativa al pago, en concreto la de trabajos en beneficio de la comunidad y calificó de “injusta y a sabiendas“, la sentencia dictada, cuya intencionalidad no era otra, sostiene el acusado, sino la de “enriquecer injustamente” al supuesto ofendido. Aquella sentencia tenía causa en un juicio de faltas celebrado en el Juzgado de Instrucción número 2 de Jerez de la Frontera, cuyo titular era el beneficiario de la indemnización Juan José Parra Calderón.  

Mariano Orta Toscano fue condenado en febrero de 2007, por el citado juez, a una pena de cinco días de arresto domiciliario, con la acusación de que había proferido contra su ex esposa expresiones ofensivas, cuando hablaba por teléfono por las noches, con la hija común del extinto matrimonio. En la sentencia su señoría deja entrever que él escuchó aquellas conversaciones entre padre e hija.

En enero de 2013, el mismo Juzgado de lo Penal número 3 de Jerez de la Frontera condenó a Mariano Orta Toscano a la pena de 8 años de prisión, resultado de sumar 8 hechos distintos calificados de maltrato físico y psíquico, quebrantamientos de medida cautelar, amenazas leves, etc., así como otras más destacadas de la citada sentencia.

Por lo que hemos podido investigar y conocer, se dictó una orden de detención contra Mariano, por una Juez. Lo hizo en base a un Auto dictado sobre acusaciones realizadas por la ex mujer. Las acusaciones realizadas por la ex mujer, como hemos dicho, parece ser que fueron presentadas sin sustento probatorio alguno.

Por otra parte, la participación del Juez al que hace referencia el titular de Rambla Libre fue independiente del Auto de prisión y de la orden de detención. Aunque no es difícil imaginar que debió ejercer influencia sobre ambos.

Merece la pena leer el contenido del artículo, para entender correctamente la sentencia de cárcel y los posteriores malos tratos a que se sometió a Don Mariano Orta. Ponemos de relieve a continuación un párrafo de dicho artículo:

La vida de Mariano Orta fue destrozada. La vida de su familia, también fue destrozada.

Mariano Orta fue condenado por los siguientes delitos:

  • Maltrato físico y psíquico habitual al anterior cónyuge, imponiéndole 3 años de prisión
  • Un delito de malos tratos de obra en el ámbito de la violencia domestica con una pena de 12 meses
  • Tres delitos de amenazas leves en el ámbito de la violencia de género, imponiéndole por cada uno de tales delitos la pena de doce meses
  • Un delito de quebrantamiento de medida cautelar, 8 meses.

El juez que debería continuar con el proceso se planteó la inhibición para no continuar con el procedimiento, pero la inhibición fue desestimada por la sección octava de la Audiencia. Tras ello, el Juez quedó revestido de la legitimación necesaria para juzgarlo. Todo esto ocurrió a pesar de existir motivos manifiestos para no hacerlo por parte de dicho juez, dadas las desavenencias de carácter personal con Mariano. Algo impropio de un Estado de Derecho.

El juez en cuestión basó su sentencia exclusivamente en la declaración de su ex mujer. En el relato de unos hechos que pudieron ocurrir o no, porque esas declaraciones no dejaban de ser subjetivas. No había ningún indicio de que fuera verdad lo que se denunciaba. Todo parece indicar además que el proceso estaba «intoxicado» por la relación de amistad de la ex mujer de Mariano con otro juez…

No se puede probar si esa relación era de «intimidad» con la ex mujer de Mariano o no, pero según las declaraciones del propio Juez -y según consta en un video- éste por las noches decía escuchar a Mariano hablar mal a la hija de ambos de su madre.

En cuanto a la sentencia condenatoria, se basó exclusivamente en la declaración de su ex mujer pero… recordemos: esas declaraciones no tenían indicio probatorio alguno. No existía ninguna prueba sólida para poder condenarle. Era la palabra de la ex mujer de Mariano contra la palabra de Mariano.

La pregunta nos surge al revisar los documentos y escuchar a Mariano Orta denunciar en sus vídeos la corrupción judicial. Dice claramente cómo algunos Jueces actúan de manera irregular, dictando sentencias en contra de la Ley y de esa manera destrozan personas, familias, padres e hijos. Explica cómo una vez que lo han hecho, no son perseguidos nunca, amparados en la figura del fraude de Ley y protegidos por el corporativismo judicial. Los jueces se aseguran entre ellos impunidad, protegiéndose y blindándose unos a otros, contra las irregularidades que puedan cometer. ¿Tendrá algo que ver esta denuncia clara por parte de Mariano con lo que después le ocurrió? Y.. ¿con lo que le está ocurriendo actualmente?

Siga leyendo, por favor.

Mientras que la vida de Mariano Orta y de sus seres queridos ha sido y está siendo destrozada de manera consciente, premeditada y perfectamente organizada…. ¿Qué ocurre con los Jueces que provocan todo este proceso de tortura y con el otro Juez que parece ser que vino a apoyar el proceso? Hasta ahora, impunidad.

Pero atención, el sufrimiento para Mariano no había hecho más que empezar.

No solo fue condenado a perder su libertad. En la prisión comenzó un proceso de tortura que podría llegar a interpretarse como un auténtico complot.

Primero impidieron las visitas de su actual esposa.

Todo ello en un claro ejemplo de tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Todo un sistema de acoso y derrivo, dirigido a obtener la máxima vulnerabilidad posible en la persona de Mariano Orta. Algo que nada tiene que ver con una justicia garantista de la que presumimos en España. Más bien parece un sistema de dominación dictatorial, ajeno al respeto de los Derechos Humanos consagrados en nuestra Constitución y en la Carta de Derechos Humanos de la Unión Europea.

El motivo que parece ser que se esgrimió para limitar las comunicaciones con su mujer era que ella ponía en peligro la seguridad del Centro Penitenciario.  Un selfie de la cara de la mujer realizada en el Parking de la prisión parece que fue motivo suficiente para quitarle las visitas durante casi dos años.

Pero no sólo eso, parece ser que además se inventaron que la mujer había metido un móvil dentro de la prisión -como si no hubiera controles físicos y tecnológicos para evitar que eso ocurra en las entradas de las prisiones españolas- y que había estado realizando grabaciones dentro del Centro Penitenciario. Como si la esposa de Mariano Orta fuera una consumada terrorista o una nueva James Bond.

La vulneración de los reglamentos penitenciarios en este caso es continuada:

  • Se está vulnerado el artículo 12 de la L.O.G.P donde dice claramente que la ubicación del Centro Penitenciario debe ser fijada dentro de las áreas territoriales donde vive el penado para evitar desarraigo social y familiar. Mariano vive en Huelva. Pues bien, le trasladaron a Madrid a la Cárcel de Estremera, después a Segovia y ahora parece ser que le van a mandar a la prisión de León.
  • Se está vulnerando también el artículo 42 apartado (d) de la L.O.G.P donde se dice que la limitación de las comunicaciones orales debe ser el mínimo tiempo previsto reglamentariamente. Un mes como máximo. No casi dos años -como se ha hecho con su actual pareja y los amigos que iban regularmente a visitarlo y a los que se les ha impedido hacerlo- sustentándose en lo que todo parece indicar que no son más que informes falsos y manipulados.
  • Se está vulnerando también el artículo 51.1 en el que se dice que las comunicaciones pueden ser intervenidas sólo con motivos que se puedan demostrar.

A la vista de todo lo anterior, la pareja de Mariano Orta presentó una denuncia ante la Fiscalía y ante el Juez de Vigilancia Penitenciaria, pidiendo que se investigaran los hechos.

La respuesta de la Fiscalía no deja de ser sorprendente:

Responden que tienen un límite de competencias que les impide entrar a conocer la cuestión de fondo. Que la pretensión había sido examinada por la sección del Juez de Vigilancia y que –según la información del Centro Penitenciario de Madrid VII-Estremera– se daban todos y cada uno de los requisitos exigidos legalmente para prohibir a la pareja de Mariano Orta la entrada en la cárcel.

Alegaban que las comunicaciones del interno estaban siendo utilizadas para difundir fotografías por las redes sociales y grabaciones del interior de la prisión (informe totalmente falso).

Una vez más parece que la mujer de Mariano Orta es una consumada hacker y parece ser también que, lo que dice el Director de la Prisión constituye elemento probatorio suficiente, evitando investigar nada más.

La omisión activa de investigación por parte de un Juzgado, Fiscalía, Instancias superiores o cualquier organismo público, viene a demostrar intencionalidad a la hora de producirse tortura, tal y como lo entiende el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo.

En la sentencia del caso Sakir vs Grecia, de 24 de marzo de 2016, se estableció por parte de este Tribunal cómo las autoridades griegas fallaron a la hora de llevar a cabo la obligación de hacer una investigación efectiva. La investigación que se llevó a cabo fue claramente inadecuada y el Tribunal entendió que eso era motivo claro de violación del Art. 3 de la Carta de Derechos Humanos: el artículo referido a la prohibición de la tortura.

Desde el principio mismo del proceso de internamiento carcelario se ha actuado violando la Ley contra Mariano Orta.

  1. Fue detenido sin haber recibido ninguna notificación de su ingreso.
  2. Estaba pendiente un recurso y cuando estaba recogiendo firmas delante del Juzgado en contra de la decisión judicial, fue detenido y llevado al calabozo.
  3. Fue en el calabozo donde se le notificó la resolución de su recurso. Mariano Orta presentó el recurso el 17 de febrero y fue detenido el día 18 de febrero.  Sin darle siquiera tiempo para recoger sus cosas ni para hacerse con la medicación necesaria para él, un enfermo del corazón.

Debido a toda esta extraordinaria rapidez y sintiendo indignación por lo sucedido, la actual esposa de Mariano Orta escribió una carta a la Juez que dio la orden de ingresar a Mariano en prisión. Esta Juez, según parece, le dijo al abogado de la mujer de Mariano Orta que había recibido una «indicación» de proceder a su encarcelación.

En la carta, la esposa de Mariano Orta hacía una crítica diciendo que se atrevía a pensar que debido a la rapidez con se había llevado a cabo el ingreso en prisión de Mariano podría ser que no se estuviera cumpliendo con la legalidad vigente.

Pues bien, a los dos meses recibió una citación para acudir al juzgado como imputada de un delito de injurias y calumnias. No por parte de la juez a quien se había dirigido por carta, sino del Juez que había dictado en Autos.

Se hacía referencia a un Auto que aún no se había ejecutado -que se ejecutó en el 2015- y la carta se escribió en mayo del 2014. Una carta, por cierto, que además no tenía nada que ver con el motivo del ingreso en prisión de Mariano, sino con las formas.

No solo han querido destruir a Mariano. También han ido contra una mujer que le intentaba defender por ser su esposa y por entender que se estaba vulnerando la Ley con él.

Pero… la tortura no termina ahí. Sólo estaba empezando. No parece haber sido suficiente haber impedido que recibiera visitas de su mujer y de sus seres queridos durante dos años. Las autoridades afirman, sin ruborizarse que Marinao está en situación de aislamiento porque es un preso muy peligroso.

¿Un preso muy peligroso un abogado con 68 años que nunca antes había tenido problemas con la Justicia?

El peligro parece ser que reside en que tiene más de 15 procedimientos abiertos por haber presentado denuncias contra el Director y contra algunos Funcionarios de Prisiones por cinco intentos de suicidios que se han producido en la prisión. Mariano lo ha denunciado poniendo de relieve el trato vejatorio que están soportando muchos presos.

Esta parece ser que es la «peligrosidad» de Mariano Orta: estar denunciando violaciones de los Derechos Humanos y profundas irregularidades dentro de las cárceles.

Mientras tanto, Mariano ha sufrido ya dos infartos.

¿Hasta cuando va a durar la tortura que se está infringiendo a Mariano Orta por parte de algunos Jueces y algunos Funcionarios Públicos?

Las portavoces de la Plataforma de Mujeres contra las Injusticias y Desigualdad exigen la excarcelación del Sr Otra Toscano, porque cumple con los requisitos necesarios, previstos por la ley, por los siguientes motivos:

1.- Tiene cumplido más del 82% de la condena y no ha tenido ningún permiso de salida

2.- Es un paciente de riesgo por su enfermedad coronaria por motivo del COVI-19

3.- Tiene 68 años

El 15/06/2020, esta Plataforma presentó un escrito en Fiscalía Anticorrupción, al Fiscal Jefe D. Alejandro Luzón Cánovas solicitando su intervención para que fueran tomadas las medidas que garanticen la vida y los derechos fundamentales que son de obligado cumplimiento respecto al Sr. Orta Toscano.

La respuesta a esta Plataforma de Mujeres contra la Injusticia y Desigualdad fue que no tenían competencia, por lo que el escrito fue archivado.

En el escrito solicitaban la revisión de la sentencia en la que se condenó a Mariano Orta Toscano, acogiéndose a la Directiva Europea 2019/1937 que entró en vigor el 17 de diciembre del 2019. Esta Directiva afirma de forma clara y rotunda que, las resoluciones judiciales conllevan responsabilidad y obligación de revisión aunque las resoluciones judiciales sean firmes.

El 26/09/2020 el periódico OKDIARIO publicó que trabajadores de la prisión Puerto III (del Puerto de Santa María, Cádiz) denunciaban que habían recibido presiones del Gobierno de Pedro Sánchez a las distintas direcciones de prisiones de España, para que hagan informes favorables, par acercar a los presos de la organización terrorista ETA al País Vasco. Estos mismos trabajadores dicen que el Secretario General de Prisiones, D. Ángel Luis Ortiz ha ordenado una «caza de brujas», con la intención de amedrentar y hacer callar a cualquier funcionario que denuncie mala praxis en prisiones, y trato de favor con presos que pertenecen a bandas terroristas asesinas, a los que se está concediendo privilegios de forma descarada y escandalosamente… motivo por el cual, los funcionarios no paran de quejarse…