El “grupo de Orbán” acabará entrando en confrontación con la UE después de rechazar la inmigración masiva y manifestar que está a favor de promover políticas pro-familia y pro-natalidad…

Paul A. Nuttall

Cuatro países de Europa central han declarado que la disminución de las tasas de natalidad, no el cambio climático, es su problema más urgente, pero definitivamente no quieren que se resuelva con la solución de Bruselas de abrir las puertas a los migrantes.

Los líderes de Europa Central se han reunido en Budapest para la Cuarta Cumbre Demográfica y firmaron una declaración en la que declaran que la inmigración masiva no es la respuesta al descenso de la tasa de natalidad en Europa.

A la cumbre, que fue organizada por el primer ministro húngaro Viktor Orban, asistieron los líderes de la República Checa, Serbia y Eslovenia, además de Mike Pence, ex vicepresidente de Estados Unidos.

Esto caerá como una bomba en Bruselas, especialmente porque Eslovenia ocupa la presidencia rotatoria del Consejo Europeo en este momento. La resolución de la cumbre también es un desafío directo a los ideales liberales de Occidente, donde los valores familiares se traducen como «anticuados».

Europa Central y la Unión Europea están en camino de colisión en lo que respecta a la inmigración. En lugar de proteger sus fronteras de la próxima crisis de refugiados afganos, la UE parece decidida a permitir que multitudes de personas vengan al continente y luego obligar a los Estados miembros a acoger su parte.

Este plan, obviamente, no es aceptable para los líderes de Europa Central, y Orban se refirió a Bruselas como el » eslabón débil » de la cadena en lo que respecta a la inmigración.

El plan de la UE sin duda contará con el apoyo de la Europa occidental liberal, donde la inmigración generalmente se ve únicamente a través del prisma de la economía. El Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo, ha instado a los países desarrollados a abrir de par en par sus fronteras a los inmigrantes para compensar el envejecimiento de su población.

Los líderes de Europa Central, sin embargo, han rechazado esta ruta y en cambio creen que su problema de envejecimiento de la población puede superarse animando a su propia gente a tener más hijos y mediante la promoción de los valores familiares.

El primer ministro esloveno, Janez Jansa, dijo : “Necesitamos facilitar que los jóvenes formen familias. Necesitamos apoyar a la familia como la unidad fundamental de la sociedad: debemos anteponer a las familias, ya que son la base del Estado y una sociedad fuerte”.

En el corazón de este debate está la demografía, que según los líderes de Europa Central es el problema urgente de nuestro tiempo. El presidente serbio, Aleksandar Vucic, por ejemplo, cuestionó si el cambio climático era “¿realmente más importante que las cuestiones demográficas? ¿Es realmente más importante que el futuro de nuestros países, el futuro de nuestras naciones?”

A diferencia de Europa Central, la cultura y la demografía son temas tabú en las democracias liberales de Occidente. Y cuando se plantea, se grita a los responsables o, en algunos casos extremos, se les censura.

Tomemos, por ejemplo, a Tucker Carlson, el presentador de Fox News, quien está siendo criticado por argumentar que los demócratas están alentando la inmigración para cambiar la demografía del país para obtener ganancias electorales. Ha habido intentos de censurar a Carlson, y ahora está acusado de impulsar los mensajes de la supremacía blanca y avivar la división.

Pero Carlson podría estar en algo cierto, porque algo similar sucedió en el Reino Unido durante los años de Tony Blair. Durante ese tiempo, la inmigración neta aumentó de 60.000 por año en promedio en la década de 1990 a más de 250.000 por año a mediados de la década de los noventa.

De hecho, el público solo se dio cuenta de que este cambio demográfico radical en el Reino Unido se hizo a propósito cuando Andrew Neather, un asesor previamente desconocido, se le cayó la máscara en 2009.

Neather admitió que el plan de New Labour desde el principio era «abrir el Reino Unido a la migración masiva» y «tocar las narices a la derecha con la diversidad y hacer que sus argumentos sean obsoletos«.

Constantemente se nos dice que la introducción de nuevas culturas enriquece a la sociedad en su conjunto. Y de hecho estoy de acuerdo, pero solo si se introducen lentamente y con compasión por la población indígena.

Pero alterar la demografía de una sociedad a través de una oleada de inmigración sin restricciones en el espacio de una década, como hizo el laborismo en el Reino Unido, es irresponsable e injusto.

La gente dejó de reconocer sus propios pueblos y ciudades, y sospecho que es por eso que muchas comunidades del norte de Inglaterra nunca volverán a votar por el Partido Laborista.

Y esto es precisamente contra lo que los líderes de Europa central intentan protegerse. No quieren que sus pueblos y ciudades se conviertan en focos multiculturales de la noche a la mañana. Quieren conservar su propia identidad y proteger su herencia cristiana, y ¿quiénes somos nosotros para culparlos por eso?

No se debe olvidar que estos países siempre se encuentran con la cara oscura de las olas migratorias. La ruta preferida es a través de Turquía y hacia los Balcanes, y lo que Orban y sus cohortes no quieren ver es una repetición de la crisis de refugiados de 2015-16.

Es por eso que están trazando una línea en la arena, y por qué lo están haciendo ahora, porque como dijo Orban, “nadie puede exigir que permitamos que todo lo que las generaciones anteriores en nuestros países trabajaron se deshaga por un flujo de millones de los migrantes«. La pelota, como dicen, ahora está firmemente en la cancha de Bruselas.

Paul A. Nuttall es historiador, escritor y ex político. Fue miembro del Parlamento Europeo entre 2009 y 2019 y fue un destacado activista a favor del Brexit.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: