El Rey Emérito, Don Juan Carlos I, regresará a España, dentro de unas semanas para denunciar la muerte de 193 personas a manos de la izquierda -el 11 M- y acabar con el gobierno de los incompetentes.

João Lemos Esteves

Como ya adelantamos en VOZ IBÉRICA, hace dos semanas, el Rey Emérito, Don Juan Carlos, está residiendo en los Emiratos Árabes Unidos (No, no está, ni ha estado nunca en Cascais o Azeitão). Esta información nuestra ha acabado siendo confirmada por la Casa Real española; pero la noticia relevante no termina ahí.

Dijimos entonces que el tema de la ubicación del Rey Emérito no es una simple habladuría, con tonos más o menos voyeristas, para animar los corazones sensibles de los veraneantes – ¡NO! Éste es un asunto que incluye detalles que, no están exentos de geopolítica y seguridad internacional.

Con sus finanzas bajo escrutinio, el rey emérito Juan Carlos I ...

Primero, ¿por qué Don Juan Carlos de Borbón eligió Dubai?

Básicamente, por motivos de privacidad y seguridad. Existen relaciones muy saludables entre los servicios de inteligencia de los Emiratos y los servicios de seguridad personal del Rey Emérito, que no se pueden desvincular del Acuerdo de Paz Histórico entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos (EAU). Hay un punto de inflexión en términos de opciones geopolíticas fundamentales que operan en los Emiratos Árabes Unidos, bajo el liderazgo del jeque Muhammed Bin Zayed.

Este factor, unido a las leyes altamente protectoras de la intimidad y la reserva de la vida privada, incluso frente a la libertad de prensa y el papel de los paparazzi en el mencionado país del Golfo Pérsico, pesó de forma decisiva a la hora de decidir por parte del Rey Emérito español y su equipo de seguridad. gente.

Segundo: ¿De veras la intención de Juan Carlos I era la de «huir» de España y del pueblo español, como han informado los medios de comunicación? Nada podría estar más equivocado: al contrario, el Rey Emérito abandonó España para salvaguardar el Reino de España y dando prioridad al interés superior de su pueblo.

El Rey Emérito quiso distanciarse de los criminales de Podemos y sus aliados en el PSOE que están actualmente en el poder. Pablo Iglesias es la mayor amenaza para la seguridad nacional española, al menos, desde la «Transición», desde la recuperación del sistema democrático en España, hasta la actualidad. 

Y no, no nos olvidemos del grupo terrorista ETA: Pablo Iglesias representa la legitimización política e institucional de ETA y de otras asociaciones separatistas, terroristas y criminales. Los aliados y amigos de Pablo Iglesias Turrión tienen vínculos (o los han tenido con ETA), el narcotráfico de los cárteles más peligrosos de América Latina y los terroristas de Hamas, Hezbollah y los ayatolás iraníes.

El comunista Pablo Iglesias es un topo al servicio de los intereses más turbios, oscuros, criminales, violentos y terroristas del planeta. Pablo Iglesias logró meter a ex miembros de ETA en las Cortes Generales de España y ya se ha infiltrado a personas de su confianza en los servicios secretos españoles (CNI), que protegen a los narcotraficantes con vínculos con Maduro.

Así pues, el Rey Emérito salió de España para distanciarse de cualquier estructura de poder controlada por Podemos (y por el PSOE más extremista y fanático, sin principios ni valores y vendido a la extrema izquierda) y poder preparar una respuesta adecuada para la defensa de la integridad territorial del Reino de España y el interés público, y de ese modo restaurar la dignidad institucional.

El Rey Juan Carlos, estadista del más alto nivel, estratega nato y persona de inteligencia superior, sabe que prolongar el tiempo de estancia en el gobierno social-comunista del tándem PSOE-Podemos, de Iglesias y Sánchez, será fatal para España.

 Las consecuencias de tener un criminal en el poder son tan severas que, pueden ser irreversibles.

 Se requiere una acción rápida para denunciar los delitos – y la asociación criminal – cometidos por Pablo Iglesias y sus muchachos.

 Aunque algunos hayan dicho lo contrario, el Rey Emérito Juan Carlos no tiene miedo: tiene la valentía y el coraje suficientes para hacer frente, encarar a Pablo Iglesias, que nadie lo dude. El poder del coletas está a punto de llegar a su fin.

En su viaje, fuera de España, el Rey Emérito y su equipo han recopilado material altamente comprometedor contra Pablo Iglesias y Pedro Sánchez y el padre político de ambos, José Luis Rodríguez Zapatero. Zapatero, como sabemos, es una de los principales agentes de Nicolás Maduro en Europa y se sospecha que también estará a sueldo de los ayatolás iraníes.

Tercero: ¿cuándo volverá a España Don Juan Carlos? 

Regresará a finales de agosto o principios de septiembre, y su intención es participar en la Regata Real, que tendrá lugar – según información en poder de VOZ IBÉRICA – en Valencia.

Y cuando esto suceda, revelará información -reiteramos- que desenmascarará a Podemos; pero no sólo, también al PSOE. Este PSOE hecho a imagen y semejanza de ese sórdido personaje que es Zapatero, ese nefasto individuo también se derrumbará y se llevará por delante a todos sus cómplices.

Entre la información que traerá el Rey Emérito habrá impactantes revelaciones sobre lo que realmente sucedió el 11 de marzo de 2004 en Madrid, cuando los atentados de los trenes de Atocha. Nos referimos al atentado -verdadero golpe de estado- que mató a casi 200 personas, tres días antes de las elecciones parlamentarias, y que, en su momento, formó parte de la serie de atentados yihadistas contra el mundo occidental.

Este ataque no fue perpetrado por al-Qaeda ni por ningún yihadista: el ataque de Madrid, que tuvo lugar el 11 de marzo de 2004, fue perpetrado por un grupo terrorista del interior de España, con el conocimiento, el apoyo (si no a instancias) del PSOE entonces presidido por José Luis Rodríguez Zapatero.

 La muerte de 193 personas fue el precio que el PSOE -y sus simpatizantes en el CNI y en los medios, con énfasis en la periodista Ana Pastor- estuvo dispuesto a pagar para derrocar a José María Aznar -presidente del PP-, entonces presidente del Gobierno de España.

Toda las evidencias muestran que no existió ninguna conexión con un grupo yihadista, y carecía de sentido la historia que fue vendida por Ana Pastor (luego repetida hasta el hartazgo). Nada de lo entonces divulgado es medianamente razonable, nunca existió ninguna evidencia.

De hecho, el Mossad fue el primero en comunicar a los servicios secretos españoles -información comunicada posteriormente al Rey y al Primer Ministro- que el ataque no implicó ninguna intervención yihadista. Con hechos, con pruebas.

 Es por ello que, el entonces presidente del Gobierno de España, José María Aznar inició una investigación sobre los grupos terroristas vascos y sus conexiones. Recordemos que el Gobierno español fue entonces el blanco de una operación de contrainformación, descrédito, disfrute, parodia, todo con un objetivo: crear la ficción de que el Gobierno mintió al pueblo español, ocultando el verdadero origen y autoría del atentado de Madrid. .

Los topos en el CNI al servicio del PSOE y Zapatero intentaron crear un escenario que sustentara la narrativa creada en los medios vinculados a la izquierda. Con la suprema sofisticación de vincular el atentado al apoyo de Aznar a la intervención en Irak.

Esto no lo hicieron los yihadistas: fueron los activistas de extrema izquierda y los topos los que se infiltraron en las estructuras estatales (primero) para así poder manipular y condicionar el resultado de las elecciones democráticas después, tal como luego consiguieron.

Primero, se infiltraron en las estructuras antidemocráticas del estado para elegir quién ocuparía las estructuras democráticas … 193 personas fueron asesinadas, los verdaderos asesinos fueron depuestos y protegidos, para ganar las elecciones. No es casualidad que luego Zapatero se convirtiera en el amigo privilegiado de Hugo Chávez y del régimen del narcotráfico venezolano (los topos que protagonizaron el ataque yihadista luego pasaron a camuflar, a ocultar toda clase de vínculo del PSOE y Podemos con Venezuela …).

Por otro lado, el PSOE de Zapatero contó con la colaboración de los servicios secretos marroquíes de la época, lo cual fue un factor determinante de la caída de José María Aznar. Esto se debe a que Marruecos quería tener el control de parte del archipiélago de Canarias; como el Gobierno español de Aznar no lo permitió y amenazó con tomar represalias, los servicios marroquíes comenzaron a cooperar con Zapatero.

 No es casualidad que Zapatero viajara -en uno de sus primeros viajes oficiales como presidente del Gobierno- a Marruecos, iniciando allí una relación privilegiada. El Gobierno de Marruecos colaboró ​​con el CNI para defender su interés nacional. Por cierto, tampoco es una casualidad que, Jorge Sampaio acudiera a las Islas Salvajes unos meses después para así realizar un acto reivindicativo respecto de sus aguas jurisdiccionales, si la memoria no nos traiciona …

Las Islas Salvajes son un archipiélago portugués formado por tres islas principales y varios islotes, situado en el Atlántico septentrional, entre las islas Canarias y las islas Madeira, justo en el extremo norte de la plataforma submarina de las islas Canarias.​

Sólo son comparables en ingenuidad aquellos que dicen que la China comunista nunca mataría a su pueblo para derribar a un líder extranjero, o algo parecido … Basta pensar en lo que sucedió en 2004 en Madrid. Solo un pequeño (gran) detalle no se escenificó: 193 personas fueron asesinadas para que Zapatero y el PSOE ganaran las elecciones.

No se imaginan de qué es capaz la izquierda criminal -con la complacencia de parte de la derecha cobarde y acomplejada- …

El Rey emérito, Juan Carlos posee detallada información de todo esto y mucho más.

El Rey Emérito conoce los intereses que están apoyando a Zapatero y Pablo Iglésias.

El Rey Emérito sabe que Pedro Sánchez es un mero títere al servicio de Zapatero.

El Rey Emérito sabe que Pablo Casado es un líder débil, que está dispuesto a cometer el mayor error político del PP: formar Gobierno con el PSOE del clon de Zapatero.

El Rey Emérito sabe que en el Gobierno de España haya un criminal de nombre Pablo Iglesias que gobierna, que está infiltrando a sus amigos en lugares clave de la Administración Pública.

El Rey Emérito sabe que España no puede esperar más.

El Rey Emérito sabe que el trato criminal que está recibiendo por parte del gobierno español tiene que terminar. Cuando Don Juan Carlos los desenmascare, la coalición PSOE-Podemos se derrumbará.

El Rey Emérito sabe que Pablo Iglesias solo puede tener un destino: la cárcel.

El Don Juan Carlos sigue siendo el político más talentoso, patriota y serio de España. Esperen a septiembre y lo acabarán comprobando…