¡Estos franceses están locos! IL SONT FOUS CES GAULOIS!!! ¿Ha llegado la hora de Éric Zemmour?

Santiago Mondéjar

Baltasar Gracián advertía que nunca debemos dejar la puerta entreabierta a un mal menor, porque inevitablemente, males mayores entrarán a hurtadillas. Desoyendo el consejo del jesuita español, François Mitterrand promovió cambios en la ley electoral francesa para que un sistema de representación proporcional dividiese el voto a la derecha, para asegurar la hegemonía de la izquierda. La estratagema le salió bien, pero al precio de dar entrada al partido de Jean-Marie Le Pen en el sistema político francés, emponzoñando de esta manera las dinámicas electorales en el país galo.

35 años después, y al rebufo del éxito de la fórmula iconoclasta patentada Donald Trump, el inclasificable intelectual de origen judío Éric Zemmour aparece empatado con Marine Le Pen en la carrera al Elíseo.

Sin embargo, cualquier comparación entre un gañán como Trump y un prolífico escritor como Zemmour, carece de fuste. Más atinado sería verle como un Jordan Peterson à la française, aderezado con una gotitas de Thilo Sarrazin y un toque de Petain. Desde este punto de vista, los argumentos de Zemmour tienen poco de inédito. Pero quizás precisamente porque se postula a hombros de autores célebres como los mencionados Peterson y Sarrazin y lo que dice resuena en los argumentos de otros nouveaux réactionnaires como Alain Finkielkraut, Michel Houellebecq o Michel Onfray, las ideas de Éric Zemmour no solo no escandalizan, sino que le dan margen de maniobra para adelantar por la derecha a Le Pen sin salirse del carril, tildándola del equivalente francés de ‘derechita cobarde’.

Lo que sí tiene en común con Trump es ser un oportunista cuyo programa político es él mismo, y viajar ligero de equipaje y sin apparátchik, lo que le permite lanzar órdagos a diestro y siniestro -exasperando por igual al ateo Jean-Luc Mélenchon que al también judío Bernard-Henri Lévy- sin preocuparse por la repercusiones negativas que sus para los cargos públicos de su partido, sencillamente porque tal partido no existe. Esta libertad de acción le da una ventaja sobre sus adversarios políticos, que reaccionan al chutzpah de Zemmour haciendo gala del anquilosamiento característico de las burocracias.

El desconcierto que Zemmour provoca entre las filas de los partidos tradicionales franceses, especialmente en los de izquierda, es más chocante si cabe porque demuestra que no solo no han sacado ninguna conclusión de la victoria del desencanto que protagonizó Donald Trump en 2016, sino que incurren en los mismos errores que cometió Hilary Clinton al denostar a los seguidores de Trump, como ha hecho ahora la socialista Anne Hidalgo, al declarar desde su burbuja parisina que la popularidad de Éric Zemmour le provoca náuseas. Otra muestra de torpeza del establishment parisino han sido los intentos de boicotear la publicación de su libro, y los esfuerzos por vetar sus apariciones en los medios, que han tenido el efecto contrario al perseguido.

Lo cierto es que, a menos de 200 días de la primera vuelta, la presencia en la lid de Zemmour, aún sin ser formalmente candidato a la presidencia de la república, está obligando a los demás aspirantes a reajustar sus discursos, lo que vendría a demostrar que la retórica de Zemmour, que coincide en el tiempo con la celebración del juicio-catarsis por los atentados terroristas del 13-N en París, está desplazando la intención de voto lo suficiente como para que sea plausible barruntar un cambio en el mapa electoral, que podría crear una situación insólita si Zemmour desbanca a Le Pen y Xavier Bertrand, llegando a la segunda vuelta.

Esto es lo que parece sospechar Jean-Marie, padre de Marie Le Pen y fundador del Frente Nacional, que ha anunciado su apoyo a Éric Zemmour aduciendo que al ser éste judío, no se le podrá acusar como a él de nazi, por defender la Francia de Vichy del Travail, Famille, Patrie.

En tales circunstancias, Emmanuel Macron no ha tardado en tomar nota, y ha elevado el tono de su oratoria en sintonía con Michel Barnier, quien no ha tenido empacho en introducir la inmigración y la inseguridad ciudadana como asuntos centrales en su visión para Francia, por lo que será inevitable que el tema de la soberanía nacional esté en el candelero.

Una de las derivadas de esto, es que será muy improbable que Macron se meta en un jardín sumándose incondicionalmente a los intentos del grupo que lidera el holandés Mark Rutte para actuar con mano dura contra Polonia, algo de lo que Merkel no es partidaria, por temor a que la UE se fragmente aún más.

El fondo de la cuestión sobre la supremacía del derecho comunitario sobre el nacional es lo suficientemente complejo, emotivo y lleno de matices, que cabe poca duda de que Le Pen, Melechon y Bertran lo usarán para hacer demagogia contra Macron a costa de la Comisión Europea si se les da la menor oportunidad. No obstante, Zemmour, cuyo intelecto está a cierta distancia del de sus adversarios, sabrá encontrar alguna manera de zaherir a Macron con este asunto, haga éste una cosa o la contraria.

Santiago Mondéjar
Santiago Mondéjar cultiva una visión pragmática de la actualidad. Y la transmite con prosa directa, sin adornos. Es estratega empresarial, reconocido por mejorar los negocios en términos de operaciones, rentabilidad, gestión y crecimiento.
Éric Zemmour, candidato de la nueva ultraderecha francesa.

El discurso de Éric Zemmour, es de esos que a casi nadie apetece escuchar, por ser de los que señalan al elefante en el cuarto de estar.

Sin embargo, las apariciones de este periodista en prensa, radio o televisión son de las más seguidas de Francia; también de las más criticadas. Su última polémica la ha provocado su intervención en la llamada Convención de la Derecha. Allí, una vez más, Zemmour advirtió de los dos grandes peligros a los que se enfrenta Francia hoy: el globalismo y el islamismo.

El primero, según Zemmour, pretende reducir la persona a mero consumidor, con el mercado por única patria; el segundo supondrá, a largo plazo, la sustitución demográfica del país, trayendo consigo unas leyes y costumbres cualquier cosa menos asimilables con las que hasta la fecha han regido Francia.

Al comparar la alianza mundialista-yihadista con el pacto nazi-soviético Zemmour expresa la idea de dos colosos en alianza coyuntural que terminarán colisionando.

De momento, según él, globalistas e islamistas se hallan en fase de repartirse Francia en áreas de influencia; para unos, los barrios caros del centro; para otros, los suburbios. Y en tierra de nadie, como un zombie desarraigado, como un paria de prestado, como un extranjero en su propio país, el francés medio, hijo y nieto de franceses.

Ha llegado la hora, dice Zemmour, de la restauración de Francia.

Spread the love
                 
  more 
A %d blogueros les gusta esto: