¿Es cierto que el candidato demócrata a la presidencia de los U.S.A. Joe Biden, padece alzheimer?

Clark Willis

Dos asuntos preocupan ahora mismo a los estrategas demócratas que intentan situar a Joe Biden en la Casa Blanca: su presencia «anecdótica» en redes sociales y ocultar el deterioro personal que Biden ha sufrido en los últimos tiempos. Si el primero es importante, el segundo ha puesto en marcha la operación ‘Salvar al soldado Biden’, obligando a saltar a la arena pública al propio Obama que se ha convertido en esta campaña en la verdadera imagen demócrata.

«Somnoliento Joe»

Pocos osan hablar con claridad de la salud de Biden. Trump, sin embargo, habla de Biden sin problema e incluso llegó a publicar un tuit sobre ‘Somnoliento Joe’ -es el mote que utiliza para referirse a Biden desde hace tiempo- con un vídeo de Fox News que recopila sus pifias en el que aseguraba que el candidato «no sabe dónde está o lo que hace. Sinceramente, ¡creo que no sabe ni a qué se presenta como candidato!».

Sean Hannity, presentador de Fox, ha defendido que es «legítimo» cuestionar la «fortaleza y agudeza mental» de Biden. Tucker Carlson, también de Fox, ha asegurado que Biden «está perdido» y Ann Coulter que «no ha habido ningún republicano con ese nivel de demencia senil» que se haya presentado a presidente. Rudy Giuliano, abogado personal de Trump y habitual defensor del presidente en la pequeña pantalla, dijo que Biden tiene «signos obvios de demencia».

Pero los ataques no llegan solo desde Trump y su círculo. Glenn Greenwald, fundador del medio izquierdista ‘Intercept’ ha hablado del «serio declive cognitivo» de Biden; Matt Stoller, un analista deizquierda, ha denunciado que el ‘establishment’ demócrata sabe de los problemas mentales del exvicepresidente pero «bromean sobre ello». Will Menaker, del podcast izquierdista ‘Chapo Traphouse’ ha dicho de él que «está senil, su cerebro no está ahí» mientras que Cenk Uyghur, de la plataforma online The Young Turks, ha dicho que «o está casi senil o está senil».

¿Tratamientos para Biden?

La estrategia democráta pasa en estos momentos por la victoria de Biden en las elecciones y sea sustituido en menos de 3 años por Kamala Harris, que tendría un año completo para entrar en campaña. El problema es cómo lograr que Biden no ‘meta la pata’ como últimamente hace, soporte la presión de campaña y no arruine todos los intentos que desde la coordinación de campaña se estarían haciendo por ocultar al pueblo americano que un candidato a la presidencia americana podría, en breve, no saber ni en qué país vive.

NY Daily News

Según se rumoreó en los entornos del partido demócrata el secreto estaría bien guardado en Cambridge (Massachusetts), sede de Biogen, una empresa que ha dedicado enormes fondos para investigar el Alzhemer. Concretamente la empresa ha rescatado un medicamento ‘milagroso’ llamado Aducanumab.

Este medicamento se estaría utilizando en dosis muy potentes con enfermos de Alzheimer. De hecho, fuentes periodísticas americanas sitúan a Biden en aquella localidad durante el confinamiento por COVID-19. Parece que las escasas apariciones de Biden -desde un sótano- simplemente serían una estrategia para no dar pistas de su vitita a la sede de Biogen.

Kamala Harris, la ultraizquierdista candidata a la Vicepresidencia de EE.UU.

De hecho, Joe Biden permaneció más de dos meses ‘desaparecido’ durante el confinamiento para reaparecer en la colocación de una corona en un parque de veteranos militares cerca de su casa en Delaware como tributo al Día de los Caídos.

La persona que podría estar acelerando la utilización del Aducanumab sería el propio CEO de Biogen, Michel Vounatsos, un conocido demócrata vinculado al ala más izquierdista del partido de Biden. De hecho, Voutnasos participó en un evento para recaudar fondos con destino al izquierdista Bernie Sanders. En esa ocasión el CEO de Biogen pagó 2,700 dólares por cubierto y más de 10.000 para compartir mesa con el Senador de Vermont.

Deja una respuesta