ESPAÑA SAQUEADA, POR QUÉ Y CÓMO HEMOS LLEGADO HASTA AQUÍ. TRIGÉSIMO CUARTA PARTE.- «Reunión de pastores, ovejas muertas»

Loading...
Loading...

CARLOS AURELIO CALDITO AUNIÓN

Esta joya del refranero, «reunión de pastores, ovejas muertas», se utiliza para explicar que, cuando los miembros de un grupo, especialmente si son poderosos y/o influyentes,  se reúnen para analizar un problema y supuestamente para adoptar soluciones, éstas nunca irán en perjuicio de ellos -que generalmente son minoría- sino en perjuicio de los demás, o sea, la mayoría de la población. Además, con este refrán se critica el hecho de que personas, con intereses en un determinado asunto, sean las únicas que tengan capacidad de tomar decisiones sobre el mismo, ya que son, a la vez, juez y parte.

También tiene el significado de que, cuando existe un gran disenso y opinones muy diferentes, contrapuestas, es casi imposible llegar a acuerdos y que, si se acuerda algo haya garantías de que se cumpla…

Conversando con un amigo acerca de la terrible realidad que sufrimos España y los españoles, yo le indicaba que uno de los principales problemas que padecemos es que, ningún partido político, de esos que se hacen llamar «más representativos», posee un programa de gobierno propiamente dicho…

Mi amigo me rectificó y me indicó que, yo estaba equivocado, y a continuación añadió que, en España sí hay algunos que tienen programa y además muy clarito: los separatistas. Y, efectivamente así es, tienen trazado un plan de acción desde hace décadas, del cual apenas se desvían, y cuando descubren que han cometido algún error, rectifican, evalúan el programa y reconsideran sus objetivos a corto y medio plazo; pero los objetivos finales los tienen muy claros y no los pierden de vista: destruir España y separarse.

Es realmente desolador que, frente a quienes llevan desde la muerte del General Franco intentando destruir España, quienes afirman que tienen metas diferentes y dicen que pretenden defender la Nación Española, defender la vida, la libertad, la institución familiar, la economía de mercado, etc. carecen de programa, no poseen un plan de acción definido y es por ello que, al fin y al cabo, no son alternativa a los socialistas, comunistas, separatistas y etarras. Es más, suelen ir a remolque de quienes marcan la agenda y, para recochineo, aparte de apenas cuestionar las barbaridades que ponen en práctica cuando gobiernan, han acabado asumiendo su léxico, su forma de expresión, e incluso, de un modo u otro, los objetivos de los socialistas, comunistas, separatistas y etarras.

Aquellos a quien cualquier español decente llamaría «derecha española», aparte de haber renunciado parcialmente, o casi totalmente, a dar la batalla cultural a quienes se hacen llama progresistas, nunca hacen un diagnóstico medianamente acertado de la situación que sufre España, tampoco definen qué objetivos a corto, medio o largo plazo, pretenden alcanzar (ya sea porque no saben o porque no lo desean y así pueden permanecer en una situación permanente de ambigüedada calculada); y, por supuesto, no nos cuentan con qué medios materiales y humanos disponen… , y menos aún, se plantean alguna clase de evaluación si, en algún momento se aupan al poder (tras desalojar del gobierno a los social-comunistas), para comprobar si se alcanzan -o no- algunos de los objetivos pretendidos. Ni que decir tiene que, si poseyeran un programa de gobierno, también habrían de «temporalizarlo», exponer claramente en qué periodos de tiempo pretender alcanzar sus objetivos, sean a corto, medio o largo plazo.

Si uno observa a quienes dicen ser «constitucionalistas», acaba comprobando que caminan desde hace mucho tiempo, años lustros, décadas, sin rumbo, sin mapa, sin brújula; no saben a dónde van y, como mucho intentan hacerse propaganda, muy torpemente, con mayor o menor colaboración de los medios de manipulación de masas -a los que el gobierno social-comunista riega generosa y espléndidamente con nuestros impuestos-. Sí, lo hacen muy torpemente, pese a que los social-comunistas, etarras y separatistas se lo ponen «a huevo» un día sí y otro también…

Cualquier persona medianamente informada considera que las parcelas, o departamentos fundamentales de un gobierno son: la policía, para proteger a las personas de los criminales; las fuerzas armadas, para proteger a sus compatriotas de posibles invasores extranjeros; los tribunales de justicia, para resolver disputas que puedan surgir entre los ciudadanos de acuerdo con leyes objetivas, y especialmente respecto de los contratos y pactos entre particulares; defender los derechos de las personas y así prevenir cualquier uso arbitrario de la fuerza física.

A la vez que todo lo anterior, también más de una persona que haya llegado en su lectura hasta aquí, añadiría que un estado eficaz es imprescindible, para poder contar con los bienes y servicios, y normas e instituciones, que hagan posible que los mercados prosperen y que las personas tengan una vida saludable y feliz…

 Pues, desgraciadamente, la crisis económica, y política, y hasta moral que, estamos sufriendo si algo está demostrando es que, para el gobierno social-comunista -apoyado por etarras y separatistas- como para quienes dicen ser oposición, lo importante es atender a los intereses de la clase dominante de la que, todos ellos forman parte, de las élites extractivas, en lugar priorizar el interés general, con actitud de servicio.

Dirán ustedes que, lo que describo no es nada nuevo y que la administración española no funciona porque existe una voluntad premeditada para que las cosas no funcionen como sería deseable. Y, ciertamente es así, desgraciadamente. Para ello cuentan con una red organizativa, a la cual mejor habría que llamar «contra-organización», capaz de bloquear todo lo que funcione o pueda funcionar, plagada de «mediocres inoperantes activos» que, de forma inevitable acaban ocasionando parálisis funcional progresiva, generalmente acompañada de hiperfunción burocrática, con la que intentan disimular la falta de operatividad.

A pesar de todo, muchos habrá habrá que digan que, aún nos quedan políticos y funcionarios que de buena fe intentan hacer que los servicios públicos lo sean en el sentido de la palabra, que funcionen, pero lo cierto es que el sistema ha sido diseñado de una manera tan torticera que los políticos acaban siendo cómplices (por acción o por omisión), aunque no lo deseen, del desgobierno mientras que los funcionarios decentes terminan por desmotivarse y ser ineficientes.

En el momento en que redacto estas líneas, en este momento de desgobierno, en el que, Pedro Sánchez y sus secuaces nos acercan cada vez más al abismo, parece que, quienes en España dicen ser los representantes de la derecha, pretenden que, cuando se convoquen elecciones generales, los socialistas y comunistas permanezcan en el poder… Pues, si no es ese su objetivo, no hay quien los entienda. ¿O tal vez se les entiende demasiado?

La timidez, la ambigüedad, a veces el silencio, otras la complicidad con que los cargos electos de la derecha española responden a los atropellos de la colación social-comunista que, gobierna en España está cometiendo contra el pueblo español, de manera sistemática; invitan al desaliento, frenan las ganas de resistir, e incluso apagan cualquier clase de esperanza entre los españoles decentes.

La falta de liderazgo en la Derecha Española, la desunión, el que sus supuestos líderes estén a la greña (para regocijo del gobierno social-comunista y de los separatistas y etarras), refuerza cada día más la idea de que es necesario refundar la Derecha Española y crear un sólo «bloque» que integre a todos los buenos españoles, y sobre todo, si se quiere vencer a los socialistas y comunistas, sólo es posible si la Derecha Española se presenta UNIDA, en una única candidatura, integrada por gente de prestigio, con un currículo exitoso en la gestión de dineros ajenos, cuestión que sólo es posible en la empresa privada…

Si esto no se acaba produciendo (la refundación de la Derecha Española), el profundo resentimiento, la frustración acumulada, acabará empujándo los ciudadanos a acabar apoyando a cualquiera que les ofrezca, de manera demagógica, protección, seguridad… aunque detrás sólo haya ruido, mucho ruido.

Aunque suene a perogrullada, sólo pueden asumir liderazgos quienes realmente poseen capacidad de dirigir; y ese no es el caso de quienes encabezan los partidos políticos que, abiertamente o de forma vergonzante, acomplejados, dicen ser «no socialistas».

Por poner un ejemplo: casi todos los políticos que, dicen ser «no socialistas» condenaron en fechas no muy lejanas, en privado, o de forma tímida y cobarde en público, la implantación de los certificados de vacunación o cualquier clase de visado o pasaporte, respecto del cobid19, para que se pudiera «volver a la normalidad» y reactivar la economía; lo mismo ocurrió con el uso obligatorio de las mascarillas… Todos ellos saben que la salud pública es una excusa para el control social a largo plazo. Sin embargo, nadie tuvo la valentía de ponerse al frente de la mayoría de los españoles que, se vienen oponiendo a todo ello, de manera que se evite la creciente privación de derechos y libertades, promovida por el gobierno social-comunista…

Lo mismo podemos decir de los continuos altercados que se producen con el Reino de Marruecos; es seguro que los dirigentes de los partidos «no socialistas» no disienten de la gran mayoría de los españoles decentes que, asisten horrorizados al triste espectáculo que se repite periódicamente en nuestra frontera sur, que se ha convertido en un coladero… es seguro de que, también coinciden con cualquier español bien informado -y formado- y saben sobradamente que lo que está ocurriendo en Ceuta y Melilla, sólo tiene un nombre: INVASIÓN.

También es seguro que, los dirigentes de los patidos políticos «no socialistas» discrepan de los socialistas, comunistas, etarras y separatistas, cuando afirman que los extranjeros ilegales son esencialmente «españoles» y que, deberían tener derecho al voto… Es seguro que, también disienten de los socialistas, comunistas, etarras y separatistas, cuando anuncian que tienen intención de modificar la legislación electoral, para permitir que voten los mayores de 16 años…

Sin embargo, apenas nadie de los partidos «no socialistas» alza la voz para oponerse a todo ello, y afirmar -por ejemplo- que hay que deportar a todos los extranjeros ilegales…

Muy al contrario, cuando los medios de información y manipulación de masas hablan de determinadas guerras: Afganistán, Siria, Ucrania… son muchos los dirigentes de la supuesta derecha española que dicen estar conformes con acoger a los «refugiados» y que lo harán con los brazos abiertos. Y mientras, siguen aumentando los españoles que acuden a las «colas del hambre», a los comedores de beneficencia.

Innumerables españoles están furiosos por las diversas leyes de «género» que se han ido aprobando en España en las últimas décadas, y que tienen como objetivo destruir la institución familiar y acabar con nuestra actual forma de vida,… también están enormemente furiosos porque el Tribunal Constitucional sigue sin dictar sentencia respecto de la Ley del Aborto «Aido», pese a que hayan transcurrido más de diez años desde que el PP presentó un recurso de inconstitucionalidad contra ella; también son legión los españoles decentes que, están furiosos, por la enorme corrupción que no cesa… Pero, a pesar de ello, apenas ningún representante de los partidos políticos «no socialistas» exige que, quienes nos malgobiernan rindan cuentas de todos los abusos y tropelías de las que vengo hablando.

Los más prominentes dirigentes de los partidos políticos «no socialistas» afirman de vez en cuando que es vergonzoso el gasto del gobierno social-comunistas, de millones y millones de euros, para «empoderarse» más y más… lo que inmediatamente se traduce en un constante aumento del coste de la vida, en cada día precios más altos para todo, como ha acabado ocurriendo con el recibo de la luz, o los combustibles, o multitud de productos de primera necesidad. Sin embargo, nadie de los partidos «no socialistas» dice esta boca es mía, y menos plantea abiertamente, sin tapujos, que se permita, ya, sin aplazamientos la construcción de centrales nucleares, para abaratar la energía eléctrica y acabar con la dependencia del extranjero.

Tambien es seguro que todos ellos, los cargos electos de los partidos políticos «no socialistas», confían en que, repetirán como candidatos en las elecciones generales, regionales, municipales, que se vayan convocando a corto, medio o largo plazo…

Lo realmente chocante, insultante para el común de los españoles es que estos individuos acaben pidiéndoles el voto, pese a no haber movido un dedo para proteger sus intereses, lo que la mayoría de los buenos españoles considera irrenunciable.

Sí, es realmente increíble que, nos vuelvan a pedir que los votemos, pese a sus incumplimientos, pese a haber sido cómplices de quienes abusan de nosotros, de quienes nos privan de nuestros derechos y libertades.

Que nadie se confunda, proteger los intereses de los votantes no es simplemente hacer ruido, mucho ruido, y emprender peleas estúpidas con quienes nos malgobiernan, sin plantear ningún plan de acción, ningún programa de gobierno alternativo. La combinación del mal gobierno del sanchismo y la impotencia de la derecha española, deja la puerta abierta a quien se proponga lanzarse al ruedo de la política, aunque lo único que sepa sea hacer ruido, envolverse en la bandera de España y hacer sonar el himno nacional al final de sus mítines… aunque carezca de proyecto, tanto en lo político, como en lo económico, o para sacarnos del caos al que nos han conducido Pedro Sánchez y quienes lo auparon a la presidencia del Gobierno de España.

Tampoco olvidemos otra cuestión importantísima: la experiencia demuestra que, allí donde surge un verdadero liderazgo, la gente lo recompensa siguiéndolo, apoyándolo, y que esa capacidad de liderazgo, de ilusionar a la gente, a escala local o regional debe traducirse en liderazgo nacional, sencillamente porque, generalmente ese es el único tipo de liderazgo que existe en la actualidad.

La única opción que tienen quienes hoy día se reconocen como gente de derecha en España, los liberal-conservadores (y los españoles decentes que dicen no serlo), es que se ponga en marcha un proyecto político a la manera de la CEDA, de la segunda república española, hablo de una iniciativa imprescindible, pues, sin duda España está en un momento en el que más que nunca, se necesita una agrupación política que aglutine a todos los españoles decentes, a los que no tienen complejos y afirman sin tapujos que son de derechas, liberal-conservadores, democristianos, social-cristianos… a los numerosos españoles decentes que, no se sienten representados en las instituciones, a los numerosos españoles decentes que consideran que la mayoría de las opciones políticas, incluidas las que afirman ser «no socialistas», han renunciado a todo lo que muchísimos españoles consideramos irrenunciable.

Sí, son muchos, cada vez más los españoles que acaban llegando a la conclusión de que la democracia es una palabra vacía de contenido, una simple coartada que algunos individuos políticamente organizados esgrimen para justificar la búsqueda del propio interés particular y de grupo. Y el resultado es el desgobierno: el que todos, ayuntamientos y gobiernos regionales, partidos y colegios profesionales, cuerpos de funcionarios y demás redes clientelares que se reparten el control del territorio institucional, actúen pro domo sua, barriendo siempre para casa, con sectaria ferocidad depredadora.

Pero… ¿Por qué nadie hace caso, ni ciudadanos ni autoridades, de las denuncias que algunos realizamos?

En lo esencial, son muchos los españoles que comparten el diagnóstico que se hace en el presente texto. Pero entonces, ¿por qué nadie hace nada por tratar de cambiar este fatal estado de cosas?

¿Acaso el cinismo amoral que impregna a la clase política, a los capos, oligarcas y caciques de los diversos partidos, también afecta a la sociedad española y  hace que nadie esté interesado en limpiar esta pestilente pocilga en la que se ha convertido la política en España?

Lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo y vuelvo a reiterarlo:

La única esperanza que le queda a España es que Su Majestad, el Rey de España, Felipe VI, más pronto que tarde, coja el toro por los cuernos, ejerza de Jefe del Estado, contacte con los españoles decentes que, haberlos haylos, y promueva un gobierno de salvación nacional, encabezado por buenos españoles, de probada experiencia de gestión, ajenos a los partidos políticos y que no tengan pretensiones de perpetuarse en el poder, a la manera de Cincinato en la antigua Roma.

«Quiere la fortuna que el perro Leoncillo acabe de morir y necesiten un perro guardián para el hato. Una vez comprobado que no es un perro callejero mezcla de razas sino un perro con pedigrí, lo adoptan y lo nombran, le llaman Barcino… Los pastores que Berganza conoce de cerca, cantan a grito pelado y con voces roncas cuando lanzan al viento: “Cata el lobo do va, Juanica”. Berganza se adapta bien al oficio de guardar ovejas, a pesar de que las noches son un sin vivir, de susto continuo. Rara es la noche que no lo sobresaltan al grito de “¡Al lobo, Barcino!” Él es el primero en saltar en busca de la fiera, pero siempre su diligencia resulta inútil. Al volver sin haber encontrado ni rastro del lobo, éste ya ha hecho la «lobá» en la majada. Pero Berganza es listo, sabe usar su inteligencia. El observar que el ganado no está alobado y los palos que le caen encima por no saber defender las indefensas ovejas una y otra vez, le hacen cambiar de táctica. En lugar de salir disparado a la voz de alarma, se queda quieto, permanece con las ovejas y descubre que los pastores son los lobos. Son ellos los que matan a las ovejas para cogerle lo mejor de la carne y comérsela. Berganza quiere denunciar la fechoría, pero no se atreve. Reflexiona para sí mismo:

“¿Quién será poderoso a dar a entender que la defensa ofende, que las centinelas duermen, que la confianza roba y el que os guarda os mata?»… «Porque no hay mayor ni más sutil ladrón que el doméstico.» El coloquio de los perros, Novelas ejemplares de Miguel de Cervantes.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: