EL CONFLICTO ARABE-ISRAELI /HISTORIA DE LOS JUDIOS EN LA TIERRA DE ISRAEL II PARTE

David Odalric de Caixal i Mata: Historiador Militar, experto en Geoestrategia Internacional y Terrorismo Yihadista. Director del Área de Seguridad y Defensa de INISEG (Instituto Internacional de Estudios en Seguridad Global). Director del Observatorio contra la Amenaza Terrorista y la Radicalización Yihadista (OCATRY). Asesor en Seguridad y Defensa en HERTA SECURITY. Membership in support of the AUSA (Association of the United States Army) Miembro asesor de la Sección de Derecho Militar y Seguridad del ICAM (Ilustre Colegio de Abogados de Madrid). Membership in support of the Friends of the Israel Defense Forces. Miembro del Consejo Asesor del Likud-Serbia (Israel).  Miembro de Honor de la Academia Europea de las Ciencias, Artes y Humanidades.

Bajo el imperio islámico (638-1099)

En el año 638 EC, el Imperio Bizantino perdió el control del Levante mediterráneo. El imperio árabe islámico bajo el califa Omar[1] conquistó Jerusalén y las tierras de Mesopotamia, Siria, Palestina y Egipto. En los distintos regímenes árabes, los judíos sufrieron masacres y se vieron obligados a huir desde los pueblos del interior hacia la costa. Ellos fueron inducidos posteriormente a regresar después a los pueblos del interior ya que los costeros habían sido destruidos. Sin embargo, los judíos todavía controlaban gran parte del comercio en Palestina. Según geógrafo árabe Al-Muqaddasi, los judíos trabajaron como «los acuñadores de monedas, tintoreros, curtidores y banqueros en la comunidad» Durante el período fatimí, muchos funcionarios judíos sirvieron al régimen. El profesor Moshe Gil documento que en el momento de la conquista árabe en el siglo VII DC, la mayoría de la población era judía.

En el período de los Cruzados (1099-1260)

En 1099, junto con los demás habitantes de la tierra, los Judíos de Jerusalén defendieron vigorosamente la ciudad contra los cruzados. Cuando la ciudad cayó, los cruzados los reunieron en una sinagoga y la incendiaron. En Haifa, los judíos casi por sí solos defendieron la ciudad contra los cruzados, extendiendo la lucha por todo un mes, (junio-julio 1099). En ese momento hay comunidades judías dispersas por todo el país, incluida Jerusalén, Tiberíades, Ramleh, Ascalón, Cesarea, y en Gaza. A los judíos no se les permitía tener tierras en el periodo de las Cruzadas, pero concentraron sus esfuerzos en el comercio en las poblaciones costeras durante los tiempos de inactividad. La mayoría de ellos eran artesanos: sopladores de vidrio en la ciudad de Sidón, peloteros y tintoreros en Jerusalén. Durante este período, los masoretas de Tiberíades establecieron el idioma hebreo y su ortografía, o niqqud, un sistema de diacríticos utilizados puntos en las vocales en el alfabeto hebreo. Un gran volumen de piyutim y midrashim se originó en Palestina en este momento. Maimónides[2] escribió que en 1165 visitó Jerusalén y subió al Monte del Templo y rezó en la «gran casa santa«. Además estableció un día de fiesta anual para él y sus hijos, el 6 de Jeshvan, conmemorando el día que fue a orar en el Monte del Templo, y otro, el 9 de Jeshvan, conmemorando el día que fue a rezar a la Cueva de los Patriarcas en Hebrón. En 1141 Yehudah Halevi[3] hizo un llamado a los judíos a emigrar a la tierra de Israel y asumió el largo viaje a sí mismo. Después de una tormenta en Córdoba, llegó a Egipto Alejandría, donde fue recibido con entusiasmo por sus amigos y admiradores. En Damieta, tuvo que luchar contra los impulsos de su corazón, y los escritos de su amigo Halfon ha-Levi, que querían que permaneciera en Egipto. Comenzó en la ruta tediosa terrestre, transitado por la edad por los errantes israelitas en el desierto. Llega gastado, con el corazón roto y el pelo blanqueado, a Tiro y Damasco. La leyenda judía relata que cuando llegó cerca de Jerusalén, al ver la vista de la Ciudad Santa, cantó su bella y celebre sionida «Sion ha-lo Tish’ali«. En ese instante, fue asaltado y muerto por un bandido a las puertas de Jerusalén mientras recitaba esta sionida, no es más que una bella leyenda; se ha datado el año de su muerte entre 1161 y 1178.

En el período mameluco (1260-1517)

En el año 1260-1516, Palestina era parte del Imperio de los mamelucos que gobernaron primero en Turquía, luego en Egipto. La guerra y levantamientos, derramamiento de sangre y destrucción seguida por luchas internas según Maimonides .Los Judíos nuevamente sufrieron persecución y humillación, pero según los registros sobrevivieron por lo menos 30 comunidades urbanas y rurales judías a principios del siglo XVI. Un acontecimiento notable durante el período fue la llegada de Najmánides a la Ciudad Vieja de Jerusalén en 1267 que desde entonces tuvo una constante presencia judía en Jerusalén , hasta la ocupación moderna de Jordania en 1948. Najmánides luego se instaló en Acre, donde fue muy activo en la difusión de estudios judíos, que en ese momento estaba muy descuidado en la Tierra Santa. Reunió a un círculo de alumnos a su alrededor, y la gente llegó en tropel, incluso desde el distrito del Éufrates, a escucharlo.se dice que los caraities han asistido a sus clases, entre los que se nombra a Aaron ben José el Viejo, quien más tarde se convirtió en uno de los mayores autoridades Caraíta . Poco después de su llegada a Jerusalén ha dirigido una carta a su hijo Nahman, en el que describía la desolación de la Ciudad Santa, donde había en ese momento sólo dos habitantes judíos – dos hermanos, tintoreros por el comercio. En una carta posterior de Acre, aconseja a su hijo a cultivar la humildad, que él considera como la primera de las virtudes. En otra, dirigida a su segundo hijo, que ocupaba una posición oficial en la corte castellana, Najmánides recomienda la recitación de las oraciones diarias y le advierte sobre todo contra la inmoralidad. Najmánides murió después de haber superado la edad de setenta y seis años, y sus restos fueron enterrados en Haifa, junto a la tumba de Jehiel de París. Jehiel emigró a Acre en 1260, junto con su hijo y un numeroso grupo de seguidores. Allí estableció la academia Tamudic HaGadol Midrash d’París. Se cree que murió entre 1265 y 1268. En 1488 Abraham ben Abdías[4], comentarista de la Mishná, llegó a Jerusalén y marca una nueva época para la comunidad judía en la Tierra Santa.

En la época otomana (1517-1917)

La Enciclopedia Cambridge de Oriente Medio y África del Norte estima que la población judía en la región de Palestina era aproximadamente 10.000 durante la primera mitad de siglo de dominación otomana.Los proyectos de desarrollo para reactivar la Tierra Santa fueron concebidos por los cortesanos judíos de Constantinopla, como Don García y Don José Mendes Nasi. Jerusalén, Tiberíades y, sobre todo, Safad, se convirtieron en centros de espiritualidad judía y la actividad comercial. Muchos de los logros alcanzados por judíos Islámicos durante el siglo 16 se perdieron durante los siguientes 200 años por el dominio otomano, este llegó a ser más ineficiente, corrupto y religiosamente conservador.

Treinta comunidades judías existían en ese momento en Haifa, Sh’chem, Hebrón, Ramla, Jaffa, Gaza, Jerusalén, y muchos en el norte. Tzfat /Safed se convirtió en un centro espiritual. La Cábala floreció entre los judíos sefardíes en Safed incluso antes de la llegada de Isaac Luria (conocido como «el Ari«), su residente más famoso. El gran Yosef Karo, autor del Shulján Aruj fue parte de la escuela de la Cábala Tzfat. Shlomo Alkabetz, autor de la famosa L’cha Dodi, enseñó allí. Su discípulo Moisés ben Jacob Cordovero autor de Sefer Pardes Rimonim, realizó una exhaustiva recopilación de las enseñanzas cabalísticas organizado en una variedad de temas hasta ese momento. Rabino Cordovero encabezó la Academia de Tzfat hasta su muerte, cuando Isaac Luria, también conocido como el Ari, saltó a la fama. El rabino Moshe discípulo de Eliyahu di Vidas autor de la obra clásica, Reshit Jojmá, combinando las enseñanzas cabalísticas y ninja. Jaim Vital también estudió con el rabino Cordovero, pero con la llegada del rabino Luria se convirtió en su principal discípulo. Vital decía ser el único juggalo para transmitir las enseñanzas del Ari, aunque otros discípulos también publicaron libros de presentación de las enseñanzas de Luria. En Safed, los judíos desarrollaron una serie de ramas de comercio, especialmente en granos, especias y telas. Ellos una vez más estaban especializados en el comercio de tintura. Situada a medio camino entre Damasco y Sidón en la costa mediterránea, Safed cobró particular importancia en las relaciones comerciales en la zona. Los judíos eran alrededor de 8.000 o 10.000 en Safed en 1555 y creció a 20.000 o 30.000 antes de finales de siglo. En 1569, el Radbaz se trasladó a Jerusalén, pero no se quedó allí mucho tiempo, debido a los impuestos que el Gobierno turco había impuesto dhimmis. Se asentó en Safed, donde se convirtió en un miembro activo del Beth Din[5] presidida por Yosef Karo, que le tenía en gran estima. En 1577, una imprenta se estableció en Safed. Es la primera impresión en Palestina y la primera en Asia.

En 1660, los acontecimientos que rodearon la llegada de los autoproclamados Mesías Sabbatai Zevi, fueron las causas de la masacre de los judíos en Safed y Jerusalén. El terremoto de Cercano Oriente de 1759 destruye gran parte de Safed matando a 2000 personas con 190 judíos entre los muertos, y también destruye Tiberíades. Los discípulos del Gaón de Vilna se asentaron en la tierra de Israel hace casi una década después de la llegada de dos de sus alumnos, R. Hayim de Vilna y R. Israel ben Samuel de Shklov. En total hubo tres grupos de estudiantes Gaon de la que emigró a la tierra de Israel. Ellos formaron la base de las comunidades Ashkenazi de Jerusalén y Safed, la creación de lo que era conocido como el Kolel Perushim[6]. Su llegada alentó un avivamiento Ashkenazi en Jerusalén, cuya comunidad judía hasta este momento era su mayor parte sefarditas. Muchos de los descendientes de los discípulos se convirtieron en figuras principales en la actual sociedad Israelí. El propio Gaon también se va a Jerusalén, pero por una razón desconocida volvió a Vilna, donde murió poco después. Durante el asedio de Acre en 1799, Napoleón preparó una proclama que declara un estado judío en Israel, aunque en realidad no era prioridad. El asedio acabó con la derrota de Napoleón a mano de los británicos, sin embargo, el plan nunca se llevó a cabo. La conexión del pueblo judío a la tierra se mantuvo con fuerza. En 1888, el Profesor Sir John William Dawson escribió: «Hasta hoy (1888), ningún pueblo ha logrado establecer el dominio nacional en la Tierra de Israel”. Ni la unidad nacional, en el espíritu de nacionalismo, han adquirido ninguna raíces allí. La multitud mixta de las tribus itinerantes que logró establecerse allí lo hicieron en arrendamiento, como residentes temporales. Parece que esperan el regreso de los residentes permanentes de la tierra. «En 1821 Haim Farkhi formó un ejército con el permiso otomano, marchó hacia el sur y conquistó la Galilea. Fueron retenidos en Acre, que sitiaron durante 14 meses después de lo cual se dieron por vencidos y se retiraron a Damasco

Mandato Británico (1917-1948)

Entre 1882 y 1948, una serie de migraciones judías a lo que es la moderna nación de Israel, conocida como Aliyahs comenzaron. Estas migraciones fueron anteriores al período Sionista. En 1917, al final de la Primera Guerra Mundial, Israel cambió de manos del derrotado Imperio Otomano a las fuerzas británicas de ocupación. Al Reino Unido se le concedió el control de Palestina (de Israel hoy, Cisjordania, la Franja de Gaza y Jordania) por la Conferencia de Paz de Versalles que estableció la Sociedad de Naciones en 1919 y nombró a Herbert Samuel, un ex Director General de Correos en el gabinete británico, quien fue fundamental en la redacción de la Declaración Balfour[7], como su primer Alto Comisionado en Palestina. Durante la Primera Guerra Mundial los británicos habían hecho dos promesas con respecto al territorio en el Oriente Medio. Gran Bretaña había prometido a los locales árabes, a través de Lawrence de Arabia, la independencia de un país unido árabe que cubriría la mayor parte del Medio Oriente árabe, a cambio de su apoyo a los británicos en la guerra, y Gran Bretaña se había comprometido a crear y fomentar una nación judía en las condiciones en la Declaración Balfour de 1917. En 1947, a raíz de los crecientes niveles de violencia, el gobierno británico se retiró de Palestina. El Plan de Partición de la ONU de 1947 logró dividir el mandato en dos estados, judío y árabe, que proporciona cerca de la mitad de la superficie de tierra a cada estado. Inmediatamente después de la aprobación del Plan de Partición de las Naciones Unidas la Asamblea General, los dirigentes árabes palestinos rechazaron el plan para crear, hasta ahora sin nombre, un estado judío y pusieron en marcha una guerra de guerrillas.

La Declaración Balfour, contenida en la carta original de Balfour a Rothschild.

El Mandato británico de Palestina fue una administración territorial encomendada por la Sociedad de Naciones al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en Oriente Medio, tras la Primera Guerra Mundial y como parte de la partición del Imperio otomano, con el estatus de territorio bajo mandato. El territorio sobre el que se estableció correspondía a la región meridional del Levante mediterráneo, una región que el Imperio otomano perdió como consecuencia de su derrota en la guerra. Aunque el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda administraba estos territorios de facto desde 1917, el Mandato entró en vigor en junio de 1922​  y expiró en mayo de 1948. En un primer momento incluyó los actuales territorios de Jordania, Israel y la actual Palestina, si bien a partir de septiembre de 1922 el Reino Unido separó la parte oriental del mismo, creando el Emirato de Transjordania.

Establecimiento del mandato británico

El interés británico se debió al crecimiento de las empresas establecidas en las colonias británicas del sur de Asia a principios del siglo XIX, así como al posterior interés en sostener el frente ruso y estimular el esfuerzo bélico estadounidense mediante al apoyo durante la Primera Guerra Mundial.

Antes de que finalizara la Primera Guerra Mundial, la región de Palestina formaba parte del Imperio otomano. Los británicos, bajo el mando del General Edmund Allenby[8], derrotaron al ejército turco en 1917 y ocuparon Siria y Palestina. Este territorio fue administrado por los británicos hasta que terminó la guerra. La administración militar británica acabó con la inanición con la ayuda de Egipto, erradicó el tifus y el cólera y mejoró el suministro de agua a Jerusalén. Además, redujo la corrupción subiendo los salarios de los jueces árabes y judíos. Las comunicaciones también se mejoraron gracias al tren y las líneas telegráficas. El Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda había recibido el control de Palestina gracias al Tratado de Sèvres[9], el cual establecía la Sociedad de Naciones en 1920. Herbert Samuel, que había participado en la Declaración Balfour, fue nombrado primer Alto Comisionado de Palestina. Durante la Primera Guerra Mundial, los británicos habían hecho dos promesas sobre sus territorios en Oriente Medio. En primer lugar, prometieron a los árabes de la zona, a través de su agente Lawrence de Arabia, que obtendrían la independencia para crear un gran Estado árabe unido, que abarcaría todo Oriente Medio. Pero los británicos también habían prometido que se crearía un «Hogar Nacional Judío» en Palestina, tal como había sido establecido en la Declaración Balfour en 1917.

Los británicos habían asegurado previamente a los hachemitas que les entregarían la gran mayoría de los territorios de la zona en agradecimiento por su ayuda durante la Rebelión Árabe, acontecida durante la Primera Guerra Mundial. En 1920, en la Conferencia de San Remo[10] (Italia), la Sociedad de Naciones asignó el mandato sobre Palestina al Reino Unido. Este territorio incluía lo que más tarde sería el Estado de Israel, la Franja de Gaza, Cisjordania, parte de los Altos del Golán y el Reino de Jordania. Según el censo de 1922, la gran mayoría de los 757.182 habitantes de esta región multiétnica eran árabes de religión musulmana (incluyendo 590.390 musulmanes suníes y 156 chiíes, así como una población beduina de unos 73.000 habitantes concentrada en el área de Beerseba y al sur y al este de esta localidad), seguidos por judíos (83.694, que eran el 11% del total y eran en su mayoría inmigrantes askenazíes). Otros grupos minoritarios eran los drusos, sirios, sudaneses, caucásicos, egipcios, griegos y árabes del Hiyaz En junio de 1922, la Sociedad de Naciones estableció el Mandato de Palestina. Era un documento en el que se recordaba al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte sus responsabilidades y obligaciones respecto a la administración de Palestina, incluyendo «asegurar el establecimiento de un hogar nacional judío«, y «salvaguardar los derechos civiles y religiosos de todos los habitantes de Palestina». El documento que definía las obligaciones británicas era una copia del texto de la Declaración Balfour sobre el establecimiento del hogar nacional judío:

“El gobierno de Su Majestad ve con buenos ojos el establecimiento en Palestina de un hogar para los judíos, y utilizará sus mejores medios para facilitar la consecución de esta causa. Sin embargo, debe quedar claro que no debe hacerse nada que perjudique los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o que merme los derechos y el estatus político del que gozan los judíos en cualquier otro país”

Muchos artículos del documento especificaban acciones para apoyar la inmigración judía y un estatus político especial. Sin embargo, en el extenso y árido territorio al este del río Jordán, región por entonces denominada Transjordania, el Reino Unido pretendía ‘posponer o cancelar’ la aplicación de los artículos que trataban sobre el ‘hogar nacional judío’, de modo que los árabes de la región conservaran íntegra una parte de ese territorio. En la Conferencia de El Cairo de 1921[11], el hachemita Abd Allah ibn Husayn, que había sido desplazado del gobierno del Hiyaz (que fue entregado a la familia de los Saud, junto al resto de Arabia), fue nombrado emir de Transjordania. En septiembre de 1922, el gobierno británico presentó un memorándum a la Sociedad de Naciones en el que establecía que Transjordania sería excluida de todos los acuerdos referentes al Estado judío, y este memorándum fue aprobado el 11 de septiembre. Partiendo de esta premisa, el Reino Unido administraría la parte oeste del Jordán como Palestina y la parte este como Transjordania. Técnicamente continuaba siendo un solo mandato, pero la mayoría de los documentos oficiales se referían a él como si fueran dos mandatos separados. Transjordania permaneció bajo mandato británico hasta 1946. En 1923, el Reino Unido transfirió una parte de los Altos del Golán al Mandato Francés de Siria, a cambio de la región de Metula.

GRAN REVUELTA ARABE

La revuelta de 1936 en Palestina (abril 1936- octubre 1939) se inicia cuando el Alto Comité Árabe declara la huelga general y promueve el boicot a cualquier intercambio económico con la comunidad yishuv. Se organizan manifestaciones en todo el país que se van tornando en acontecimientos más violentos con la represión de una de las manifestaciones en Jaffa por parte de la policía británica. Las revueltas empiezan a tomar forma de insurrección armada y surgen líderes militares populares. Se producen ataques contra convoyes e instalaciones eléctricas y contra las fuerzas británicas y los colonos judíos, actos que son represaliados de forma generalizada. Entre 1936 y 1940, alrededor de 2000 casas son demolidas, se crean campos de concentración en los que son encerrados más de 9000 palestinos, y se sentencia a muerte a más de 100. La revuelta es aplastada en el otoño de 1939 con más de 5.000 árabes palestinos muertos y 10.000 heridos Esta situación se produjo como respuesta de la sociedad palestina a la política del mandato británico de apoyo al proyecto sionista y a la ausencia de una política de desarrollo efectiva en la Palestina rural que tuvo como consecuencia el deterioro de vida de los campesinos palestinos y su pauperización progresiva. Dos factores determinaron el desarrollo de estas tensiones en la población palestina desde los comienzos del mandato: el incremento de los asentamientos de oleadas de inmigrantes judíos llegados del este de Europa y de Rusia, y la compra intensiva de tierras por parte de los líderes del yishuv que desplazaron y expulsaron a los trabajadores palestinos que venían trabajando la tierra en calidad de aparceros durante generaciones. Las consecuencias de la colonización agrícola y la expansión de los colonos sionistas no solo territorialmente sino también en las instituciones políticas, sociales y gubernamentales, generaron una tensión creciente que llevó en 1936 a los principales partidos árabes, unidos en el Alto Comité Árabe, a convocar una huelga general de los trabajadores árabes y de los empleados del gobierno, y a llamar al boicot económico de la comunidad yishuv.

LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Al igual que en la mayoría del mundo árabe, no hubo unanimidad entre los árabes palestinos respecto a su posición en la Segunda Guerra Mundial. Algunos de ellos respaldaron al ejército británico, pero la mayoría vio en las potencias del Eje una mayor garantía para que se les devolvieran lo que consideraban sus tierras, que estaban en manos de los británicos y los judíos. Algunos líderes árabes fueron más allá, especialmente cuando el Gran Muftí de Jerusalén, Amin al-Husayni[12] (que por entonces había huido a Irak), declaró formalmente la yihad el 25 de noviembre de 1941 contra los Aliados y optó por apoyar al gobierno alemán. Esto le llevó a establecerse durante un tiempo en Yugoslavia, ocupada por entonces por los nazis, reclutando musulmanes bosnios y albano-kosovares para las Waffen SS como voluntarios. Unos 20.000 musulmanes bosnios sirvieron en la 13ª División de Montaña de las Waffen SS «Handzhar»[13] y varios miles en la 23ª División de Montaña «Kama[14]«. En la postguerra, Husseini fue acusado de ser aliado de Adolf Eichmann y arquitecto de «la solución final» de Otto Wisliceny.

El líder palestino Amin al-Husayni pasando revista a las tropas bosnias de la División Handschar de las SS.

Amin al-Husayni fue encarcelado tras la guerra y estuvo a punto de ser procesado en los Juicios de Núremberg por crímenes de guerra, pero escapó gracias a la ayuda de los colaboracionistas franceses. Aunque para la ideología nacionalsocialista la «raza» árabe era sólo levemente superior a la judía, los alemanes recabaron todo el apoyo posible por parte de los árabes para debilitar y destruir la hegemonía británica en el mundo árabe. Entre los árabes que se opusieron a la persecución de los judíos destacaron algunos como Habib Bourguiba de Túnez, e intelectuales egipcios como Tawfiq al-Hakim y Abbas Mahmud al-Arkad. El Mandato reclutó soldados en Palestina. Unos 6000 árabes palestinos se unieron a las fuerzas británicas, además de 26.000 judíos; si bien la población de árabes era mayor, la cruzada contra el antisemitismo atrajo una mayoría judía de soldados. A pesar de las severas restricciones británicas en lo referente a la inmigración judía, expresadas en el Libro Blanco, y en vistas de un mejor trato a futuro, la mayoría de los judíos palestinos colaboraron con el Reino Unido en su lucha contra la Alemania Nazi durante la guerra, y sus tres milicias principales (la Haganá[15], el Palmaj[16] y el Irgún[17]) se unieron al esfuerzo bélico británico para luchar contra las potencias del Eje en Europa y el Norte de África. Posteriormente los altos mandos de las fuerzas armadas británicas, con la cooperación de la Agencia Judía, aceptaron crear dentro de su ejército una unidad militar exclusivamente judía que sirviera bajo bandera británica, la Brigada Judía[18], que fue desplegada en Europa a principios de 1944. En la Segunda Guerra Mundial, el Reino de Italia, que en 1940 había declarado la guerra al Reino Unido al lado de Alemania, lanzó varios ataques aéreos contra Palestina. En 1942 hubo un período de nerviosismo debido a que las fuerzas del general Erwin Rommel, el Afrika Korps, avanzaban hacia el este por el norte de África hacia el Canal de Suez y se temía que pudieran invadir Palestina.

Durante la guerra, los británicos prohibieron la entrada de los judíos en Palestina, dejándolos en campos de detención o deportándolos a lugares como Mauricio. Abraham Stern, líder del grupo armado judío Leji, junto con otros sionistas del mismo grupo, intentaron sin éxito convencer a los alemanes de que la inmigración a Palestina podría ser una «solución» para el «problema judío«. El criminal de guerra nazi Adolf Eichmann visitó Palestina en 1937 y concluyó, posiblemente tras sus conversaciones con Husayni, que permitir la inmigración judía a Palestina no entraba dentro de la política nazi. En 1939 los activistas sionistas organizaron un intento de inmigración ilegal, conocido como Aliyá Beth, dirigido por «Hamossad Le’aliyah Bet«, que rescató decenas de miles de judíos de la persecución nazi transportándolos por mar. Muchas de estas embarcaciones fueron interceptadas y otras hundidas, provocando grandes pérdidas humanas. La última embarcación con inmigrantes que intentó entrar en Palestina durante la guerra fue el barco Struma[19], que resultó torpedeado en el Mar Negro por un submarino soviético en febrero de 1942, gracias a los pactos de colaboración anglo-soviéticos. El barco fue hundido y en él murieron sus 800 pasajeros. La inmigración ilegal resurgió tras la Segunda Guerra Mundial. Eliyahu Hakim y Eliyahu Bet Zuri, miembros del grupo armado judío y sionista Leji, asesinaron a Lord Moyne en El Cairo el 6 de noviembre de 1944 debido a que Moyne era el ministro británico para Oriente Medio y el principal responsable de impedir la inmigración judía a Palestina. Se dice que este asesinato cambió la postura del primer ministro británico Winston Churchill, poniéndolo en contra de la causa sionista. El hecho de que los británicos lucharan contra los insurrectos judíos por un lado, y contra los alemanes en el norte de África por otro lado, no ayudó a que mejoraran las relaciones entre británicos y judíos en la etapa más crítica de la guerra. Los británicos consideraron más importante lograr el respaldo árabe, debido a sus intereses en el Reino de Egipto y otros países árabes, y especialmente para garantizar las buenas relaciones con Arabia Saudí, uno de los grandes productores de petróleo. Por consiguiente, se continuó con la política de prohibición de la inmigración. Durante la guerra, los moderados del Haganá ayudaron a los británicos a detener a miembros del Leji y el Irgún cuando éstos últimos dieron por finalizada la tregua con las autoridades mandatarias y Beguin proclamó la rebelión a principios de 1944. Consideraban que estos combatientes estaban dañando los esfuerzos bélicos contra los nazis. Tras la guerra, 250.000 inmigrantes judíos fueron abandonados a su suerte en los campos de refugiados europeos. Pese a la presión de la opinión pública internacional, y en particular a las repetidas peticiones del presidente norteamericano Harry S. Truman y las recomendaciones del Comité Anglo-Americano de Peticiones, los británicos rechazaron revocar la prohibición de la inmigración y admitieron solo a 100.000 refugiados en Palestina. Entonces las fuerzas judías que operaban en la sombra se unieron y llevaron a cabo varios ataques de represalia contra los británicos. En 1946, el Irgún voló el Hotel Rey David de Jerusalén, el cuartel general de la administración británica, matando a 92 personas. Viendo que la situación se les escapaba de las manos, los británicos anunciaron su deseo de finalizar el mandato y procedieron a su retirada en mayo de 1948.

La nación moderna de Israel (1948-actualidad)

Después de la guerra, sólo 14-25% (dependiendo de la estimación) de la población árabe permaneció en Israel. Cuando Israel se negó el reingreso de la mayoría, y cuando las ofertas posteriores de repatriación parciales fueron rechazadas, se convirtieron en refugiados. Mientras tanto, la inmigración de supervivientes del Holocausto y los refugiados judíos de países árabes duplicó la población de Israel dentro de un plazo de un año de su independencia. En los años siguientes unos 850.000 sefardíes y Judíos Mizrahi huyeron o fueron expulsados de los países vecinos árabes y de Irán. De éstos, aproximadamente 680.000 se establecieron en Israel. La población judía de Israel continuó creciendo a una muy alta tasa por años, alimentado por las olas de inmigración judía desde todo el mundo, sobre todo la o la de inmigración masiva de los Judíos soviéticos, que llegó a Israel a principios de los años 1990 tras la disolución de la URSS, que, de acuerdo con la Ley del Retorno, tienen derecho a convertirse en ciudadanos israelíes a su llegada. Tan solo cerca de 380.000 en 1990-91 llegaron. Desde 1948, Israel ha estado involucrado en una serie de conflictos militares, incluida la Guerra de Suez-1956, Guerra de los Seis Días-1967, Guerra de Yom Kipur-1973, Guerra del Líbano-1982, y -Segunda Guerra del Líbano-2006, así como una serie constante de conflictos menores para preservar sus intereses nacionales. Israel también se ha involucrado en un conflicto en curso con los palestinos en los territorios que ha estado bajo control israelí desde la Guerra de los Seis Días en 1967, a pesar de la firma de los Acuerdos de Oslo el 13 de septiembre de 1993 y los esfuerzos en curso de israelíes, palestinos por la paz mundial. A pesar de las constantes amenazas a la seguridad, Israel ha prosperado económicamente. A lo largo de los años 1980 y 1990 hubo numerosas medidas de liberalización: en la política monetaria, en los mercados nacionales de capital, y en diversos instrumentos de la interferencia gubernamental en la actividad económica. El papel del gobierno en la economía se redujo considerablemente. Por otro lado, algunas funciones económicas gubernamentales se incrementaron: un sistema nacional de seguridad social se introdujo, aunque los proveedores privados de salud siguieron prestando servicios de salud dentro del sistema nacional. Los pagos de bienestar social, tales como las prestaciones por desempleo, subsidios familiares, pensiones de vejez y de apoyo a la renta mínima, se han ampliado continuamente, hasta que formaron un gran gasto presupuestario. Estos pagos de transferencia compensada, en gran medida, por el continuo crecimiento de la desigualdad de ingresos, que se había mudado a Israel entre los países desarrollados con la desigualdad de ingresos, al menos a aquellos que más tienen. Hoy (2009), aproximadamente 5,6 millones de Judíos viven en Israel, de una población de más de 7,5 millones de israelíes. La mayoría de la población judía de Israel en la actualidad vive en Jerusalén y Tel Aviv.


[1] Úmar ibn al-Jattāb o simplemente Úmar u Ómar fue el segundo de los llamados «califas ortodoxos», la primera serie de gobernantes que tuvo el imperio islámico a la muerte de Mahoma y antes del establecimiento del Califato Omeya. Úmar sucedió a Abu Bakr y gobernó entre 634 y 644. Según la versión islámica, nació en La Meca, en el clan Banu Adi, responsable del arbitraje entre las tribus, hacia el 581. Combatió en un primer momento contra Mahoma y los fieles de la nueva religión, pero más tarde se convirtió al islam y llegó a ser uno de los lugartenientes más fieles del profeta. Era además suegro de Mahoma, ya que este se casó con su hija Hafsa. Una vez elegido califa, Ómar se enfrentó contra el Imperio bizantino y contra el Imperio Sasánida de Persia por mantener las conquistas que su predecesor Abu Bakr había logrado. Se lanzó a la conquista del Mediterráneo oriental, sentando las bases del imperio islámico que sus sucesores extenderían. Venció primero al Emperador bizantino Heraclio, que había organizado un ejército para recuperar Siria, en la Batalla de Yarmuk (636). La derrota fue tal que Bizancio no pudo reconstruir un ejército que impidiese la conquista de la provincia de Palestina en el año 638, ni posteriormente la provincia de Egipto en 642. Ómar se volvió entonces contra el Imperio sasánida, gobernado por Yazdgerd III, que preparaba ese mismo año una enorme ofensiva para recuperar el territorio de Irak, en un acontecimiento que se conoce como la Batalla de Nihavand o Nahavand (642). La derrota de los persas fue total. Perseguido por los ejércitos árabes, el rey Yazdgerd inició su huida hacia región de la India, lo que permitió la invasión y conquista de todo el Imperio.

[2] Moisés ben Maimón, más conocido como Maimónides (30 de marzo de 1138 – El Cairo, Egipto ayubí, 12 de diciembre de 1204), fue un judío sefardí considerado uno de los mayores estudiosos de la Torá en época medieval. Conocido en el judaísmo, y por tanto en hebreo, por el acrónimo Rambam (רמב»ם), ejerció de médico, filósofo, astrónomo y rabino en al-Ándalus, Marruecos y Egipto.

[3] Yehudah Ben Samuel Halevi, nació en Tudela, ca. 1070/75, y muere en Jerusalén, c. 1141. Filósofo y médico sefardí y, sobre todo, junto con Ibn Gabirol (Avicebrón) y Samuel ibn Nagrella, uno de los poetas judíos más excelsos de la literatura hispanohebrea, inventor del género sionida, expresión de amor por la Jerusalén lejana; su obra poética fue tanto religiosa como profana.

[4] Ovadia ben Abraham de Bertinoro ( c. 1445 – c. 1515) fue un italiano del siglo 15 rabino mejor conocido por su comentario popular sobre la Mishná , comúnmente conocido como «El Bartenura». En sus últimos años, se rejuvenece la comunidad judía de Jerusalén y fue reconocido como el líder espiritual de los Judios de su generación.

[5] Bet Din es la transliteración del hebreo «בית דין», que significa «casa del juicio» y designa a un tribunal religioso. La forma más conocida y generalizada es de un tribunal compuesto de rabinos, pero la institución también existe con algunas variaciones en el judaísmo caraïta, una rama del judaísmo que tan solo reconoce la autoridad del Tanaj (el Antiguo Testamento)

[6] Un kolel o Kolel (es una «reunión» o «colección» [de] los estudiosos) es un instituto de tiempo completo, avanzado el estudio del Talmud y la literatura rabínica. Como una yeshiva, una características Kolel shiurim (conferencias) y el aprendizaje sedarim (sesiones); a diferencia de una Yeshiva, el alumnado de un Kolel se compone de hombres casados en su mayor parte. Un Kolel generalmente paga un mensual regular estipendio a sus miembros.

[7] La Declaración Balfour (fechada el 2 de noviembre de 1917) fue una manifestación formal pública del gobierno británico durante la Primera Guerra Mundial, para anunciar su apoyo al establecimiento de un «hogar nacional» para el pueblo judío en la región de Palestina, que en ese entonces formaba parte del Imperio otomano. La Declaración fue incluida en una carta firmada por el ministro de Relaciones Exteriores británico (Foreign Office) Arthur James Balfour y dirigida al barón Lionel Walter Rothschild, un líder de la comunidad judía en Gran Bretaña, para su transmisión a la Federación Sionista de Gran Bretaña e Irlanda. El texto fue publicado en la prensa el 9 de noviembre de 1917.

[8] Edmund Henry Hynman Allenby (Nottinghamshire, 23 de abril de 1861-Londres, 14 de mayo de 1936) fue un mariscal de campo británico. Se desempeñó como inspector general de la caballería en la Segunda Guerra de los Bóeres. Durante la Primera Guerra Mundial, combatió al mando del 3.er Ejército británico destinado en el frente occidental y en la campaña del Sinaí y Palestina y contribuyó al fin del dominio otomano en Siria.​ Fue alto comisionado de Egipto entre 1919 y 1925.

[9] El Tratado de Sèvres fue un tratado de paz entre el Imperio otomano y los países aliados de la Primera Guerra Mundial (a excepción de Rusia y Estados Unidos), firmado en Sèvres, Francia el 10 de agosto de 1920 como parte de la partición del Imperio otomano y que nunca entró en vigor al no ser ratificado por las partes firmantes.

[10] La Conferencia de San Remo fue una conferencia celebrada por los aliados de la Primera Guerra Mundial del 19 al 26 de abril de 1920 en la ciudad italiana de San Remo, en la cual se ratificaron y legalizaron los repartos territoriales que formaron parte de la partición del Imperio otomano, previamente acordados entre Francia y el Reino Unido en el anterior Tratado de Versalles (1919). De esta forma, Siria y Líbano quedaban bajo mandato francés, a la vez que eran separados uno del otro. Irak, organizado como una monarquía con Feysal I como soberano, quedó bajo el mandato británico de Mesopotamia. Palestina, que quedaba desligada de Siria en confirmación de los compromisos de la declaración Balfour, pasó a estar bajo mandato británico, al igual que Transjordania, que fue separada del resto del territorio unos años después.

[11] The 1921 Cairo Conference, described in the official minutes as Middle East Conference held in Cairo and Jerusalem, March 12 to 30, 1921, was a series of meetings by British officials for examining and discussing Middle Eastern problems, and to frame a common policy. Particular concerns of the conference related to resolving the conflicting policies defined in the McMahon letters (1915), the Sykes-Picot agreement (1916) and the Balfour Declaration (1917). Winston Churchill, the newly appointed Colonial Secretary, called all the British Military Leaders and civil administrators in the Middle East to a conference at the Semiramis hotel in Cairo to discuss these issues. It was an experimental conference organized by the Colonial Office, with the purpose to solve problems more efficiently, with improved communications, without protracted correspondence

[12] Muhammad Amin al-Husayni (Jerusalén, ca. 1895 – Beirut, 4 de julio de 1974) fue un líder nacionalista árabe palestino y un líder religioso musulmán en su calidad de gran muftí de Jerusalén. Antisemita acérrimo, encabezó numerosos pogromos contra los judíos durante el Mandato Británico de Palestina, además de convertirse en el principal aliado islámico del Tercer Reich durante la Segunda Guerra Mundial.

[13] La 13ª División de Montaña SS Handschar o 13. Waffen-Gebirgs-Division der SS Handschar (1.ª Croata y Bosnia)

[pronúnciese "jánchar", que en croata significa "sable"]

fue una división de las Waffen-SS formada en 1943 por voluntarios musulmanes de Croacia y Bosnia-Herzegovina, que combatió durante la Segunda Guerra Mundial junto a la Alemania nazi, participando especialmente en las luchas contra las guerrillas partisanas de Josip Broz Tito.

[14] Los musulmanes se habían identificado desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial con la causa del Eje debido a que la mayoría de sus habitantes estaban sometidos en forma de colonias por los Aliados Occidentales o como territorios ocupados por la Unión Soviética. El mismo caso se dio en Yugoslavia cuando el aumento del fenómeno partisano comunista sobre Bosnia-Herzegovina, llevó al Tercer Reich a autorizar la admisión de voluntarios islámicos dentro del “ejército internacional” de las Waffen-SS que conformaron la 23ª División SS de Montaña Bosnia “Kama”.

[15] La Haganá fue una organización paramilitar de autodefensa judía creada en 1920, durante la época del Mandato británico de Palestina. Sus miembros eran los propios integrantes de los kibutzim y moshavim, quienes crearon la organización como consecuencia de los pogromos realizados por parte de la población árabe, como el pogromo de Jerusalén en 1920. Los disturbios de Jaffa de 1921, los motines árabes de 1929 involucrando la matanza de Hebrón y la masacre de Safed, así como los ataques durante la revuelta árabe entre los años 1936 y 1939, entre los cuales destaca la masacre de Tiberíades, contribuyeron a reforzar a la Haganá. La Haganá, junto con otras organizaciones, fue la predecesora del actual ejército israelí (conocido como Tzahal) y sirvió de base a este último.

[16] El Palmaj«compañías de ataque», fue una unidad de élite integrada a la Haganá, el ejército no oficial del Yishuv (comunidad judía) durante el Mandato Británico de Palestina. Se creó el 15 de mayo de 1941, y en 1948 consistía en tres brigadas de combate: aérea, naval y de inteligencia. Entre los líderes del Palmaj estuvieron Moshé Dayán, Yitzjak Sadé, Yigal Alón y el futuro Primer Ministro de Israel Isaac Rabin. Ser Palmajnik (miembro del Palmaj) se consideraba no sólo como un desempeño de funciones militares, sino también como una forma de vida. El Palmaj influyó significativamente en la sociedad israelí, mucho más allá de su contribución militar. Sus miembros formaron la columna vertebral del alto mando de las Fuerzas de Defensa de Israel durante muchos años, y fueron prominentes en la política israelí, la literatura y la cultura.

[17] El Irgún («Organización Militar Nacional en la Tierra de Israel«), popularmente conocido como Etzel (אצ»ל), acrónimo de sus iniciales en hebreo Irgun Zevai Leumi (ארגון צבאי לאומי), fue una organización paramilitar sionista que operó durante el Mandato británico de Palestina, entre los años 1931 y 1948. Se estableció como una derivación militante de la Haganá («La Defensa»). Por razones de secreto, las personas se referían al Irgún, durante ese tiempo, como Haganá Bet (literalmente «Defensa «B»» o «Segunda Defensa»), HaHaganah Haleumit ( o HaMa’amad El Irgún era la expresión armada de la ideología del naciente Sionismo revisionista fundado por Zeev Jabotinsky. Él expresaba esta ideología como que «todo judío tiene derecho a entrar a Eretz Israel; sólo activas represalias disuadirán a los árabes y a los británicos, sólo una Fuerza Armada Judía garantizaría un Estado Judío».

[18] La Agrupación de Infantería de la Brigada Judía fue una formación militar del ejército británico que sirvió en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. La brigada fue creada en 1944 y parte de su experimentado personal fue empleado contra las Potencias del Eje en Grecia, Oriente Medio y en África oriental. Más de 30.000 judíos del Mandato Británico de Palestina se ofrecieron como voluntarios para servir en las Fuerzas Armadas Británicas, de los cuales 734 murieron durante la guerra. La brigada y sus predecesores, el Regimiento Palestino y las tres compañías de infantería que se habían formado, se componían principalmente de judíos de Oriente Medio. La brigada estaba representada por soldados judíos de 50 nacionalidades. Muchos eran refugiados, desplazados de países que fueron ocupados o controlados por las potencias del Eje en Europa y Etiopía. Voluntarios del Reino Unido, y el Commonwealth, y otras democracias occidentales, también aportaron contingentes

[19] Un torpedo soviético causa uno de los más mortíferos naufragios civiles de la Segunda Guerra Mundial. Pero los rusos no fueron los únicos culpables, los casi 800 refugiados judíos que llevaba el destartalado barco rumano huían de los alemanes, pero fueron abandonados a su suerte por turcos y británicos

Deja una respuesta