En el mundo se realizan 73 millones de abortos anuales, aproximadamente 1 de cada 4 embarazos es abortado.

ANTÓN

FUENTE: https://power-of-ideas.com/

Aborto en Cifras

Human Life International , una organización católica, en enero de 2022, utilizando datos de la Organización Mundial de la Salud, estimó que, en términos globales, ocurren 73 millones de abortos cada año. Esto es aproximadamente 1 de cada 4 embarazos en todo el mundo . Mientras tanto, en todo el mundo, alrededor de 68.000 mujeres mueren anualmente debido a abortos inseguros. Sin embargo, este punto de datos proviene de 2009: no hay una cifra reciente que haya podido encontrar, aunque la Organización Mundial de la Salud declaró en 2017 en su sitio web que “anualmente ocurren 25 millones de abortos inseguros […] y demasiadas mujeres continúan sufriendo y muere.» Pero cuántos no se estima.

De hecho, existe un debate sustancial sobre esta cifra, especialmente en Estados Unidos , donde el médico que aportó pruebas en Roe v. Wade admitió en su libro posterior, The Abortion Papers , haber mentido sobre la cifra de cuántas mujeres mueren cada año a causa del embarazo . dificultades, que, en ese momento, estimó entre 5.000 y 10.000, una “cifra agradable, redonda, impactante”, como escribió. Por lo tanto, tomemos la tasa general de mortalidad materna (que no está necesariamente relacionada con el aborto; puede deberse a complicaciones del parto imprevistas en el caso de un embarazo deseado) de 295 000 mujeres en todo el mundo en 2019. Esto es 247 veces menos que el número total de abortos realizados cada año a nivel mundial.

Fuentes: OMS, USHMM, Museo del Terror Comunista, worldpopulationreview.com

Todos los países occidentales del mundo, es decir, un país que ha heredado el sistema legal y económico y las actitudes de la civilización occidental, están a favor de las leyes del aborto y ofrecen abortos a pedido (y no, los estados estadounidenses no son países, Estados Unidos es ). Hay 195 países en el mundo y solo 24 prohíben rotundamente el aborto (12% de todos los países). Sin embargo, los países en desarrollo (pobres) se ven afectados de manera desproporcionada por las altas tasas de aborto que los países desarrollados (ricos). Por ejemplo, entre 2010 y 2014, el 87,5% de los abortos a nivel mundial ocurrieron en países en desarrollo y solo el 12,5% en países ricos. Otra forma de ver esta estadística a lo largo del tiempo es en el gráfico a continuación. Sin embargo, tenga en cuenta que no todos los países del mundo tienen datos sobre sus tasas de aborto.

Fuente: Lancet, 2016

Por ejemplo, en Estados Unidos, a partir de enero de 2021, ocurrieron 62 millones de abortos desde que se aprobó Roe v. Wade, y la mayoría de los abortos ( 1,6 millones ) tuvieron lugar en el año 1990. El promedio anual de abortos en los Estados Unidos desde 1947 es 1,15 millones. Mientras tanto, según el Population Reference Bureau , a partir de 2021, en el continente africano se producen más de 8 millones de abortos cada año. Sin embargo, como mostró un estudio de 2020 realizado por BMJ Global Health después de analizar datos entre 1990 y 2019, la tasa de aborto difiere considerablemente en todo el mundo.

Además, las tasas de aborto alcanzan su punto máximo en mujeres de entre 20 y 24 años . Hay matices detrás de este punto de datos. Por ejemplo, los datos entre 2010 y 2020 en el Reino Unido muestran que la tasa de abortos de mujeres menores de 18 años ha disminuido con el tiempo, mientras que la tasa de mujeres mayores de 35 años se ha disparado, especialmente desde finales de 2016. El pico en términos de tasa de abortos ha pasado del grupo de edad de 18 a 21 años en 2010 a 22 a 26 años en 2020. Sin embargo, desde 1969 (año en que se comenzaron a recopilar datos sobre la tasa de aborto), en el Reino Unido, el número de abortos por cada 1000 mujeres ha aumentado. aumentó en aproximadamente 3.6x.

Sin embargo, lo que hacen los datos que tenemos es proporcionar un marco estadístico aproximado para el tema que hemos estado discutiendo: que alrededor del 25% de los embarazos en todo el mundo terminan en aborto, lo que representa aproximadamente 73 millones de abortos por año (un número considerable, dada la primer gráfico); que el pico de la tasa de aborto (número de abortos por cada 1000 mujeres) se encuentra en el grupo de edad de 20 a 24 años y que los países en desarrollo se ven afectados de manera desproporcionada por un mayor número de abortos que los países más ricos.

Según la Organización Mundial de la Salud , el aborto se define como: “[…] una simple intervención de atención médica que puede ser manejada de manera efectiva por una amplia gama de trabajadores de la salud que utilizan medicamentos o un procedimiento quirúrgico”. Aunque la OMS hace parecer que el aborto no es gran cosa, mientras que muchos políticos y activistas presentan el tema como una lucha por algún tipo de liberación , en realidad, a menudo es una experiencia traumática y aterradora (con una larga lista de problemas de salud mental ). después del aborto ), como han testificado muchas mujeres y médicos abortistas a lo largo de las décadas. Sin mencionar el impacto devastador que el aborto puede tener en quienes lo sobreviven .

Dada la complejidad del tema, no sorprende que la gente esté dividida al respecto, formando opiniones que se pueden resumir como proabortista, proabortista o provida. Pro-elección es la posición menos clara, ya que a menudo se equipara automáticamente, pero erróneamente, con estar a favor del aborto en lugar de estar a favor de la vida. Sin embargo, pro-elección significa ninguna de estas perspectivas por defecto. Más bien, como dijo Richard Samuelson , profesor de historia de la Universidad Estatal de California en un ensayo de 2018, “la pregunta no es si el aborto debe ser legal”, o incluso, quizás, “bajo qué condiciones debería ser legal”. La pregunta es quién debe decidir tales cuestiones”.

Los pro-aborto son aquellos que argumentan a favor del aborto en lugar de a favor de dar a luz por diferentes motivos, a menudo ideológicos (como el “empoderamiento” de la mujer). Algunas personas, como el profesor Peter Singer de Princeton , incluso abogan por el infanticidio (aborto después del nacimiento).

Mientras tanto, se considera que pro-vida está en contra tanto de pro-elección como de pro-aborto, ya que presenta una visión de que la vida debe protegerse en todas las etapas, incluso mientras está en el útero en el período prenatal. Esta es la posición adoptada a menudo por muchas personas e instituciones religiosas.

Estas perspectivas matizadas también están respaldadas por datos y evidencia anecdótica . Sin embargo, estas diferencias en cómo la gente ve el aborto no importan para los políticos y sus portavoces. Aquí hay un video reciente de CNN que muestra a un médico que realiza abortos en el tercer trimestre como una figura santa, mezclando los puntos de vista a favor del aborto y a favor del aborto y alineando la perspectiva resultante con la agenda del partido Demócrata mientras retrata el lado pro-vida de la argumento como extremistas. Mientras tanto, en el otro lado del espectro político, Michael Knowles ha utilizado a los matones que protestan frente a las casas de los jueces de la Corte Suprema para obtener clics y vistas, esencialmente infantilizando el argumento pro-vida.

Tal propaganda debe ser ignorada. La política no tiene cabida en este gravísimo asunto que toca los cimientos de la vida humana. Necesitamos entender el tema del aborto en su verdadera complejidad para decidir cuál es nuestra posición al respecto: el debate en torno al aborto no es por un cierto tipo de derechos, sino por un intercambio de derechos. Para la divulgación, soy pro-vida. Pero defenderé el derecho a decidir, utilizando argumentos basados ​​tanto en la tradición cristiana como en el pensamiento liberal clásico. La razón por la que abogo por el derecho a decidir es porque tuve la libertad de tomar una decisión y respaldar el punto de vista pro-vida. Quiero que todos los demás elijan libremente su perspectiva, con todas las consecuencias que conlleva.

Es importante destacar que este ensayo se ocupa de los principios, como sugiere el título. Los datos y particularidades se presentan en un Apéndice que se divide en dos partes: “El aborto en números” y “¿Por qué el Camino del Aborto?”. El primero proporciona información sobre la prevalencia del aborto en todo el mundo, mientras que el segundo analiza algunas de las razones clave por las que algunas mujeres optan por abortar, así como el concepto de “embarazo no deseado”.ocultar contenido

 

1 La Naturaleza del Hombre: Humano y Ser Humano

2 Qué Derechos Humanos

2.1 El derecho a la vida

2.2 El derecho a la libertad religiosa

2.3 ¿El derecho a la autonomía corporal? Sólo un Concepto.

3 El papel de los hombres en el tema del aborto

4 Por qué siempre una elección

5 Apéndice

5.1 Aborto en números

5.2 ¿Por qué el Camino del Aborto?

La Naturaleza del Hombre: Humano y Ser Humano

Hablando en términos generales, existen dos escuelas principales de pensamiento para mirar la ontología del hombre: la perspectiva sacralizada y la profana. El primero concibe al ser humano como creado por Dios y es del acto de la creación divina de donde se deriva el valor intrínseco del individuo. En el cristianismo, el ser humano es creado a imagen de Dios, lo que significa, entre otras cosas, que tenemos un alma, una esencia divina incalificable e incuantificable en nosotros. El alma añade el “ser” en el ser humano. Desde una perspectiva profana, el ser humano ya no está vinculado a lo Divino, sino que se convierte en “eso”, sujeto que se analiza racional, científicamente, comercialmente, políticamente, etc., realizándose todos estos procesos sin el ancla de la religión que trae lo sagrado a nuestras vidas.

Es importante destacar que este no es un argumento de religión versus ciencia porque a) la ciencia sin religión no puede existir (tenemos cientificismo si eliminamos la religión) y b) la ciencia puede operar en un mundo sagrado, pero con las restricciones de la moralidad dirigiendo los estudios y experimentos. . Esto fue enfatizado en una charla reciente del obispo Barron sobre religión y ciencia en la que destacó la estrecha relación entre las dos formas de aprender sobre el mundo y sobre nosotros mismos, y cómo coexisten necesariamente.

En ausencia de lo sagrado, es decir, en un mundo profano, el ser humano es desposeído de su alma y se convierte en una cosa (un sujeto) de una determinada rama de la sociedad, un recurso o una criatura para ser estudiada, diseccionada. y se utiliza como medio para ciertos objetivos (fines). Sin embargo, esta perspectiva no priva al ser humano de su capacidad para tomar decisiones: las facultades cognitivas, excepto la fe, son todas reconocidas y, a veces, tan elogiadas que se divinizan (el racionalismo, por ejemplo, coloca a la razón por encima de toda epistemología). .

Hay dos perspectivas principales sobre el ser humano desde el punto de vista de un mundo profano: la toma evolutiva y la idea de que los seres humanos pueden convertirse en lo que quieran a través de diversas herramientas como la educación o los productos químicos (medicamentos) si son liberados. de ciertas (si no todas) condiciones.

El primer punto de vista deriva de la teoría de la evolución de Charles Darwin que, siendo interpretada de la manera más liberal posible, ha influido en campos más allá de la biología: contribuyó a cambiar la perspectiva de nuestra ontología y epistemología en la filosofía , introdujo la idea de ley orgánica que “evoluciona” con las necesidades de la sociedad, y sacudió el papel de la religión, especialmente cuando se combina con los trabajos de un pensador anterior, el antropólogo Ludwig Andreas Feuerbach . En términos más generales, la teoría de la evolución contribuyó a la idea de progreso que dominó la Europa del siglo XIX.

La segunda perspectiva se puede resumir en el dicho de Jean-Jacques Rousseau de que “el hombre nació libre y está encadenado en todas partes”. En otras palabras, esta escuela de pensamiento se refiere a que las personas están restringidas por las normas e instituciones sociales porque, de lo contrario, podrían ser quienes son y, por lo tanto, esta visión, llevada al extremo, resulta en el rechazo de cualquier limitación en el pensamiento y el comportamiento humano: todo. está permitido en nombre de la liberación. Sin embargo, junto con esta perspectiva, viene la noción de que, en ausencia de restricciones, a través de la educación que se supone debe iluminar al individuo, las personas pueden convertirse en lo que quieran. Este punto de vista, que lo que somos como criaturas puede moldearse en cualquier cosa con las herramientas adecuadas, se sienta en la base del «hombre nuevo» en el marxismo.y detrás de la noción de posthumanismo .

Es importante destacar que estas dos perspectivas ignoran la existencia del alma: para ellas, el ámbito trascendental del espíritu, el “ser” en el ser humano, no existe en realidad y, cuando existe, es solo por el bien de argumentación o para el consuelo psicológico temporal. En otras palabras, estas perspectivas dejan de lado o eliminan a propósito el elemento mismo que es incuantificable e invaluable: nuestra alma, haciendo del hombre un animal, un engranaje económico, un consumidor, una herramienta de la ideología, una fuente de poder político, un sujeto de ser estudiado, sólo un medio para diferentes fines.

Como tal, la vida ya no es invaluable sino valiosa: es económicamente valiosa, políticamente valiosa, socialmente valiosa, etc. Esta posición, lograda como resultado de los dos puntos de vista descritos anteriormente, conduce a un deseo y una aceptación de los expertos (académicos, médicos, científicos) para decidir cuándo comienza la vida. Por ejemplo, uno de los temas centrales del debate de cuándo debe ocurrir el aborto se centra en el desarrollo del niño en el útero (es decir, cuando “un bulto de células” o “algo” se convierte en una persona o vida humana ), aunque esto es algo así como un juego de adivinanzas que puede estar motivado por otras razones.

En un mundo desacralizado, la ciencia se convierte en cientificismo (una ideología que sostiene que el método científico es la única forma de obtener conocimiento y la única herramienta para responder a las preguntas más importantes de la vida) y su consenso puede convertirse en ley respaldada por consideraciones éticas basadas en sobre estudios y puntos de vista laicos de la moralidad (a menudo relativistas) y cabildearon con fines políticos. Después de todo, el aborto también es un gran negocio . Por lo tanto, cuando hablamos del aborto en el contexto de un mundo profano, emergen dos actitudes: la perspectiva pro-aborto y el punto de vista secular pro-elección.

La primera actitud se deriva de ver al feto como una cosa, no como una persona, que surge en cualquier momento que decida el consenso cientificista (no científico) (que cambia con el tiempo, para adaptarse a diferentes necesidades políticas). Este feto es una cosa que viola el cuerpo de la mujer como un parásito y, como cosa, no tiene ningún tipo de derechos. No hay maternidad para los pro-abortistas: el vínculo místico entre madre e hijo es un vínculo biológico mecánico que puede ser arrebatado en cualquier momento si la mente del cuerpo anfitrión así lo desea.

Tal punto de vista es expresado, me parece, por mujeres que odian el hecho de ser mujeres: están profundamente molestas por tener un cuerpo femenino ya que se sienten aprisionadas y bajo el ataque constante de fuerzas opresivas invisibles: ser femeninas. , ser mujer y sentirse bien en un cuerpo femenino, realizar las funciones biológicas de una mujer, son todas formas de ataque para estas activistas pro-aborto (radicales por naturaleza). Como escribí en Emily: La pregunta de una mujer al mundo, “¿Es esto lo que es una mujer? Un juguete intelectualizado, un simple objeto de la política, sexualizado para la publicidad y prostituido por la justicia, una construcción ficticia que no respeta ningún límite marcado por la realidad o por el espíritu. Independencia, igualdad, fuerza, poder, carrera, liderazgo, todas estas son palabras de moda que se lanzan, pero nadie se da cuenta de que ya no puedo tener un hijo, que ya no funciono como mujer, aunque haya nacido. ¿Qué pasa con mi cuerpo?

De hecho, es en este contexto radical que escuchamos que se utiliza el término “ personas que dan a luz ”, una degradación de la maternidad que comenzó a fines de la década de 1960 con lemas como “ No más madres, esposas, hijas, destruyamos las familias ”. Esta posición fanática está en manos de una pequeña pero ruidosa minoría de “activistas”, algunos de los cuales apoyan el aborto hasta los nueve meses (cuando se convierte en “él” o “ella” – un bebé) y quienes, para obtener su mensaje, están listos para quemar iglesias ya que la postura a favor del aborto (una visión basada en un mundo profano) es principalmente una posición que es diametralmente opuesta a la pro-vida (una visión basada en un mundo sagrado).

Además, también hay personas a favor del aborto cuyos argumentos parecen basarse en una flagrante falta de pensamiento crítico o adoctrinamiento ideológico, como la mujer en este video que está de acuerdo con el aborto posparto como “una elección de la mujer”. Sin embargo, como argumentó Hannah Arendt en Eichmann en Jerusalén: Informe sobre la banalidad del mal , los actos destructivos que se realizan por falta de pensamiento, aunque sea siguiendo reglas/órdenes, no excusan a quienes los cometen de su propia voluntad. responsabilidad. En otras palabras, apoyar ideas fanáticas, como muchas que conforman sistemas opresivos como el comunismo, el nacionalsocialismo, el fascismo, etc., o que tratan la vida humana de manera desechable/no desechable, no puede excusarse por la falta de pensamiento o la seguimiento ciego de la ideología. Como escribió Blaise Pascal en Pensées : “esforcémonos por pensar bien”, como principio básico de la moralidad.

Mientras tanto, la visión a favor del derecho a decidir que se forma dentro del marco secular descrito anteriormente es más moderada y, a menudo, proviene de preocupaciones con las que simpatizo, ya que las consideraciones detrás de esta actitud no provienen del odio o el deseo de denigrar la vida humana a un mero «bulto». de células”. Si bien sigue siendo una visión basada en puntos de vista seculares, estos son más moderados y se consideran compromisos difíciles entre el aborto como una opción (no como un fin) y la salud de la madre, la tasa de supervivencia del feto con comorbilidades, la calidad de la vida de un niño nacido defectos de nacimiento, la posición económica de la madre para cuidar de su hijo/hijos, el papel que juega el hombre en este asunto (si es probable que esté presente o no para ayudar a criar al niño – más sobre esto más adelante), el apoyo que la madre recibe de la comunidad o del estado o el impacto en el desarrollo profesional de la madre. Se reconoce que la posición a favor de la elección aquí es una elección difícil de hacer, pero aún valora la vida humana, por lo que la compensación es posible, en lugar de ver la vida como algo invaluable.

Como tal, aquellos que viven en un mundo profano, sin religión, sin fe y sin Dios, sostengo que es más probable que sean pro-aborto o pro-elección (basado en consideraciones seculares), pero no pro-vida: si mi cosmovisión es profana, no soy católico, incluso si pretendo serlo: así es como leo los datos sobre afiliación religiosa y puntos de vista sobre el aborto . Si uno hace lo contrario de lo que dice ser, no es lo que dice ser, independientemente del doble discurso o sofismas que utilice para sentirse mejor o para comercializar su imagen.

Mientras tanto, en un mundo sagrado, es decir, un mundo en el que el reconocimiento y la adoración de lo Divino es parte del ritmo de la vida humana, las posiciones sobre el aborto son proabortistas (pero basadas en consideraciones muy diferentes a las mencionadas anteriormente). ) y pro-vida. En un mundo sagrado, el hombre tiene un alma y, por lo tanto, el hombre es más que un ser humano (un mamífero) y es visto como un ser humano.

La vida en este contexto es invaluable: no se puede medir, no se puede calificar por ningún atributo. Su esencia es opuesta a lo que dijo Stalin: “la muerte de uno es una tragedia, pero la muerte de un millón es solo una estadística”, ya que cada individuo es único e importa de tal manera que la pregunta de “¿quién importa más?” ” no se puede responder sin devaluar a todas las personas. Por ejemplo, hemos escuchado esta pregunta planteada en el contexto del aborto como “¿la vida de quién es más importante? ¿La de la madre o la del bebé? – la respuesta debería ser “ambos son invaluables y, por lo tanto, tal comparación no puede decidirse sin cambiar la perspectiva de un mundo sagrado a uno profano en el que la vida se considera cuantificable”.

Como explicó el Dr. Nasr en una conferencia de una hora , la cultura se basa en la religión (la adoración de lo sagrado). El Dr. Nasr es un filósofo perenne islámico, pero su análisis es válido para cualquiera de las principales religiones del mundo, incluido el cristianismo.

De hecho, no existe tal sociedad sin alguna forma de base religiosa, y mucho menos un estado. La idea de un estado laico o laico es un mito, como Tamás Nyirkos, filósofo político y profesor asociado de la Universidad Católica Pázmány Péter, escribió a fines del año pasado. La única pregunta seria a este respecto es qué tipo de base religiosa queremos que tenga nuestra sociedad: en un mundo sagrado, la religión permite al hombre trascender al reino de Dios, mientras que en un mundo profano, la religión es de hecho un culto. del hombre: hedonismo (hombre centrado en el placer), nihilismo (hombre centrado en la nada), ateísmo (hombre en el centro del hombre), socialismo (hombre deificado en el grupo sin rostro), ambientalismo (hombre deificado en la naturaleza), fascismo (hombre centrado en el partido-estado) y el cientificismo (ciencia sometida a los caprichos del hombre-dios), todos a la vez o separados son metarrelatos alternativos (en forma de ideologías) a la verdadera religión (Dios en el centro del hombre y del hombre). Dios sobre el hombre) que es sagrado.

En un mundo profano, es decir, en ausencia de lo sagrado, los hombres y las mujeres son propensos a las distorsiones espirituales y mentales , como han señalado y advertido un buen número de pensadores a lo largo de los siglos. La razón principal de esto es la ausencia de moralidad. Pero, ¿qué significa que una cultura se construya sobre la moralidad cristiana y qué significa esto para nuestra discusión sobre el aborto? Significa al menos dos cosas importantes.

Primero, la presencia del alma hace que la vida humana sea invaluable. Por lo tanto, la posición sobre el aborto desde este punto es siempre pro-vida. Segundo, no debemos juzgar los pensamientos y acciones de otros porque el juicio moral pertenece a Dios. Como dijo Cristo a los hombres que querían apedrear a una mujer que había cometido adulterio: “El que de vosotros esté libre de pecado, sea el primero en arrojarle la piedra”. ( Juan 8:7 ). De este último punto – que el juicio pertenece a Dios – resulta la sagrada (en términos de la teología cristiana) posición proabortista sobre el aborto: la persona que quiere o realiza el aborto solo puede ser juzgada por Dios porque este asunto es entre ellos y el Creador. .

Para resumir la discusión anterior, analicemos el caso del embarazo como resultado de una violación. En una acción tan violenta e inhumana, la santidad y la autonomía de un individuo han sido violadas y, al menos temporalmente, destruidas por la bestialidad de otro individuo. Es una situación que provoca respuestas extremas cuando se trata del destino del niño. Sin embargo, quiero mostrar que por muy espesa que sea la oscuridad, siempre hay un camino para que prevalezca la luz de la razón y el sentido común.

Ningún ser humano puede elegir jamás dónde y cómo nacer: unos nacen en prisiones, otros en medio de guerras, unos nacen con discapacidades que aquejan sus cuerpos y/o mentes de por vida, otros nacen en familias que abusan de ellos , y algunos nacen como resultado de una violación. No importa las circunstancias, ningún niño puede elegirlos. El mundo (el lugar, el tiempo y la comunidad, la era de las ideas y la tecnología) en el que nacemos está más allá de nuestra capacidad de influencia: venimos a este mundo como resultado de las acciones de otras personas. Así, el niño es una minoría aún más vulnerable que la “minoría más vulnerable de uno”, parafraseando a Ayn Rand.

Por lo tanto, la elección de qué hacer con la vida del niño es de las personas que ya están vivas en el mundo en el que se supone que el niño vendrá. La elección puede ser de cuatro tipos, según la discusión anterior:

  • A favor del aborto (el niño si es visto como una cosa o, peor aún, como un parásito y las personas involucradas en el embarazo -hombre y mujer- son hostiles a la idea de terminar el embarazo en el parto).
  • Proelección secular (la vida del niño se considera valiosa y, por lo tanto, se compara con otros aspectos valiosos de la existencia de la madre: consideraciones económicas, progresión profesional, afiliación política, apoyo del hombre y de la sociedad en general).
  • Cristiano pro-elección (la vida del niño es vista como invaluable pero la decisión de interrumpir el embarazo es un acto que solo Dios puede juzgar).
  • Pro-vida (la vida del niño es vista como invaluable y se presume que el juicio de Dios solo es favorable en ausencia del aborto).

Por lo tanto, hemos llegado a un punto en nuestra conversación sobre el aborto en el que, según el tipo de mundo en el que vivamos, es probable que la persona (la mujer) elija una de las cuatro opciones anteriores. Sin embargo, la libertad de elección del individuo es una posición liberal y es hacia esa libertad hacia la que nos dirigimos a continuación con la conversación sobre los derechos humanos. Más particularmente, veremos el derecho a la vida, la noción de autonomía corporal y el derecho a la libre expresión religiosa.

¿Qué derechos humanos

Hasta ahora, hemos discutido la elección del individuo, pero tal elección se hace dentro de una sociedad con una estructura de gobierno: el estado y sus leyes. El estado tiene el monopolio de la coerción y sus leyes son las normas sobre las que se aplica dicha coerción. Los derechos humanos existen para evitar que la fuerza del Estado sea “demasiada”. Una de las primeras manifestaciones de los derechos humanos fue el documento inglés conocido como Carta Magna en 1215 . Esta piedra angular de una ley aseguró que “el rey y su gobierno no estaban por encima de la ley”. El documento refleja la época en que fue escrito, pero representa un componente importante para la ley de derechos humanos aquí en Occidente.

Desde entonces, el derecho ha evolucionado y, tras la mayor catacumba de la historia de la humanidad -las Guerras Mundiales del siglo XX en las que se enfrentaron las fuerzas políticas surgidas tras la Revolución Francesa de 1789- los derechos humanos fueron “declarados universalmente” a través de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 . Una vez más, estos derechos existen para afirmar las libertades que tienen los individuos frente a la autoridad del Estado o, dicho de otro modo, las libertades de la “minoría más vulnerable” frente al peso y poder del gobierno.

Las Naciones Unidas afirman que “el origen de los “derechos humanos” se encuentra en la naturaleza del ser humano mismo”; esto es importante ya que algunas partes de nuestra naturaleza están en conflicto entre sí, como a veces parecen estar estos derechos humanos. Esto quedará claro en breve. Por ahora, lo que nos importa es qué derechos humanos se están involucrando en el debate sobre el aborto.

En particular, hay dos derechos humanos que se incluyen en el debate sobre el aborto: el derecho a la vida y el derecho a la libertad religiosa. Junto a ellos, existe un concepto clave que, si bien no se menciona en la Declaración Universal de los Derechos Humanos como un “derecho humano”, dado que estas libertades nacen del “ser humano mismo”, está sin embargo íntimamente relacionado con todos los derechos en el Declaración: autonomía corporal.

Más que nada, como veremos pronto, el aborto muestra que estos derechos y este concepto son intrínsecamente contradictorios, ya que su defensa conduce a fines últimos que son diferentes y, como argumentó tan poderosamente Isaiah Berlin en Against the Current ( The Originality of Machiavelli ), el pensador y diplomático italiano – Niccolò Machiavelli – demostró a través de su análisis de la sociedad y la política que los objetivos últimos (representados por los ideales últimos) pueden ser incompatibles entre sí, lo que pone al hombre en una posición de reconocer esto y hacer concesiones entre estos estados últimos.

El derecho a la vida

El artículo 3 de la Declaración dice: “Toda persona tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”. Ya, en el mismo artículo vemos una posible contradicción a nivel de concepto. A saber, el derecho a la vida y el derecho a la seguridad de la persona. En una interpretación estricta de las palabras –manteniéndose en contacto con su función jurídica– podemos entender que “el derecho a […] la seguridad de la persona” se refiere a impedir que el Estado arrebate la vida, la libertad o la seguridad de la persona (muchas veces relacionadas con tortura, encarcelamiento ilegal, trato cruel, etc.). Pero, mirando el carácter filosófico y moral de las palabras, podemos observar rápidamente la contradicción.

A veces, el derecho a la vida se salvaguarda mediante el sufrimiento de la tortura y el encarcelamiento ilegal. Por ejemplo, en los campos de trabajos forzados de la URSS, uno tendría más posibilidades de mantenerse con vida y los guardias serían menos propensos a matarlo si el prisionero (a menudo encarcelado ilegalmente) trabajara en condiciones duras y, a veces, fuera torturado por diversión. o para poner un ejemplo. Como el escritor ruso y superviviente del gulag Varlam Shalamov puso por escrito : “El hombre no tenía otra ventaja en este momento, excepto que resultó ser considerablemente más fuerte, resultó poseer una mayor resistencia, una mayor resistencia física”. Lo que quiero resaltar es que para mantener la vida a veces es necesario sufrir injustamente (pero no necesariamente injustamente).

O, para tomar otro ejemplo, uno puede encontrarse en una situación en la que para preservar su propia vida, la persona debe renunciar a la seguridad de la persona cediendo a ciertas acciones (como actos sexuales o transporte de drogas) sin su propio consentimiento (prostitución forzada). o convertirse en mula). Nuevamente, soy consciente de que la ley de derechos humanos existe para salvaguardar la libertad del individuo contra el estado. Sin embargo, en términos de conceptos, es decir, fuera del marco de la función jurídica de estos derechos, existe una contradicción en las nociones enumeradas en el artículo 3 que aflora en las condiciones más nefastas.

En el contexto del aborto, esta contradicción entre “el derecho a la vida” y “el derecho a la seguridad de la persona” es visible en la popular pregunta “¿el derecho de quién a la vida?” – la del hijo o la de la madre, refiriéndose a los casos en que el embarazo presenta un alto riesgo para la vida de la madre: cuya vida es más importante, en otras palabras. Ya hemos visto las dos perspectivas principales sobre la calidad del valor de la vida: valioso e invaluable. Es importante en esta etapa de la conversación enfatizar que al legislar sobre el aborto, la visión sobre el valor de la vida y, por lo tanto, la variedad de opciones que puede tomar el individuo (es decir, la libertad individual de uno) se ven limitadas, al menos legalmente, si no moralmente. .

Tomemos como ejemplo este ensayo del Centro de Derechos Reproductivos titulado Whose Right to Life? Derechos de las mujeres y protecciones prenatales en el marco de los derechos humanos y el derecho comparado . El punto de partida del ensayo es que no hay consenso sobre el comienzo de la vida. Sin embargo, luego señala que el artículo 1 de la Declaración establece que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”, sugiriendo que allí se incluyó la palabra “nacer” para excluir precisamente la vida prenatal.

No estoy de acuerdo con esta conclusión directa porque la palabra «ser» sugiere lo contrario, al menos desde una perspectiva religiosa, que el Centro reconoce como una «disciplina» válida en la conversación sobre cuándo comienza la vida. En particular, “ser” se refiere a algo más que humano, que animal, se refiere al alma que hace de uno una persona, un individuo.

La importancia del alma en el destino mismo del ser humano ha sido ampliamente explorada por Fyodor Dostoievski quien demostró no sólo los límites de la perspectiva humanista (que emana de la argumentación del Centro) sino también la existencia del alma como el batalla entre el Bien y el Mal. Sin embargo, el hecho de que la religión se vea como una “disciplina”, en lugar de algo mucho más serio, como la base sobre la que se construye la cultura, sugiere que el Centro adoptó una visión profana del mundo en la que la vida humana no es invaluable. Por eso la conclusión apresurada. También hay que señalar el hecho de que el hecho de que no sepamos algo intelectualmente (dónde comienza la vida) no significa que podamos adivinar la respuesta o, peor aún, que debamos ignorar el misterio por completo.

Además, tenga en cuenta que el Centro se define a sí mismo como “una organización mundial de derechos humanos de abogados y defensores que garantizan que los derechos reproductivos estén protegidos por ley como derechos humanos fundamentales para la dignidad, la igualdad, la salud y el bienestar de todas las personas”. Allí no se menciona el derecho a la vida. En consecuencia, las contradicciones entre los objetivos últimos -la vida y la dignidad- son cada vez más evidentes.

Si no sabemos cuándo comienza la vida, ¿cómo podemos legislar sobre este desconocido? Si no sabemos cuándo comienza la vida, entonces ¿por qué permitir que ciertos individuos decidan esto? ¿Con qué autoridad? ¿Autoridad científica? Ciertamente no la autoridad moral. Sin embargo, tampoco puede ser autoridad científica. La ciencia no está resuelta (obviamente), pero no parece estar a favor del argumento a favor del aborto (como esperaría cualquiera que no sea un fanático del aborto).

Por lo tanto, cuando un estado legisla cuándo puede comenzar la vida, el estado interfiere tanto con el derecho a la vida del niño como con el derecho a la dignidad de quienes están involucrados en el proceso del aborto, quienes han perdido su opción de tomar ellos mismos una decisión tan importante desde el punto de vista moral. Porque si hay alguien que debería intentar responder cuando comienza la vida son los individuos afectados por el aborto: la mujer, el hombre y el médico, las tres personas cuya conciencia está involucrada en el proceso. No se infringe el Juramento Hipocrático en el caso de que un médico se niegue a realizar un aborto fundado en el derecho a la vida del niño por nacer, ya que se basa en una conciencia limpia:

“Muy especialmente debo andar con cuidado en asuntos de vida o muerte. Si se me da para salvar una vida, todo gracias. Pero también puede estar en mi poder tomar una vida; esta tremenda responsabilidad hay que afrontarla con gran humildad y conciencia de mi propia fragilidad. Sobre todo, no debo jugar con Dios”.

El tribunal supremo del país, como el Tribunal Supremo del Reino Unido o de los EE. UU., al considerar casos que involucran el aborto, no debe pronunciarse sobre el aborto en sí, sino sobre las acciones auxiliares que se pueden inferir de las acciones de los involucrados. Por ejemplo, en una situación en la que se tomó la decisión de interrumpir el embarazo y el médico inicialmente estuvo de acuerdo, pero luego cambió de opinión y se negó. En este caso, la ley debe pronunciarse sobre el aspecto engañoso del caso, no sobre si el aborto debe o no estar disponible por ley. Lo que quiero subrayar es que la libertad de elegir para definir cuándo comienza la vida, y así poner en el individuo la única responsabilidad: este es un asunto de moral sobre el cual ni la Corte Suprema ni el estado tienen la última palabra, pero Dios .

Cuando la vida comienza no cambia en función de nuestra elección. Nuestra conjetura no resuelve el misterio. Sin embargo, en la tradición cristiana, Dios nos hizo libres para elegir, incluso en las circunstancias más difíciles. Siempre podemos levantar la mano y admitir nuestra falta de conocimiento o comprensión. Siempre podemos sacrificarnos por ideales y principios superiores. Pero también podemos jugar a ser Dios y decidir quién vive y quién muere, cuándo y cómo. Somos libres de elegir. Pero esta libertad viene con la responsabilidad: cuanto mayor es la libertad, mayor es la responsabilidad ya que las consecuencias también son mayores que si no hubiéramos tenido libre albedrío. En consecuencia, la elección en esta materia debe recaer siempre en el individuo que es libre pero que no debe sustraerse a las consecuencias de su libertad, especialmente en su conciencia.

El derecho a la libertad religiosa

El artículo 18 de la Declaración dice: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o creencia, y la libertad, solo o en comunidad con otros y en público o en privado, de manifestar su religión o creencia en la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”. La religión, la conciencia y el pensamiento están todos agrupados bajo el artículo. ¿Porqué es eso?

La libertad de elegir y actuar viene con la responsabilidad y el peso de esa responsabilidad se refleja en nuestra conciencia, que es el lugar donde el alma nos habla de moralidad, leyes inmutables que no dependen de la cultura, la sociedad, la situación económica o cualquier otra cosa. efímero. Además, en la tradición cristiana, el pecado (que es un mal moral que se comete no solo ante Dios, sino también ante todas las demás personas y que literalmente carga a la persona que lo comete) comienza con el pensamiento. He explorado esto con más detalle en mi estudio de caso sobre el Starets Zosima de Dostoievski . Sin embargo, aquí está la opinión del profesor Dumas sobre por qué este es el caso, utilizando Los hermanos Karamazov como base para su declaración:

“En última instancia, la mayor parte del mal proviene de los deseos que no actuamos y nunca actuaríamos. A diferencia de los deterministas, Dostoievski creía que en un momento dado podía ocurrir más de una cosa. Cada momento contiene una nube de posibilidades, algunas más probables y otras menos, de las cuales solo una se realizará, momento en el que aparece una nueva nube de posibilidades. Los deseos dan forma a la nube de posibilidades. En una atmósfera llena de odio, es más probable que suceda el mal, incluso si nadie lo cometería a sabiendas. Nuestros deseos crean el mal al dar forma a la nube”.

La libertad de pensamiento, la libertad de creer y de adorar a Dios (libertad de religión) y la libertad de conciencia están todas vinculadas. No se puede tener libertad de pensamiento sin las otras dos, ni se puede tener libertad de creer y de adorar o de actuar de tal manera que la conciencia no sea una carga indebida sin la primera: “Pienso, luego existo”, decía Decartes en Discurso sobre el Método.

«Creo, luego existo», sin embargo, es tan importante, si no más, para cualquier hombre o mujer que se considere libre, ya que hay dos libertades, como lo reconoce San Agustín en Ciudad de Dios y por Nicholas Berdyaev. en Dostoievski : la libertad de elegir el bien o el mal y la libertad en la Verdad. El primer tipo de libertad radica en que hacemos una elección moral, mientras que el segundo es la libertad concedida al individuo que viene libremente a Dios. Por esta dinámica de libertad de pensamiento, de conciencia (la brújula moral) y de libertad de creer y de culto (que conduce a la libertad en la Verdad), los tres –pensamiento, conciencia y religión– no pueden separarse.

Pero la libertad en sí misma es de naturaleza irracional y dirigir su uso a través de la legislación es destruir la libertad. “No hay nada en común entre el alma del hombre y la ley del Estado, ese “monstruo helado”. […]”, escribió Berdyaev . Por tanto, para respetar y defender tal libertad -de pensamiento, de conciencia y de religión- hay que aceptar la potencialidad del mal que puede resultar de su aplicación, porque de la misma libertad también puede venir el bien y vencer al mal.

¿Qué significa todo esto en el contexto del aborto? Recordemos quién está involucrado en la situación que nos ocupa: la mujer embarazada, el hombre que embarazó a la mujer y el médico o la persona a la que se le paga/pide interrumpir el embarazo. Si la mujer es libre de elegir, también debe serlo el hombre y el médico sobre si el aborto se lleva a cabo o no. Porque si al hombre y al médico se les niega la elección, entonces su individualidad es negada por la violación de su derecho a la libre conciencia y al libre pensamiento.

La mujer que le niega al hombre la elección en el asunto ya no es una mujer. Una mujer es ante todo una persona, no una mujer. Sin embargo, lo que hace que una persona sea mujer es principalmente el cuerpo femenino y las emociones que lo acompañan, y la función principal del cuerpo de una mujer no es dar placer al hombre sino dar a luz y criar niños. La elección de un hombre con respecto a un embarazo es principalmente un reconocimiento de la condición de mujer en toda su feminidad. Negar que un hombre tenga voz en el asunto es negar la esencia misma de lo que hace a una mujer porque es una negación de su reconocimiento de su propia condición de mujer.  

Nada de esto significa coerción. Si una mujer elige el aborto y el hombre elige la vida, el hombre no puede obligar a la mujer a tener el hijo. Él debe permitirle total libertad para interrumpir el embarazo porque ella lidiará con las consecuencias en su propia conciencia. Pero al hombre se le debe permitir opinar, elegir, expresar su punto de vista, incluso si es contrario a la posición de la mujer.

Ahora considere al hombre. Como se dijo anteriormente, el hombre no puede obligar a una mujer a continuar con su embarazo. Quien obliga a la mujer –de cualquier forma, incluso a través del chantaje emocional– a traer un hijo al mundo en contra de su voluntad, pierde la condición de padre (la posición más alta en la civilización humana que puede alcanzar un hombre), así como su masculinidad, porque tal hombre trata a la mujer no como un individuo con libertad de pensamiento y conciencia, sino como un recipiente biológico para su propio ADN. Un hombre no es un hombre sin su mujer y, por lo tanto, el hombre que obliga a una mujer a quedar embarazada no reconoce su condición de mujer, lo que le obliga a ver a la persona detrás del cuerpo femenino, así como el cuerpo femenino. Si eligió la vida y expresó claramente sus pensamientos y así su conciencia está limpia, debe permitir esa libertad también para la mujer.

Un hombre, como una mujer, es ante todo una persona; incluso si la característica definitoria de lo que hace a uno un hombre o una mujer es el cuerpo y sus diferentes emociones, el alma donde se arraiga la personalidad proporciona el valor para que el cuerpo sea más que hombre y mujer, es decir, hombre y mujer. Es la negación de esta personalidad lo que ocurre cuando el hombre obliga a una mujer a convertirse en madre y es esta negación la que aplasta su virilidad por qué tipo de hombre llega a la virilidad (madurez de mente, cuerpo y espíritu) a través de tales odiosas trampas y engaños. flagrante negación de la libertad de pensamiento y conciencia de su pareja.

Luego, también se debe considerar la posición del médico. Ya hemos visto que el Juramento Hipocrático se basa en una conciencia limpia. Además, el médico puede tener consideraciones religiosas. Si él o ella es cristiano, un verdadero cristiano, no solo con el nombre, entonces tendrá una visión de que la vida es invaluable y, como se argumentó anteriormente, desde esta posición se pueden desarrollar dos puntos de vista sobre el aborto: una toma pro-vida o un (sagrado) pro-elección. Si el médico es pro-vida por motivos religiosos, no puede ser obligado a realizar el aborto incluso si la mujer y el hombre en cuestión quieren interrumpir el embarazo.

Si el Estado legisla para coaccionar a cualquiera de estas tres partes, bajo cualquier circunstancia y por cualquier justificación, el Estado hace añicos la libertad de pensamiento, religión y conciencia y transforma al individuo en un medio para un fin.

Tenga en cuenta que la posición del niño no se ha considerado. Tal perspectiva solo es posible en un mundo sagrado donde la vida de los no nacidos es invaluable, como la vida de los ya nacidos. El tema del aborto es principalmente espiritual, como se argumenta en la primera sección de este ensayo. Por lo tanto, no es sorprendente ver que manifestantes fanáticos pro-aborto hayan perturbado las misas católicas y amenazado con quemar la eucaristía , una acción que demuestra su visión cínica de la vida humana o, lo que es más grave, su total falta de comprensión de la vida humana.

Sin embargo, una vez más vemos el equilibrio entre los ideales últimos: proteger la libertad de conciencia puede significar negar al niño por nacer el derecho a la vida. Este contraste se aprecia con más claridad en el concepto de autonomía corporal.

¿El derecho a la autonomía corporal? Sólo un Concepto.

Aunque la autonomía corporal no es un derecho establecido en la Declaración, el concepto está en la base de muchos derechos humanos. Por ejemplo, el derecho a la seguridad de la persona (artículo 3) y la igualdad en dignidad (artículo 1) reflejan la importancia de la autonomía corporal. Este concepto es una de las principales razones por las que la gente, con razón, ha estado rechazando la vacunación forzada por el estado o cualquier procedimiento que disminuya la autonomía sobre el propio cuerpo.

En política, especialmente en el debate sobre el aborto, esta noción se grita como “mi cuerpo, mi elección”, y el remate es que “puedo hacer lo que quiera con mi cuerpo”. Examinemos las dos posturas con más detalle.

Primero, “mi cuerpo, mi elección” es un eslogan que, aunque pegadizo y lleno de pasión, no siempre es aplicable en el caso de un embarazo, por varias razones. El aborto se realiza en un cuerpo diferente: el del niño, ya que cada célula (ese “bulto de células”, como llaman al niño los activistas pro-aborto) es genéticamente diferente . Sin embargo, alguien puede conocer este hecho y aun así considerar que la vida humana comienza más adelante en el embarazo y optar por abortar. Esta visión proviene de la perspectiva profana del mundo, discutida anteriormente.

En segundo lugar, si el niño nace, el hombre tiene que pagar la pensión alimenticia a la madre: “mi cuerpo, mi elección, tu dinero”. Tomemos por ejemplo un escenario muy común: dos personas heterosexuales se enrollan bajo la bendición de “puedo hacer lo que quiera con mi cuerpo”. Como resultado, a pesar de que se utiliza la protección, la mujer sigue embarazada y quiere quedarse con el niño en contra de los deseos del hombre. El acto sexual en este caso fue igual en su naturaleza: ambos entraron en el mismo nivel de promiscuidad y consintieron en el acto.

Sin embargo, las secuelas del sexo están desequilibradas para los actores: la posición del hombre pasa de “puedo hacer lo que quiera con mi cuerpo” (tener sexo sin consecuencias) a “ya no puedo hacer lo que quiera con mi cuerpo”. ” ya que la ley me obligará a aplicar mis esfuerzos (mente y cuerpo) con el fin de generar ingresos para la pensión alimenticia. Por supuesto, este problema podría resolverse si la ley no tuviera voz en este asunto, como he argumentado hasta ahora. En realidad, la ley está en todas partes como el Estado está en todas partes.

Hay límites más importantes para el remate indicado anteriormente. Por ejemplo, no puedo orinar en la pierna de alguien en el parque. No puedo gritar y perturbar la paz. No puedo bajarme los pantalones e inclinarme hacia los autobuses que pasan. En definitiva, hay muchas situaciones en las que ni un hombre ni una mujer pueden hacer lo que quieran con su cuerpo. Tales acciones vulnerarán la libertad compartida de los espacios públicos. Además, se requiere el consentimiento para ciertas acciones realizadas en privado. El consentimiento es una forma de autoridad: al dar su consentimiento, la persona otorga a la otra la autoridad para realizar el acto en cuestión. Un niño por nacer no tiene la capacidad de consentir el aborto. Una persona madura puede dar su consentimiento para la eutanasia. Sin embargo, esta perspectiva, nuevamente,

Nuestros cuerpos, mentes y almas no son entidades separadas que puedan estudiarse en un laboratorio o en un libro de texto: son un todo complejo. “Mi cuerpo, mi elección” es una posición incompleta, como lo son todas las declaraciones políticas, que revela una profunda falta de comprensión de la naturaleza humana. No sólo que no vivimos en burbujas aisladas y por lo tanto nuestras acciones y pensamientos nos vinculan a los demás (¿somos totalmente a nosotros mismos?), sino que el enfoque miope en el cuerpo (lo material) y la ignorancia de la mente y el alma es más evidencia del tipo de cultura que prevalece en nuestra sociedad: una que no se preocupa por los seres humanos sino por los humanos, que no se construye por y para los seres humanos sino por y para los seres humanos.

El papel de los hombres en el tema del aborto

El tema del aborto también concierne a los hombres y, en algunos aspectos, incluso más que a las mujeres. En particular, los hombres tienen la responsabilidad directa de crear una “cultura” o una “actitud general” que sitúe el aborto junto a perspectivas alternativas de ver un embarazo: la crianza del niño, los hogares de acogida y la abstinencia, por ejemplo. Los hombres que no asumen la responsabilidad de sus acciones –los llamados “sementales”, los “jugadores”– tienen más culpa de poner a una mujer en posición de considerar el aborto que de que la mujer realmente piense en tal opción.

El hombre que mira a una mujer únicamente para satisfacer sus deseos sexuales sin reconocer que el sexo es más que un mecanismo para producir placer, no sólo cosifica a la mujer, reduciendo su individualidad a la carne, sino que participa en la perpetuación de una sensación general de inseguridad. que socava sus relaciones con las mujeres.

“Si queremos entender por qué el consentimiento sexual es tan importante, podemos afirmar que el sexo tiene propiedades éticas misteriosas que le son particulares, pero que las razones de estas propiedades especiales son completamente desconocidas. Sin embargo, creo que es más satisfactorio vincular la importancia del consentimiento a lo que sabemos sobre el sexo. Específicamente, creo que la importancia del consentimiento está relacionada con la naturaleza recíproca y reproductiva del sexo”, escribe Audrey Pollnow en un ensayo reciente para First Things .

Por lo tanto, es necesaria una visión madura sobre el sexo, especialmente por parte del hombre, ya que del comportamiento del hombre depende la atmósfera de confianza o miedo que rodea al sexo. Pero para que esta necesidad sea reconocida, los hombres necesitan poseer ciertas cualidades que hoy parecen raras. En particular, uno debe valorar y aspirar al honor y al coraje. Como escribió Máximo Gorki en Mi infancia , recogiendo las palabras de su abuela:

“Recuérdalo, y cuando seas grande nunca tientes a una chica de esa manera; sería un gran pecado de tu parte: la niña sería deshonrada y el hijo ilegítimo. ¡Mira que no te olvides de eso! Debes ser amable con las mujeres y amarlas por ellas mismas, y no por complacencia propia. Este es un buen consejo que te estoy dando.”

Yo diría que el hombre que pierde a su esposa o pareja debido a un embarazo fatal no debe volver a casarse ni tomar otra pareja, sino dedicar su vida a honrarla, ya sea a través del compromiso de un cierto estilo de vida (digamos, trabajando con niños necesitados en zonas de guerra o huérfanos) o incluso a través de la muerte ritual, como mostró Yukio Mishima en su magistral obra Patriotismo (aunque, en este caso, el amor a la nación se sustituye por el amor a la mujer y al hijo).

Sin embargo, la relación entre hombres y mujeres hoy en día es bastante grave. Las mujeres están tratando sus cuerpos como recipientes comerciales y políticos, acusando falsamente a los hombres de violación bajo la bandera del movimiento #MeToo solo para obtener su momento de fama y algo de dinero, mientras que los hombres carecen de las cualidades de hombría y se comportan como chicos cachondos «flexionando». ” sus artículos comprados con tarjeta de crédito. Es esta última cuestión la que permite que suceda la primera: que los hombres no sean hombres, sino niños infantiles. Más aún, entre nosotros, los hombres de hoy, hay una superficialidad salvaje: hombres y mujeres se ven como trofeos, como objetos sexuales y como remedios temporales a la aflicción espiritual más común de nuestro tiempo: la soledad . De ahí que la cultura de «conectar» sea tan frecuente.

Además de esto, ciertas tecnologías, como las redes sociales e Internet, han distorsionado el deseo sexual, a menudo sin posibilidad de reparación. No es raro que los hombres miren a una mujer con el único pensamiento de cumplir fantasías sexuales, más que con genuina curiosidad por la persona que habita el cuerpo. En un mundo tan sintético, es difícil, pero no imposible, que un hombre vea a una mujer como individuo y que una mujer vea a un hombre como individuo. Hay que esforzarse por salir de las fuerzas sofocantes de la sociedad, de las corrientes culturales, e ir en contra de lo que se considera “normal” mirando al cielo: la esencia del pragmatismo en las relaciones humanas reside en los más altos ideales.

Al final, sin embargo, depende del hombre cambiar estas cosas, ya que los hombres están más orientados sexualmente que las mujeres. Para que las mujeres no piensen en el aborto como una opción, los hombres tienen que crear, a través de un comportamiento persistente, un mundo en el que la mujer no sienta que interrumpir el embarazo es una opción viable. En otras palabras, si los hombres no están orientados a la familia, tampoco deberían esperar que las mujeres lo estén.

Por qué siempre una opción

Ahora resumiré este ensayo declarando la posición argumentada en él. Lo que he tratado de mostrar es que el aborto es una cuestión de principios pero siempre una elección. Es decir, incluso si el principio no cambia con nuestros puntos de vista, somos libres –y esta libertad debe ser defendida a toda costa– de elegir si vemos o no el principio (adoptando una cosmovisión profana o sagrada) y luego si lo vemos o no. no lo aplicamos. Este principio es que la vida humana es invaluable. Pero la libertad de elegir verlo y actuar en consecuencia es lo que hace que el aborto sea una elección: en un nivel metafísico (profano versus sagrado) y en un nivel práctico y psicológico (las cuatro opciones en torno al aborto discutidas anteriormente).

Sin embargo, la aplicación de esta libertad, es decir, cómo usamos nuestra elección, es una cuestión de compensaciones, una contradicción incrustada en el concepto mismo de los derechos humanos. Tales derechos, que deberían garantizar la libertad individual, al menos hasta cierto punto, contra la coerción del Estado, son en sí mismos una cuestión de compensación. Esto, una vez más, destaca que el aborto es una elección, la elección de hacer el intercambio.

Al abogar por una posición a favor del aborto, lo hice sobre bases liberales y cristianas. El liberalismo clásico valora la primacía del individuo: al colocar al individuo en el centro de la cuestión y al ofrecerle la elección completa en el asunto, tal libertad trae la responsabilidad total de la acción. Uno es libre de elegir, pero debe soportar la peor parte de las consecuencias.

Además, desde una perspectiva cristiana, Dios permitió que los hombres y las mujeres fueran libres y sus pensamientos y acciones fueran juzgados solo por Dios. Así, defendiendo una posición a favor del derecho a decidir, aunque reconociendo un mundo sagrado, he intentado una vez más defender la libertad individual de clasificar su propia conciencia entre ellos y Dios, no entre ellos y los demás o, peor aún, entre ellos y los demás. estado. Toda legislación en materia de aborto es una restricción de la libertad individual en la materia.

Por lo tanto, la posición a favor del derecho a decidir debe defenderse por estos motivos y no por la política. De hecho, la política siempre debe ser rechazada como la base de cualquier argumento serio que concierna a la vida y la existencia humana. Siempre se trata de la relación entre el ser humano y Dios, no entre el gobierno y sus súbditos.

Finalmente, he discutido el papel de los hombres en el tema del aborto, enfatizando que los hombres también tienen un papel que desempeñar y, en algunos aspectos, uno aún más importante. Corresponde a los hombres recuperar las virtudes que los hacen hombres -el honor y el coraje- y responsabilizarse de sus deseos y acciones.

¿Por qué el Camino del Aborto?

Para discutir las razones por las que ocurre el aborto, primero debemos diferenciar entre interrumpir un “embarazo deseado” y un “embarazo no deseado”. Un “embarazo deseado” o “embarazo planeado” es cuando se desea el hijo o cuando se desean más hijos. Por su parte, “embarazo no deseado” o “embarazo no deseado” es cuando no se desea el hijo o cuando no se desean más hijos. Algunas definiciones de estos conceptos incluyen un elemento de tiempo (de ahí que la cadena de aborto más grande de Estados Unidos se llame Planned Parenthood) y por lo tanto las definiciones anteriores serían: un “embarazo deseado” es cuando el niño se desea ahora o en el futuro o que el embarazo fue en el momento adecuado; por otro lado, un “embarazo no deseado” es aquel que, según los CDC, “a destiempo, como que el embarazo ocurrió antes de lo deseado”.

Los “embarazos deseados” también pueden interrumpirse. Por lo que he leído, la única razón para abortar un “embarazo deseado” es la salud. Por ejemplo, en 2021 un estudio del King’s College London encontró que “el 4,9 % de las mujeres interrumpieron un embarazo deseado por padecer HG, mientras que el 52,1 % de las mujeres había considerado la interrupción”. HG o hiperémesis gravídica es una enfermedad que es potencialmente mortal.

Sin embargo, el Instituto Guttmacher, el brazo de investigación de la Federación Estadounidense de Planificación de la Familia, al analizar algunas de las razones del aborto, se enfoca en los “ embarazos no deseados ”. Las razones detrás de la planificación de embarazos, afirma el Instituto, son muchas y van más allá de las preocupaciones relacionadas con la salud:

“Por ejemplo, una mujer joven puede tratar de retrasar que su primer hijo termine la escuela o comience una carrera. Puede estar especialmente motivada para posponer la maternidad si es soltera y vive donde estar embarazada y dar a luz fuera de una unión significa ser rechazada por su familia o comunidad. Si una mujer que está en unión ya tiene hijos, puede querer espaciar sus embarazos para lograr intervalos adecuados entre nacimientos, lo que beneficia su propia salud y la de sus hijos. Esperar a tener otro hijo también puede ser una respuesta práctica a circunstancias personales y económicas cambiantes. Y después de alcanzar el tamaño de familia deseado, las parejas pueden querer dejar de tener hijos para lograr las metas que se propusieron para sus propias vidas y cumplir sus planes sobre cómo criar a sus hijos”.

El párrafo anterior, que proviene de un estudio de 2017, también se refleja en un artículo de 2005 del Instituto Guttmacher , que compara las razones del aborto en 2004. Solo el 12% de las mujeres optaron por abortar por razones relacionadas con la salud, solo el 1% debido a una violación, y la gran mayoría alegó motivos profesionales y económicos. Además, estos resultados se replicaron en otros documentos recientes que encontraron que solo una pequeña fracción de los abortos se deben a razones de salud o como resultado de una violación. Tenga en cuenta que estos datos se centran principalmente en los Estados Unidos. Sin embargo, en términos generales, estas razones son válidas, en diversos grados, en varios países, según el documento HHR de 2017 .

Si bien un número relativamente pequeño de abortos en el caso de “embarazos no deseados” se deben a razones de salud y violación, esto no significa que, automáticamente, la mujer que opta por el aborto por razones económicas no tenga una justificación que pueda presentarse al menos ante el tribunal de la opinión pública. Por ejemplo, las familias pobres pueden abandonar (o incluso vender) a sus hijos debido a la falta de recursos básicos para cuidarlos. Por lo tanto, la situación plantea un dilema: ¿qué tipo de vida puede tener un niño si los padres ni siquiera pueden proporcionarle alimentos? Ya hemos visto que los países en desarrollo se ven afectados de manera desproporcionada por una tasa de aborto más alta que sus contrapartes más ricas. De hecho, el costo de criar a un niño incluso en países desarrollados como el Reino Unido y Estados Unidosha subido a lo largo de los años.

Sin embargo, los bajos ingresos (o la falta de recursos) pueden no ser necesariamente la “razón económica” en la que todos pensamos. Por ejemplo, Lancet en 2020 publicó un informe que mostraba que aunque la tasa de embarazos no deseados es más alta en países de bajos ingresos, la tasa de aborto de “embarazos no deseados” es más alta en países de ingresos medios y altos.

Fuente: Lancet, 2020

En Estados Unidos, el perfil de una paciente de aborto típica, según un artículo del New York Times de 2021, es “ya madre, de unos 20 años, asistió a alguna universidad, tiene bajos ingresos, no está casada, está en sus primeras 6 semanas de embarazo, es su primer aborto, vive en un estado azul”. Curiosamente, hay estudios que sugieren que las mujeres que tienen baja autoestima y una percepción de falta de control sobre sus vidas tienen más probabilidades de abortar. Estos rasgos demuestran aún más los muchos factores que están detrás de la decisión de abortar.

Además, los abortos pueden ser el resultado de la intervención forzada del gobierno. China es un ejemplo . Bajo la política de “un solo hijo” del país, que estuvo vigente desde 1979 hasta 2015, el Partido Comunista Chino obligó a las mujeres a abortar o esterilizarse para reducir el número de nacimientos en el país. “Todas las mujeres casi han pasado por un aborto forzado o una esterilización forzada”, dijo a PBS Nanfu Wang, codirectora y productora del documental . “A veces los bebés… nacían vivos, y debido a la política y a su trabajo, tenía que matarlos después de que nacieran vivos, y está realmente traumatizada por eso”. Nótese que en este caso el gobierno obligó a los ciudadanos a pro-abortar, independientemente de la posición sobre el aborto de las mujeres en cuestión.

¿Qué nos dice entonces esta información? Hasta donde puedo interpretarlo, podemos usarlo para clasificar los «embarazos no deseados» en cuatro categorías: «embarazos no deseados» debido a una violación, «embarazos no deseados» debido a un comportamiento sexual liberal o promiscuidad (que requiere un acceso rápido y asequible a la anticoncepción) , “embarazos no deseados” por inmadurez, falta de pensamiento crítico o educación y “embarazos no deseados” por ley. El último, que no es más que el control de la población, desde la perspectiva de este ensayo, que es liberal y cristiana, es erróneo en ambos sentidos, ya que elimina por completo la libertad individual.

Sin embargo, donde hay un cierto grado de libertad individual (y en las naciones occidentales todavía hay un alto grado de libertad individual, al menos en relación con otras partes del mundo), hay razones más profundas por las que algunas mujeres eligen el aborto. , razones que van más allá de las consideraciones sanitarias y económicas. Algunas de estas razones han sido exploradas en este ensayo.

Spread the love
                 
   
A %d blogueros les gusta esto: