HISTORIA DE LA OJE – VALORES, HISTORIA Y LOGROS DE LA ORGANIZACION JUVENIL ESPAÑOLA

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN. YO TAMBIÉN ME AFILIÉ A LA OJE.

Por fin un libro que cuenta de manera pormenorizada y rigurosa la vida y ventura de la Organización Juvenil Española, la OJE. José Ignacio Fernández de Carranza y Delgado, que fuera Jefe Nacional de la OJE, desarrolla un pormenorizado trabajo de recopilación de fechas, acontecimientos, anécdotas, vivencias… trazando los hitos más destacados de la historia de la Organización, su estructura, estilo, actividades, presencia internacional, su espíritu aventurero y de permanente formación, la importancia de las canciones en su modo de entender la vida y como bandera de sus valores. También nos descubre el autor algunos aspectos desconocidos e inéditos de la historia de esta organización -tan marcada por condicionantes políticos- que ha desarrollado a lo largo de su historia, y desarrolla, una labor continua al servicio de la juventud y la sociedad española. Esta obra trata de hacer justicia con la Organización Juvenil Española como modelo asociativo ejemplar y permanente escuela de líderes juveniles. Desde su fundación en 1960 hasta nuestros días, la OJE ha prestado un gran servicio a la juventud española. Sus valores son hoy más actuales y necesarios que nunca. Entender la OJE de ayer es comprender la del futuro.

¡VALE QUIEN SIRVE¡

El mirandés José Ignacio Fernández de Carranza y Delgado ha recopilado la historia y vivencias de la Organización Juvenil Española (OJE) en el libro ‘¿Quién no ha sido de la OJE?’, editado por Almuzara, con el que busca «hacer justicia» a esta entidad nacida en 1960 dentro del Movimiento Nacional y actualmente englobada en el colectivo Scout.

El presidente de honor de la organización y ex jefe nacional de la misma ahonda en las más de 300 páginas del libro más allá de las fechas, lugares, normas, presencias, hechos, realizaciones o canciones asociados a la OJE para contar de manera pormenorizada y rigurosa la vida y ventura de esta Organización Juvenil Española, desde su fundación en 1960 hasta la actualidad.

Para ello, Fernández de Carranza ha recopilado fechas, acontecimientos, anécdotas y vivencias, según ha informado la editorial a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Asimismo, traza los hitos más destacados de la historia de esta organización, define su estructura, su estilo y sus valores, y enumera y describe las actividades a las que se dedica, al tiempo que descubre algunos aspectos «desconocidos e inéditos» de la historia de esta organización «tan marcada por condicionantes políticos» que a lo largo de su vida «ha desarrollado una labor continua al servicio de la juventud y la sociedad española», como defiende su autor.

«Esta obra trata de hacer justicia a la Organización Juvenil Española, un modelo asociativo ejemplar y escuela permanente de líderes juveniles», asevera Fernández de Carranza, para quien sus valores son «más actuales y necesarios que nunca».

Nacido en Miranda de Ebro (Burgos) en 1939, José Ignacio Fernández de Carranza y Delgado es licenciado en Educación Física y fue oficial instructor del Frente de Juventudes, la sección juvenil de Falange. Ha sido funcionario del Estado desde 1980 hasta 2009 como inspector técnico del Ministerio de Cultura.

Dirigente de la OJE desde su aparición en 1960, ha ostentado los cargos de jefe de la organización en Ávila (1962-1969), Delegado provincial de la Juventud de Cuenca (1969-1972), jefe nacional de la Organización (1972-1976) y presidente nacional entre 1978 y 2012, fecha en la que fue nombrado presidente de honor.

La OJE nació en 1960 encuadrada en la Delegación Nacional de Juventud para aglutinar el Frente de Juventudes y las Falanges Juveniles de Franco en una nueva organización de carácter voluntario, de acuerdo con la fase aperturista del régimen, con lo que experimentó una evolución, en paralelo a la que experimentaba la dictadura en sus últimos años.  La Organización Juvenil Española (OJE) llegó a contar con casi 300.000 afiliados en los años setenta, ahora tiene 25.000…

Durante el franquismo, la OJE careció de personalidad jurídica propia y estuvo enmarcada en la Secretaría General del Movimiento, dedicada a los campamentos de verano y a la promoción del deporte, desde espeleología y montaña a baloncesto y balonmano, dos disciplinas en las que tuvo equipos en Primera División, además de ser pionera en náutica y vela.

Fernández de Carranza asegura que «rara es la cima del mundo que no ha sido pisada por miembros de la OJE» -esta «Historia de la OJE» lleva un prólogo de César Pérez de Tuleda-, en cuyas filas se han formado montañeros como Jerónimo López, primer español que culminó el Everest, además de otros deportistas de elite como la judoca Mirian Blasco, medallista en Barcelona.

Entre 1972 y 1976, Fernández de Carranza fue jefe nacional de la OJE, cargo del que fue destituido por convertir en mixta una organización que hasta entonces había sido masculina; y en 1977, al disolver el presidente del Gobierno Adolfo Suárez, la Secretaría General del Movimiento, la OJE desapareció hasta ser inscrita formalmente en 1978 como «asociación independiente», con unos 75.000 afiliados.

De ese modo, la OJE fue de las entidades fundadoras del Consejo de la Juventud de España, del que es parte de su permanente, pese a lo cual, según Fernández de Carranza, fue objeto de una «persecución económica, por un sectarismo terrible, escandaloso», ya que le redujeron la subvención pública a 198.000 pesetas anuales cuando las de otras organizaciones políticas se elevaban a 26 millones.

Ante esa situación, Fernández de Carranza interpuso un contencioso que dirimió el Tribunal Supremo dando la razón a la OJE, a la que hubo que resarcir con 3,9 millones de pesetas en 1990.

En esos años, según el autor de esta «Historia», tampoco ganaron para «sustos, pintura y seguros» en las sedes del País Vasco, lo que ha hecho que la OJE esté hoy implantada en todas las provincias menos las vascas y Navarra y que los miembros de estos territorios dependan de Burgos.

Como «logro más importante» de la OJE ha destacado que, «pese a esa persecución» de años, la entidad siga desarrollando sus actividades y que ninguno de sus responsables cobre por el desempeño de sus tareas.

El autor asegura que, contra una extendida creencia, «no todo el mundo pasó por la OJE» y que apenas el uno por ciento de los jóvenes españoles participó en sus campamentos de verano, ya que a estos iban de 30.000 a 35.000 al año, y algunos de ellos repetían.

Integrada en la Confederación Europea de Escultismo, la OJE cambió en 1976 su uniforme azul mahón por camisa grisácea y pantalón corto azul, aunque conserva desde su origen su emblema de la cruz y el león, y su lema: «Vale quien sirve».

Y sigue recibiendo ataques por su origen franquista: Fernández de Carranza ha puesto como ejemplo que, hace pocos años, el gran campamento celebrado durante el verano en Covaleda (Soria) fue recibido por este titular de prensa: «La OJE toma de nuevo Covaleda».

A la crítica de si se trata de una organización franquista, Fernández de Carranza contesta que «es franquista como puedan serlo la Seguridad Social o la ONCE, que también fueron creadas durante el franquismo».

A la muerte de Franco, la OJE continuó sus actividades de forma independiente y desideologizada, desvinculada ya del Movimiento Nacional y del Estado para convertirse una asociación privada durante la Transición. En 1981 fue declarada Entidad de Utilidad Pública, reconocimiento que mantiene en la actualidad. La OJE pertenece al movimiento Scout europeo, como miembro de la ‘Confédération Européenne de Scoutisme’ (CES).

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: