El antisemitismo contemporáneo en el discurso de los políticos de España

Shimshon Zamir

Teniendo un pasado judío precioso, rico y complejo y una vibrante Comunidad judía, España decidió crear un marco sólido de reglas e iniciativas para luchar sin descanso contra el antisemitismo y toda forma de xenofobia y racismo.

Por supuesto, hay muchas más naciones que están haciendo esfuerzos y avances similares; pero, mientras sigo siendo optimista, sabemos, todos sabemos, que siempre tendremos que perseverar juntos para que esas palabras que tantas veces hemos repetido: “Nunca más”, sigan siendo nuestro principio rector, nuestra guía. —SM el Rey Felipe VI de España, Foro Mundial del Holocausto, 22 de enero de 2020

El antisemitismo en la España moderna nunca ha sido una política organizada, más bien es una manifestación de persistentes estereotipos antijudíos  en la sociedad y la cultura españolas, basados principalmente en la religión católica (Menny, 2014).
La ausencia de facto de judíos en España desde el los siglos XV al XIX significa que el antisemitismo en el país no puede explicarse simplemente por el conflicto entre la mayoría cristiana y la minoría judía.

Por tanto, el fenómeno en España debería ser explicado en el contexto del «antisemitismo sin judíos». De acuerdo con laacadémica Anna Menny, el antisemitismo en España no se dirige generalmente contra la comunidad judía del país, sino más bien contra la imagen del judío, representando al “extraño” o al “inmigrante” (Menny, 2014).

Menny ha argumentado que la imagen actual de los judíos en España está influida por tres factores principales:

  • La primera es la tradición católica dentro de la sociedad española. La percepción de los actuales españoles se basa en parte en el vínculo entre  el antisemitismo contemporáneo en el discurso político de cinco países de Europa occidental, su identidad nacional y la religión católica. Los fuertes lazos entre el estado y la iglesia marcan a los judíos como el “otro” en la sociedad, y han propiciado la persistencia de estereotipos antijudíos en la sociedad española.
  • El segundo factor es la política de Israel en Oriente Medio. España ha sido testigo de una aumento visible de altercados antisemitas y en la popularidad de actitudes antisemitas en torno a los acontecimientos que se relacionan con el conflicto árabe-israelí, especialmente al principio de la década del año 2000, durante la Segunda Intifada.
  • El tercer factor es la actitud hacia la inmigración en España (Menny, 2014).

Trasfondo
Actualmente hay unos 13.000 judíos en España, que representan alrededor de 0,03% de la población total (DellaPergola & Staetsky, 2020).
La mayoría de la comunidad judía vive en Madrid y Barcelona. Gran parte de la comunidad consiste en judíos de habla hispana que regresaron después de cientos años de exilio en el norte de Marruecos.

Ashkenazim (principalmente de América Latina,  pero también de origen europeo) se han trasladado a España en las últimas décadas. Ashkenazi es el nombre dado a los judíos de origen europeo que se asentaron en Europa central y oriental en el siglo X, principalmente en Alemania, Polonia, Ucrania, Rusia y otros países eslavos. Ashkenaz es el nombre medieval hebreo dado a esta región y, por extensión a Alemania.

La organización central de los judíos españoles es la Federación de Comunidades Judías de España, que también es la rama española del Congreso Judío Mundial.

Según un informe de 2018 del Kantor Center, el antisemitismo no es particularmente prevalente en España en comparación con otros países europeos (como Alemania, Francia y Gran Bretaña). Sin embargo, como en otros países occidentales la mayoría de los incidentes
antisemitas notificados se han llevado a cabo por la extrema derecha, la extrema izquierda, y los anti-sionistas y grupos radicales islámicos.
En este contexto, el vandalismo contra las instituciones judías ha caracterizado la mayoría de los incidentes violentos antisemitas denunciados (Kantor Center, 2018).

Además, una encuesta realizada en 2010 reveló una caída significativa en actitudes antisemitas tradicionales entre el público español, como resultado de la secularización en curso de España desde la década de 1970.
En la última encuesta de opinión pública realizada por la Liga Antidifamación (ADL) en 2019, se preguntó a los miembros de una muestra representativa de adultos en qué medida están de acuerdo con 11 afirmaciones o estereotipos antisemitas. El resultado más preocupante
fue que el 62% de los los encuestados estuvieron de acuerdo con la afirmación de que «los judíos son más leales a Israel que a los países en los que viven».

Un 49% estuvo de acuerdo con la declaración de que «los judíos tienen demasiado poder en las finanzas y mercados internacionales con la declaración de que «los judíos tienen demasiado poder en las finanzas internacionales (ADL, 2019).

Los últimos informes del Sistema de Estadísticas Criminales (SEC), una base de datos de informes de varios organismos encargados de hacer cumplir la ley en Europa, muestran que en 2018 en España se denunciaron nueve casos de antisemitismo. En total, durante 2013-2018, hay entre tres y nueve altercados al año, a excepción de 2014 cuando el ejército israelí participo en la Operación Margen Protector en la Franja de Gaza, provocando un aumento a 24 acciones antisemitas. En 2018, el Observatorio de Antisemitismo en España informó sobre dos dos actos de antisemitismo en internet, dos en los medios, dos casos de vandalismo, una agresión física y cinco casos de negación del Holocausto (Europa Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión, 2017).

En 2019, las autoridades legales en España notificaron alrededor de cinco actos antisemitas en total (Organización para Seguridad y cooperación en Europa [OSCE], 2020b).

Guía práctica para distinguir el antisemitismo - Daniel Rodríguez Herrera -  Libertad Digital

Leyes contra el antisemitismo y su aplicación

El código penal de España incluye una sección sobre delitos motivados por prejuicios. Como resultado, el gobierno de España recopila datos sobre delitos de odio y las publica cada año. Las agencias de aplicación de la ley trabajan para identificar la motivación detrás de los crímenes de odio, mientras que el antisemitismo es incluido como una categoría separada junto a otras, como el racismo, la discriminación contra los musulmanes y discriminación contra los discapacitados (OSCE, 2020b).

En Julio de 2020, el gobierno español adoptó la definición de antisemitismo según lo definido por la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA) (Reine, 2020).

Antisemitismo en la izquierda política
La mayoría de los casos en los que se acusa a partidos políticos o políticos de antisemitismo en el discurso político actual en España implica al populista partido de izquierda Podemos, creado en 2014.

Algunos de los líderes de ese partido se oponen fervientemente a la política de Israel en el contexto del conflicto con los  Palestinos y apoyan al movimiento Boicot, Desinversión, Sanciones (BDS), que promueve el boicot a Israel. 

En las elecciones parlamentarias de 2015 en España, Podemos se convirtió en el tercer partido más grande en el parlamento español, obteniendo 69 de 350 escaños y consiguió el 21,2% de voto popular. En las elecciones generales celebradas en España en 2016, el partido se unió a otro partido de la izquierda marxista-estalinista (Izquierda Unida) y obtuvo un porcentaje similar de voto popular. En las elecciones de 2019, se unió con el Partido Socialista Obrero Español para formar una la coalición de gobierno, pero ha perdido un número significativo de votos y se ha pasado a ser el cuarto partido en el parlamento en cuanto a número de diputados (Hedgecoe, 2019) y en la actualidad está en un declive acelerado.

Pablo Iglesias Turrión, fundador del movimiento y su líder,moderó un programa de entrevistas en HispanTV, que es propiedad de un ciudadano iraní y principalmente dirigido a países de América Latina, durante 2013-2019. La policia española reveló recientemente que la empresa de medios de información propiedad de Iglesias había recibido alrededor de 9 millones de euros a lo largo de los años desde Irán, a través de varias transferencias de dinero (Radio Farda, 2020; Lázaro, 2020).

A lo largo de los años, su programa presentó de forma insistente y sistemáticament contenido antisemita. Por ejemplo, en abril de 2018 uno de los invitados al programa afirmó que «el Wall Street Journal está controlado por los Judíos»  e Iglesias incluso compartió la frase en su canal personal de YouTube, que luego eliminó en julio de 2020 (Radice, 2020).

Iglesias ha sido vicepresidente segundo del gobierno social-comunista que, preside el socialista Pedro Sánchez Castejón, desde principios de 2020. En mayo de 2021 anunció su retiro de la politica.

Muchos de los cargos electos de Podemos, principalmente a nivel local en varias regiones de España — han promovido un boicot a las organizaciones israelíes así como a empresas españolas que hacen negocios con empresas en Israel, como parte de una campaña llamada «zona libre de apartheid israelí».

Decenas de ayuntamientos en España también se han sumado a la campaña y han declarado su compromiso a boicotear a Israel.

La comunidad judía local en España se ha opuesto activamente a esa campaña y ha recurrido a medios legales. Cabe mencionar que el boicot no suele estar dirigido a la comunidad judía de España, que no es particularmente visible, sino más bien contra Israel y los israelíes. Sin embargo, la critica contra Israel, la hostilidad hacia Israel y el uso de símbolos antisemitas comúnmente están yuxtapuestos. Esto ha sido particularmente visible durante las visitas de equipos deportivos o grupos musicales israelies; la cancelación de la presentacion del cantante judío-estadounidense Matisyahu a un festival de música en España en 2015 es un buen ejemplo.
El evento fue cancelado después de que las organizaciones de BDS presionaron a los organizadores.

El gobierno de España condenó la decisión y Matisyahual al final actuó en el festival (Beauchamp, 2015).

Podemos tiene dos representantes en el Parlamento Europeo, Manuel Pineda y Miguel Urbán, ambos con una rica historia de declaraciones antisemitas. Por ejemplo, en respuesta a un escándalo político público que rodeó a Angela Maestro (Izquierda Unida, España) que hizo una «donación» en efectivo de 8.300 euros a Leila Khaled, miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina que había estado involucrada en el secuestro de un avión a Israel, afirmó Urbán en Facebook que las organizaciones sionistas estaban en connivencia con los conservadores nacionalistas y se estaban apoderando del sistema judicial español.

Antisemitismo en la derecha política

El apoyo de los votantes a la extrema derecha ha aumentado en los últimos años, tras un largo período sin tener representación en el parlamento español. El ejemplo más visible es el Partido Vox, que se formó en 2013. Como en el caso de otros partidos de derecha populistas y nacionalistas en Europa y en otros lugares, la agenda del Partido Vox incluye la oposición tanto a la inmigración como a los movimientos separatistas en el país (Matamoros, 2018). A menudo se le acusa de retórica antimusulmana e incitación contra los inmigrantes (Walker, 2019).

En las últimas elecciones, celebradas en noviembre de 2019, el partido obtuvo 52 escaños o alrededor del 15% del voto popular, convirtiéndose así en el tercer partido con mayor número de diputados en el parlamento español. Su popularidad ha crecido desde las elecciones anteriores en abril de 2019 cuando obtuvieron 24 escaños y especialmente en comparación con las elecciones de 2015 y 2016, cuando el partido no consiguió obtener escaños en el parlamento (Hedgecoe, 2019).

Uno de sus candidatos en las elecciones de abril de 2019 fue Fernando Paz, un negacionista del Holocausto. Tras un alboroto mediático, Paz retiró su candidatura, aparentemente debido a presión de los líderes del partido (CE, 2019).

El discurso separatista en España

La búsqueda de la independencia de algunas de las regiones de España ha sido tema central en la política española durante muchos años. La lucha de los movimientos separatistas en esas regiones que buscan su independencia del gobierno central,  en ocasiones, se ha basado en mensajes antisemitas. Un ejemplo es un comentario de Benet Salellas, uno de los líderes de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), un partido de izquierda separatista en la región de Cataluña. Salellas se refirió a la Federación de comunidades judías de España como «el lobby sionista» y explicó además que en su papel oficial, “como defensores de la soberanía de este parlamento, no estamos de acuerdo que quien tenga que decidir quién es recibido o no [en el parlamento] deben ser agentes extranjeros ”(Gonzáles, 2016). Efectivamente, esta declaración atrajo en un antiguo tropo antisemita acerca de que la comunidad judía local no está siendo leal a los intereses de su país de ciudadanía, y son agentes sionistas  leales a intereses extranjeros (es decir, doble lealtad)…

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
A %d blogueros les gusta esto: