Cuba será la tumba del comunismo

Francisco Rubiales Moreno

En Cuba, cuatro meses después de su hermosa rebelión por la libertad, todo sigue igual. El estallido de rebeldía que vivió Cuba en el pasado mes de julio, cuando se echó masivamente a la calle y logró acorralar a los perros represores comunistas, ha fracasado porque lo único que ha logrado es despertar la capacidad represora del régimen, que ha impuesto medios y controles más sofisticados para evitar que el pueblo se rebele de nuevo y exija la libertad y la vida digna a la que tiene derecho. El número de represores y chivatos ha aumentado, pero las reivindicaciones del pueblo no han sido atendidas. Esa es la esencia de la Cuba del presente.

El día en que la humanidad conozca la verdad terrorífica de Cuba, el comunismo será enterrado como el peor de los venenos y el régimen político más canalla y antihumano de la historia.

Cuba, cuya realidad es cuidadosa y férreamente ocultada en España, donde hay legiones de socialistas y comunistas admiradores del infierno cubano, y en el resto del mundo por la izquierda y la falsa progresía, será la tumba definitiva del comunismo, un sistema que no tardará en ser universalmente condenado como merece, por atroz y por exterminador de los seres humanos.

—-

Los socialistas, los comunistas y las distintas izquierdas del planeta están ocultando la realidad de Cuba, el país del mundo donde el Estado es más opresor, criminal y canalla con sus ciudadanos.

El sacerdote diocesano Rubén de la Trinidad, perteneciente a la Arquidiócesis de La Habana, uno de los fundadores de la plataforma comunicativa Red Católica Juvenil Cubana, aporta un testimonio duro y real sobre la realidad de Cuba, cuidadosamente ocultada por las izquierdas de todo el mundo por miedo a que se sepa que el comunismo crea infiernos y desolación allí donde clava sus garras.

El padre Rubén escribe en las redes sociales su posición con respecto a la situación actual del país: «No podemos cerrar los ojos ante la crudeza de la realidad cubana. Hay gente muriendo en los hospitales y en los centros de aislamiento por falta de medicina. En Cuba no hay siquiera lo más elemental, como analgésicos, antibióticos o vitaminas.» El también párroco de la comunidad de Santiago de Las Vegas, en la periferia de la capital cubana, argumentó: «El pueblo cubano está desnutrido y sin vacunar, va enfermando cada vez más y es una población muy vulnerable por el envejecimiento, el hambre y la pésima nutrición».

Los cubanos llevan más de sesenta años privados no sólo de la libertad, que es el bien más precioso del ser humano, sino también de la verdad, del derecho a pensar, a expresar lo que sienten, a emprender, a crear y a vivir con la mínima dignidad, además de haber sido privados de bienes materiales y de derechos humanos básicos como alimentos básicos, medicinas y la libertad de expresión y de movimiento.

La llegada de la pandemia ha convertido el infierno cubano en algo todavía peor, hasta el punto de que el pueblo más vigilado y oprimido del mundo, infiltrado por miles de chivatos y oprimido por cientos de miles de policías y represores de todo tipo, se lanzó a las calles y rompió sus cadenas porque ya no podía más.

Los cubanos se mueren sin medicinas ni camas hospitalarias, sin atención médica y sin esperanza, aplastados por el virus y el régimen al unísono.

El coronavirus ha desenmascarado la gran mentira de la medicina cubana, promovida por el régimen comunista como el gran logro de la revolución, cuando la verdad es que el sistema sanitario cubano es un pozo de suciedad. Ineficacia y carencia absoluta de recursos y hasta de humanidad.

Las izquierdas del planeta que están sosteniendo al demoníaco régimen cubano están contrayendo una deuda impagable con la civilización y la humanidad, que a la larga acabará con el comunismo, mostrando ante el mundo toda su atrocidad y capacidad de destruir al hombre.

Francisco Rubiales Moreno
Francisco Rubiales Moreno

1948, Villamartín (Cádiz). Doctor en Periodismo, ha sido corresponsal de guerra (Ramadam 1973, Nicaragua 1979 y El Salvador 1980), director de las delegaciones de la Agencia EFE en Cuba, Centroamérica e Italia, así como director de Comunicación de Expo’92. Autor de los libros ‘China, nueva cultura’, ‘El debate andaluz’, ‘Democracia secuestrada’, ‘Políticos, los nuevos amos’, ‘Periodistas sometidos’, ‘Las revelaciones de Onakra, el escriba de Dios’ y ‘Hienas y buitres, periodismo y relaciones…

FUENTE: https://www.votoenblanco.com/

Spread the love
                 
  more 
A %d blogueros les gusta esto: